Columbia Threadneedle: ¿Cómo afrontar la rápida evolución del sector tecnológico?

Columbia Threadneedle: ¿Cómo afrontar la rápida evolución del sector tecnológico?

Rahul Narang, gestor de Carteras Senior en Columbia Threadneedle Inversiones, afirma que los inversores en renta variable buscan crecimiento, y la tecnología es un segmento apasionante para conseguirlo. El sector tecnológico ha sido con creces el principal motor de la economía estadounidense durante las dos últimas décadas.

Columbia Threadneedle Investments

En 1995, menos del 8% de las ganancias del S&P procedían de la tecnología, pero el año pasado la cifra se situó en el 21%. Solo una compañía tecnológica, Microsoft, se hizo un hueco entre las 10 mayores compañías por capitalización de mercado del S&P 500 en 1995. El año pasado había cinco: Apple, Microsoft, Amazon, Facebook y Alphabet (Google). La cultura de estas grandes compañías fomenta la innovación, lo que significa que los cambios tecnológicos se producen a escala, de una forma inconcebible hace unas pocas décadas.

La tecnología está arraigada en nuestra vida diaria. Su penetración en otros sectores no deja de crecer. Los medios de comunicación, las comunicaciones, las ventas minoristas y los servicios financieros ya la tienen muy integrada. En el futuro, asistiremos a un efecto más significativo en el transporte, la fabricación, la agricultura, la energía y las ciencias de la vida.

¿Dónde están las oportunidades en tecnología?

Aunque la mayor parte de las compañías tecnológicas prominentes son estadounidenses, las tendencias tecnológicas se producen a escala mundial por naturaleza, puesto que existen varias potencias fuera de Estados Unidos. No hay más que mirar a la surcoreana Samsung Electronics o al gigante chino del comercio electrónico Alibaba. Hay mucho margen para crecer en todo el mundo. A escala mundial, la penetración de Internet es de alrededor del 47%, mientras que el comercio electrónico solo representa un 9% del total de las ventas minoristas. Encuestas recientes realizadas entre directores de información muestran optimismo respecto al gasto en tecnología, en especial en Europa, donde muchos de ellos señalan que la inversión en tecnología ha sido escasa durante los cinco últimos años.

Por lo que respecta a distinguir a los ganadores de los perdedores, los inversores deberían centrarse en poseer participaciones en buenos negocios, con independencia de su capitalización de mercado o su ubicación geográfica. Los más sólidos tendrán potencial para crear nuevo valor y ser disruptores. Una característica importante de las compañías tecnológicas más atractivas son sus fuertes ventajas competitivas duraderas (o «moats»). En otras palabras, se trata de modelos de negocio más fáciles de defender frente a la competencia. Esas ventajas competitivas incluyen altas barreras de entrada y escala, fuerte rentabilidad de los activos y los recursos propios, costes de cambio elevados, sólida propiedad intelectual, marcas duraderas, capacidad de fijación de precios y efectos de red.

Temas que los inversores deberían privilegiar de cara al futuro

En cuanto a hacia dónde puede llevarnos la tecnología, conviene considerar algunos temas amplios a largo plazo. Uno de esos temas es la inteligencia artificial. El software de inteligencia artificial está en todas partes, desde el reconocimiento del habla para realizar búsquedas en línea hasta los sistemas de detección del  movimiento y los asistentes inteligentes como Siri de Apple y Echo de Amazon. El principal factor de adopción de la inteligencia artificial es la potencia de computación mejorada capaz de procesar datos no estructurados. A medio plazo, la inteligencia artificial puede permitir el uso del reconocimiento de la voz y de imágenes para tareas como la detección de fraudes y los diagnósticos médicos. A más largo plazo, debería hacerse un hueco en los vehículos sin conductor y en las casas y las ciudades inteligentes.

Otro tema relacionado de cara al futuro es la conducción autónoma. El transporte está cambiando a medida que los vehículos sin conductor demuestran su viabilidad. Las inversiones en este segmento son enormes, tanto por parte de compañías automovilísticas tradicionales como Ford y GM, como de recién llegadas como Tesla e incluso gigantes tecnológicos como Google.

Las perspectivas también resultan interesantes para la realidad aumentada. Esta tecnología combina la realidad virtual con la vida real. Probablemente, el ejemplo más conocido hasta la fecha sea «Pokémon Go», el primer juego de realidad aumentada adoptado en masa. Existen muchas otras aplicaciones de la realidad aumentada. Las gafas HoloLens de Microsoft permiten a los usuarios ver hologramas superpuestos sobre un entorno físico e interactuar con ellos. La tecnología de realidad aumentada ofrece potencial para usarla de forma generalizada en otros segmentos, como la ingeniería y la contratación financiera. En este último caso, los operadores podrían ver datos complejos en forma de imágenes tridimensionales que podrían desglosarse tan solo moviendo las manos.

Con la tecnología llegan las modas; a veces no se obtienen los resultados previstos y el sector tecnológico se muestra más susceptible que la mayoría a las modas y las burbujas. Como vimos, el entusiasmo alrededor de la impresión en 3D y la tecnología weareable se reveló exagerado. Sin embargo, los temas de inversión a largo plazo pueden acabar beneficiando a los inversores a la larga, siempre y cuando se alíen a compañías posicionados para sacar partido de tendencias sostenibles a medida que vayan desarrollándose.

El papel de la tecnología en un entorno de tipos al alza

En el pasado, las acciones tecnológicas han rendido mejor que el mercado en periodos alcistas de los tipos de interés, lo que supone otro motivo para el optimismo en estos momentos.

La rentabilidad superior del sector de tecnología se atribuye en gran parte al hecho de que los sectores cíclicos se encuentran mejor posicionados que los defensivos cuando suben los tipos de interés. La idea estriba en que la inflación y el alza de los tipos a menudo presagian un periodo de crecimiento económico más sólido o surgen después de él, lo que puede alentar la inversión en proyectos, inmuebles o equipos, y actuar como viento a favor para sectores cíclicos como la tecnología, la industria y la energía. Ese mismo viento a favor puede convertirse en viento en contra en el caso de los sectores defensivos y similares a la renta fija, como la atención sanitaria y el consumo básico, que no son tan sensibles a un repunte en el crecimiento económico.

Además, las compañías tecnológicas exhiben balances más sanos que los de otros sectores y firmas más endeudados, lo que las torna menos vulnerables a las subidas de los tipos de interés. Los saldos en efectivo permiten a las compañías de tecnología aplicar políticas favorables para  los accionistas en lo  tocante  a  recompras  de  acciones, distribución de dividendos y operaciones de fusiones y adquisiciones.

  1. en respuesta a Enrique Roca
    -
    #2
    30/04/17 12:39

    Dentro del sector tecnológico no hay duda que el fondo Fidelity Global Technology es el más rentable. Aunque en lo que llevamos de año se está quedando por detrás de sus referencias, su comportamiento en los últimos años abalan la buena labor del gestor, por lo que sigo confiando en que se recuperará. Te invito a que leas el análisis que hizo mi compañero sobre ese fondo:

    https://www.rankia.com/blog/analisis-de-fondos-de-inversion/3527330-fidelity-global-technology-fondo-mas-rentable-sector-tecnologia

    Un saludo

  2. #1
    30/04/17 12:15

    Ana. ¿Mejor este fondo que cualquier otro del mismo sector o el nasdaq?.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar