Fondos de bonos ligados a la inflación, ¿son útiles?

Fondos de bonos ligados a la inflación, ¿son útiles?

En el entorno actual la inflación es un riesgo que vuelve a estar presente, y los inversores deben tomar medidas para paliar sus efectos. La inflación destruye el valor de nuestro patrimonio, afectado más a los inversores conservadores. Por ello, debemos conocer qué productos existen para protegernos de la inflación, y uno de ellos son los bonos ligados a la inflación, siendo los fondos un buen instrumento para acceder a ellos.

Fondos de bonos para protegernos de la inflación

Bonos ligados a la inflacion

La inflación vuelve a escena

Tras años con la sombra de la deflación en las economías las expectativas inflacionistas están presentes de nuevo.  En enero de 2017, los precios de consumo aumentaron a un ritmo estimado del 1,8% anual en la zona euro desde el 0,6% tan solo dos meses antes. La inflación se ha acelerado especialmente en España, donde los precios de consumo aumentaron a un ritmo del 3% anual en enero, tras caer en su conjunto en 2016.

A no ser que el Banco Central Europeo suba sus tipos de interés desde mínimos históricos y los bancos minoristas repercutan esa subida a sus clientes con cuentas de ahorro, unos intereses inferiores a la inflación podrían comenzar a erosionar el valor real del ahorro.

Este incremento en la inflación real, y la inflación futura esperada es un riesgo y una oportunidad para los inversores. Los inversores más conservadores pueden encontrarse en la situación de que el incremento de su patrimonio vía depósitos o plazos fijos sea inferior a la inflación experimentada. Por ello, los inversores deben tomar medidas y tratar de ajustar sus carteras para no sufrir pérdidas reales en su patrimonio, dentro de unos niveles de riesgo asumibles. 

Bonos ligados a la inflación

Los bonos ligados a la inflación son productos construidos con la intención de que el inversor mantenga su poder adquisitivo. Una elevada inflación llevará a que los inversores tengan rentabilidades negativas en términos reales, reduciendo su poder adquisitivo pese a tener rendimientos positivos de su patrimonio. Los bonos habituales pagan un cupón, que puede quedar por debajo de la inflación que soporta el bonista.

En este tipo de bonos el principal y los cupones se ligan a indicadores de inflación, como el IPC. Por tanto, a vencimiento los inversores también recibirán el principal, con un incremento ligado a la inflación. Cabe destacar que el rendimiento de los bonos nominales suele ser superior al de este tipo de bonos ligados a la inflación, siendo el diferencial entre ellos el breakeven de inflación, que representa las expectativas de mercado de inflación para un periodo determinado. Por tanto, en el caso de que se esperara deflación, el tipo de los bonos ligados a la inflación será superior a los nominales, siendo el breakeven negativo.

El breakeven afectará al rendimiento final del bono ligado a la inflación, ya que su precio se ve afectado por los cambios en dichas expectativas. Si a vencimiento las expectativas de inflación (breakeven) son superiores al momento de compra, el rendimiento del bono será mayor. El entorno más negativo para este producto es cuando las expectativas de inflación caen y no existen cambios en los tipos, siendo el más positivo cuando no hay inflación pero sí expectativas de inflación futuras.

Fondos para invertir en bonos ligados a la inflación

Este tipo de bonos son de difícil acceso para el inversor particular, por lo que los fondos de inversión pueden ser una buena alternativa para entrar en este tipo de bono. Hay varios fondos que tienen este objetivo y pueden ser interesantes para el inversor:

Fondos

Rentabilidad a 5 años Patrimonio gestionado

Groupama Index Inflation Monde N (EUR)

2,84% 110 M

AXA World Funds - Euro Inflation Bonds I Capitalisation EUR (EUR)

2,18% 230 M

Schroder International Selection Fund Global Inflation Linked Bond A Acc

3,09% 1.151 M

Conclusiones

Los bonos ligados a la inflación son un producto que el inversor debe conocer para así poder beneficiarse de las situaciones donde son útiles. El valor final de estos bonos dependerá de la inflación final, y de la diferencia entre las expectativas de inflación en el momento de la adquisición y a vencimiento, por lo que los inversores deben tener claro que el entorno futuro será más inflacionista que el actual.

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar