Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
Aberdeen Standard Investment: La inversión en retorno absoluto multiactivo en el entorno actual

Aberdeen Standard Investment: La inversión en retorno absoluto multiactivo en el entorno actual

Aberdeen

El pasado 7 de mayo tuvimos la oportunidad de asistir a la conferencia organizada por Aberdeen Standard Investment en el Restaurante Loft  (Madrid), en el cual nos presentaron sus previsiones de mercado y soluciones de inversión. En el evento contamos con la presencia de Guy Stern, responsable de Asset Allocation de Aberdeen Standard Investments y gestor principal de la estrategia Global Absolute Return Strategies (GARS), quien analizó el panorama macroeconómico actual y nos presentó las estrategias de retorno obsoluto GARS.

Debido a la posibilidad de que las fuentes tradicionales se agoten, un proceso de inversión que pueda adaptarse a la evolución del escenario de riesgo es especialmente adecuado para navegar por el entorno de mercado actual y futuro.

Dada la prolongada naturaleza del actual ciclo económico hasta ahora, creemos que un enfoque diversificado de retorno absoluto multiactivo es altamente importante para los inversores que buscan moderar su exposición al riesgo de inversión manteniendo al mismo tiempo su potencial de generar rendimientos positivos.

  • Durante los últimos 1-2 años, las condiciones económicas han demostrado ser muy favorables para los inversores, con la mayoría de clases de activos tradicionales ofreciendo retornos positivos. Los beneficios han sido especialmente abultados en renta variable, aunque los bonos corporativos también han registrado rentabilidades significativas. Esta concentración de rendimientos ha significado que las carteras diversificadas de retorno absoluto multiactivo, con su amplia gama de diferenciales de riesgo de inversión a través de múltiples clases de activos, se han quedado rezagadas.
  • Sin embargo,dado que el actual ciclo extendido progresa hacia sus fases terminales, el valor de una cartera verdaderamente diversificada que se basa en un conjunto de catalizadores diferenciados y debería convertirse de nuevo en aparente. Pensamos que existen argumentos sólidos al mismo tiempo para los inversores que consideren incluir exposición a estrategias de retorno absoluto multiactivo – quizá en contra de la tentación comprensible pero potencialmente peligrosa de perseguir las rentabilidades en cualquier parte.

Un conjunto poco habitual de condiciones favorables para los mercados tradicionales

En términos de entorno de mercado, el crecimiento económico global ha mejorado de forma significativa durante los dos últimos años, con un repunte cada vez mayor en las economías desarrolladas y los mercados emergentes. Al mismo tiempo, las tendencias en los precios se han moderado. De hecho, hemos visto en general una inflación contenida, un débil crecimiento de los salarios y los precios de las materias primas, no lo suficientemente fuertes como para impulsar el nivel de precios. Esto ha sido claramente positivo para los resultados corporativos y, de manera crucial, la ausencia de presiones inflacionistas ha permitido a los bancos centrales continuar apoyando a los mercados. Al mismo tiempo, el estrés financiero se ha silenciado y, hasta hace poco, la volatilidad del mercado había cotizado incluso por debajo de sus niveles mínimos.

Esta combinación de factores ha creado un clima de inversión favorable poco habitual, especialmente para los activos de riesgo, como la renta variable (donde varios de los principales índices batieron sus máximos de forma sucesiva en 2017) y la renta fija, especialmente los bonos corporativos. Las carteras con asignaciones centradas en estas clases de activos se han beneficiado significativamente. Sin embargo, con el actual entorno económico, que es poco probable que se mantenga indefinidamente, podrían ser vulnerables a grandes pérdidas en esta coyuntura.

El próximo fin de otro boom histórico

Coincidiendo con el fin esperado del prometedor entorno de ‘Goldilocks’ (crecimiento económico débil pero positivo, acompañado de medidas de estímulo monetario significativas que apoyan a los mercados), es el final de la larga década del boom del QE (Quantitative Easing).

Aberdeen Mercados RV GARS

El gráfico 1 muestra el rendimiento total de los mercados de renta variable globales en las últimas décadas, mostrando tres periodos alcistas distintos. El boom tecnológico comenzó a principios de 1994 y alcanzó su punto máximo en 2000; el boom financiero comenzó a mediados de 2003 y finalizó a mediados de 2007. El boom del QE actual comenzó en 2009 y todavía se mantiene fuerte.

Consideramos a su vez cada uno de estos.

- El boom tecnológico - Este periodo refleja la introducción de Internet y la especulación sobre su impacto final en la vida actual. “De ladrillos a clics”, exclamaban los inversores mientras hablaban líricamente de la nueva economía electrónica y la muerte de las empresas tradicionales. Las firmas se apresuraron a añadir ‘e-’ o ‘.com’ a sus nombres para sacar provecho del frenesí de Internet y atraer el interés de los inversores. Muchas de estas nuevas compañías electrónicas no tenían ventas (y mucho menos beneficios) y, como tal, las estimaciones de ganancias a menudo se basaban en proyecciones de “clics”, mediciones a ojo y otros conceptos difusos. Las valoraciones de estas nuevas empresas de tecnología se dispararon, por encima de las de bastiones corporativos históricos. Los inversores podían hacer fortunas en cuestión de días, y abundaban las historias de personas normales y corrientes que renunciaban a sus puestos de trabajo para dedicarse al trading de acciones tecnológicas a tiempo completo. Con el paso del tiempo, se hizo cada vez más evidente que muchas de estas compañías puntocom eran inviables. Después de un período de seis años, durante el cual los mercados ganaron un 15% por año, la fiesta tecnológica terminó abruptamente. Las bolsas a nivel mundial perdieron alrededor del 40% durante los dos años siguientes. Veinte años después, firmas como Amazon y eBay han sobrevivido al paso del tiempo, mientras que muchas otras como Pets.com, Boo.com, Beenz y Webvan se hundieron tan rápidamente como habían surgido.

- El boom financiero – La siguiente fase alcista estuvo dominada por la subida de los gigantes financieros y un enorme aumento de la deuda global. Se ofrecieron créditos a casi todo el mundo, independientemente de si eran capaces o no de abonar sus préstamos. De nuevo, cuando la realidad económica comenzó a hacerse patente y los impagos de créditos e hipotecas se dispararon, la fiesta de la renta variable se acabó de verdad. Habiendo generado rendimientos de alrededor del 20% anual durante cuatro años, los mercados bursátiles posteriormente se redujeron a la mitad durante los dos años siguientes. Aquellos inversores que habían apostado toda su riqueza en los mercados de renta variable se quedaron con una resaca financiera muy severa.

- El boom del QE – La crisis financiera de 2008 situó al sistema financiero global al borde del colapso. Como respuesta, el banco central estadounidense introdujo un programa de apoyo (QE) y un conjunto de tipos de interés ultra bajos para ayudar a los mercados financieros. Otros bancos centrales alrededor del mundo le siguieron. Como resultado, desde entonces, nos hemos acostumbrado a un entorno de tipos de interés bajos (o incluso tipos negativos en algunos países). Este es un nivel de apoyo sin precedentes de los bancos centrales, que han impulsado – y continúan haciéndolo – el último mercado alcista. Llevamos nueve años en lo que ha demostrado ser una edad de oro para los inversores en renta variable. Los rendimientos en renta variable han sido de media del 15% anual, aparentemente sin final a la vista – hasta el último episodio de volatilidad del mercado a comienzos de 2018.

Lo que probablemente sea diferente en el futuro

Una de las principales características del entorno actual y de futuro es que los bonos soberanos, tradicionalmente una clase de activo que ofrecía protección, ofrecen escasas perspectivas de retorno en el futuro. Además, estos activos son vulnerables a pérdidas significativas de capital, dado que las rentabilidades de los bonos son actualmente demasiado bajas y se espera que se muevan al alza. De manera similar, los diferenciales del crédito grado de inversión están comprimidos y ofrecen poco valor. También el inmobiliario podría ser vulnerable debido a su sensibilidad respecto a los tipos de interés. Esto significa que hay riesgo de que la renta variable global, los bonos y el inmobiliario puedan experimentar caídas al mismo tiempo – un reto para estas clases de activos individuales, y en especial una mezcla tóxica para aquellos tipos de cartera que dependen de una combinación de “acciones a largo plazo + bonos a largo plazo”, a veces sobre la base del apalancamiento.

De cara al futuro, una característica fundamental de este entorno que está cambiando es la política global del banco central; esto es particularmente significativo para los activos de renta fija y los mercados de divisas, así como los activos de riesgo como la renta variable, el crédito y el inmobiliario. Hasta ahora, la provisión de liquidez por parte de los bancos centrales ha impulsado y apuntalado la recuperación en los mercados. Queda por ver qué sucederá cuando esa inyección de liquidez no solo se detenga, sino que empiece a retirarse.

Nuestra cautela no está injustificada. Aunque las condiciones de mercado parecían benignas hasta hace poco tiempo, la combinación de rendimientos de mercado sólidos y regulares y volatilidad mínima conlleva el riesgo de complacencia de los inversores. Esto puede cambiar repentinamente y dar lugar a la disrupción del mercado.

El gráfico 2 ilustra que las caídas del mercado de renta variable de los últimos años han tenido un tamaño mucho menor que en el pasado. La historia muestra que las caídas de más del 15% no han sido comunes, aunque la pérdida máxima de 2017 fue una sola fracción de ella. Es importante destacar que el próximo punto de inflexión en la política monetaria de las principales economías podría cambiar las dinámicas de los mercados al mismo tiempo que reduce la efectividad de los activos tradicionales de protección como los bonos soberanos. 2018 puede ser el año en el que la volatilidad regrese a la normalidad, con niveles más elevados.

Aberdeen Caídas max. GARS

Punto de inflexión de los bancos centrales

Esperamos ver un gran punto principal en 2018, cuando los bancos centrales realicen de forma colectiva la transición desde una política acomodaticia máxima y comiencen a reducir sus balances. Esto se produce tras una década de medidas de política monetaria extraordinarias que poco a poco se han ido percibiendo como “normales”. A medida que se retire la liquidez del sistema, es probable que los mercados reaccionen de maneras impredecibles. Hay una evidencia de que el mercado de bonos ha tenido dificultades para descontar el riesgo de una inflación más elevada y la evolución de las perspectivas de los bancos centrales, reflejadas en abruptos movimientos en las rentabilidades de los bonos en los últimos meses y efectos colaterales en los mercados de renta variable.

El regreso de la volatilidad en enero-febrero creó algunas dinámicas que se autoreforzaron y exacerbaron la venta masiva, que pueden volverse más frecuentes. Abandonar el actual régimen de “supresión del rendimiento” y volatilidad artificialmente baja conlleva incertidumbres significativas. Fundamentalmente, los mercados se están moviendo hacia un periodo históricamente sin precedentes de retirada de liquidez, después de un largo periodo de inyección de liquidez al que se han acostumbrado.

Por qué creemos que nuestro enfoque de retorno absoluto multiactivo es relevante en este entorno.

Nuestro enfoque tiene potencial para hacer frente a estas incertidumbres por tres razones clave que sustentan nuestro proceso de inversión.

1. Por ejemplo, como en el caso de nuestro emblemático fondo de retorno absoluto multiactivo GARS (Global Absolute Return Strategies), nuestro auténtico y amplio universo de inversión nos permite invertir en varias clases de activo globalmente. Podemos invertir a largo, corto o valor relativo, con flexibilidad para utilizar una amplia gama de instrumentos para implementar nuestros puntos de vista. Esto significa que podemos encontrar continuamente oportunidades de inversión atractivas a diferencia de un conjunto de ideas desde las que seleccionar oportunidades a diferencia de las carteras solo long only. Nuestro amplio universo ofrece un amplio conjunto de ideas para seleccionar inversiones de búsqueda de rendimiento y crear una cartera verdaderamente diversificada. Fundamentalmente, estas oportunidades nos permiten mantener el potencial de retorno de GARS, independientemente de la fase del ciclo económico. Esta es una de las características que distingue a GARS de las carteras que dependen exclusivamente del rendimiento de los activos convencionales y, por lo tanto, dependen del ciclo.

2. Nuestro horizonte de inversión a largo plazo nos permite tanto incrementar la probabilidad de éxito de nuestras visiones de inversión como encontrar nuestras oportunidades en áreas de mercado menos explotadas. En este sentido, nuestros considerables recursos de equipo nos permiten analizar enérgicamente nuestras ideas de inversión, cuestionar los motivos e identificar los riesgos clave. Durante el período transcurrido desde el lanzamiento del GARS en 2006, hemos logrado un ratio de éxito de casi el 60% con nuestras ideas de inversión. Creemos que podemos lograr esto de forma sostenible.

3. La gestión del riesgo es una parte vital de nuestro proceso, permitiéndonos asegurar que la cartera está diversificada de forma duradera y resiste a una amplia gama de potenciales shocks. Esto significa que evitamos ser vendedores forzados en mercados estresados y que somos capaces de beneficiarnos de las oportunidades que surgen de las dislocaciones del mercado. Utilizando nuestra metodología patentada de análisis de escenarios futuros, podemos estimar el impacto que tienen los eventos aunque nunca hayan ocurrido. Como prueba de la eficacia de nuestras capacidades de gestión de riesgos, a lo largo de los 12 años de vida de GARS, su comportamiento se ha ajustado consistentemente a sus parámetros de riesgo y comportamiento esperado.

Potencial de rendimiento: ofrece efectivo + rendimientos del 5% en una amplia variedad de entornos – sometemos la cartera del GARS a análisis concienzudos utilizando diversas técnicas. Esto nos permite asegurarnos de que efectivamente tiene el nivel de rendimiento potencial que es consistente con el cumplimiento de su objetivo de inversión. Los diferentes análisis confirman tanto el nivel material de riesgo de inversión en juego como el significativo nivel de potencial de rendimiento que tiene GARS.

El gráfico 3 es una representación de GARS que ilustra el verdadero y amplio universo de oportunidades de rendimiento que se han puesto en marcha. Creemos que esto es especialmente relevante en un momento en el que existe un desafío creciente sobre el potencial de retorno de los motores tradicionales de rendimiento de la inversión. Esta amplitud y diversidad de oportunidades de inversión distingue a GARS de muchas otras propuestas multiactivo.

Aberdeen Retornos Esperados GARS

El gráfico 3 muestra los rendimientos anualizados que esperamos generar durante los próximos tres años a partir de las posiciones actuales de GARS. En la parte central de la diana, los círculos de colores representan las amplias categorías de las posiciones, con el tamaño del círculo que denota la escala de potencial de retorno que creemos que aporta cada categoría. En el anillo exterior, dividimos cada categoría para mostrar las estrategias individuales. En esencia, el cuadro indica dónde y cómo esperamos generar rendimientos a partir de nuestras inversiones actuales.

Es importante destacar que, si bien esto proporciona una perspectiva de nuestras suposiciones centrales de rendimiento, la diversificación en toda la cartera ofrece una amplia oportunidad para lograr el objetivo de rendimiento en muchos otros escenarios. Cabe destacar que la amplitud de oportunidades de GARS difiere significativamente de las carteras gestionadas de forma tradicional o de las que utilizan la “paridad de riesgo”.

Al sumar las expectativas de retorno central, se obtiene un rendimiento total superior al 9% anual (a finales de febrero de 2018). Reconocemos que nuestras opiniones centrales no funcionarán por completo, debido al alcance de los factores que influyen en las economías y los mercados. Por lo tanto, las estrategias probablemente ofrecerán más o menos rentabilidad que nuestras estimaciones. Sin embargo, suponiendo que cumplamos nuestra tasa histórica de éxito del 60%, y al aplicarlo al caso de rendimiento central implica que el objetivo de efectivo + 5% es eminentemente alcanzable.

Además, llevamos a cabo exhaustivas pruebas de estrés para asegurarnos de que la cartera no solo sea resistente a los impactos, sino también que, incluso aunque solo un pequeño
subconjunto de nuestras estrategias ofrezca el rendimiento esperado, es probable que el rendimiento general de GARS sea aceptable
. Nuestro conjunto de herramientas patentado de análisis de escenarios futuros indica que la cartera debe generar retornos positivos con una buena protección frente a las caídas en una variedad de escenarios que difieren de nuestro caso central.

El gráfico 4 ilustra la diversidad de exposiciones en la cartera de GARS. Una observación significativa es que actualmente existe un mayor potencial de rendimiento en estrategias avanzadas no tradicionales, como los tipos de interés (con posiciones que se mantienen principalmente dentro de las curvas o en base a diferentes mercados) o renta variable de valor relativo. Estas producen perfiles de beneficios muy diferentes respecto a los activos más tradicionales. Por lo tanto, aunque GARS actualmente tiene asignaciones materiales para activos convencionales cuidadosamente seleccionados, también está utilizando otros motores de retorno que le dan la capacidad de proporcionar rendimientos cuando los motores tradicionales de retorno de la inversión disminuyen o se detienen.

Aberdeen Posicionamiento GARS    

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar