Cómo invertir según tu edad

La mayoría de personas que planifican su jubilación están muy interesadas en conocer cómo invertir según la edad. La forma en la que se invierte o ahorra según la edad impacta enormemente la libertad financiera a la que podemos aspirar después de la jubilación.

Cómo invertir según tu edad

Son muchos los aspectos que deben tenerse en cuenta a la hora de hacer una adecuada planificación: los ingresos actuales y la previsión de los futuros, la edad, las cargas personales, el patrimonio preexistente… Solo por poner un ejemplo, una de las cuestiones a tener en cuenta es la necesidad de ir adecuando la estrategia de inversión al paso del tiempo y a los gastos que en cada momento tengamos.

Y como es un tema con muchas aristas, os traemos en este artículo, en colaboración con Singular Bank, algunos consejos sobre cómo planificar tus inversiones dependiendo de tu edad para alcanzar tus objetivos financieros

Para la asignación de activos, hemos empleado la regla del 100, aunque también se usa la regla del 120. Esta ecuación considera que el inversor joven tiene mayor capacidad, comúnmente, para afrontar los riesgos que los inversores con mayor edad, por lo que asume que el nivel de riesgo decrece a medida que avanza la edad. Cabe destacar que estas son recomendaciones generales, en las que no se tienen en cuenta las circunstancias específicas de cada persona ni su perfil de riesgo. Algunos inversores se sienten cómodos con un enfoque de inversión más agresivo, mientras que otros valoran la estabilidad por encima de todo lo demás, o simplemente, tienen situaciones de la vida que requieren una precaución adicional.

A los 20 años

Ejemplo de asignación de activos:

  • Renta fija: 10 a 20%

  • Renta variable: 80 a 90%

A esta edad, probablemente aún no hayas acabado tus estudios o te acabas de incorporar al mundo laboral; por tanto, tus ahorros son escasos. Sin embargo, ya puedes empezar apartando una pequeña cantidad de dinero para empezar a invertir. La mayor ventaja de empezar a invertir pronto es el hecho de poder aprovecharse del interés compuesto. Asimismo, te da margen para afrontar mejor las caídas inesperadas del mercado, ya que al permanecer más tiempo invertido, tienes mucho tiempo para recuperar pérdidas si una inversión no sale bien. Por este motivo también, algunos jóvenes arriesgan el 100% de sus ahorros en acciones, si bien no se puede identificar sin más juventud con riesgo. También hay muchos jóvenes con un perfil conservador, que prefieren inversiones más tranquilas y buscan una buena preservación de su capital (especialmente si lo van a necesitar en un futuro cercano para algún fin concreto, como la compra de una vivienda).

A los 30 años

Ejemplo de asignación de activos:

  • Renta fija: 20 a 30%

  • Renta variable: 70 a 80%

A los 30 años, lo más seguro es que ya tengas un trabajo más o menos estable y puedes dedicar un presupuesto mayor de tus ingresos para invertir. A pesar de que seguramente tengas muchos más gastos, no debes dejar de lado tus objetivos financieros; y, entre ellos, contribuir a tu jubilación debería ser también una de tus prioridades. A esta edad, una buena opción sería mezclar renta variable con un poco más de peso en renta fija, aunque lo determinará también el objetivo financiero que queramos conseguir. Si el ahorro se destina a la jubilación, el largo horizonte temporal te permitirá asumir más riesgo, mientras que si es para un destino más cercano, será necesario valorar las particularidades del caso. 

Los fondos de inversión y planes de pensiones son siempre alternativas interesantes, por diversos motivos; pero uno de ellos lo encontramos en las ventajas fiscales que ofrecen. Los fondos de inversión permiten cambiar de uno a otro sin tener que tributar hasta que no se haga el reembolso definitivo; mientras, los planes suponen una deducción en el IRPF y tampoco tributarás por las ganancias que vayas generando aunque cambies de fondo o plan. En todo caso, no lo olvides, será un diferimiento, terminarás pagando a Hacienda cuando rescates el fondo y/o el plan contratado. Actualmente, existe un amplio abanico de estos productos en el mercado para todo tipo de perfiles. 

Es más, también puedes considerar los Planes de Pensiones de Empleo, que son una modalidad de plan de pensiones promovido por las empresas a sus trabajadores y que constituye un complemento a la pensión ordinaria. Estos planes están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y constituyen una modalidad alternativa de ahorro. 

A los 40 años

Ejemplo de asignación de activos:

  • Renta fija: 30 a 40%

  • Renta variable: 60 a 70%

A los 40 años, ya hay que tomar muy en serio el objetivo de ahorrar para la jubilación. Aún lo vemos lejos, sí, pero cuanto antes empecemos, con menos esfuerzo lograremos nuestras metas. Un  aspecto muy importante para alcanzar el éxito en la inversión es llevar a cabo una correcta diversificación; para ello, puedes  incluir fondos con activos internacionales ampliamente diversificados y otro tipo de activos, como inmobiliario, oro… Valora también la posibilidad de incorporar fondos indexados de bajas comisiones para tener un control exhaustivo de tus costes.

Aunque es una realidad el hecho de que “las rentabilidades pasadas no garantizan las futuras”, es importante invertir en activos que cuenten con unas rentabilidades históricas consolidadas y evitar aquellos que son "demasiado buenos para ser verdad". Para ello, es importante contrastar todo tipo de información con la disponible en la CNMV.  Y, por supuesto, no menos importante es comprar solo aquellos activos que entendemos cómo funcionan. 

La constancia es esencial: si ya empezaste a hacer aportaciones a un plan de pensiones, no lo dejes, sigue consolidando tu ahorro. 

A los 50 y 60 años

Ejemplo de asignación de activos:

  • Renta fija: 40 a 50%

  • Renta variable: 50 a 60%

Ya estás un paso más cerca de jubilarte. Si pasaste tus años más jóvenes apostando por acciones con alta volatilidad, ahora tienes que ser más cauteloso con tus ahorros, aunque esta regla general también tiene sus excepciones. Si cuentas con rentas complementarias o con un patrimonio considerable, puedes tomarte ciertas licencias a la hora de planificar tu ahorro; por el contrario, si vas a depender de dicho ahorro para mantener en cierto modo tu nivel de vida, deberás extremar la prudencia al decidir dónde colocar tu dinero.

Puedes cambiar algunas de sus inversiones a fondos más conservadores, si bien has de asumir que te granjeará rentabilidades inferiores; metemos en este saco a los fondos de renta fija y fondos monetarios, si bien es importante que te asegures de que esas alternativas más tranquilas te permiten, al menos, batir la inflación. En caso contrario, perderás poder adquisitivo.

A los 65 años

Ejemplo de asignación de activos:

  • Renta fija:  65% a 80%

  • Renta variable: 35% a 20%

Probablemente ya te has jubilado; esto no significa que tengas que retirar toda tu inversión en acciones, pero es aconsejable que te centres en aquellas que pueden darte mayor tranquilidad y con las que conseguir, por ejemplo, unos ingresos periódicos por dividendos. En consecuencia, deberíamos evitar las acciones más inestables y volátiles.

En esta etapa, también estarás valorando si rescatar tu plan de pensiones o no. Anteriormente hemos mencionado que contratar un plan de pensiones difiere el pago de impuestos hasta la hora del rescate. En este punto, en el que estamos en la edad legal de jubilación y tenemos derecho a rescatarlo, tenemos que valorar de qué forma nos saldría más rentable. 

Planificar nuestros objetivos financieros no es complicado, pero no hay que subestimar la tarea, y requiere, eso sí, que le dediquemos tiempo, por lo que en muchos casos es preferible acudir a un experto financiero que nos ayude a afrontar mejor las dificultades que este cometido pueda entrañar. A pesar de que podemos encontrar grandes consejos de inversión en internet, en algunos casos puede no ser aconsejables para ti; por ello, si no eres un inversor con amplios conocimientos sobre el mercado financiero, lo más conveniente es que delegues esta acción a un asesor experto.  

Por ejemplo, Singular Bank busca “la independencia con un servicio basado en la confianza y la transparencia, ofreciendo una propuesta de asesoramiento libre de conflictos de interés, con una amplia cartera de productos y servicios que se adaptan a cada uno de sus clientes, en función de su patrimonio, sus necesidades, su perfil de riesgo y su forma de relacionarse con la entidad”. Es un banco cuyo principal foco de atención es el cliente y su relación con él se basa en dos principios inalienables: independencia y transparencia. Cuenta con el respaldo de un accionista comprometido, líder a nivel mundial, Warburg Pincus, y está avalado por un Consejo de Administración formado por destacados profesionales de sectores directamente relacionados con el financiero", explican desde la entidad. 
 

  1. #1
    08/09/20 08:42
    Creo qeu Fildelity o alguna gestora tienen un gráfico de invertir según la edad, que lo clasifica en porcentaje de RV y Rfija y clases de activos.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar