Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

2016 pasará a la historia como el año en que el sentido común dejó de tener sentido en distintos ámbitos. En el terreno político, el primer ministro David Cameron, envalentonado por el referéndum escocés, perdió una apuesta aún mayor con el voto sobre el brexit. Trump venció a todos sus rivales en la carrera por la nominación del Partido Republicano y, desafiando a las encuestas, ganó las elecciones presidenciales estadounidenses. En los mercados financieros, los inversores llegaron a la conclusión de que todo puede llegar a hartar, con la respuesta a los esfuerzos de los responsables políticos japoneses y europeos para situar los tipos de interés en territorio negativo.

BMO Global Asset Management

Los valores defensivos han sido ignorados

Con la reversión de la función de respuesta a los cambios en la política monetaria, en 2016 hemos asistido a una rebelión contra los antiguos vencedores, con un mal comportamiento de los valores defensivos y un renovado interés por el carácter cíclico y trades reflacionistas. Si nos fijamos en el ánimo que prevalecía en las primeras semanas del año, cuando la atención se centraba en la posibilidad de una recesión de Estados Unidos, daños económicos y financieros por el desplome de los precios del petróleo y la desaceleración china, el cambio de sentimiento (y de liderazgo) ha sido extraordinario.

No es probable que los mercados de renta variable sigan subiendo 

Los mercados de renta variable, en conjunto y atendiendo a su divisa local, se han mantenido en una horquilla amplia desde la primera parte de 2014. Ello a pesar de que el S&P 500 y el FTSE 100 han alcanzado máximos históricos, lo que no sorprende si se tiene en cuenta que los beneficios corporativos han estado estancados durante la mayor parte de los últimos dos años y medio y, según la mayoría de los parámetros, las valoraciones se sitúan en niveles históricamente elevados. Seguimos pensando que las valoraciones de los valores de renta variable probablemente no subirán de forma duradera (ni significativa) desde los niveles actuales y que, para que veamos un incremento sostenido de los precios de las acciones, los beneficios empresariales deberán mejorar.

Las tendencias de varios años han continuado...

A pesar de la magnitud de algunos de los movimientos registrados en los mercados de renta variable, en un contexto histórico de más largo plazo, no parecen excesivos y simplemente han revertido parte de las que han sido en muchos casos tendencias de varios años. Buena parte de lo que suceda a continuación vendrá determinado por los movimientos de los mercados de renta fija, los cuales dependen a su vez de las expectativas sobre la inflación y el crecimiento futuro. Los avances del bono del Tesoro a diez años estadounidense hasta el 2,4 % (desde los recientes mínimos de aprox. 1,35 %) o el avance del 0,52 % al 1,45 % en su equivalente británico suponen un cambio considerable, pero, como sabemos, los costes del endeudamiento siguen prácticamente en mínimos históricos.

Los motivos para creer que los rendimientos de los bonos subirán tienen que ver con los indicios claros de presiones salariales en EE. UU., algunas señales de restricción de la capacidad en la economía estadounidense, una subida del índice de precios al productor (IPP) de China, el movimiento generalizado (al menos según se ha dicho) de un estímulo monetario a un estímulo fiscal, así como el hecho de que un simple cálculo (relacionado con las variaciones del precio del petróleo) prácticamente garantizará una subida de la inflación a mediados del año que viene.

...pero con algunas anomalías curiosas

A pesar de que la reflación se ha asumido de forma generalizada en todo el mundo, como siempre, hay algunas anomalías que resultan curiosas. Entre ellas está la rentabilidad que ha registrado recientemente la renta variable europea, que suele comportarse mejor cuando los rendimientos de los bonos suben y el euro baja. A pesar de estos factores, Europa no se está comportando tan bien como cabría esperar. El motivo evidente por el que Europa no ha cumplido las expectativas de rentabilidad obedece a los riesgos políticos y a las mayores primas de riesgo que exigen los inversores.

Un cambio en la ortodoxia política y económica

Si atendemos a la victoria electoral de Trump, el brexit, así como la evidente oleada de nacionalismo en varias de las economías desarrolladas y nuevo foco en los intereses nacionales por encima de todo, sin resultar excesivamente melodramáticos, 2016 podría suponer una reversión importante de escala global de la ideología dominante. Esto podría tener un impacto profundo en la economía global y en los mercados financieros, y es posible (y probable) que hayamos sido testigos del mínimo secular en la inflación y en los rendimientos de la deuda pública.

Aparte de esto, lo sorprendente es la forma en la que los mercados han aceptado los aspectos positivos de una victoria de Trump. En efecto, antes de las elecciones, había indicios muy significativos de la función de respuesta del mercado de que una victoria de Trump sería mal acogida por el mercado. Parece que, tras las elecciones, se ha aceptado en buena medida a «Trump sin sus cosas malas», salvo que sea usted un inversor en activos de los mercados emergentes o en algunas acciones a las que Trump puso específicamente en el punto de mira de su campaña, como Amazon.

En este momento, es imposible evaluar exactamente cómo serán en realidad las políticas de Trump y cómo incidirán en los consumidores y las empresas, pero su victoria es el caso más reciente de una serie de acontecimientos extraordinarios que apuntan a un cambio en la ortodoxia política y económica. Es probable que los titulares exageren la magnitud del cambio, pero el rumbo está claro en muchos aspectos.

Equipo de Inversión Multiactivos

 

Resumen de distribución de activos

Sobreponderado Neutral Infraponderar
Liquidez
Renta Variable
Renta Fija Privada
Deuda Soberana -
Países Desarrollados
RV Europea (ex Reino Unido)
RV Emergente
RV Reino Unido
RV Japón
RV Asia-Pacífico
RV EE.UU.
Bonos ligados a la inflación
Crédito investmet grade
Convertibles
High-Yield Global
Deuda Emergente
Deuda Soberana - Periférica
Deuda Soberana - Global

 

Renta variable

Reino Unido 

  • Las políticas del Banco de Inglaterra ofrecen respaldo. 
  • Muchos valores de gran capitalización se benefician de la debilidad de la libra esterlina. 
  • Apostamos por dividendos y balances sólidos.

EE.UU. 

  • Creemos que la economía estadounidense se afianzará en los próximos meses. 
  • El crecimiento de los beneficios podría acelerarse. 
  • No esperamos que la renta variable estadounidense suba significativamente desde los niveles actuales.

Europa (excl. Reino Unido) 

  • Vemos margen para el crecimiento de la demanda interna. 
  • La renta variable europea presenta valoraciones atractivas. 
  • La incertidumbre acerca del proceso del brexit provocará volatilidad.

Asia-Pacífico 

  • Las valoraciones mantienen descuentos importantes. 
  • La mejora de los beneficios podría ofrecer potencial de rentabilidad superior. 
  • Se espera que la reversión del auge de las materias primas suponga un lastre para Australia y Nueva Zelanda.

Mercados emergentes 

  • Seguimos siendo optimistas. 
  • Es probable que la confianza se vea afectada por la senda que sigan los tipos estadounidenses, el dólar y las materias primas. 
  • Apostamos por empresas dominantes en zonas menos desarrolladas. 

Japón 

  • Es probable que la continua entrada de capital en el fondo de pensiones público japonés respalde a la renta variable en el corto plazo. 
  • Se espera un debilitamiento del yen, lo que ayudará al futuro crecimiento de los ingresos. 
  • Apostamos por empresas de crecimiento y gran calidad.

Renta Fija

Deuda soberana 

  • Tenemos una perspectiva neutral con respecto a la deuda pública británica. 
  • La política del Banco Central Europeo y la inflación baja sirven de respaldo a los bonos. 
  • Esperamos que el crecimiento económico estadounidense siga siendo sólido, lo que provocará subidas de los tipos y un aumento de los rendimientos de los bonos.

High Yield Global 

  • Los bonos high yield siguen siendo susceptibles a la volatilidad. 
  • La clase de activos parece presentar valoraciones atractivas. 
  • La política monetaria flexible sigue ofreciendo respaldo.

Crédito investment grade  

  • Los diferenciales del crédito no son especialmente atractivos. 
  • Hay factores técnicos importantes que están afectando al mercado, debido a las políticas de los bancos centrales. 
  • Creemos que la deuda europea con categoría de inversión (investment grade) se comportará mejor, ya que va menos avanzada en el ciclo de crédito y la política del banco central le favorece.

Deuda emergente 

  • La deuda de los mercados emergentes está recuperándose gracias al ciclo industrial y a la estabilización de los precios de las materias primas. 
  • En el medio plazo, esta clase de activos seguirá beneficiándose de la búsqueda de rendimientos. 
  • Las calificaciones crediticias son un motivo de inquietud, pues grandes áreas del mercado se ven amenazadas con la categoría high yield.

Bonos ligados a la inflación 

  • Expectativas de aumento de la inflación en el Reino Unido debido a la debilidad de la libra esterlina. 
  • Las perspectivas económicas del Reino Unido han empeorado, mientras que la curva de rentabilidades se ha aplanado. 
  • Creemos que los tipos de interés británicos se mantendrán bajos.

Convertibles 

  • Una mejora del crecimiento económico, junto con una política monetaria laxa, debería prestar soporte a los mercados de renta variable en términos generales, lo que a su vez respaldará los títulos convertibles. 
  • El riesgo geopolítico sigue siendo el principal riesgo para el mercado. 
  • Las subidas de los tipos de interés y un aumento de la inflación podrían animar las perspectivas de los títulos convertibles.

 

Aviso Legal
© 2016 BMO Global Asset Management. Todos los derechos reservados. BMO Global Asset Management es un nombre comercial de F&C Management Limited, que está autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority británica. CM10334 (09/16). AT, BE, CL, DK, FI, FR, DE, IE, IT, LU, MT, NL, NO, PT, SG, ES, SE, CH, GB.

Los puntos de vista y opiniones expresadas por autores individuales no representan necesariamente los de BMO Global Asset Management.

¡Sé el primero en comentar!
1 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar