En Inteligencia Financiera Global hemos hecho un seguimiento personal al tema de la transferencia masiva de oro que está ocurriendo desde Occidente hacia el lejano Oriente, en particular al gigante asiático, China, que este año se convertirá en el primer consumidor mundial de oro.
 

Ruta del oro 

Ya hemos dicho varias veces que la ruta del oro en la mayoría de los casos está siendo la siguiente: Inglaterra – Suiza – Hong Kong – China continental.
 
Suiza es destino obligado intermedio por la gran capacidad de refinación que tiene, y que le permite convertir el oro de lingotes “Good Delivery” (estándar definido por la London Bullion Market Association, LBMA) en barras u otros formatos que se ajusten a las necesidades y características de los demandantes de oro de China.
Para quien lleve al día esta situación, no le sorprenderá lo dicho por expertos como Keneth Hoffman, titular del área de Investigación en Minería y Metales de Bloomberg Industries, quien la anterior semana dijo en televisión:
Podías ir a una bóveda en Londres hace un par de años y (éstas) estaban llenas a rebosar (…) Puedes entrar en esas bóvedas hoy y están virtualmente vacías.
Hoffman coincide con lo que se ha dicho en Inteligencia Financiera Global tiempo atrás:
El oro se ha ido a China para nunca regresar.

El oro no regresará

Las importaciones de oro de China Continental siguen tomando velocidad. Los datos más actualizados del Departamento de Estadísticas y Censo de Hong Kong dan cuenta de ello. 
De enero a octubre pasados, la cantidad neta de oro exportado de Hong Kong a China continental fue de 957 toneladas, 200 por ciento más que si comparamos el mismo período con el año pasado.
El principal proveedor continúa siendo Suiza. Las importaciones de Hong Kong desde aquel país europeo, en lo que va del año, son de 782 toneladas.
Los otros grandes proveedores en 2013 han sido Australia (141 toneladas), Reino Unido directo (92 tons.), Estados Unidos (172 tons.) y Sudáfrica (138 tons.).
El gráfico que se muestra a continuación, cortesía de Koos Jansen de In Gold We Trust, podemos ver la tendencia creciente de las importaciones chinas desde Hong Kong, a partir de 2009.

 

 
hong kong gold trade
 

Quien tiene el oro, pone las reglas

China continental no publica datos de su comercio de oro, por lo que las estadísticas de Hong Kong son el mejor referente que tenemos. 
Por supuesto, la demanda total de oro de China es mucho mayor a lo que el mismo Consejo Mundial del Oro (WGC) estima, alrededor de mil toneladas para este año. 
Según cálculos con base en datos recopilados por Alasdair Macleod, especialista de Goldmoney, el total de compras conjuntas realizadas por China y Hong Kong en los primeros tres trimestres del año, fue de 2,130.7 toneladas, o sea un anualizado de 2,841 tons. a las que habría que sumar todavía su producción minera (400 tons. más).
Para medir mejor cómo de grande es esta cantidad, recordemos que según el WGC la oferta minera mundial el año pasado llegó a la cantidad de 2,824.4 toneladas.
Es un hecho que para el gigante asiático el oro es un tema estratégico en su estrategia para "desamericanizar" el planeta. ¿O sino por qué desde el gobierno se alienta la inversión de las personas en oro mientras también acumula reservas en secreto
China no actualiza este dato ante el Fondo Monetario Internacional desde abril de 2009, cuando las fijó de modo sorpresivo en 1,054.1 toneladas desde las 600 que decía tener desde 2003.
 
La regla de oro nunca caduca: quien tiene el oro pone las reglas.
 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar