Entrevista a Sumant Wahi: Co-gestor del Fidelity Future Connectivity Fund

Entrevista a Sumant Wahi: Co-gestor del Fidelity Future Connectivity Fund

Entrevista publicada en la Revista Traders by Rankia


Qué es exactamente lo que diferencia a Fidelity de las demás gestoras? 
Un conjunto de factores. Somos una gestora independiente no cotizada y por tanto sin intereses contrapuestos con los de los inversores que nos confían su dinero. Nuestra capacidad de análisis mundial es una de las más importantes del sector, con más de 400 profesionales de la inversión y analistas en todo el mundo que tienen acceso al análisis interno -no disponible para terceros- que cubre el 90% de las posiciones de nuestros fondos. 

Todos llevan a cabo su trabajo sobre el terreno -con visitas a fábricas y encuentros con clientes, competidores, proveedores y expertos independientes, en total unas 15.000 reuniones al año antes de llegar a la convicción de invertir. Por último, creemos que la inversión responsable es esencial para proteger y potenciar los rendimientos de nuestros clientes y la aplicamos a todas nuestras inversiones.

¿Cuál es su filosofía de inversión en el fondo que gestiona?
El fondo invierte en empresas de todo el mundo -tras realizar el análisis fundamental exhaustivo de cada una de ellas- vinculadas al tema de la conectividad, como por ejemplo el despliegue de redes celulares, infraestructuras relacionadas con la conectividad a Internet, la producción, transmisión y consumo de contenidos, el comercio móvil o la conectividad a Internet en dispositivos físicos, objetos cotidianos y vehículos autónomos.

¿Puede decirnos cuál es el proceso de selección de las inversiones? 
Realizamos un proceso estructurado compuesto por cuatro partes. En la primera analizamos las tendencias clave (tamaño de las oportunidades, globalidad, duración…), lo cual nos proporciona el universo inicial de unas 2.000 empresas. En la segunda analizamos cuáles tienen más posibilidades de ser las ganadoras de cada temática, lo cual nos deja con unos 200 valores. En la tercera realizamos un completo ‘due diligence’ que reduce las opciones a 80 empresas para finalmente crear la cartera con nuestras mayores convicciones, entre 35 y 45 valores.

¿Y cuáles son esas tendencias clave que busca en la primera parte de su proceso de inversión?
Son numerosas, y todas tienen en común que nos ayudan a hacer las cosas de forma más eficiente, económica y cómoda y, aunque el detonante han sido los confinamientos, se trata de evoluciones permanentes que seguirán creciendo en el futuro. Entre ellas se encuentran la adopción más rápida del 5G, el ocio digital, la educación online, la salud digital y muchas otras innovaciones. Seguimos encontrando nuevas oportunidades de inversión donde las valoraciones todavía no recogen todo su potencial.





Pues si le parece profundicemos en algunas de ellas. Comencemos por la que es posiblemente más obvia pues todos, en mayor o menor medida, hemos recurrido a ella en 2020: el ocio digital.
Si, el año pasado asistimos a una explosión en el número de suscripciones a servicios de streaming como Disney+, Netflix, HBO o Apple TV. También las redes sociales y los juegos online registraron acusados aumentos de las interacciones. Al mismo tiempo, el gasto publicitario -un vector esencial de los ingresos en estos sectores, especialmente en las redes sociales- se contrajo. La recuperación de un gasto publicitario más normalizado tras la pandemia dará un nuevo empujón el crecimiento de muchos de estos negocios. Invertir en este sector requerirá un enfoque más matizado en el futuro pero existen focos de crecimiento, desde situaciones específicas como Disney hasta cambios en las cuotas de mercado en favor de redes sociales, que son más propicias para la publicidad de comercio móvil.

También es muy interesante, pero más en una situación como la actual, el tema de la salud digital.
En el sector sanitario vimos décadas de regulación comprimidas en apenas unas semanas bajo la extrema presión de la pandemia, que impulsó la atención médica virtual en el Reino Unido, Europa y la mayoría de las economías en desarrollo. Las videollamadas con los médicos y las sesiones de entrenamiento a distancia son el futuro del cuidado y la mejora de la salud. Esta adopción también va a digitalizar nuestros historiales médicos, lo que dará a los facultativos una visión integrada de los hábitos de ejercicio, los horarios de descanso y las historias médicas de los pacientes. Esta imagen integral de nuestro perfil de salud es lo que los algoritmos de aprendizaje necesitan para predecir mejor los resultados médicos en el futuro. 

Aunque no lo ha mencionado expresamente, también me viene a la cabeza el comercio electrónico, que supongo que se habrá disparado
Cierto, más del doble en los últimos 12 meses. Paralelamente, se han multiplicado los cierres de locales comerciales: las empresas con modelos de negocio desfasados vieron cómo de pronto el suelo se abría bajo sus pies. Algunas empresas han respondido reforzando sus ofertas digitales; así, las empresas de comercio electrónico que más crecen son Target y Walmart, en lugar de Amazon. 

Eso demuestra la granularidad de las oportunidades dentro del área de la conectividad: no solo existen en las marcas más reconocidas, también en las empresas que experimentan una transformación digital. A la vista de las cuantiosas inversiones en logística, desde las entregas a domicilio hasta los puntos de recogida a pie de calle, las compras electrónicas del futuro serán cada vez más económicas, eficientes y sencillas. 

¿Y alguna otra tendencia que le guste y no haya mencionado?
Pues una que afecta mucho a España, lo que llamo el “turismo de desquite”. A medida que avance el año las personas se encontrarán vacunadas, con más ahorros y muchas ganas de volver a viajar. Prevemos que las reservas vacacionales aumentarán más del doble cuando esto pase y que se preferirán las villas a los hoteles y los lugares menos masificados a los concurridos. 
A la vez habrá menos viajes profesionales, ya que las empresas estarán más cómodas usando las videoconferencias. Eso probablemente cambie el panorama de la industria del turismo y los viajes. Desde la perspectiva de la conectividad del futuro, nos resultan más interesantes los portales de hoteles y viajes como Booking.com, que están usando la conectividad para revolucionar los modelos de negocio tradicionales del sector de los viajes. 

¿Cómo evalúa los riesgos de sostenibilidad asociados con las distintas empresas?
Las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad son prioritarias a la hora de gestionar el fondo. Pero en cualquier caso en Fidelity las consideraciones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) forman parte integral de nuestro proceso de inversión y se expresan en el sistema de calificaciones propias de ESG que asignamos a las compañías en que invertimos o podemos llegar a invertir.

¿Podría darnos algún ejemplo de esas consideraciones ESG?
Por supuesto. Con la pandemia ha aumentado mucho el interés -y no solo por parte de los inversores sino también de los reguladores- tanto en la economía a demanda o gig economy como en los derechos de los trabajadores -con empresas de ocio y transporte como Uber y Airbnb como principales afectadas- o las cuestiones relacionadas con los monopolios y la ética digital de los negocios de Internet. Para mí esta última es prioritaria. Ahora es más importante que nunca estar muy atentos a cómo las empresas relacionadas con la conectividad están abordando las externalidades generadas por su rápida innovación.  

Así que ha percibido que también el papel de los reguladores ha incrementado su importancia con la pandemia
Sí, totalmente. En 2020 vimos cómo la atención se focalizaba más que nunca en el marco normativo, sobre todo de las TMT. Se celebraron comparecencias de alto nivel en el Congreso estadounidense para tratar cuestiones relacionadas con la competencia y las grandes tecnológicas, se publicó un nuevo informe de la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido que abordó la competitividad digital en el sector tecnológico y los reguladores chinos abrieron recientemente una investigación a Alibaba por abuso de posición dominante. 

Ya que ha mencionado Estados Unidos y China, ¿cree que finalizará la guerra comercial entre ellos ahora que Biden ocupa la Casa Blanca?
La verdad es que dicha guerra sigue estando intrínsecamente ligada a la competencia en el sector tecnológico entre los dos países, sobre todo en materia de conectividad 5G, y no creo que este problema vaya a desaparecer, ni siquiera con el nuevo gobierno demócrata en EE.UU. Por ello me temo que los gestores activos de fondos como yo tendremos que seguir muy pendientes de las repercusiones de esta rivalidad para las empresas y las cadenas de suministro. 


¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar