Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

El mejor inversor del mundo lleva tres años perdiendo

6 recomendaciones

En el famoso bestseller mundial de 2014, Money: Master The Game, Tony Robbins dedica un amplia sección a los que él considera los mejores inversores en activo. El primero de ellos es Carl Icahn, al que bautiza como Master of the Universe (Amo del Universo), tomando prestada la expresión utilizada por la revista Time para referirse al mismo inversor.

Según afirma Tony Robbins, Icahn ha ganado mucho más que Warren Buffett en las últimas cuatro décadas (hasta el año 2013), citando como fuente un análisis de la revista financiera Kiplinger, según el cual la rentabilidad media obtenida por Icahn entre 1968 y 2011 fue del 31% anual, frente al 20% anual de Warren Buffett. Sin embargo, Kiplinger no cita las fuentes en las que basa su cálculo.

Un solo tweet de Carl Icahn vale mucho más que obras de arte de renombrados maestros del arte. Como explica Tony Robbins, un día del verano de 2013 el inversor tuiteó que las acciones de Apple estaban infravaloradas, estas subieron de tal forma que la capitalización de la compañía de la manzada aumentó en 17.000 millones de dólares.

Carl Icahn es un inversor activista desde 1980. Un inversor activista compra participaciones elevadas en ciertas empresas con objeto de influir en su gestión y, si es necesario, echar a directivos ineptos, con objeto de sacar todo el valor que puede dar de sí una compañía. Según Icahn, existen demasiadas empresas mal gestionadas, lo cual perjudica a los inversores individuales, pero el problema es que es muy difícil hacer fuera a los malos gestores. El propósito de Icahn es, pues, encomiable, pues trata de mejorar la calidad de la gestión empresarial en Estados Unidos y beneficiar en última instancia a los pequeños inversores.

En el año 2000 Icahn Enterprises amplió su tradicional negocio en el mercado inmobiliario para dedicarse plenamente a su estrategia activista. En el informe anual de 2012 de Icahn Enterprises se afirma que el valor de la participación (depositary unit) creció de 7,625 dólares el 1 de enero de 2000 a 60,58 dólares el 13 de marzo de 2013. Implica una rentabilidad excepcional del 16,8% anual.

Sin embargo, en 2014 Icahn Enterprises perdió un 7,4% mientras que el S&P 500 ganó un 13,7% con dividendos incluidos, en 2015 perdió un 18% con un mercado que ganó un 1,4% y en 2016 volvió a perder, esta vez un 20,3%, mientras la bolsa americana ganó un 12%. En el primer trimestre de 2017 perdía otra vez, un 2,7%, pero ha conseguido cerrar el primer semestre de 2017 con una ligera ganancia del 1,4%, aunque de nuevo se ha quedado por debajo de una bolsa que se ha revalorizado un 9,3%.

¿Qué puede haber ocurrido para que Ichan haya perdido su toque maestro? Bueno, la edad puede haber influido, pues cuenta con 81 años. También los resultados de Warren Buffett, de edad similar, han decaído en los últimos años. Eso no afectará a su leyenda como inversores pero nos mueve a preguntarnos por los errores que pueden haber cometido.

En 2015 Icahn hizo una fuerte apuesta por empresas relacionadas con materias primas, incluyendo metales y petróleo. Sin embargo, las materias primas tuvieron uno de sus peores años de su historia en 2015. El índice S&P GSCI perdió un 32,9% ante el temor de una nueva recesión. El petróleo alcanzó su precio más bajo en 11 años. Así que tomemos nota y evitemos una exposición demasiado elevada a las materias primas, que suelen tener una elevada volatilidad.

Como he dicho antes, en 2016 Icahn Enterprises perdió un 20,3% mientras que la bolsa estadounidense tuvo una rentabilidad del 12%. En vez de “mientras“ podría haber escrito “porque“. Es decir, Icahn perdió porque la bolsa americana subió. Al considerar que el mercado estaba sobrevalorado, asumió posiciones cortas o ventas al descubierto. Icahn cometió un error que Buffett no ha cometido nunca: creer que el mercado es predecible y que cae cuando crees que debe caer. En caso de tener expectativas bajistas, es preferible salir del mercado y esperar.

Es conocido que Icahn pasó de ser un ferviente creyente en las acciones de Apple entre 2013 y 2015 para deshacerse en poco tiempo de los 80 millones de los títulos que poseía en la compañía, preocupado por el deterioro de las ventas del iPhone en China.

Cuando el inversor había liquidado su participación, en marzo de 2016, las acciones de Apple cotizaban a 105 dólares. Justo a tiempo para librarse de la fuerte caída que sufrirían los títulos tras la presentación de resultados en abril de 2016, cuando Apple anunció su primera reducción de beneficios desde 2003 e informó de que las ventas del iPhone en China se habían desplomado un 26%. Las acciones alcanzaron un mínimo de 90,34 dólares poco después, el 12 de mayo de 2016, una caída del 13,4% en dos semanas. Sin embargo, un año después estaban por encima de los 150 dólares.

Lo curioso es que en febrero de 2015, cuando las acciones cotizaban a 130 dólares, Icahn escribió que ese precio era irracionalmente bajo, mientras que él vendió en torno a los 100 dólares por acción.

En realidad, Icahn actuó de la forma que caracteriza a los grandes inversores: cuando una compañía defrauda las expectativas que has depositado en ella, lo mejor es vender sin contemplaciones y asumir la pérdida como una parte natural del juego. Sin embargo, desde mi punto de vista su error fue que se dejó llevar por una consideración de corto plazo en vez de centrarse en el potencial de crecimiento a largo plazo de los ingresos más recurrentes de Apple. Por otro lado, tampoco supo aprovechar su acierto al intuir la reacción del mercado al cambio de tendencia en las ventas del producto estrella de la compañía. Parece más bien que cayó en la trampa psicológica que afecta a muchos inversores cuando ven que las acciones en las que habían confiado caen de forma casi continua, con breves y engañosos intervalos alcistas, y un buen día las venden movidos por un sentimiento de frustración, sin tener en cuenta la calidad intínseca de las acciones.

  1. #2
    Superfondista

    Interesante historia. Desconocía que el bueno de Carl estaba perdiendo hasta la camisa recientemente... su comportamiento relativo es desolador

  2. #3
    Juanmmaza

    Icahn fue muy buen investor en temas inmobiliarios. Sabia intuir los movimientos de este activo.
    Posteriormente se metió en otras cosas en la linea de Buffet de comprar empresas baratas con expectativas de futuro
    .La sabiduria de Buffet nunca la tuvo para temas de empresas en general fuera de las inmobiliarias (Real Estate).
    Sus errores en los ultimos años como bien explica el articulo han sido espectaculares en lo negativo.
    Con todos mis respetos es muy dificil compararse con Buffet o hacer lo que él hace.Por cierto Buffet acaba de cumplir
    creo que los 88 años. Vamos un chaval con una mente sin edad (ageless). Juan Ma

    1 recomendaciones
  3. #4
    Javi01

    La "apuesta fuerte" nunca debería formar parte del arsenal del inversor, nos aparta del recurso fundamental que es la DIVERSIFICACIÓN.- Suele ser el punto débil de los inversores estrella, en general atraídos por la alta Volatilidad y/o baja Diversificación.

6 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar