Hemos visto un cambio marcado en los mercados de divisas hasta el momento en este mes, un indicio revelador de ambas cosas, valoraciones y el apetito de riesgo. Que Grecia haya evitado el default, que el BCE haya puesto más dinero a 3Y en la olla y que los EE.UU. hayan realizado medidas sólidas ha tenido un efecto notable en los mercados. Ayer, el S&P vivió su mejor sesión del año hasta la fecha, mientras que el VIX tocó ayer niveles no vistos desde el inicio de la crisis financiera a mediados de 2007. Este último es un acontecimiento muy significativo, sobre todo porque una de las características clave de la crisis financiera fue la pésima fijación de precios vs riesgo.


Así pues, mientras las acciones se han disparado (el MSCI World subió un 3,5% durante la semana pasada), las monedas de riesgo tradicionales han estado en retroceso y las correlaciones establecidas se están desvaneciendo. Tomemos por ejemplo el dólar australiano, que actualmente se ha visto empujado por debajo del nivel 1,05. La correlación del AUD / USD con el S&P ha disminuido al nivel más bajo durante 8 meses. Habiendo alcanzado un máximo por encima de 0,90 está ahora justo por encima de 0,71. Un patrón similar se observa con el AUD/JPY, aunque, tras haber caído desde máximos, por debajo de 0,90 a 0,60, que recientemente se ha visto empujado al alza ya en la parte posterior de la debilidad yen.

Sin embargo, este efecto es mucho más amplio que el efecto sobre el australiano. El real brasileño se ha visto golpeado en los últimos tiempos, en parte, por los intentos de las autoridades para limitar los flujos de capital a través de la tributación de los préstamos extranjeros y otras medidas similares. Un patrón también evidente lo vemos en el won coreano, que se debilita a medida que las acciones obtienen ganancias.


Por supuesto, mientras que hay razones específicas de por qué estas monedas nacionales se comportan de un modo más relajado, todavía se está diciendo que hay indicios de que las divisas tradicionales de alta beta, los favoritos para el carry trade están buscando alternativas. Para la mayoría (especialmente Brasil), este efecto será bienvenido, pero para los inversores cambia el juego de riesgo sustancialmente.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar