Más inyecciones y tinieblas bancarias. Mercados

Estados Unidos ha presentado esta semana un nuevo plan de rescate por valor de $800.000 millones. Lanzado por las autoridades con el fin de reflotar el crédito a familias y empresas y especialmente destinado a comprar créditos hipotecarios. A diferencia de los demás rescates, liderados por el Tesoro y librados contra sus cuentas, en esta ocasión es la FED quien comprará activos hipotecarios por valor de $600.000 millones, creando nuevos dólares o monetizando.

La medida ha sido diseñada para incidir directamente en el foco del cáncer financiero, con origen en el subprime, (impago de crédito y sus consecuencias) y conseguir que los bancos minoren sus dotaciones a provisiones, que usen los fondos que han recibido para prestar y no para cubrirse, que las carteras de bonos dejen de caer y en definitiva, que esta sea la medida que finalmente incida positivamente en las valoraciones de unos instrumentos derivados que están literalmente devorando el sistema.

Sin ir más lejos, hace unos días el gran banco Citibank tuvo que ser apoyado una vez más, (el fondo soberano de Abu Dhabi inyectó hace meses $7.500 millones para salvamento in extremis, al igual que el gobierno americano hizo hace un mes con $10.000 M más) con una importante inyección de capital de otros $20.000 millones para evitar su quiebra. ¿Por qué?.

Citi tiene una exposición en derivados superior a los $37 billones (trillones americanos) de los que tan sólo el 1.7% se negocian en mercados oficiales... el resto es un juego de trileros del que los ciudadanos de a pie conocemos lo que interesa, nada más. Confiábamos en que sus posiciones estuvieran convenientemente balanceadas, ellos seguro que también, pero la aparición del “cisne negro” está causando estragos. Así es la gestión del riesgo del ex -primer banco del mundo.

Citigroup tiene unos activos totales valorados en cerca de $2 billones y hay que sumar al escollo de derivados antes comentado las cerca de 185 millones de tarjetas de crédito emitidas alrededor del mundo. La tasa de impago de tarjetas está creciendo de manera alarmante (aumento de mora cercano al 65% respecto del año pasado).

La pasada semana el gobierno americano anunció que no compraría más activos tóxicos y provocó una oleada de ventas en el sector tremenda. La compra de basura financiera no arregla los problemas y muchos aplaudimos la medida del gobierno por acertada pero claro, los más necesitados –Citi, Bank of America y JP Morgan- estuvieron unos días en las tinieblas. Dejar de comprar papel mojado, infectado, desató un proceso de ventas que en una sola semana provocó pérdidas de más del 40% en cada uno de los tres grandes bancos.

Bear Stearns, Lehman Brothers, Merril, Wachovia.... son ejemplos de entidades devoradas por los derivados y Citi también aunque en este particular es imperiosamente necesario salvar porque su quiebra supondría un daño al sistema estimado 5 veces superior al causado por Lehman. Bendito estado que arrimó $20.000 millones al banco sin rechistar.

La FED se puede permitir la creación de este desproporcionado monto de dinero, de la nada, puesto que la recesión + desapalancamiento están presionando los índices de precios severamente a la baja. Mediante esta medida la FED combate frontalmente el riesgo de deflación y al tiempo combate también el colapso económico. No obstante, las consecuencias de semejante expansión monetaria son claramente inflacionistas en el medio plazo y el riesgo de que, una vez la economía toque fondo y la velocidad de circulación del dinero mejore, las presiones inflacionistas se disparen es enorme.

Por el momento, los mercados de bonos descuentan primero una fase desinflacionista o directamente deflacionista, los precios están subiendo -los tipos a largo están cayendo fuertemente-, como vemos en el gráfico siguiente.

T-BOND


La bajada de tipos está aligerando las cargas hipotecarias de las familias y empresas y es cuestión trascendental en el apuntalamiento de las bases para frenar la actual debacle. Añadiendo a este hecho el nuevo enfoque de las autoridades para controlar el desbarajuste crediticio, las expectativas deben comenzar a mejorar pronto. Proceso que pasa por detener el deterioro de las carteras de bonos y de derivados para, como decía, que los bancos comiencen a prestar el dinero y engrasar el sistema económico de nuevo.

En el medio plazo sin embargo, será muy interesante observar el comportamiento de los bonos, inmersos en una fase impecablemente alcista desde hace más de 25 años. La ruptura bajista de esa tendencia se producirá en el futuro, sin duda, con repercusiones que serán potentes y serias pero de momento calma, es un aliado de la recuperación esperada para el más corto plazo.

Mercados

SPDRS Diario.


El ETF del SP500 muestra una imagen que induce a la desconfianza en cuanto a que sube cada día con menor volumen. Conviene poner en contexto la incidencia de la crisis en la negociación y las lecturas de volumen. No hay dinero tampoco para inversiones ni especulaciones y esto puede estar afectando a las débiles lecturas de volumen pero vemos puntos fuertes para esperar que la recuperación continúe: datos internos, Bullísh Percentage Index, líneas de avance / descenso, nuevos máximos / nuevos mínimos, participación de expertos e instituciones frente a particulares, evolución técnica de los precios y estacionalidad apoyan el escenario. ¿Objetivo?, los trazos negros discontinuos del gráfico anterior.

SP600 Intradía. 60 min.



Mientras el índice sea capaz de cotizar sobre los 800 puntos, la conclusión es que asistiremos a la ruptura de la línea de tendencia –verde- y el rebote continuará con objetivo en 940 y 1.060 puntos respectivamente. UN SOLO detalle... al mercado no le gusta el consenso y se puede estar creando consenso de recuperación por lo que habrá volatilidad. Vigilemos pues los 800 de SP500.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar