Cédulas Hipotecarias Europeas: bonos seguros con rentabilidades atractivas

Cédulas Hipotecarias Europeas: bonos seguros con rentabilidades atractivas

Con ocasión de su última reunión, el Banco Central Europeo ha dejado clara una vez más su intención de adoptar todas las medidas necesarias para cumplir el objetivo de inflación del 2%. Esta disposición se ha materializado en una bajada de tipos de interés y en un aumento del programa de compra de bonos. La consecuencia de este anuncio ha sido la prolongación del entorno de bajos rendimientos y la constatación de que los inversores deberán hacer frente a este desafío por un largo período de tiempo. Como resultado, toda la curva de rendimientos de los bonos alemanes se sitúa en terreno negativo hasta el nivel de vencimiento de 8 años.

Nordea, sobre las Cédulas Hipotecarias Europeas

Nordea

Estas condiciones de mercado ponen a los inversores en renta fija conservadora tradicional en una situación complicada:

  • Los bancos y los inversores minoristas sufren amargamente los rendimientos negativos asociados a los depósitos. Como consecuencia, una de las principales preocupaciones de los inversores se centra en buscar un sustituto adecuado al efectivo y los bonos del estado, capaz de ofrecerles garantías suficientes de seguridad y rendimientos positivos.
  • Los fondos de pensiones y las compañías de seguros se ven obligados a hacer frente a las restricciones asociadas a sus inversiones en activos seguros. Cumplir estos requisitos ya no resulta sencillo cuando el objetivo es buscar rentabilidad positiva y uniforme. Y es probable que les resulte aún más difícil cumplir las obligaciones asociadas a su deuda a largo plazo, especialmente en el caso de los productos basados en prestaciones definidas con tipos garantizados.

¿Qué otros instrumentos, que no sean los bonos estatales, podrían satisfacer sus necesidades actualmente? Las cédulas hipotecarias europeas ofrecen una alternativa interesante de inversión, como se ilustra a continuación.

Las cédulas hipotecarias europeas ofrecen rendimientos atractivos dentro de una clase de activos muy seguros

Para los inversores que buscan una clase de activos capaz de combinar seguridad y rentabilidad atractiva, las cédulas hipotecarias europeas ofrecen una oportunidad que me- rece atención. Las cédulas hipotecarias son una inversión muy segura basada en un nivel de protección doble: por un lado, los activos del emisor y, por otro, un conjunto de activos de garantía. El conjunto de activos de garantía debe cumplir una serie de reglas estrictas. Por ejemplo, la existencia de una baja relación entre el principal y el valor de la garantía y una sobrecolaterización de los activos pignorados. Por otra parte, el emisor tiene la obligación legal de mantener dinámicamente el valor del conjunto de activos de garantía mediante su reposición en caso de impago de los créditos. Estas características elevan la seguridad de las cédulas hipotecarias al mismo nivel que la deuda soberana, pero con la diferencia de una capacidad para ofrecer rendimientos más altos y positivos en muchas jurisdicciones, como se ilustra a continuación:

Entorno normativo preferente para las cédulas hipotecarias 

En los últimos años, las cédulas hipotecarias han sido uno de los instrumentos más beneficiados por las legislaciones reforzadas de la UE, junto con los bonos soberanos. Mientras el coeficiente de cobertura de liquidez (LCR) clasifica las cédulas hipotecarias como activos con una alta liquidez, el reglamento de requisitos de capital (CRR) les asignan ponderaciones bajas de riesgo, y, con arreglo a Solvencia II, también presentan factores de riesgo de diferencial muy bajos. Los dos últimos marcos mencionados son los reglamentos más importantes que han afectado al sector bancario y la industria aseguradora, respectivamente. Por consiguiente, ambos sitúan las cédulas hipotecarias a un nivel de seguridad similar al de los bonos estatales en términos de riesgo y considerablemente por encima del resto de instrumentos de deuda. Esto convierte a los las cédulas hipotecarias en una alternativa clara a los bonos del estado dentro del espacio institucional.

Las cédulas hipotecarias se distinguen claramente del resto de bonos corporativos

Las cédulas hipotecarias están exentos de la obligación de reducir las deudas conforme a la Directiva de Recuperación y Resolución Bancaria (BRRD). Por lo tanto, en el caso de un banco en apuros, la BRRD excluiría las cédulas hipotecarias de la necesidad de absorber cualquier pérdida mediante la reducción de deudas.

Esta protección es más pertinente que nunca, como demuestra la experiencia del banco portugués Banco Novo (antiguo Banco Espirito Santo) y sus acreedores. Las cédulas hipotecarias de este banco fueron abonados oportuna y completamente a sus acreedores. No corrió la misma suerte la deuda preferente del Banco Novo, ya que el Banco Central Portugués ejecutó su atributo de reducción de deudas. Como se ilustra más adelante, esta decisión se tradujo en una caída masiva del precio de los bonos preferentes del banco.

Precio

El mercado de cédulas hipotecarias europeas es muy ineficiente

Si bien la inversión en cédulas hipotecarias resulta a primera vista bastante sencilla, no es así en absoluto. De hecho, este mercado es ineficiente en muchos aspectos.

Por ejemplo, es esencial analizar los emisores que entran en el mercado y entender su modelo empresarial. Los emisores a menudo utilizan diferentes estrategias de financiación. Como resultado, unos están más dispuestos que otros a pagar por acceder al mercado y, por tanto, ofrecen sus bonos con primas atractivas para nuevas emisiones.

Los nuevos marcos normativos también traen consigo nuevas oportunidades de mercado. Solo los bonos confor- mes con CRD se benefician de un tratamiento preferencial, lo que se traduce en precios más altos. Esta prima no afecta a las cédulas hipotecarias no conformes con CRD, que pueden valorarse con un descuento, a pesar de que la calidad del crédito resulte aún mayor.

Muchos inversores de cédulas hipotecarias aplican limitaciones de calificación, lo que les obliga a vender los títulos cuando se producen variaciones de la calificación. Esta circunstancia ofrece claras oportunidades de compra a inversores sin limitaciones en este sentido. Por lo tanto, resulta esencial entender el riesgo asociado a las rebajas de calificación por debajo de determinados umbrales, como el nivel AA o el nivel de grado de inversión.

Valor mediante una gestión activa

El fondo Nordea 1 – European Covered Bond Fund es gestionado por un equipo especializado, que se integra en el experimentado Danish Fixed Income & Euro Covered Bonds Team de Nordea. Este equipo de inversión, que gestiona activos por valor de 30 000 millones de euros distribuidos entre varios fondos y mandatos, acumula una extraordinaria trayectoria en la gestión de esta clase de activos.

El equipo de inversión está convencido de que puede aprovechar este tipo de ineficiencias del mercado para gestionar activamente su cartera. Además, también puede invertir en cédulas hipotecarias no denominados en euros y emitidos por instituciones europeas. Esta característica es un claro elemento diferenciador y mejora nuestro universo de inversión, ya que nos permite alejarnos del índice de referencia y acceder a un segmento en el que el BCE no puede intervenir en términos de valoraciones erróneas y limitación de la liquidez.

También permite al equipo invertir en el mercado escandinavo de cédulas hipotecarias, que brinda al fondo una ventaja especial en el proceso de confección de una cartera de cédulas hipotecarias altamente seguras.

Las cédulas hipotecarias podrían parecer, a primera vista, una opción de inversión sencilla. Si se profundiza en el mercado, salta a la vista que la gestión pasiva pierde oportunidades: el valor añadido asociado a un enfoque de gestión activo y basado en la experiencia es valioso

Conclusión:

Las cédulas hipotecarias europeas son la alternativa en el entorno actual de mercado, ya que:

  • Siguen ofreciendo rendimientos positivos en un entorno de compensación de riesgos
  • Representan una buena alternativa para los inversores minoristas y los bancos, cuando el efectivo deja de ser una fuente de rentabilidad
  • Se benefician de los entornos regulatorios para la banca y las compañías de seguros
  • Ayudan a las compañías de seguros y planes de pensio- nes a cumplir sus obligaciones de deuda a largo plazo
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar