Planificar la jubilación, la gran tarea pendiente del ahorrador

Planificar la jubilación, la gran tarea pendiente del ahorrador

La jubilación es un momento que requiere especial atención en la vida de las personas ya que supone el fin de nuestra etapa laboral y es necesario planificar correctamente este momento para poder afrontarlo con la mejor salud financiera posible. Para ello vamos a repasar varios puntos importantes de cara a la planificación del ahorro.

Planificar el ahorro para la jubilación

jubilacion

Nunca es muy pronto ni la cantidad demasiado pequeña para invertir...

Supongamos dos inversores:

- Inversor A, de 25 años que decide invertir todos los meses 100 euros siendo la fecha de rescate 40 años después, cuando cumpla 65 años.

- Inversor B, de 45 años que decide invertir de golpe 24.000 € y aportar durante los siguientes 20 años 100 euros al mes, realizando el rescate cuando cumpla 65 años.

Para ambos aplicamos un rendimiento medio anual del 8%.

El inversor A comienza con un capital inicial que para muchos podría parecer tan pequeño que no merece ser invertido. En cambio, si calculamos el capital aportado  por el inversor son 48.000 € a lo largo de 40 años, convirtiéndose en un capital final que ascenderá a cerca de 350.000 € el día de la jubilación.

En cambio el inversor B comienza con una aportación inicial de mucho mayor de 24.000 € pero con un plazo temporal mucho más corto, de 20 años. Ambos han realizado la misma aportación de capital ya que durante los siguientes años aportará otros 24.000 € sumando la misma cantidad final que el inversor A. Los 24.000 € iniciales se convertirán en cerca de 112.000 € en 20 años, y el rendimiento generado por las aportaciones periódicas ascenderá a unos 59.000 €, sumando un total de 171.000 € disponibles para la jubilación.

Podemos observar la gran importancia del efecto del interés compuesto a lo largo del tiempo que convierte la misma cantidad de dinero en más del doble de patrimonio final, siendo la clave comenzar a realizar aportaciones lo antes posible sin importar lo pequeñas que puedan parecer.

...ni demasiado tarde

Nunca es demasiado tarde para nada en la vida y la inversión no es una excepción. Siempre es necesario que nuestro patrimonio genere rendimientos para tratar de no perder poder adquisitivo por el efecto del "asesino silencioso", la inflación. El precio de la vida sube y si no obtenemos un rendimiento de nuestros ahorros cada año tendremos menos poder adquisitivo que el anterior. Con una inflación del 2% (la esperada a largo plazo) se reducirá nuestro poder adquisitivo cerca de un 20% en 10 años. La siguiente tabla refleja el efecto de la inflación sobre un patrimonio de 50.000 € con diferentes tipos y plazos temporales:

Las personas más mayores no pueden asumir grandes riesgos pero hay productos más conservadores que podrán ayudarles a generar rentabilidades cercanas o superiores a la inflación esperada. La tabla anterior refleja la importancia de planificar la gestión del ahorro sin importar la edad y el plazo temporal ya que la pérdida de poder adquisitivo es una realidad año tras año siendo lo realmente arriesgado no hacer nada.

¿Estás preparado financieramente para vivir hasta los 90 años?

La esperanza de vida sube año tras año gracias a las mejoras en materia de tratamiento y prevención de enfermedades así como la incorporación de nuevos alimentos a nuestra dieta. Según varios estudios la esperanza en 2.050 será cercana a los 90 años, y el 50% de los nacidos desde 2.014 vivirán más de 100 años. Esta mejora en la esperanza de vida también vendrá acompañada de la mejora del estado de salud general de las personas de avanzada edad, pero, ¿estás preparado para vivir tantos años?

Cada vez hay más dudas sobre la capacidad de los estados para pagar las pensiones y lo más probable es que se produzca una reducción de la cantidad percibida por los pensionistas. Por tanto, con tanta incertidumbre sobre el sistema de pensiones parece una irresponsabilidad confiar plenamente nuestro bienestar futuro al estado, por lo que es necesario complementar la pensión que recibiremos (cantidad incierta al ser un sistema de reparto) con un sistema privado en el que la cantidad final a percibir dependa de nuestras aportaciones y de la rentabilidad obtenida a largo plazo. Con la suma de ambas dispondremos de una mejor salud financiera que nos permitirá vivir con la mayor comodidad y tranquilidad posible.

El mayor error al planificar el ahorro: acordarte una vez al año

Es habitual que a final de año los ahorradores se planteen la posibilidad de realizar una aportación a algún plan o invertir en un producto de ahorro, pero siempre sin la mentalidad de ahorro sistemático. Visto todo lo anterior debemos cambiar nuestra forma de ver el ahorro y realizar una planificación integral para no llevarnos sorpresas y perder calidad de vida. Aportar de forma esporádica a productos de ahorro no nos garantiza una estabilidad financiera a largo plazo y es necesario analizar nuestras características para establecer la cantidad que necesitaremos para poder vivir manteniendo nuestra calidad de vida en uno años. Una sepamos esto debemos analizar nuestra situación financiera actual determinando nuestra capacidad de ahorro actual y futura para establecer un plan de aportaciones periódicas que se ajuste a nuestras posibilidades y así garantizarnos tener un colchón de capital disponible cuando lo necesitemos.

Hay vida más allá de los planes de pensiones

El producto que a todos nos viene a la cabeza a la hora de hablar de preparar nuestra jubilación son los planes de pensiones. La gama de posibilidades de inversión es muy amplia por lo que el inversor debe conocer que existen diferentes productos que se pueden adaptar a sus necesidades o buscar un asesoramiento para encontrarlo. Entre los productos encontramos, por ejemplo, los PPAs y los PIAS, los Unit Linked, Seguros de ahorro (SIALP y CIALP), Planes de Ahorro 5 y las carteras de fondos de inversión, entre otros.

Conclusiones

Para planificar el ahorro es necesario dedicarle tiempo a conocer nuestra situación actual, movernos para encontrar los diferentes productos a nuestra disposición y sobre todo ser los suficientemente disciplinados para cumplir con un plan de aportaciones a lo largo de nuestra etapa laboral. Planificar el ahorro no es una tarea fácil por lo que la ayuda de un asesor financiero puede ser de gran utilidad para las personas sin el tiempo y/o los conocimientos necesarios para llevar a cabo una planificación integral. Con ello conseguiremos un colchón financiero que aportará tranquilidad y estabilidad a nuestra jubilación.

 

  1. #1
    02/11/17 13:34

    El día que los ahorradores tomen conciencia del dinero que pierden por no hacer nada habrá una revolución en las finanzas.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar