Los consumidores de EE.UU. ya acuden a las salas de exposición



Uno de los aspectos más alentadores de la recuperación de EE.UU. es la preparación cada vez mayor de los consumidores estadounidenses para salir y comprar un coche nuevo y brillante. Esto debe de poner una sonrisa en los rostros de los funcionarios de la Fed que todavía están agonizando en su decisión de darle a la economía otra inyección de QE. El mes pasado las ventas nacionales de automóviles EE.UU. se elevaron a 11.05m, la más alta desde hace casi cuatro años. En un momento en el que nos encontrábamos en las profundidades de la desesperación a principios de 2009, las ventas se desplomaron a sólo 6,4 millones. También vale la pena señalar que los fabricantes de automóviles más importantes han alcanzado estas cifras de ventas de un modo muy meritorio, sin recurrir a descuentos agresivos o a la confianza en el éxito anterior por el esquema de cambio de efectivo por chatarra (incentivo para cambiar de coche).


La buena noticia es que hay mucho potencial para que este buen ánimo pueda continuar. Con una edad media de los coches en los Estados Unidos de ya casi 11 años hay una gran cantidad de demanda reprimida que podría apoyar las ventas por un tiempo. El mercado de puestos de trabajo "se ha fortalecido y  la economía está buscando un poco más de salud  en vista de que los ingresos reales están creciendo.


Aunque las ventas aún no están donde estaban antes de la GFC (12-13m), la industria es ahora más firme sobre sus convicciones de crecimiento.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar