Ethenea: ¿Estamos en un ‘deja vu’?

Ethenea: ¿Estamos en un ‘deja vu’?

¿Estamos en un ‘deja vu’?  El escenario económico estadounidense es muy similar al que se observaba justo antes de la crisis. De hecho, Longchamp destaca que en Estados Unidos, la inflación alcanzó un nuevo máximo y el desempleo retrocedió hasta el nivel más bajo desde la última recesión, mientras el S&P 500 marcó un nuevo máximo. En la zona euro, la inflación se situó en la “zona de confort” del BCE, el desempleo descendió y el STOXX 600 también registró un nuevo máximo. 

Yves Longchamp de Ethenea analiza el entorno de mercado actual

Ethenea

Al igual que en la película ‘Matrix’, nos asalta un sentimiento de déjà vu, que, en el caso de su principal protagonista, Neo, corresponde al momento exacto en el que se recarga la “matrix” y comienza una nueva sesión con nuevas normas. Una de las principales diferencias entre 2007 y ahora es la función de los bancos centrales. Sus balances han aumentado sustancialmente en los últimos diez años y los tipos de interés han experimentado un giro radical. Con esta nueva norma en mente, parece lógico preguntar qué podrán hacer los bancos centrales la próxima vez que se produzca una recesión.

Dejando a un lado los bancos centrales y las consecuencias de la crisis que todavía atormentan a los inversores, junio de 2007 marcó un hito que cambió nuestras vidas y las de las próximas generaciones: el primer iPhone se ofreció al público. Este dispositivo encarnó la revolución de Internet y las comunicaciones, además de poner de relieve la elevada confianza y complacencia en los años previos a la crisis. En cuestión de semanas, esta confianza se hizo añicos.

En agosto de 2007, BNP Paribas congeló fondos por 2.200 millones de dólares por los temores a las hipotecas subprime estadounidenses. En diciembre del mismo año, la economía estadounidense cayó en la recesión más grave desde la Gran Depresión. El 15 de septiembre de 2008, asistimos al hundimiento de Lehman Brothers. La crisis del crédito subprime adquirió dimensión internacional y arrastró a la economía mundial. Se han hecho grandes progresos desde los peores momentos de la crisis, y resulta impresionante la efectividad de los bancos centrales y los gobiernos a la hora de contrarrestar las fuerzas bajistas predominantes entonces.

Una medida del miedo y la confianza (o “complacencia”) la proporciona el índice VIX, que mide la volatilidad del mercado de renta variable de EE.UU. Actualmente es la 14ª vez en 27 años que este índice desciende por debajo del 10%, lo que indica un elevado grado de confianza o complacencia. De nuevo, un déjà vu. Se trata de un nivel que se observa cada dos años de media; pero, esta vez, se ha observado cinco veces en cuatro semanas. Un periodo de baja volatilidad no significa que un desplome esté a la vuelta de la esquina. No obstante, junio de 2007 nos recuerda que las cifras pueden darse la vuelta en cualquier momento.

No existe razón alguna para anticipar un cambio repentino pero la lista de riesgos identificados sigue siendo larga. Entre ellos destacan el riesgo que plantea Italia para la zona euro, la ralentización de la economía estadounidense y los desequilibrios de China. Estos riesgos comparten al menos un denominador común: un elevado nivel de endeudamiento privado o público. Si tuviéramos que realizar el seguimiento de una única variable, sería el nivel de los tipos de interés.

¿Déjà vu? Está por ver.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar