Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Cómo elegir un plan de pensiones

Mi amigo Vicente ha presentado en el banco su declaración de la renta. Al cabo de unos días, ha recibido una llamada de la gestora de planes de pensiones del banco, ofreciéndole el traspaso de su plan de pensiones y, numerándoselo con una atractiva bonificación. 

No sale de su asombro ya que la mencionada gestora le ofrece, por permanecer en el plan, una cantidad equivalente algunos años la comisión de gestión. ¿Qué debe de hacer Vicente, continuar con el mismo o traspasarlo?.

¿Velan los bancos como éste por nuestros intereses? ¿Quién paga el pato?

El banco quiere que participemos de las importantes ventajas fiscales que concede el Estado a los partícipes de estos planes. Se olvidan sin embargo, que el mejor premio para el ahorro a largo plazo es la rentabilidad.

Antes de evaluar la conveniencia de contratar un plan de pensiones, de cuáles contratar y cómo hacerlo, nos gustaría compartir con Vd. una serie de consideraciones relacionadas para su reflexión:
 
1) Sigue aumentando el número de años que vivimos después de la jubilación. En 2007 la esperanza de vida en España era de 87 años para las mujeres y de 83 para los hombres y se prevé que siga creciendo a razón de un año por cada diez transcurridos. Somos el cuarto país de Europa con menor tasa de ocupación entre los mayores de 65 años. En 2005 los mayores de 65 años representaban el 22% de la población mientras en 1980 eran sólo el 15%. Jamás hasta ahora, había ocurrido en Europa un crecimiento de la población con una tasa tan baja de nacimientos.
 
 
2) El salario de los jubilados se reduce por término medio un 45% con respecto a su salario en activo, siendo la pensión media de jubilación en el año 2008 de 750 euros. Para mantener nuestro nivel de vida nos vemos obligados a complementar nuestra pensión con otra fuente de ingresos. Valoremos si podríamos necesitar asistencia en caso de que la salud o las fuerzas nos empiecen a fallar.
 
3) En el sistema actual de reparto de la Seguridad Social donde los trabajadores activos pagan las pensiones de los jubilados y con la estructura actual de la población, (en la que cada vez más hay más jubilados por cada trabajador en activo), el Estado se verá imposibilitado a mantener el poder adquisitivo de las pensiones públicas a no ser que adopten otras fórmulas de financiación para acometer este gasto.
 
4) El Estado ofrece importantes ventajas fiscales con el objeto de fomentar la contratación de planes de pensiones. Las aportaciones a estos planes, con ciertos requisitos, reducen la base imponible del Impuesto de la Renta. Una vez comenzamos a recuperar dinero de estos planes, es decir a cobrar de los mismos, estos ingresos tributan como rentas del trabajo.
 
5) El ahorro fiscal viene por el hecho que cuando aportamos  a los planes somos trabajadores nos deducimos al suscribir el plan a un tipo mayor que cuando somos jubilados, ya que las pensiones de la Seguridad Social son alrededor del 55% del salario en activo.
 
6) Según estudios realizados, las razones para invertir en un plan de pensiones son: acumular ahorro para la jubilación (60%), la desgravación fiscal (32%) y la rentabilidad financiera (31%). Para materializar nuestras inversiones los españoles solicitamos información principalmente a nuestro banco en un 60% de los casos o también a nuestros familiares y amigos, en un 19%.
 
7) En la Europa del norte la mayoría de la gente, ahorra para su jubilación invirtiendo en acciones (86%) frente a un mero 25% que hace lo mismo en España. El 60% de las personas activas del norte de Europa (el 95% en Holanda) han comenzado a aportar a un plan de jubilación. Por el contrario, en España únicamente un 30% dispone de uno. Aquí la confianza en el Estado es mucho mayor a pesar de la crisis. Unicamente el 9% de los españoles en activo, conoce cuál será el importe de su pensión de jubilación. ¿Cómo calificamos esto, descuido, ignorancia, holgazanería, analfabetismo financiero?
 
8) Según un estudio del Profesor Pablo Fernández sobre la rentabilidad de los Fondos de Pensiones en España en el período comprendido entre 1994y 2009, en los últimos 3, 5 y10 años la rentabilidad media de los planes de pensiones fue sensiblemente inferior a la inflación y a la inversión en bonos del estado a cualquier plazo. Sólo 5 de los 800 planes con 10 años de historia y 2 de los 1939 con 5 años de historia tuvieron una rentabilidad superior al Indice de la Bolsa de Madrid.El 93% de los fondos  del sistema individual obtuvo una  rentabilidad inferior a la inflación y el 99,3% obtuvo una rentabilidad inferior a la de los bonos del Estado a 10 años. Contrastan estas rentabilidades con la de bastantes mutuas que aplicando el sentido común, obtienen rentabilidades muy superiores a la de los planes.
 
9) Las entidades financieras debido a los malos resultados obtenidos en la gestión de los planes de pensiones están volcando sus esfuerzos comercializadores en los planes de inversión asegurados.
 

Los efectos de una mala elección de los fondos de pensiones

En muchos casos pues  los inversores en fondos de pensiones pierden la desgravación fiscal tan cacareada, vía comisiones, gastos e ineficiencias en la gestión, sobre todo si tienen o  eligen por acción u omisión un mal plan, pues la diferencia de rentabilidad entre el mejor plan y el peor es del 18% anual.

De esa forma, en lugar de ahorrar para la vejez, con los planes de pensiones muchas personas se descapitalizan. Esto sucede porque en España la gente contrata su plan de pensiones, despreocupándose  de vigilar los rendimientos que éste le genera, ignorando la posibilidad de  cambiar de plan. Así el 82% de los titulares de un plan de pensiones desconoce su rentabilidad , un 71% las comisiones que satisface por la gestión de los mismos, a mitad de los partícipes paga un 2,15% por gastos de gestión y depósito, lo que influye dramáticamente en el capital final. Lo grave del asunto es que la mayoría pagan esas comisiones por una gestión más que mediocre de su dinero.

Seamos honestos y entonemos el mea culpa. La responsabilidad última de que nuestro dinero esté mal gestionado es nuestra al no realizar un seguimiento de la rentabilidad de nuestras  inversiones en fondos de pensiones ni un análisis previo a la elección de los mismos. Y es que los españoles dedicamos el triple de tiempo a la adquisición de un coche (36 días), que a seleccionar un plan de pensiones.

 La triste realidad de los hechos no implica que los planes de pensiones no resulten un producto de ahorro e inversión muy aconsejable, especialmente si para su elección seguimos unas pautas muy sencillas.    

 Descarga la guía de planes de pensiones >>>  En esta guía encontraras todo lo necesario para conocer este producto y cómo invertir en él, en PDF y de forma gratuita.

 La inversión inteligente en planes de pensiones

1. Evalúa qué tipo de plan se ajusta a tus necesidades

a) Un plan que replique un índice. En este caso optamos por un plan que se comprometa a obtener por ejemplo el mismo nivel de rentabilidad que  un mercado como puede ser la bolsa. En estos casos, y en la medida en que no vamos a exigir una gestión extraordinaria, lo que más importa es satisfacer unas comisiones bajas.

Cualquier décima adicional de rentabilidad que podamos alcanzar se convierte al final en muchísimo dinero, especialmente, si vamos a plazos de inversión muy largos.

Veamos un ejemplo: Invirtiendo 6.000 € anuales durante 10 años, con una rentabilidad de un 8% obtendríamos un capital final de 93.782, pero si la rentabilidad anual media fuera del 6,9% el capital sería 88.201 €.

Esa diferencia se multiplica convirtiéndose en 36.446 €, 138.996 € o 249.65 € si la inversión es a veinte, treinta o treinta y cinco años respectivamente. Un plan de pensiones con comisiones bajas nos ayuda a conseguir nuestro objetivo.

b) Elegir un plan de gestión activa. En ese caso, para elegir el plan no tienes más que seguir los mismos consejos que ofrecimos para la elección de fondos de inversión.

2. Comience a invertir cuanto antes

Pongamos el caso de dos amigos, Pedro y Juan. El primero empieza invirtiendo 1.800 € anuales a partir de los 25 años y mantiene la inversión durante 10 años, pero a los 35 se mete en una hipoteca y deja de hacer aportaciones. Juan, que gana lo mismo que él, gasta más de joven y no ahorra nada, pero a los 35 años decide empezar a destinar la misma cantidad, es decir 1.800 euros anuales, y continúa manteniendo esa aportación hasta los 65.

Así, Juan ahorra y aporta 1.800 € anuales más que Pedro durante 20 años, es decir, aporta 36.000 € más. Sin embargo, el capital final, suponiendo un 8% de rentabilidad anual en ambos casos, es de 283.383 € para Pedro y de 220.222 € para Juan.

La idea de sacrificarse desde joven durante unos años, para poder disponer después de un mayor capital funciona.

Si comienza a ahorrar en fondos de pensiones desde joven las aportaciones que tendrá que realizar a posteriori serán menores pudiendo optar por fondos de pensiones que asuman más riesgos, y consecuentemente sean potencialmente más rentables. Si comienza en una edad más cercana a la jubilación no podrá asumir tantos riesgos y por tanto las rentabilidades potenciales serán menores.

El 60% de las personas activas del norte de Europa (el 95% en Holanda) han comenzado a aportar a un plan de jubilación. Por el contrario, en España únicamente un 30% dispone de uno. Ello puede ser debido a que aquí la confianza en el Estado es mucho mayor, incluso a pesar de que sólo el 9% de los españoles en activo, conoce cuál será el importe de su pensión de jubilación. ¿Cómo calificamos esto, descuido, ignorancia, holgazanería, analfabetismo financiero?

3. Si no dispone de dinero para iniciar un plan, endéudese

 La rentabilidad a medio-largo plazo de un buen plan de jubilación es superior al coste del dinero, con la ventaja adicional de que usted se puede desgravar de las aportaciones que realiza pudiendo capitalizarlas. Si elige un buen plan, algo que es muy sencillo, la rentabilidad financiero-fiscal de un plan de pensiones será siempre a largo plazo superior al coste del préstamo.

4. Realice aportaciones periódicas de forma sistemática

Además de comenzar a aportar desde temprana edad, realizar ingresos periódicos puede mejorar de forma considerable la rentabilidad final. Este aspecto ya lo comentamos cuando hablábamos de la inversión en fondos.

Si aporta de forma periódica, cuando un plan de pensiones bien gestionado  baja, está comprando más participaciones a precios más baratos. Si ha elegido un buen plan cuando éste se recupere esas aportaciones le reportaran una mayor rentabilidad.

5. Realice aportaciones extraordinarias en momentos clave

Considere realizar aportaciones extraordinarias cuando éste haya sufrido una caída superior al 25% siempre, claro está, que confíe en la labor de los gestores del plan. El tiempo será su aliado y si ha elegido un buen plan éste le recompensará con creces.

6. Amortigüe riesgos en función del tiempo que le reste para la jubilación

 A medida que se acerca el tiempo en que va a dejar de percibir rentas del trabajo conviene reducir los riesgos que asume con su plan de pensiones, teniendo en cuenta tanto su perfil de riesgo como la posible evolución de los mercados financieros. Considere la inversión en planes integrado en el conjunto de su patrimonio, considerando éste como una unidad de inversión y riesgo. Al jubilarse puede vender otros activos o percibir rentas de alquileres que hay que considerar.

Para ello puede optar por:

            a) un plan con objetivo predeterminado de rentabilidad a largo plazo que invierta un porcentaje mayor en activos sin riesgo bien conforme se alcance la rentabilidad absoluta prevista o bien conforme se acerque la edad de jubilación,

            b) efectuar traspasos a un plan de menor riesgo como los de renta fija estatal a corto plazo si prevé rescatar el plan próximamente.

El porcentaje a invertir en renta variable debe ser igual a 100- edad.

¿Cuál es la rentabilidad real de los planes de pensiones?

Analicemos un ejemplo de forma que nos ayude a analizar qué rentabilidad real cabe esperar de un plan de pensiones. Veamos un ejemplo:    Supongamos una base liquidable en el Impuesto sobre Renta de 32.000 euros que corresponden a unos ingresos aproximados de 40.000 euros. con un  tipo marginal, correspondiente al último tramo de sus rentas del 35%. Realizamos una aportación única de 6000 euros, obteniendo una rentabilidad del 8% anual.  Si capitalizamos tanto la rentabilidad como la desgravación fiscal del primer año, reinvirtiéndola nuevamente en el plan de pensiones y desgravándonos otra vez por los beneficios fiscales y por la rentabilidades anteriores durante 20 años, al final del período tendríamos 75.626 euros, lo que arroja una rentabilidad media anualizada del 13,51%. Es decir, las ventajas fiscales que le reporta un plan de pensiones habrían incrementado su rentabilidad  en 5,51 puntos.

No obstante para calcular la rentabilidad real de un plan de pensiones faltaría considerar la tributación que soporta el rescate del plan, es decir, lo que pagamos a Hacienda cuando recuperamos la inversión.

En la medida en que suponemos que en la jubilación el tipo al que tributamos es inferior al que cuando estábamos activos trabajo, conviene tener en cuenta cuál sería la forma más beneficiosa de recuperar nuestra inversión.

Es conveniente analizar otras alternativas (préstamos hipotecarios, hipoteca inversa, venta de otros activos con pago aplazado, préstamos con la garantía del propio plan, etc.) que pueden paliar el efecto de los impuestos llegado el momento de la jubilación para lo que habría que tener en consideración la legislación vigente en ese momento, cosa que desconocemos.

Por ejemplo, no resulta descabellado pensar que si nuestro plan de pensiones ha obtenido una rentabilidad histórica muy atractiva y tiene perspectivas de mantenerla en el futuro puede resultar muy interesante poder endeudarnos y no rescatar el plan de pensiones. Así podríamos dejar el mismo a nuestros herederos los cuáles, podrían rescatarlo con una tributación inferior.

Semejantes a los planes de pensiones son los planes de previsión asegurado que ofrecen una garantía de interés  y que son vendidos por las entidades financieras en momentos de turbulencias.

No confundamos a la hora de suscribir un plan de pensiones con un seguro de jubilación, o cualquier otro producto. La sorpresa puede ser mayúscula. 

 

  1. en respuesta a alfo8
    #33
    padrijo

    Como muchos, abrí mi PP por vinculación de hipoteca en Ibercaja. Al principio, me dije que era lo correcto para ahorrar con vistas al futuro lejano, pero después de observar la baja rentabilidad que me producía pensé aprovechar los distintos PP de RV de Ibercaja y alternarlos según viniesen los vientos.
    Me he dedicado estos años a escucharos y valorar vuestra opinión independiente, así, empecé a no perder y a obtener algo de rentabilidad. Este año, primero lo mantuve en PP Usa y después de tener buena rentabilidad lo pasé PP IV ( RV Europea y española ) aumentando así la rentabilidad anual.
    Sin embargo, después de saber el coste anual de gestión y depósito del PP, 2,5% anual, decidí traspasarlo a un PP de gestora independiente con menores costes y de reputado prestigio, para ello visité distintos foros y consulté en mornigstar, decantándome por Bestinver Global.
    He aprendido que si se quiere rentabilidad hay que buscarla y arriesgarse a perder en años de bajadas de bolsa, por ello, a largo plazo creo que acudir a una RV con mentalidad value es lo acertado, o eso creo.
    Ahora bien, si quiero seguir ahorrando para la jubilación, después de escucharos prefiero un fondo de inversión a seguir aportando a un PP. De hecho he elegido el Fondo Cartesio Y.
    Tenéis razón igualmente en que las Mutualidades profesionales con planes de previsión baten con facilidad los PP, la Mutualidad de la Abogacía renta este año el 4,75% con un coste de gestión no superior al 0,5%, y en los siete u ocho años anteriores la rentabilidad media a sido prácticamente la misma.
    Saludos

  2. en respuesta a Sergio C
    #32
    alfo8

    Q Sergio C , muchas gracias por tu rápida respuesta. Actualmente y dado que muchas personas siguen sin recibir de sus catorce pagas anuales solamente 12 o 12.5
    (Andalucia,Cataluña, Murcia, etc) efectivamente dependerá de cada situación personal el ver que sea mas beneficioso rescatar en el 65 0 en el 66.
    Gracias.

  3. en respuesta a alfo8
    #31
    Sergio C

    Por mi experiencia, si lo rescatas en el Año 65 es decir al cumplir los 65 años, en el IRPF del año siguiente tributaras por el sueldo que has tenido hasta ese año que uno se jubile y x el rescate del PP x eso los ingresos serán mucho mayores ese año y por tanto la tributación.

    Si los rescatas en el Año 66, se supone que llevas 1año sin trabajar(jubilado) x lo que tus ingresos serán bajos y x tanto al sumar el rescate del PP..... a la hora de hacer la declaración tributaras x menos ingresos.

    De ahí viene mi explicación.... A nivel fiscal suele ser más rentable rescatar el PP a los 66 años "generalmente" ...... Pero cada persona es un mundo fiscalmente y puede tener otras necesidades personales o fiscales.

    Saludos

  4. en respuesta a Sergio C
    #30
    alfo8

    Q Sergio C, desearía si te es posible me explicaras lo que expresas en tu hilo anterior . No comprendo por qué motivo es más beneficioso el rescate en el año 66

    "Por cierto a la hora de rescatarlo, lo recomendable es rescatarlo en el AÑO 66.no en el 65, dado que se contabilizaría renta de capital y renta por el rescate de PP."

    Muchas gracias.

  5. #29
    Ellleo

    Algunos compañeros tienen planes de pensiones y casi ninguno funciona bien o ganan poquísimo. Yo me he hecho uno a mi medida y con mis pocos conocimientos de momento no va mal. De hecho no son planes de pensiones son fondos de inversión:
    80% en un fondo de renta fija a corto
    10% en un fondo mixto
    10% liquidez y ipfs donde voy haciendo aportaciones mensuales, cuando tengo cierto capital lo invierto en alguno de los dos fondos anteriores, en función de como esta el patio.

    Totalmente liquido. No creo que sean necesarios los PP sino ganas un pastón, yo como mileurista esta fórmula me funciona y ya van 3 años que lo llevo haciendo, tengo 33.

  6. en respuesta a roschild
    #27
    Enrique Roca

    Tenemos varias alternativas:
    a) Ir a la sucursal bancaria y el cajero de turno nos dirá lo que el director de la oficina le ha dicho, el cual ha oido el mensaje, del jefe de zona ,el cual a su vez del jefe de provincia, el cual del jefe territorial, el cual del jefe de marketing que se ha peleado con el jefe de inversiones por lo que al final el director general que le ha dedicado diez milisegundos al tema es el que decide equivocado o no lo que hay que hacer.
    b) Asesorarse autodidacticamente,
    c)Asesorarse extenrmaente mediante pago y en caso de informacin erronea exigir responsabilidades

  7. en respuesta a Marc2
    #26
    roschild

    Que no es así díselo a mi padre...

    A- Se jubilo con 62 años y no rescato nada hasta los 65 años, que le dieron
    lo acumulado hasta la fecha DE JUBILACIÓN. A parte de "informarle" que podía seguir aportando depues de jubilado, pero sin decirle que pasaba con esas aportaciones.
    Unos jetas y abusadores de confianza es lo que son.

  8. en respuesta a Rsoros
    #25
    Fleischman

    Comparto tu opinión de que pedir un crédito para meter el dinero en un PP es una locura, salvo que seas consejero de una Caja, jejeje (bajo supuestos "normales", que si nos ponemos a hacer suposiciones todo es posible, jeje). Sin embargo, sí puede ser interesante (o al menos así era hace unos años), contratar un préstamo hipotecario, por ejemplo, aunque se tenga el dinero para pagar la casa (obtienes un dinero al 1% por el que puedes sacar un 4%-5% neto en un "triste" depósito, y además desgravas -de verdad, no como en los PP-).

    En los PP, aplico la regla de que el interés de un producto para el cliente es inversamente proporcional al interés que muestra el banco en que lo contrates. Si me dieran un céntimo por cada carta que me mandan sobre planes de pensiones, ya tendría un capital para mi jubilación... :P

  9. #24
    Fleischman

    Un apunte sobre el consejo número 2 ("Comience a invertir cuanto antes"):

    Esos 1800 euros no valen lo mismo en el año 1 que en el año 40. Así, a Pedro le cuesta mucho más reunir esos 1800 euros que a Juan en el año 40, debido a la inflación (ceteris paribus). Si mi excel no me engaña, con una inflación anual a partir del 6 con algo, Pedro estaría invirtiendo más (en términos reales) que Juan.

    Por otra parte, la desgravación fiscal cuando tienes 25-35 años será mucho menor, en general, que cuando tienes 35-65. Dependiendo de cómo se rescate el dinero, y de los tipos que se tengan en los distintos años, es probable que quien salga ganando sea Hacienda (aparte del banco, claro).

    Recuerdo leer en un informe de la OCU varias simulaciones, y la conclusión era que para que un PP sea rentable, se tienen que alinear los planetas... :D

  10. #23
    velandres

    Para mi es el peor producto que existe, ya que te "secuestran" el dinero y luego al cabo de los años cuando lo puedes sacar Hacienda te cruje lo que te has desgravado y encima con intereses.

    Algunos dicen por aqui que sacan el 8 o 9% anual, yo no me lo creo, o sino sera 1 o 2 planes de 100000, lo normal es que te den el 1 o 2% anual y gracias que no pierdas.

    Vamos un chollo para el tenedor del plan(Banco,Cia.Seguros, etc...). Salu2

    1 recomendaciones
  11. #22
    Eguzkialde

    Afortunados los que pueden elegir ; es señal inequivoca de que buscan algo ; pero atención con los jamones y cazuelas del camino.

    Los planes suponen estar en una zona privilegiada de la tabla de hacienda a la hora de las aportaciones y su optimización se consigue al gestionar una salida correcta de la misma , además de caer en una buena gestora y además que cobren poco.

    Demasiadas y duras premisas que debo de cumplir yo y la contraparte ,para llegar a buen puerto.

    Este producto deja ver con total certeza el negocio de la industria financiera y el de Hacienda.

    Alguien ¿podría explicarme las certezas de mi negocio?
    Que casualidad que para mí no hay ninguna certeza sobre mis resultados , pero para ellos sí.

    Simplemente busquen lo que realmente desean; pero no se confundan de negocio.

  12. en respuesta a roschild
    #21
    Marc2

    No es así roschild. Te corrijo la primera frase.

    "Cuidadin con hacer el tonto si te jubilas, 'haces un rescate', y sigues aportando, esas aportaciones son para tu entierro o tu invalidez grave".


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar