Comentarios de gestoras sobre las elecciones italianas

Comentarios de gestoras sobre las elecciones italianas

En este post recopilaremos los comentarios de diferentes gestoras sobre las elecciones italianas, marcadas por el auge de los partidos populista y la dificultad de formar gobierno por la necesidad de gobernar en coalición. Por ahora este resultado no está afectando sensiblemente a los mercados al ser un resultado ampliamente descontado. Todas las firmas de análisis coinciden en que es poco probable que la corriente anti-europea se acabe imponiendo.

Las dificultades para formar gobierno marcan las elecciones italianas

Natixis AM

Tres comentarios inmediatos de Natixis:

1 - El resultado es claramente a favor del populismo con el movimiento 5S en el 34%, Lega (antigua Liga del Norte) en el 16% y Hermanos de Italia en el 4%.
2 - Los partidos demócratas que solían gobernar en el pasado están fuera de escena. Se esperaba que Forza Italia (Silvio Berlusconi) estuviera por encima de Lega. Está abajo con 14%. El Partido Demócrata de Matteo Renzi está por debajo del 20% al 18%
3 - No hay mayoría

Hay un salto para los partidos populistas y eso es lo que debemos tener en cuenta. Esto puede explicarse por las bajas perspectivas económicas, el envejecimiento de la población y la crisis de los refugiados. Por lo tanto, el riesgo es tratar de cambiar las instituciones y, en particular, las relaciones con Europa. Sabemos que algunos contendientes del movimiento 5S y para Lega estaban a favor de una salida de la zona del euro.

¿Qué podría pasar?

El primer punto para mencionar es que ningún partido tiene una mayoría para gobernar. Será una coalición.

Puede ser con Movimiento 5S y Lega. Comparten mucho, pero sería una coalición muy complicada ya que Lega está representada principalmente en el norte de Italia y el movimiento 5S en el sur. Conociendo Italia, percibimos que no se llegará a un acuerdo inmediato. Pero el proceso en Italia siempre es muy largo. Por lo tanto, debemos tener en cuenta esta posibilidad

La coalición con Lega y Forza Italia está cerca del 30%. Esto no es suficiente para tener la mayoría al 40% (los votos directos se completan con un voto proporcional). El equilibrio de la fuerza estaría a favor de Lega y no podemos estar seguros de que Berlusconi pueda aceptar esta situación. En las encuestas previas a las elecciones, Forza Italia estaba por delante de Lega y era una posición más fácil para Berlusconi para negociar.

La izquierda apenas alcanza el 20%, por lo que no se puede esperar nada de este lado.

Las negociaciones entre las partes comenzaron ayer por la tarde y hay al menos un mes para llegar a un acuerdo ya que el presidente Mattarella no nombrará un primer ministro antes de fines de marzo. Lo hará entre el 30 de marzo y el 6 de abril.

Como no hay una mayoría clara, la tentación es formar un gobierno tecnocrático con una agenda para reformar la ley electoral para alcanzar la estabilidad política. Con un gobierno de este tipo podemos esperar que la llegada de un gobierno populista se posponga entre 6 y 12 meses y no más.

En otras palabras, el PIB italiano todavía está un 15% por debajo de su nivel anterior a la crisis, la tasa de desempleo es del 11,1% según Eurostat en enero. Su nivel previo a la crisis fue del 6,6% (primer semestre de 2008). Más que eso, Italia no puede ajustar su economía como lo hizo en el pasado con una alta tasa de inflación seguida de una devaluación de la moneda. Entonces, la pregunta para Italia es percibir cómo puede ponerse al día con el impulso de la zona euro. Los partidos tradicionales no han dado una solución y los italianos se doblegan ante el populismo, lo cual es una especie de disparate, ya que sus promesas se hacen sin restricciones: podrían gastar más y no depender de Bruselas. No puede ser una solución en un país donde el crecimiento de la productividad es cercano al 0% desde el comienzo del 2000.

En el corto plazo, el BCE no cambiará su actitud con respecto a Italia, pero se planteará la cuestión en el caso de un gobierno populista que no confíe en las instituciones europeas.

La tercera mayor economía de la zona del euro está tentada por una nueva trayectoria y es motivo de preocupación para todos los demócratas europeos.

ETF Securities

Aneeka Gupta, Equity & Commodity Strategist en ETF Securities:

Una vez más, las encuestas no fueron una buena guía para el resultado de la elección, evidentemente por el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) anti-establishment que fue el partido más votado.

Sin embargo, la reacción general a las elecciones italianas ha sido optimista en los mercados de bonos y acciones. Esto se debe, en parte, a que el resultado de un parlamento colgado ha sido descontado y el mercado parece estar distraído por las continuas guerras comerciales desatadas por el presidente Trump. Los diferenciales del rendimiento de los bonos italianos sobre Alemania se han ampliado ligeramente por encima del nivel de la semana anterior a 210 puntos básicos. Las acciones bancarias italianas han sentido el mayor impacto a la baja debido a su alta exposición interna. Los diferenciales de incumplimiento crediticio de los bancos italianos se han disparado un 7,68% debido a la falta de certidumbre en torno al resultado de las elecciones. Consideramos que esta es una oportunidad para comprar en bajadas, ya que Luigi Di Maio, líder del M5S, ha descrito previamente su intención de facilitar a los bancos en dificultades del país la recuperación de activos, lo que permite maximizar los retornos.

Creemos que es poco probable que Italia salga de la UE o del euro en el corto plazo ya que ambas posturas de las partes contra el establishment han suavizado su oposición a la moneda única.

Vontobel - TwentyFour

Luca Beldi, gestor de TwentyFour, boutique de Vontobel AM

Todavía se siguen contando los votos de las elecciones italianas de este fin de semana, pero el panorama se está aclarando poco a poco, con dos partidos emergiendo más fuertes de las cenizas de una amarga campaña electoral: 5 Estrellas conseguiría el 32% de los votos y la Lega de extrema derecha (alias Northern League) tendría el 18%, pero ninguna coalición puede reclamar una victoria.

La solución que se teorizó en los días previos a las elecciones -una coalición de centroizquierda y centro- derecha- ya no es viable. Las dos personalidades de los últimos años, Renzi y Berlusconi, apenas alcanzaron un tercio de los escaños en conjunto, por lo que no serán las fuerzas principales del próximo ejecutivo. Por su parte 5 Estrellas, ha obtenido el voto de 1 de cada 3 ciudadanos, dominando casi por completo las regiones del sur. Tal resultado no puede ser ignorado por el presidente, cuyo deber es nominar al primer ministro, cuando elija el próximo gobierno a finales de marzo. El partido anti-sistema tendrá que estar en el centro de cualquier negociación para formar una mayoría.

Los dos escenarios más probables que podemos ver son una coalición entre 5 Estrellas, la extrema izquierda y el partido de Renzi, o una coalición de voto de protesta de 5 Estrellas con Lega. El segundo escenario es quizá el más probable, dado que la coalición de izquierdas tendría que superar una serie de luchas internas. Un tercer escenario vería al ala izquierda junto con la coalición de centro-derecha, pero un matrimonio PD- Lega es muy poco probable.

Entretanto, la reacción del mercado ha sido tibia. Los futuros del MIB cayeron un 2%, pero se recuperaron tras la apertura del mercado y sólo perdieron alrededor de 75 puntos básicos. En el caso de los bonos del Estado, el BTP a 10 años baja unos 20 céntimos, lo que deja el diferencial BTP-Bund en +135 puntos básicos, mientras que el euro se mantiene estable frente al dólar.

En términos de "¿qué sigue?”, no ocurrirá nada hasta finales de marzo, pero, viendo el aspecto que podría tener el posible nuevo gobierno del país, se debería prestar especial atención al papel del Ministerio de Economía: 5 Estrellas señaló a Andrea Roventini como su candidato, un académico, fuertemente en contra de abandonar el euro, pero con una postura que tiende a considerar todas las medidas de austeridad como malas para la economía en su conjunto. Un escenario aún más oscuro es que la Lega pida esa cartera para formar una coalición; sus candidatos Borghi y Bagnai son los activistas antieuro más fuertes del país. También resultará clave prestar atención a quién tomará las llaves del Tesoro y esperemos que 5 Estrellas haga una elección favorable al mercado como sus socios de coalición. A medio plazo, el panorama es muy incierto y es difícil predecir el resultado final, pero por el momento nuestra opinión es de una semana relativamente tranquila en los mercados hasta que las partes arrojen algo más de luz sobre cuál será el camino a seguir.

Sin embargo, para los participantes en el mercado que esperaban un resultado electoral que desencadene una nueva calificación de los activos italianos, esto no ha ocurrido y se necesitará tiempo o un nuevo catalizador para activarlo.

Aberdeen Standard Investments

Stephanie Kelly, economista política en Aberdeen Standard Investments

El resultado refleja la continua insatisfacción económica y política en un país que necesita muchas reformas. Con nadie habiendo logrado mayoría absoluta, lo único seguro es todavía más incertidumbre en torno a si se puede formar gobierno y quién podría liderarlo. No hay una combinación de partidos que pueda formar fácilmente una coalición duradera y realmente tampoco una capaz de poner en marcha una agenda reformista para fomentar el crecimiento. De todos modos, hay dos cosas claras: la primera es que no hay ningún parido que pretenda expresamente sacar a Italia de la Eurozona, por lo que esto no es un riesgo real de momento; la segunda es que es bastante probable que el gobierno que se forme sea combativo con la Unión Europea en materia de regulación fiscal, integración y el riesgo compartido, pero es poco probable que tome medidas sobre reformas constructivas en casa.

Hasta ahora, la reacción del mercado ha sido variada, y las pérdidas iniciales en los mercados de renta variable y de bonos se han recuperado mayoritariamente. Sin embargo, los mercados sufren de manera notable para apreciar el riesgo político y los cálculos en el caso italiano son más complejos de lo habitual. Sin embargo, dado este resultado y la actual combinación política, es complicado vislumbrar a medio plazo un caso sólido de reformas económicas en Italia o que ninguno de los candidatos construya una relación constructiva con el establishment comunitario.

Fidelity

Claudio Ferrarese, Gestor de fondos de Fidelity International

Las elecciones italianas del fin de semana se han saldado con un parlamento sin mayoría, aunque los resultados (todavía provisionales) nos dejan una victoria de los partidos populistas a costa de la clase política más ortodoxa. Conviene señalar que estos resultados, aunque importantes, no son una sorpresa. Las encuestas electorales venían mostrando desde hacía algunos meses un creciente apoyo a los partidos más populistas y el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) ha tenido una acogida muy buena entre el electorado, sobre todo en el sur del país.

¿Qué salió como se esperaba?

  • Una coalición de centro-derecha como primera opción, aunque con menos del 40% necesario para formar gobierno
  • El M5S fue la formación más votada
  • Un mal resultado para el Partido Democrático de Renzi

¿Cuáles son las sorpresas que nos deja la aritmética postelectoral?

  • Con más de un 30% de los votos, el M5S ha obtenido un resultado mejor de lo previsto (se esperaba en torno a un 28%);
  • La Liga Norte se ha consolidado como el partido más grande dentro de la coalición de centro-derecha, lo que también supone una sorpresa. Este partido parece haberle robado más votos a la Forza Italia de Berlusconi (la LN y FI básicamente han intercambiado sus posiciones frente a lo que señalaban los sondeos antes de las elecciones). 

Y ahora, ¿qué?

Sigue siendo posible una gran coalición, pero los menguantes partidos tradicionales están en una posición de debilidad y tendrán que alcanzar un acuerdo con el M5S o la Liga Norte. Y lo que es más importante: aunque la Liga Norte y el M5S tendrán más voz en la agenda política, los postulados más extremos de cada partido probablemente se atemperen cuando lleguen al poder. Su retórica antieuropea ya es mucho más suave que antes, aunque harán más hincapié en las políticas expansivas y tendrán una actitud más beligerante ante sus socios europeos.

Ahora comenzarán los cambios de cromos y la primera fumata será para la elección de los presidentes de las cámaras dentro de las próximas dos o tres semanas. Habrá que estar atentos, ya que los nombres que salgan elegidos darán pistas sobre hacia dónde se encaminan las negociaciones para formar gobierno. Los negociadores no serán necesariamente los líderes de los partidos, sino que es más probable que las asuman los representantes más vinculados al territorio (y los votos).

La reacción del mercado

Dicho en una palabra, ha sido escasa. En el momento de redactar estos comentarios, los BTP apenas han ampliado unos puntos básicos, lo que indica que al mercado no le ha sorprendido este resultado. Una coalición se consideraba un buen resultado, aunque el mercado hubiera preferido una en la que participaran sobre todo los partidos tradicionales. Sin embargo, ahora parece cada vez más improbable que los partidos populistas, y sobre todo el M5S, puedan quedar fuera de una coalición amplia a la vista de los resultados electorales.

En lo sucesivo, la reacción concreta del mercado dependerá de lo diluido que esté el M5S en dicha coalición: cuanto más suavicen sus posturas a medida que negocien con otros partidos, mejor será para los BTP, al menos inicialmente. Al mercado no le gusta la incertidumbre, así que tiene sentido que la reacción inicial sea tibia hasta que se conozca mejor qué rumbo adoptará el nuevo gobierno en materia fiscal.

Saxo Bank

  • La situación política en Italia puede ser una amenaza secundaria para la existencia de la UE
  • Una administración liderada por el M5S podría ralentizar la unión bancaria europea
  • No hay un requisito de tiempo real para la formación de un nuevo gobierno
  • Hay que volver a armar el proyecto de la Unión Europea de una manera que pueda sobrevivir a la inevitable próxima recesión

El resultado de las elecciones italianas ha ido mucho más allá de los extremos adelantados por las encuestas políticas y suponen una revuelta populista masiva, no solo para Italia, sino también para la UE, que tendrá que abordarse a largo plazo, incluso aunque las consecuencias a corto plazo puedan ser mínimas.

Los resultados de las elecciones italianas no son una gran sorpresa y probablemente conduzcan a un largo período de negociaciones de coalición y una extensión del status quo disfuncional de la escena política italiana. Pero creo que el resultado es bastante más dramático de lo que sugiere el giro inmediato. Los votos obtenidos por los partidos populistas estuvieron por encima de los últimos sondeos, ya que el Movimiento Cinco Estrellas parece haber obtenido más apoyo del que se esperaba (más del 30% contra el 27-28% esperado), y quizás lo más importante, en la derecha política, la Liga Norte, anti-inmigración y euroescéptica, logró un resultado mucho más fuerte (aproximadamente el 18%) que el movimiento algo más centrista Forza Italia, de Berlusconi.

Esta situación puede permanecer atascada durante mucho tiempo antes de que veamos que algún gobierno toma forma, pues no hay un requisito de tiempo real para la formación de un nuevo gobierno. Ahora bien, es inconcebible que esa mayoría en las dos cámaras del parlamento italiano apruebe alguna vez una coalición minoritaria de derechas encabezada por Salvini, el hombre clave de la Liga Norte. Por lo tanto, si bien la situación política en Italia puede ser una amenaza secundaria para la existencia de la UE, la incertidumbre a largo plazo se ha incrementado dramáticamente a raíz de este resultado electoral.

De hecho, como comenta mi compañero Peter Garnry, jefe de estrategia de renta variable de Saxo, “en el peor de los casos, una administración liderada por el Movimiento Cinco Estrellas podría ralentizar la unión bancaria europea”.

Claramente, la UE tiene un trabajo complicado, y la supervivencia de la Gran Coalición de Alemania después de la votación del SPD este fin de semana es el primer paso importante hacia eventuales intentos de volver a armar el proyecto de la Unión Europea de una manera que pueda sobrevivir a la inevitable próxima recesión. En resumen, este es un problema a muy largo plazo y el mercado no posee la capacidad de atención requerida, por lo que las preocupaciones inmediatas pueden desaparecer con bastante rapidez.

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar