El pacto fiscal europeo podría comenzar a dar sus primeros pasos

Este contenido tiene más de 9 años

A pesar de las reservas expresadas el mes pasado a raíz del anuncio de las medidas fiscales de la Eurozona parece que realmente pueda tener consistencia. La semana pasada la Comisión Europea rechazó el borrador del presupuesto de 2012 presentado por el nuevo gobierno Belga, indicando que las previsiones de crecimiento en él anunciadas eran demasiado optimistas. El Comisario de asuntos económicos y monetarios Olli Rehn demandó un recorte de las previsiones del PBI de 0.3-0.5%, lo que equivaldría a más de EUR 1.2bn. De manera apresurada la nueva coalición gubernamental fue forzada a buscar nuevos recortes a lo largo del fin de semana, decidiendo congelar gastos de mantenimiento ferroviario y defensa en un intento para evitar sanciones de cientos de millones de euros. Luc Coene, gobernador del Banco Nacional de Bélgica (BNB), participó en el debate del fin de semana, señalando que el gasto gubernamental en estos años recientes había sido demasiado elevado y que debiera situarse por debajo del crecimiento de la economía para ser sostenible.

Bélgica no es el único país señalado por la Comisión como parte del grupo de países con políticas fiscales no creíbles. En noviembre, Polonia, Chipre, Malta y Hungría fueron también identificados como tal. El verdadero test reside, sin embargo, en ver si la Comisión tiene el coraje para hacer frente a transgresiones fiscales de economías más largas ( como España, Italia, Francia).

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar