Aberdeen: Las fábulas de la renta fija

Aberdeen: Las fábulas de la renta fija

Una fábula es un relato o cuento que termina mostrando a los lectores una moraleja. Estas lecciones se pueden aplicar a todos los ámbitos de la vida, por lo que la inversión en renta fija no es una excepción y, por este motivo, Aberdeen Asset Management ha preparado una serie de seis capítulos en los que se narran diferentes fábulas sobre esta clase de activo.

Fábula sobre la renta fija

Aberdeen

En estas narraciones ilustradas se enumeran algunos de los pilares básicos de la inversión en renta fija, como son la diversidad, la independencia o la cautela, entre otros conceptos de vital importancia cuando se invierte en bonos.

En los vídeos se explica que los distintos tipos de bonos pueden ser muy diferentes, con distintos orígenes, tamaños y particularidades, lo que implica una gran diversidad y hace necesaria una importante diversificación, ya que, tal y como apunta la moraleja de la primera fábula, “la fuerza radica en la variedad”.

Además, en el segundo de los capítulos se destaca la importancia de actuar con independencia con respecto a los índices de referencia, ya que estos instrumentos “están ponderados hacia emisores altamente endeudados” y conviene “poner en duda las suposiciones y pensar por sí mismos”.

Otra de las fábulas enfatiza la importancia de ampliar los horizontes y explorar más allá de los mercados locales de los inversores, ya que, de no hacerlo, se pueden estar dejando escapar una gran cantidad de oportunidades. Aunque nunca se puede perder la cautela, tal y como explica la siguiente fábula. Como narra la historia, “aunque un rendimiento más elevado puede parecer bueno a primera vista, puede haber dejado algo atrás”. La moraleja de esta historia es que con los bonos no conviene ser “codicioso o impulsivo”.

Llegando a la quinta fábula, se incide en la necesidad de la perseverancia y se menciona el papel de las calificaciones crediticias, poniendo énfasis en la necesidad de realizar análisis propios en profundidad ya que no se puede confiar en que otros hagan el trabajo por uno mismo.

El concepto con el que finaliza esta serie de historias es el de la flexibilidad. Un enfoque flexible cobra especial importancia cuando hay mucha inestabilidad en la economía. “Para afrontar la incertidumbre hay que estar preparado para adaptarse”, tal y como recuerda la moraleja de esta fábula.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar