Rankia España
blog IRPF, declaración de la renta
Conoce en detalle todo lo referente al IRPF y la declaración de la renta

Deducción por vivienda habitual: Renta 2014-2015

Desde el 1 de enero de 2013 se prevé un régimen transitorio para la deduccion por inversion en vivienda habitual,aplicable sólo a aquellos contribuyentes que hayan adquirido su vivienda habitual o satisfecho alguna cantidad para la construcción de la misma con anterioridad al 1 de enero de 2013, y siempre que el pago de estas últimas concluya antes del 1 de enero de 2017. Además, los contribuyentes deberán de haber practicado esta misma deducción en el año 2012 o en años anteriores, salvo que se trata del importe de reinversión.En ningún caso, se podrán beneficiar de esta aquellos que hubieran depositado cantidades en cuentas viviendas destinadas a la primera adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual.

 

Deducción vivienda habitual

 

 

¿Cuándo me puedo deducir por inversión en vivienda habitual?

La deduccion por inversion en vivienda habitual comprende cualquiera de las tres operaciones siguientes. 

Operaciones de adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual

Se entiende por adquisición de vivienda habitual la adquisición del derecho de propiedad o pleno dominio de la misma, aun cuando sea compartido y con indiferencia del negocio jurídico que la origine. Por lo que será válida la adquisición por compraventa, permuta, herencia, legado o donación. Excluyendose la nuda propiedad, usufructo u otros derechos reales de goce o disfrute sobre la vivienda habitual. Recordando que dicha adquisición deberá de realizarse con anterioridad al 1 de enero de 2013.

La ley prevé que en caso de divorcio, nulidad patrimonial o separación judicial, el contribuyente podrá seguir deduciéndose por las cantidades satisfechas en el periodo impositivo de la adquisición durante la vigencia del matrimonio, siempre que siga siendo la vivienda habitual.

Mientras, que se entiende por rehabilitación de vivienda cualquier obra realizada en la vivienda que cumpla con los siguientes requisitos:

  • Que las obras hayan sido calificadas o declaradas como actuación protegida en mate­ria de rehabilitación de viviendas
  • Que las obras tengan por objeto principal la reconstrucción de la vivienda mediante la consolidación y el tratamiento de las estructuras, fachadas o cubiertas y otras análogas, siempre que el coste global de las operaciones de rehabilitación exceda del 25 por 100 del pre­cio de adquisición si se hubiese efectuado la adquisición durante los dos años inmediatamente anteriores al inicio de las obras de rehabilitación o, en otro caso, del valor de mercado que tu­viera la vivienda en el momento de dicho inicio. A estos efectos, se descontará del precio de ad­quisición o del valor de mercado de la vivienda la parte proporcional correspondiente al suelo

La cantidad deducible por este concepto estará constituida por el importe satisfecho en el ejercicio, incluidos los gatos y tributos. En caso de financiación ajena, las cantidades financiadas se entienden invertidas a medida que se vayan amortizando los préstamos obtenidos. Formando parte de la deducción tanto la amortización del capital como los intereses y demás gastos derivados de la financiación. Del mismo modo, también serán deducibles los gastos y tributos originados por la adquisición que hayan corrido a cargo del adquirente, tales como Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurí­dicos Documentados, IVA, gastos de notaría y registro, gastos de agencia, etc.

Sobre dicha cantidad se deberá de aplicar el porcentaje que le corresponda, debiendo de tener en cuenta el limite de deducción previsto para este concepto.  

Reglas especiales

  • Cuando se adquiera una vivienda habitual habiendo disfrutado de la deducción por adquisición de otras viviendas habituales anteriores, no se podrán practicar deducciones por la adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda hasta que el importe invertido en ella exceda de las cantidades invertidas en las anteriores que hubieran gozado de deducción.
  • Cuando la transmisión de la vivienda habitual hubiera generado una ganancia patri­monial exenta por reinversión, la base de deducción por adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda habitual se minorará en el importe de la ganancia patrimonial exenta, no pudiéndose practicar deducciones hasta que el importe invertido supere la suma del precio de adquisición de las viviendas anteriores, en la medida en que hubiera gozado de deducción, más la ganancia patrimonial exenta en la anterior.
  • Cuando la transmisión de la vivienda habitual hubiera generado una ga­nancia patrimonial parcialmente no sujeta la deducción por adquisición de la nueva vivienda no podrá comenzar hasta que el importe invertido en la misma no supere las cantidades invertidas en las anteriores viviendas habituales, en la medida en que hubieran gozado de deducción, más la ganancia patrimonial que resulte exenta por reinversión.

Operaciones de construcción o ampliación de la vivienda habitual

Se tiene derecho a esta deduccion por construcción cuando la misma haya comenzado con anterioridad al 1 de enero de 2013, sin necesidad de que las obras hayan comenzado antes de esta fecha. Se entiende que existe construccion cuando el contribuyente satisfaga directamente los gastos derivados de la ejecución de obras, o entregue cantidades a cuenta al promotor de las mismas, siempre que finalicen en un periodo no superior a 4 años desde el inicio de la inversión. No obstante, este plazo de cuatro se ampliará en  caso de concurso del promotor de las obras io en caso de paralización de las obras por circunstancias no imputables al contribuye

Del mismo modo se tiene derecho a esta deducción por ampliación de la vivienda, siempre que el pago por este concepto se haya realizado con anterioridad al 1 de enero del 203, y que finalice antes del 1 de enero de 2017.  Entendiéndose por ampliación el aumento de su superficie habitable, producido mediante cerramiento de parte descubierta o por cualquier otro medio, de forma perma­nente y durante todas las épocas del año. Por lo que se entiende tanto la adquisición de una vivienda contigua como de una vivienda situada en un nivel inme­diatamente superior o inferior, con el fin de unirla a la vivienda habitual y aumentar de esta forma la superficie habitable de la misma.

La cantidad deducible por este concepto está constituida por las cantidades satisfechas en el ejercicio, incluidos los gastos originados que hayan corrido a cargo del contribuyente y, en el caso de financiación ajena, la amortización, los intereses y demás gastos derivados de la misma, como por ejemplo, honorarios de arquitecto y aparejador, licencia de obras, declaración de obra nueva, gastos de notaría y registro, Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, IVA, etc. A la que le será aplicable el % que le corresponde y debiendose de tener en cuenta el límite establecido para este concepto.

Obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual del contribuyente por razón de discapacidad.

 Se consideran obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual las siguientes

  • Las obras que impliquen una reforma del interior de la vivienda.
  • Las obras de modificación de elementos comunes del edificio que sirvan de paso necesa­rio entre la vía pública y la finca urbana, tales como escaleras, ascensores, pasillos, portales o cualquier otro elemento arquitectónico.
  • Las obras necesarias para la aplicación de dispositivos electrónicos que sirvan para supe­rar barreras de comunicación sensorial o de promoción de la seguridad.

En todo caso estas obras deberán de ser calificadas como necesarias para la accesibilidad y comunicación para un desenvolvimiento digno y adecuado de la persona con discapacidad, mediante certificado o resolución expedido por el organismo competente.  

Además, se deben de cumplir una serie de requisitos:

  1. El contribuyente deberá de ser la persona con discapacidad o su cónyuge o un pariente, en línea directa o colateral, consanguínea o por afinidad, hasta el tercer grado inclusive, que con­viva con él.
  2. La vivienda deberá de estar ocupada por cualquiera de las personas a que se refiere el párrafo anterior a título de propietario, arrendatario, subarrendatario o usufructuario.

De manera que la deducción podrá ser aplicable por el propio discapacitado y por el copropietario del inmueble.

La cantidad deducible por este concepto será la correspondiente al importe satisfecho tanto por el discapacitado como por el copropietario. Al que se le deberá de aplicar el % correspondiente de acuerdo a la tabla siguiente. Y debiendo de tener en cuenta, el límite establecido para este concepto.

Cantidades no deducibles por inversion en vivienda habitual

Existen una serie de cantidades que en ningún caso tienen la consideración de inversión en vivienda habitual. 

  • Los gastos de conservación y reparación efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, como el pintado, revoco o arreglo de instala­ciones y similares.
  • Los gastos de sustitución de elementos tales como instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad y otros.
  •  Las mejoras.
  • Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con la vivienda que excedan de dos.
  • La adquisición de plazas de garaje, jardines, parques, piscinas e instalaciones deporti­vas y, en general, los anexos o cualquier otro elemento que no constituya vivienda propiamen­te dicha, siempre que se adquieran independientemente de ésta.

Concepto de vivienda habitual

Se considera como vivienda habitual cualquier edificación que cumpla con los siguientes requisitos

  1. Que constituya la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, tres años. No obstante, se entenderá igualmente aun cuando no se cumpla dicho plazo a causa de fallecimiento del contribuyente o por que concurran otras circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención del primer empleo, cambio de empleo, u otras circunstancias análogas justificadas. Se entiende igualmente el hecho de que la anterior resulte inadecuada como consecuencia de la discapacidad propia o de algún familiar. Pero si una vez habitada la vivienda se incumpliera el plazo de residencia de tres años, habría que reintegrar las deducciones practicadas.
  2. Que el contribuyente la habite de manera efectiva y con carácter permanente, en un plazo no superior a doce meses, contados desde la fecha de adquisición o de terminación de las obras. Se entiende igualmente aun cuando no se haya cumplido dicho plazo, en los casos ya enunciados en el parrafo anterior. En caso de que el contribuyente disfrute de vivienda habitual por razón de cargo o empleo y la vi­vienda adquirida no sea objeto de utilización el plazo de doce meses comen­zará a contarse a partir de la fecha del cese en el correspondiente cargo o empleo.De manera que cuando se produzca alguna de las circunstancias ya señaladas, determinantes del cambio de domicilio o que impidan la ocupación de la vivienda, la deduc­ción se podrá practicar hasta el momento en que se produzcan dichas circunstancias. Salvo en el caso de ocupación de la vivienda por razón de cargo o empleo, que se podrá descontar durante todo el tiempo en el que se mantenga esta circunstancia.
  3. Conceptos que se consideran vivienda habitual, a efectos de la deducción:
  • Los anexos o cualquier otro elemento que no constituya la vivienda propiamente dicha, tales como jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas, siempre que se adquieran conjuntamente con la vivienda.
  • Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con ésta, con el máximo de dos.

Siempre y cuando cumplan con los siguientes requisitos: 

  • Que se encuentren en el mismo edificio o complejo inmobiliario y se entreguen en el mis­mo momento.
  • Que su transmisión se efectúe en el mismo acto, aunque lo sea en distinto documento.
  • Que sean utilizadas o estén

¿Qué cantidad me puedo deducir?

La cantidad a deducir será la que resulte de aplicar el porcentaje,estatal y autonómico,  que corresponda a la cantidad que forme parte de la base de deducción.

Deducción inversión en vivienda habitual

 

Deducción por inversión en vivienda habitual

Del mismo modo, dicha cantidad estará sujeta a un límite máximo, establecido en función del concepto de que se trate:

  • Inversiones en adquisición, rehabilitación, construcción o ampliación de la vivienda habitual: 9.040 euros anuales. Limite referido al conjunto de inversiones y aplicable a la misma cantidad en tributación conjunta.
  • Cantidades destinadas a la realización de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual del contribuyente por razón de discapacidad: 12.080 euros anuales, que será el mismo para la tributación conjunta.

En ambos casos, el eventual exceso de las cantidades invertidas sobre dichos importes no puede trasladarse a ejercicios futuros. Además, en caso de que se tenga derecho a esta deducción por los dos conceptos, se mantienen los dos límites para cada una de las dos partidas.

Además, cabe recordar que aquellos contribuyentes que quieran aplicar esta deducción tendrán la obligación de presentar la declaración del IRPF. 

¿Vas a hacer la declaración de la renta?

Descárgate la guía de para la declaración de la renta 2018-2019 y podrás conocer:

  • ¿Cuáles son las novedades para el 2019?
  • ¿Cómo presento la declaración por primera vez?
  • ¿Qué requisitos son necesarios para presentar la declaración por primera vez?
  • ¿Cuáles son los tramos del IRFP 2019?
  • Deducciones fiscales para la declaración de la renta
  • ¿Cuáles son los tamos del IRPF?
  • Deducciones fiscales

Descargar la guía
Autor del blog
  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar