Mirabaud: La renta variable emergente aprovechó el abaratamiento del dólar estadounidense

Mirabaud: La renta variable emergente aprovechó el abaratamiento del dólar estadounidense

En el siguiente artículo Mirabaud nos habla de la situación que atraviesa Europa y Estados Unidos lo hará evaluando diferentes puntos de interés, como el crecimiento de ambos, el valor del dólar y el euro. También nos contara como están los mercados de deuda pública,  deuda corporativa, así como el precio de la energía y el oro. Además hará hincapié en la situación macroeconómica, el periodo que atraviesa tanto la renta variable como la renta fija y la etapa que vive el dólar de depreciación y su posible apreciación
 

En Resumen: 

  • Apertura de un sesgo en favor de la renta variable europea de valor 
  • Continuación de las compras de bonos a tipo variable en dólares y euros.
  • Mejora de la calificación crediticia de Perú, Rusia y opinión positiva de Brasil.

Mirabaud Equity Spain

En este comienzo de año, los indicadores de confianza tanto de Estados Unidos como de Europa han alcanzado cotas excesivas a tenor de los fundamentales económicos. Por ende, procede mostrar pragmatismo cotejando los datos reales con los procedentes de los métodos por sondeo. Los primeros datos de actividad económica del cuarto trimestre de 2016 trajeron consigo una sorpresa: el crecimiento europeo (1,7 %) superó al estadounidense (1,6 %), algo inédito desde 2008 y la crisis de las subprime. No obstante, la aceleración de la actividad de Estados Unidos contribuiría a invertir dicho diferencial ya en 2017.

En los mercados de valores, el alza de precios de los activos de riesgo que dio comienzo en noviembre de 2016 pervive a comienzos de 2017. La renta variable emergente aprovechó el abaratamiento del dólar estadounidense para alcanzar una rentabilidad del 6 % y superar en un 4 % la rentabilidad de los índices estadounidenses. Ese abaratamiento de la moneda estadounidense es consecutivo al discurso del nuevo gobierno, que considera que el dólar está demasiado caro y el euro infravalorado.

Gráfico Del Mes Mirabaud

En los mercados de deuda pública, la aceleración de las previsiones de inflación condujo a rentabilidades negativas. Dichas previsiones guardan relación con sorpresas económicas favorables a Estados Unidos y a la subida de precios de la zona euro, lo que lleva a los inversores a barruntar una posible desaceleración del tamaño de las compras de activos que lleva a cabo el Banco Central Europeo. En el segmento de la deuda corporativa, las previsiones de recuperación de la actividad y de bajada de los diferenciales sostuvieron los valores de alta calificación, mientras que el repunte de precios de la energía y la elevación de la curva de tipos favorecieron a los mercados de deuda de alto rendimiento. Por consiguiente, los tipos de la deuda pública suiza rondaron el 0 %, mientras que la deuda pública alemana cotiza hoy por hoy en cotas del 0,45 %. Por último, al igual que en 2016, el oro está estrenando el año con buen pie, con una subida del 5,5 %.

Asignación de Activos

Macroeconomía

  • El banco central europeo mantendrá su programa de compra de activos más allá de 2017

Tras varios años de escaso crecimiento de precios en numerosos países, los índices han vuelto a subir en los tres últimos meses. En Europa, la inflación sorprendió a los inversores, con un crecimiento anual del 1,8 %, posibilitado por unos efectos de base significativos en los precios energéticos (+8,1 %), pese a que la inflación subyacente permaneció intacta (0,9 %) y a la desaceleración del sector servicios. Así pues, si bien parece haberse logrado prácticamente el nivel objetivo de estabilidad de precios del BCE (inflación inferior pero cercana al 2 %), la dinámica salarial, más representativa de la actividad, aboga por una política monetaria expansiva y por seguir flexibilizando el programa de compra de activos. Asimismo, la tasa de desempleo de equilibrio de la zona euro se sitúa en torno al 8,5 %, frente a un nivel actual del 9,6 %, lo que palía futuras presiones.

A este respecto, el presidente del BCE destacó cuatro condiciones acerca de la labor de estabilidad de precios en su última rueda de prensa. En primer lugar, el cumplimiento del objetivo de estabilidad de precios se evalúa a medio plazo. En segundo lugar, ese nivel de subida de precios debe ser duradero (mientras que la media de los seis últimos meses ronda el 0,8 %). En tercer lugar, la inflación debe mantenerse por sí sola: la dinámica de precios no debe depender de su política monetaria acomodaticia. Por último, la subida de precios debe generalizarse a todos los miembros de la zona euro, cosa que no ocurre actualmente.

Renta Variable

  • Abrimos un sesgo en favor de las acciones de valor dentro de la asignación a renta variable europea.

Mantenemos nuestra sobreponderación en renta variable estadounidense, iniciada al día siguiente de las elecciones presidenciales estadounidenses.

Si bien las valoraciones observadas en Estados Unidos son históricamente elevadas, no son excesivas respecto a las europeas, habida cuenta de las diferencias sectoriales entre índices europeos y estadounidenses. Las revisiones de beneficios siguen orientadas al alza, con un crecimiento previsto superior al 10 % en 2017. Al contrario que en 2015 y 2016, no prevemos revisiones a la baja en el transcurso de 2017. La subida de beneficios en Estados Unidos se ve sostenida por los proyectos de bajada de impuestos a las empresas de entre un 15 % y un 20 %, un crecimiento nominal del PIB del 4 % en 2017 y un rebote significativo de los sectores vinculados a las materias primas y a valores financieros.

Dentro de nuestra asignación europea, hemos abierto un sesgo en favor de las acciones de valor, caracterizadas por un precio inferior a su valor intrínseco medido según el activo neto (precio contable), un ratio precio-beneficio inferior a la media y una rentabilidad por dividendo elevada. Antes de 2016, este estilo de inversión vivió cinco años tenues por la debilidad de la actividad económica, un entorno de bajos tipos de interés y riesgos normativos que lastraron a las entidades financieras y en particular al sector bancario. En 2017, la elevación de la curva de tipos de interés y la recuperación de la actividad económica sostendrán a los sectores financieros y a las empresas cíclicas.

Subida de precios Energía mirabaud

Renta Fija 

  • La deuda pública acusa el repunte de la inflación

Nos mantenemos infraponderados en el segmento de la deuda pública. Los vaticinios de rebote de la actividad, de reflación y de sorpresas económicas positivas sostienen la elevación de la curva de tipos de interés y el aumento de la rentabilidad de la deuda pública estadounidense y de los países primordiales de la zona euro. En Estados Unidos, la recuperación cíclica del mercado de productos petrolíferos propendería a sostener el crecimiento de la inversión privada a medio plazo, lo que alimentaría nuevas revisiones al alza de la actividad. En la zona euro, la continuación del programa de compra de activos del BCE mantiene las rentabilidades por debajo de su valor fundamental, ya que la normalización de las rentabilidades reales se está produciendo paulatinamente. Los países periféricos no gozan de diferenciales de rentabilidad atractivos, pero podrían ampliarse ante la perspectiva de las próximas citas electorales en Países Bajos, Francia y Alemania.

Nuestra asignación táctica a deuda corporativa permanece neutra. Los bonos provistos de buena calificación siguen caros en Estados Unidos, pero atractivos en la zona euro (ya que este mercado goza del apoyo de las compras de renta fija privada del BCE y de unas condiciones de financiación favorecidas por unos tipos nulos o incluso negativos). Los bonos de alto rendimiento se benefician de las previsiones de reflación y de la subida de precios de la energía, a la vez que brindan unos diferenciales de rentabilidad atractivos a los inversores. No obstante, el escaso margen de bajada de los diferenciales en este segmento del mercado no nos permite sobreponderar estos activos dentro de nuestra asignación.

En los mercados emergentes, el mes de enero fue positivo por la depreciación del dólar estadounidense, la subida del precio del barril y los datos positivos de la economía china en el comienzo del año. Aun así, nos mantenemos selectivos prefiriendo los países con escasa exposición al riesgo externo y que gocen de diferenciales significativos con respecto a la deuda pública estadounidense. Así, preferimos las economías menos expuestas al riesgo de proteccionismo de Estados Unidos, menos sensibles al riesgo de desaceleración de la economía china, que tengan una balanza comercial con superávit en materias primas y una deuda externa menos vulnerable a una apreciación de la moneda estadounidense. Sobreponderamos Perú, rebajamos Corea del Sur a una mera sobreponderación, mejoramos la calificación de Rusia a neutra y adjudicamos una perspectiva positiva a Brasil.

Divisas

  • Cabe esperar que la inesperada depreciación del dólar a comienzos del año sea sólo pasajera.

Una de las principales sorpresas de este comienzo de año es la depreciación del dólar estadounidense. Pese a las previsiones de aceleración del crecimiento económico y de subida de tipos de la Fed para 2017, el dólar se depreció más de 2,5 puntos porcentuales, lo que significa una cota de 1,08 dólares por euro.

Hay tres razones que justifican la depreciación de la moneda estadounidense. Por un lado, el nuevo gobierno de Estados Unidos ha declarado varias veces que el dólar estaba sobrevalorado y, además, que la infravaloración del euro aventaja a Alemania con respecto a sus socios comerciales. Por otro lado, los diferenciales de tipos de interés a diez y a dos años entre Estados Unidos y Alemania se han reducido 35 y 15 puntos básicos respectivamente desde los máximos alcanzados a mediados de diciembre. Por último, el euro goza de un superávit de balanza por cuenta corriente en detrimento del dólar. En los últimos doce meses, el superávit europeo alcanzó 384.000 millones de euros, lo que supone el 3,7 % del PIB de Europa, mientras que Estados Unidos registró un déficit de 477.000 millones de dólares, lo que representa el 2,8 % de su PIB.

No obstante, prevemos que el dólar estadounidense volverá a apreciarse hasta rondar, en un primer momento,una cota de 1,05 dólares por euro. Los tipos a corto plazo podrían volver a apreciarse en Estados Unidos, mientras que el Banco Central Europeo proseguirá su discurso acomodaticio para mantener unas condiciones financieras favorables a la actividad, lo que contendrá los tipos de interés en cotas bajas. A medio plazo, la posible adopción de un régimen de ajuste frontal fronterizo, según propone el Partido Republicano en el congreso.

Depreciación del Dólar Mirabaud

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar