Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
Cómo gestionar tus ahorros para comprar una vivienda

Cómo gestionar tus ahorros para comprar una vivienda

2023 se presenta como un año incierto en lo que se refiere al mercado inmobiliario. Aunque se espera una leve corrección en este sector, y, por tanto, la posibilidad de comprar una vivienda algo más barata, no sabemos cuál será la evolución del Euríbor. Si continúa al alza o se mantiene como hasta ahora, las hipotecas se encarecerán aún más.

Hay expertos que invitan al consumidor a esperar y buscar oportunidades a partir de 2024. Es previsible que el año que viene vuelvan a bajar los tipos de interés, si bien no a los niveles de antes de la pandemia, al menos lo suficiente para conseguir financiación a mejor precio.

Sin embargo, otros creen que el mejor momento llega cuando se encuentra la casa ideal. Si estás seguro de que quieres comprarla, y puedes, lo mejor es no esperar. Claro está, dependiendo de cuáles sean los ahorros disponibles.

Los ahorros son uno de los factores más importantes para adquirir una propiedad. Por ello, es muy importante que sepas cómo gestionarlos para estar preparado cuando llegue el momento de llevar a cabo la adquisición de tu nueva casa.

¿Cuánto debo tener ahorrado para comprar una vivienda?


La pregunta del millón, o la duda de los compradores por excelencia, es cuánto se debe ahorrar para comprar una vivienda. En muchas ocasiones, ni los propios expertos se ponen de acuerdo con esta cuestión, ya que depende de qué hipoteca aspiremos a conseguir.

Empecemos con la situación ideal: lo normal, es que el banco conceda hipotecas de hasta el 80% del valor total de la vivienda. Por lo tanto, es conveniente tener ahorrado, al menos, un 20% de lo que vaya a costar. Pero esto no es todo, ya que debemos contemplar también los gastos de compra (notaría, impuestos, registro de la propiedad…).

Sumando todos los gastos, la media suele estar en aproximadamente el 10% del precio de compra de la casa. Es decir, si te cuesta 150.000 €, calcula aproximadamente 15.000 € de gastos.

Parece imposible tener todo ese capital disponible, motivo por el que muchos jóvenes se rinden y asumen que nunca podrán ser propietarios. Pero no desesperes, ya que es posible conseguir una mayor financiación.

Dependiendo de tu perfil de riesgo, situación laboral, deudas pendientes, etc., el banco puede financiarte el 90% e incluso en algunos supuestos hasta el 100% de la compra. Esto no es nada fácil, no te vamos a engañar, pero es posible. Se trata de explorar tus opciones.

Fija un presupuesto y plantéatelo como objetivo


Entrando, ahora sí, en la parte de gestionar tus ahorros para la compra de una casa, el primer consejo que te conviene seguir tiene que ver con tu presupuesto. Cuando llega el momento de buscar vivienda para comprar, tendemos a filtrar las búsquedas basándonos en las características que queremos que tenga nuestro nuevo hogar.

Metros cuadrados, ubicación, número de habitaciones o baños… Estas son las características a las que damos importancia al buscar, pero esta estrategia debe cambiar radicalmente, ya que lo más importante es ser realista con el presupuesto.

Primero, pon encima de la mesa cuáles son tus ingresos y gastos. Elabora un Excel y planifica bien qué porcentaje de dinero puedes ahorrar al mes para destinar a la compra de tu casa. Una vez tengas esto claro, establece un límite de tiempo, y calcula el capital que tendrás ahorrado para entonces.

Obviamente, cuanto antes se empieza a ahorrar, mucho mejor. Si estás comenzando ahora, probablemente tengas que esperar bastantes años para reunir el capital suficiente. En estos casos, lo mejor es buscar alternativas para aumentar tus ingresos o reducir drásticamente tus gastos.

Por ejemplo, si decidiste independizarte y alquilaste un piso o habitación, tus gastos fijos pueden ser demasiado elevados. Compartirlos hasta que puedas comprar algo propio, es una opción posible, que te convendría valorar. De ese modo, podrías aumentar tu capacidad de ahorro.

Una vez claro el presupuesto y el plan de ahorro, busca viviendas que no se salgan del presupuesto que tienes marcado. Es probable que tengas que renunciar a ciertas características que te gustaría que tuviese tu nuevo hogar, pero recuerda que la compra no tiene por qué ser definitiva. Siempre tenemos margen de mejora.

No te descapitalices con la compra de la vivienda


Cuando evaluamos los ahorros que tenemos y necesitamos para comprar una vivienda, un error muy común es el de pensar en destinar todo el capital del que disponemos a la compra. Mucho cuidado con esto, ya que es muy importante no descapitalizarte, es decir, no quedarnos con la cuenta a cero.

Comprar una casa es un acto que viene acompañado de muchos gastos complementarios, más allá de lo que cuesta la propiedad en sí. Una vez adquirida, probablemente necesitaremos muebles, electrodomésticos o incluso ciertos arreglos antes de entrar a vivir (pintar, arreglar una ventana, etc.).

Además, no debemos olvidar la importancia del fondo de emergencia, es decir, de tener cierta cantidad de dinero líquido al que podamos recurrir si surge algún imprevisto. Por lo tanto, cuando estés ahorrando para tu compra, recuerda que parte de esos ahorros deben mantenerse intactos. 

Lo ideal es guardar entre 3 y 6 meses de sueldo, pero esto es algo que tendrás que valorar en función a tus ingresos y capacidad de ahorro.

Ahorrar con la elección de la hipoteca


Ahorrar para la compra de una vivienda, es una tarea que se realiza previamente. Sin embargo, esta no acaba el día en que reunimos el dinero que necesitamos para la adquisición. Cuando tengamos claro cuál es la casa que queremos adquirir, queda una parte muy importante, y es elegir con qué entidad bancaria firmamos la hipoteca.

En ese momento, ya tendremos el capital necesario, sea cual sea, para comprar. No obstante, nuestro objetivo de ahorrar no habrá terminado, ya que comparando hipotecas también es posible salvaguardar algo de dinero.

Por ello, es fundamental hacer una comparativa lo más exhaustiva posible de las ofertas que nos hagan los bancos. Algunos pueden ofrecernos un interés menor, pero a cambio de una serie de vinculaciones que aumentan el gasto (seguros, tarjetas de crédito, etc.).

Por otro lado, las que ofrezcan un interés algo superior, quizás no tengan tantas vinculaciones y, en conjunto, nos salga la compra más económica. Todo esto, debe estar calculado al milímetro antes de decidirnos a firmar.

La compra de una vivienda puede llegar a cegarnos, especialmente cuando sentimos que hemos encontrado la casa ideal y lo único que queremos es conseguirla. Pero estamos hablando de una casa, no es unos zapatos, de modo que hay que mantener la cabeza fría y pensar en términos financieros.

Además, cuando se ha recorrido un largo y sacrificado camino para conseguir el dinero necesario, gestionar bien tus ahorros para comprar una vivienda se convierte en algo primordial. Y parte de hacer esto, es no decir sí a la primera oferta hipotecaria que nos hagan, sino conseguir la mejor posible. 



¿Me concederá el banco la hipoteca?

Simula las condiciones de tu hipoteca y averigua si el banco te la concedería con nuestra herramienta gratuita.

  • Te haremos preguntas sobre la vivienda que quieres comprar
  • Comparamos entre más de 50 hipotecas de 20 bancos distintos
  • Te ofreceremos los mejores resultados en base a tus respuestas

Si te surge cualquier duda, nosotros te ayudamos.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
Calcular mi hipoteca

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar