Kames Capital: Cuatro valores que lideran el resurgimiento de la inversión japonesa

Kames Capital: Cuatro valores que lideran el resurgimiento de la inversión japonesa

Tras pasar casi treinta años de capa caída, la recuperación del mercado japonés atrae a un número creciente de inversores y genera cada vez más titulares. El índice Nikkei se sitúa en máximos de los últimos 21 años, el TOPIX en máximos de diez años y el Partido Liberal Democrático (LDP) que preside el primer ministro japonés Shinzo Abe obtuvo una aplastante mayoría en las recientes elecciones parlamentarias. Sin embargo, el mercado nipón ha vivido muchos rallies desde el estallido de la burbuja de finales de 1989 que, normalmente, han durado poco y han venido seguidos de nuevos mínimos. ¿Podría ser diferente esta vez? 

Kames Global Equity Income Fund y el resurgimiento de la inversión japonesa

Kames Capital

Robin Black, que cogestiona el Kames Global Equity Income con Mark Peden y Douglas Scott, lleva mucho tiempo siguiendo el mercado japonés. «Japón se enfrenta a demasiados retos estructurales para ser un mercado en el que ‘comprar y mantener’ a largo plazo. El envejecimiento de la población, el elevado déficit presupuestario, la deuda sobre PIB, la dependencia de energía importada, la falta de diversidad política, unas prácticas laborales poco eficientes y ciertas actitudes de las empresas contrarias a los intereses de los accionistas representan problemas importantes, aunque bien conocidos por la mayoría de los observadores del mercado. No obstante, Japón sigue siendo el tercer mercado de renta variable más grande del mundo y la tercera economía mundial por lo que, cuando se comporta bien, no es bueno estar infraponderado en este mercado». 

Pese a que no mostrarse alcista en términos estructurales a largo plazo, Black apunta que el país puede registrar rentabilidades superiores durante largas temporadas: «Japón suele comportarse bien cuando mejoran las condiciones económicas y sin duda es la situación en la que nos encontramos ahora, cuando la sincronización del crecimiento mundial resulta cada vez más evidente. Las previsiones del FMI, por ejemplo, sitúan el crecimiento mundial en el 3,5% en 2017 y en el 3,6% en 2018 frente al 3,2% de 2016. Japón se comporta bien en esta situación porque su economía depende mucho de las exportaciones y la debilidad del yen resulta aún más ventajosa. Si sumamos el hecho de que el mercado está relativamente barato con una ratio de precio-valor contable de 1,4 veces y que el coste de capital sigue estando prácticamente al 0% gracias a la política monetaria acomodaticia del Banco de Japón, nos encontramos con que, en conjunto, las condiciones son muy favorables». 

«El fondo ha estado sobreponderado en Japón durante el último año y creemos que seguirá así gracias a nuestra convicción en los títulos que seleccionamos siguiendo un enfoque bottom-up. Japón representa casi un 10% del fondo frente a la ponderación del índice de referencia, inferior al 8%, y la de nuestra competencia, que normalmente invierte menos de un 5% en el país. El fondo cuenta con un active share elevado y el mercado ha sido muy positivo para nuestros inversores». 

A continuación, Black destaca cuatro empresas japonesas en las que invierte el Kames Global Equity Income Fund y que «ilustran la amplitud y la profundidad del mercado». 

«Tokyo Electron es líder mundial en la fabricación de las máquinas que emplean las empresas de semiconductores para producir chips. Abrimos una posición el año pasado porque, teniendo en cuenta que los semiconductores tienen cada vez más aplicaciones y que los volúmenes de almacenamiento de datos también están aumentando rápidamente, es difícil que la oferta logre cubrir la demanda. La cotización de Tokyo Electron se ha duplicado en el último año y el rápido crecimiento de los beneficios, junto con un objetivo de pay-out del 50%, implican que el dividendo ha pasado de 50 yenes en 2014 a 352 el año pasado y se estima que podría alcanzar los 605 yenes este año».

«Bridgestone es el principal fabricante de neumáticos del mundo. Pese a que la competencia de precios se ha intensificado en el mercado de ruedas para vehículos de pasajeros, Bridgestone y Michelin mantienen un duopolio en el segmento, mucho más lucrativo, de las ruedas grandes como las que se usan en minería o en agricultura. Bridgestone acumula efectivo en su balance y genera mucha caja, por lo que podría permitirse aumentar la ratio de pay-out del año pasado (40%). En cierto sentido, este balance tan hinchado es frustrante porque reprime la ROE (rentabilidad de los recursos propios), pero nos gusta la actitud conservadora del equipo directivo y creemos que el bajo pay-out podría mejorar en el futuro».

«Daito Trust lleva en la cartera desde que lanzamos el fondo. Se trata de una empresa que construye edificios de apartamentos de alquiler. Nos gusta el modelo integrado con el que opera, ya que busca el terreno, construye el edificio, atrae a los arrendatarios y gestiona la propiedad. La reciente modificación de la ley japonesa sobre sucesiones ha mejorado enormemente la eficiencia fiscal de las propiedades para el alquiler y le ha dado un impulso inesperado a la demanda. Daito se propone distribuir el 80% de sus beneficios entre sus accionistas y el año pasado lo hicieron en forma de dividendo (50%) y de recompras de acciones (30%)».

«TechnoPro es una empresa de servicios y tercerización de personal (staffing) para el sector tecnológico, por lo que está muy expuesta a las tendencias internas del país como el crecimiento económico, la tasa de desempleo y el aumento de los salarios. La firma cuenta con más de 14.000 ingenieros y trabaja con 1400 empresas. En Japón, el sector del staffing está muy fragmentado y los cambios legislativos hacen probable una consolidación del mercado que podría beneficiar a TechnoPro. El pay-out se sitúa en el 50% pero la mejora del balance y una buena generación de caja libre ofrecen margen para que se aumente en el futuro». 

«Las acciones japonesas que tenemos en cartera reflejan muchas de las cualidades que buscamos en las empresas: balances saneados, robustos flujos de caja, posiciones dominantes en el mercado y un equipo directivo sólido que respalde la distribución de beneficios entre los accionistas. Todas estas cualidades forman la base de nuestra filosofía de inversión en renta variable con objetivo de generación de rentas: la acumulación de rendimientos estables a largo plazo». 

El Kames Global Equity Income Fund ha distribuido un 53,3% (GBP) en los últimos tres años, lo que lo sitúa en el primer decil de su grupo de comparables, formado por 93 fondos. Además, el fondo mantiene su calificación de Lipper Leader en la categoría de Preservación.


 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar