Las manos fuertes y el próximo trimestre

Hablando del medio plazo, en septiembre le planteaba la posibilidad de un mes de octubre perdido o a la baja, en octubre la posibilidad de un trimestre poco o nada alcista, y en diciembre le quiero plantear una cierta inquietud y una necesaria exigencia.
El 14 de septiembre le avisaba de la continuidad de los ascensos en base a los gráficos de largo plazo y la posibilidad de acabar el año con tres soldados blancos, como parece que podría ser, pese a un último soldado triste y enclenque. Igualmente le apuntaba la alta probabilidad que el mes de octubre fuera un mes perdido o directamente correctivo, tal y como sucedió.
 
El 8 de octubre le exponía la posibilidad de que la estacionalidad positiva del trimestre octubre-diciembre no fuera tal, que el mejor momento del año ya hubiera pasado, y que este periodo no fuera especialmente propicio para asistir a fuertes subidas y una gran revalorización.

En el gráfico puede ver una fase de congestión que de momento abarca la totalidad del trimestre. ¿Consolidativa o distributiva? Pues me temo que todavía no le puedo responder. A favor del primer caso se podría considerar que la corrección haya sido en tiempo y no en profundidad, lo que ha servido para aliviar buena parte de la sobrecompra de muchos indicadores; y también señalar que las fases laterales se suelen resolver con la continuación del movimiento precedente.
 
Respecto al caso distributivo, en el post de octubre le planteaba, entre otras cuestiones para tratar de aclarar y situar el panorama, el momento en que deberían entrar las manos fuertes que están fuera del mercado. A juzgar por el gráfico o bien no han comprado o lo han hecho con excesiva discreción y timidez. Si además frecuenta el blog habrá podido leer numerosas razones que apuntan a la desconfianza.
 
Hoy me gustaría referirle una inquietud y añadir quizá una nueva razón para el escepticismo. En los últimos días he recibido varias recomendaciones de compra por parte de entidades bursátiles con las que en algún momento he trabajado. Por supuesto, no me refiero a esas ridículas recomendaciones de acumular o sobreponderar o de precios objetivos, sino a recomendaciones operativas con precios definidos de compra-venta. Creo recordar que la última vez que las enviaron fue en el otoño de 2007.
 
Asimismo he leído en el foro de Rankia que a algunos participantes les han recomendado productos estructurados referidos a índices o a grandes compañías. La oferta de los mismos se suele producir en periodos de demanda y optimismo entre los particulares que facilitan la misma distribución de activos. Entre 1998 y el año 2000 se colocaron con profusión.

Si los índices rompen por debajo, ningún problema; pero si rompen por arriba, dadas las divergencias entre unos índices y otros, como puede comprobar en el gráfico, así como las divergencias entre valores de gran y pequeña capitalización, habría que extremar la precaución y ser notablemente exigente. Las líneas trazadas marcan la zona de resistencia actual y la zona de resistencia posterior; de manera que si se supera el nivel actual, y dada la larga fase de lateralidad y de baja volatilidad, se debería ser ambicioso, por una parte, ajustar mucho los stops, por otra, y esperar un fuerte movimiento al alza. El camino estaría despejado hasta el entorno de los 14.300 del Ibex, los 3.470 del Euro Stoxx y los 6.670 del Dax, por lo que el desarrollo dependería básicamente de la fortaleza que albergase el mercado y del dinero que acudiera a respaldarlo.
 
Igual que le dije que no había que dejarse despistar por Dubai, no hay que dejarse confundir por los 12.500 del Ibex, los 3.000 del Euro Stoxx ó los 6.000 del Dax. No son las verdaderas zonas de resistencia; por tanto, desconfíe si los índices rompen al alza y no progresan apenas más allá, sobre todo si la ruptura no se produce con el acompañamiento del grueso del mercado, porque se podría tratar de una trampa alcista que precediera a un brutal movimiento a la baja. El movimiento debería ser amplio y fuerte, a pesar de que ahora no se vislumbre apenas recorrido al alza; y el peligro estriba en quedarse atrapado.
 
El trimestre de enero a marzo entra dentro de la estacionalidad positiva para las bolsas y en abril se da la pauta de la aportación a los planes de pensiones americanos. Por consiguiente, si se cuenta con la consolidación y la estacionalidad y se acaba rompiendo por arriba, habría fondos de inversión y planes de pensiones que podrían tener una ocasión magnífica para entrar al mercado y que deberían aportar volumen, resolver divergencias y proporcionar recorrido.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar