Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Aceptar

Fondos de inversión

Los mejores fondos de inversión

Guía de Fondos de inversión de Rankia Descárgala ahora

Estrategias y perspectivas de gestoras de fondos de inversión para 2017

En esta ocasión traemos la visión sobre los mercados para 2017 de Henderson Global Investors, Nordea, AXA Investment Managers, Bank of America Merril Lynch,Fidelity International, Schroders, BlackRock, M&G Investment, Julius Baer, Aberdeen, Degroof Petercam AM y Jupiter.

Estas visiones están muy condicionadas por el entorno político, amenazado por el auge de los populismos, las políticas monetarias actuales y futuras, junto con un mercado muy intervenido. Esto un precedente que viene para quedarse. Todo ello llevará a un año similar a 2016, muy marcado por las diferentes políticas monetarias y económicas, así como una alta volatilidad, muy similar a la experimentada en 2016 por el gran número de incertidumbres políticas y económicas.

 

Gestoras Perspectivas para 2017
Henderson Global Investors
  • Elecciones, en un contexto de creciente populismo. Provocando mayor volatilidad
  • Mercado de bonos debilitado, si se agrava afectará a los mercados de Renta Variable.
  • Posibilidades de reversión de las medidas de austeridad.
  • Reino Unido lastrado frente a la zona euro.
  • Subida de la  inflación, la rentabilidad bonos a 10 años y persisitirá bajo crecimiento.
  • Estados unidos endurecerá `política monetaria y BCE continuará con el "tapering".
  • Revitalización en Europa del crecimiento de los beneficio.
AXA Investment Mangers
  • Impacto políticas monetarias y subida de tipos de interés.
  • La debilidad de la demanda se está terminando.
  • El exceso de ahorro se reabsorberá, mientras que la productividad se fortalecerá. 
Nordea
  • Visión condicionada por el entorno de tipos de interés, y las políticas monetarias
Bank Of America
  • Optimismo acentuado por motivos como la subida de la inflación, dólar más fuerte, débiles mercados de crédito, incertidumbre en los precios de las materias primas y acontecimientos políticos cambiantes.
  • Un rally tradicional.
  • Crecimiento económico Estados Unidos.
  • Subida inflación.
  • Suben el acero y el carbón.
Fidelity International
  • Cuadro macroeconómico español positivo. Favorable tonica del mercado laboral.No se espera una gran aceleración en el crecimiento
  • En cuanto Estados Unidos temor por el proteccionismo y favorable poíitica de crecimiento

 

Schroders

 

  • La volatilidad en torno a los acontecimientos políticos puede brindar oportunidades para la selección de activos
  •  El brexit debería tener una repercusión limitada en la recuperación económica de Europa.
  • Todo apunta a que los beneficios europeos crecerán al ritmo más elevado de los últimos cinco años.
  • La incertidumbre engendra oportunidades

 

BlackRock

 

  • La renta fija ha tocado fondo
  • Reactivación lenta de la economia, pero con bajos crecimientos esperados
  • Prefieren RV contra RF
  • Abundantes riesgos políticos por Trump y los populismos
  • En RV, centrados en acciones con vistas de incrementar dividendos, entidades financieras y el sector salud
M&G Investment
  • Importancia de la inflación en las políticas de la zona euro
  • Poco impacto de Trump en algunos mercados emergentes, como en India o Brasil
  • Foco en la "nueva" relación China-EEUU
  • Incremento gradual de los rendimientos de los bonos del tesoro
  • Incertidumbre política para 2017

 

Julius Bär

 

  • La amenaza de la defración marcará las políticas monetarias
  • EE.UU. es el motor del mundo, marcando las políticas globales
  • Vuelta a escena de la Curva de Laffer
  • Crecimiento esperado de España del 2.7% en 2017
  • Factores políticos podrían obstaculizar el desarrollo español
  • Fortaleza del dólar como factor determinante
  • Atractivo de la renta fija High Yield
  • El exceso de oferta de materias primas lastra su evolución

Aberdeen

 

  • 2017 será mejor que 2016 en términos generales
  • La desregulación ayudará a la renta variable
  • Nula rentabilidad de la deuda nacional
  • Atractivo de la deuda High Yield, estos tipos les ayudan
  • Las políticas de Trump y los populismos en Francia y Alemania y Holanda serán las fuentes de volatilidad

Degroof Petercam AM

  • Riesgo de crecimiento bajo de forma prolongada
  • Demografia como posible factor negativo
  • Subida general de la inflación por las políticas tomadas
  • Políticas de Trump, un riesgo real para la economia
  • Mejor valoración de compañias europeas

 

Jupiter

 

  • Trump podrá poner en marcha sus políticas
  • Expectativas de inflación más elevadas
  • Inicio del fin de la represión financiera
  • Mayor agresividad necesaria de los inversores defensivos
  • La sobrevaloración se está conviertiendo en el gran problema

 

                     Henderson

Visión de Nick Sheridan, director de Renta Variable de Henderson

Nick Sheridan, nos trasmite su visión sobre lo que hemos vivido este año tan convulso y sobre lo que nos depara 2017. La volatilidad experimentada en 2016 será una constante en 2017 por la amenaza de los populismos, así como por la situación actual de la renta fija.

¿Qué lecciones ha aprendido de 2016?

"Gran parte de la tension ha sido impulsada por la incertidumbre política, tanto dentro como fuera de Europa. En términos generales siempre abogamos por pararnos a pensar antes de actuar. Esto ha sido particularmente importante este año, en el que los mercados han venido más impulsados a menudo por el sentimiento que por la lógica o los datos. Tampoco confiamos en que los políticos piensen a largo plazo al formular sus políticas (tristemente a veces también se echan en falta ciertos principios) - trabajan para el ciclo electoral y ¡no quieren quedarse en el paro!”

Temas clave que impactarán la renta variable europea en 2017

“Está previsto que se celebren varias elecciones en Europa durante 2017 en un contexto de agitación populista. Teniendo en cuenta los ejemplos establecidos por el resultado del referéndum sobre la salida de Reino Unido de la UE y la victoria de Trump contra todo pronóstico en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, la expectativa es que esto probablemente provoque una mayor volatilidad, incluso si demuestra tener una vida corta. Los mercados de bonos también pueden debilitarse, lo cual, de agravarse, podría causar problemas a los mercados de renta variable. También podríamos ver cómo se reducen, y potencialmente se revierten, las medidas de austeridad cuando los políticos europeos tomen nota de la inestabilidad en otros lugares.

Prevemos que Reino Unido se verá lastrado frente a la zona euro en el contexto posterior al brexit, dado que se producirá una transferencia de puestos de trabajo bien remunerados y basados en el conocimiento al otro lado del Canal de la Mancha, aunque esto probablemente será más una tendencia a largo plazo.”

¿Cuáles son sus mayores posiciones de convicción de cara al Año Nuevo?

“En este entorno, los títulos de valor, en relación con otros, deberían finalmente tener su momento de protagonismo.”

¿Qué deben esperar los inversores de esta clase de activo de ahora en adelante?

“Dado el calendario político en Europa durante los próximos 12 meses es difícil pronosticar rendimientos a corto plazo. Sin embargo, basándonos en el precio actual de los títulos europeos en su conjunto y de la eurozona en particular, los antecedentes sugieren que normalmente se producen rendimientos por encima de la media. De todos modos mi cartera seguirá estando formada por empresas de buena calidad; normalmente aquellas con altas barreras de entrada, buenos márgenes, elevados flujos de tesorería y múltiplos de precio-beneficio inferiores a los del mercado. Los inversores están siempre moviéndose entre la codicia y el miedo en el nivel de títulos individuales, lo cual ofrece siempre oportunidades.”

 

Visión de Tim Stevenson, director de Renta Variable Europea

¿Cuáles son los temas clave más susceptibles de determinar la evolución de los mercados en los que invierte en 2017?

“La inflación de la zona euro debería elevarse hasta rondar el 2% y las rentabilidades de los bonos a 10 años tenderán a aumentar. Sabemos que esto tendrá repercusiones en el modo en que valoramos los títulos de crecimiento a largo plazo (es improbable que conserven una prima tan alta como la que tuvieron en los últimos años), pero no sabemos en qué medida aumentarán las rentabilidades de los bonos (sospecho que no mucho más antes de 2018). En un mundo donde seguramente persistirá el bajo crecimiento, no sabemos qué títulos de crecimiento con prima imperarán en el mercado.”

“Estados Unidos probablemente endurecerá su política monetaria hacia finales de 2017 y el Banco Central Europeo dejará patente su intención de continuar con el "tapering" durante 2018.”

“Los políticos también desempeñarán un papel importante en 2017, con elecciones ya seguras en Países Bajos, Francia y Alemania, entre otras posibles. Más allá de 2016, realizar cualquier predicción sobre este asunto es incluso más arriesgado, pero sospecho que los partidos consolidados no se verán diezmados como ocurrió con el Brexit y Trump.”

“Tras varios años de decepción, creo que Europa asistirá finalmente a una revitalización del crecimiento de los beneficios, gracias a una mejor demanda subyacente, a los favorables efectos del cambio de divisas y a una menor "austeridad" fiscal, unida también a la posibilidad de que persista la relajación fiscal de forma moderada.”

 

Axa

Equipo de análisis de AXA Investment Mangers

Aquí tenemos un resumen de la visión del mercado del equipo de análisis de AXA. Igual que el resto de gestoras, dan gran importancia al impacto de las políticas monetarias, siendo un precedente que llega para quedarse, así como el impacto de las subidas de los tipos de interés hasta nuevos niveles muy alejados de los actuales:

“Más que centrarnos solo en 2017, hemos escogido un enfoque más temático y a medio plazo para examinar la tesis de un estancamiento secular, frente a la normalización del crecimiento económico y la inflación. Hemos revisado la raíz de problemas como la falta de demanda, el escaso crecimiento de la productividad basado en la ausencia de progreso tecnológico, el exceso de ahorro y el fin de la globalización. Nuestra principal conclusión es que el concepto de estancamiento secular está sobrevalorado.

La debilidad de la demanda global está llegando a su fin y se puede afrontar con un mix apropiado de políticas monetarias y fiscales. Las políticas monetarias nunca volverán a ser las mismas que antes de la crisis financiera mundial: la extensión de las herramientas va a perdurar. La política fiscal tiene que jugar su rol allá donde sea posible, sobre todo en la zona euro, donde algunos países tienen margen de maniobra.

A medio plazo, el exceso de ahorro se reabsorberá, mientras que la productividad se fortalecerá en parte y puede incluso beneficiarse de la economía digital, especialmente si acompañan las reformas estructurales. Discutimos la idea de que la tecnología “está en todas partes menos en los datos” y pensamos que los países que inviertan en la digitalización de la economía van a tener un gran beneficio.

Teniendo en cuenta nuestras estimaciones de beneficio, pensamos que los tipos de interés en EE. UU. deberían volver al entorno del 3,4% en los próximos 5 años. Esta cifra está ciertamente muy lejos de los niveles actuales e implica una normalización multianual que afectará radicalmente a los asset allocation.

Dado que los episodios previos de subidas de tipos de interés han sido apenas suaves normalizaciones, en este informe de perspectivas hemos querido también analizar más en profundidad la estabilidad de la industria financiera. Los ingredientes clave que podrían provocar otra crisis financiera están prácticamente ausentes en la coyuntura actual, pero existen ciertos elementos que pueden causar incertidumbre, como las valoraciones de los bonos o la limitada liquidez en el mercado.”

 Nordea

 

El equipo de análisis de Nordea, nos trae su visión sobre 2017, y la asignación de activos ideal para este nuevo entorno de mercado. Esta visión está muy condicionada por el entorno de tipos de interés, y las políticas monetarias que están poniendo en práctica las principales economías del mundo:

Nordea: El ciclo económico se encuentra en una fase avanzada de ralentización. Perspectivas 2017

 

Bank of America Merrill Lynch

Bank Of America nos da su visión de 2017

Perspectivas para 2017, analizando por partes los diferentes eventos económicos y su impacto en los mercados:

“El optimismo total se ve atenuado por los efectos de la creciente inflación, un dólar más fuerte, los débiles mercados de crédito, la incertidumbre de los precios de las materias primas y los acontecimientos políticos cambiantes, que aumentan el potencial de grandes oscilaciones del mercado.”

Opinión de Candace Browning, directora de análisis de Bank of America: 

"Los resultados de Brexit y las elecciones estadounidenses han traído cambios fundamentales, lo que equivale a oportunidades para los inversionistas"

"Si los inversionistas eligen cuidadosamente las clases de activos, los sectores y las acciones, pueden superar significativamente al mercado. 2017 podría ser el año del inversionista activo.”

Por otro lado, el punto más caldente para la gestora es la gran incertidumbre política, junto con la amenaza populista:

“En lo más alto de la lista está el cambio político, reflejo de una reacción contagiosa a la globalización. La propagación de la influencia populista, que comienza con Brexit, seguida por la elección de Donald Trump y que ahora se cierne sobre la eurozona, plantea preguntas sobre las políticas comerciales que afectarían los niveles de deuda pública, los impuestos, los precios de las materias primas y las tasas de crecimiento económico.”

Además, nos dejan una serie de puntos clave muy interesantes por parte de sus analistas:

“El caso de un rally tradicional, impulsado por la euforia, podría poner al S & P 500 tan alto como 2700, en línea con las normas históricas de 20 por ciento o más anuales. Un escenario bajista, en el caso de los retornos recesivos, podría poner el S & P tan bajo como 1600.”

“Crecimiento económico de Estados Unidos y mundial: modesto pero acelerado. El crecimiento nominal en los Estados Unidos podría aumentar de 3 por ciento a 4 por ciento, con una ganancia del PIB real del 2 por ciento. En el resto del mundo, el crecimiento nominal podría acercarse al 7 por ciento”

“Inflación: La fiesta ha comenzado. Se espera que la inflación de los gastos de consumo personal básico aumente a 1,9 por ciento a fines del próximo año, acercándose, si no excediendo, al objetivo del 2 por ciento de la Fed. Aunque el partido de la inflación comenzó en otras partes del mundo, Europa no recibió una invitación.”

“Metales y materias primas minadas: El carbón y el acero suben mientras que el oro pierde el lustre. Las materias primas mineras se recuperaron a medida que los mercados se reequilibraron en 2016, y el entorno macroeconómico mundial debería seguir apoyando. Anticipamos una posible volatilidad en los precios del acero -un posible comercio anti-globalización- en factores que no son impulsados ​​por la oferta y la demanda. Hemos aumentado nuestro pronóstico para el carbón de fabricación de acero a $ 215 / t para el 2017 de un precio anterior de $ 140 / t. El oro puede caer a $ 1,200 / oz, a mediados de 2017”

“Energía: OPEP restablece la barra. Por primera vez en ocho años, la OPEP acordó cortar la producción de crudo, marcando un punto de inflexión en la guerra de precios en el centro de la política del cartel. Como resultado, nuestras previsiones para 2017 no han cambiado, dejando el crudo WTI a 59 dólares por barril y Brent a un promedio de 61 dólares por barril”

 

Como resumen, las gestoras ven un 2017 cargado de incertidumbres. Una gran presión por parte de las elecciones, marcadas por los populismos y una creciente "anti-globalización". Ademas, el fin de las politicas monetarias ultra-expansivas puede causar distorsiones en los mercados, lo cual puede ser aprovechado por los inversores en valor, capaces de captar las ineficiencias en los mercados causadas por un gran intervencionismo que, por otra parte, parece que ha venido para quedarse.

Fidelity

Los principales gestores de Fidelity nos dan su visión de España y EE.UU

Perspectivas para España en 2017, por Fabio Riccelli, Gestor del FF Iberia Fund

"En general, el cuadro macroeconómico español sigue siendo positivo y tras dos buenos años de crecimiento del PIB (3,2% en 2015, 3,2% previsto en 2016), el 2,3% de crecimiento que se espera en 2017 sigue siendo muy positivo comparado con el resto de la zona euro, donde el crecimiento previsto se cifra en apenas el 1,3%.  
La sólida dinámica que se apreciaba a comienzos de año ha continuado en el tercer trimestre, destacando la fortaleza del consumo interno y la mejora continua de la contribución de las exportaciones netas. Un aspecto importante es que la tónica del mercado laboral sigue siendo positiva, ya que el paro cayó hasta su nivel más bajo en seis años y las encuestas recientes apuntan a una mejoría sostenida de la confianza de los consumidores. Políticamente hablando, la solución alcanzada en octubre -un gobierno en minoría liderado por el Partido Popular- también debería reducir la incertidumbre y aunque no espero que continúen las grandes reformas estructurales por la falta de mayoría del gobierno en el parlamento, tampoco espero que se reviertan las importantes reformas aprobadas durante los últimos años."

"A más largo plazo, el nivel de deuda en el sistema sigue siendo alto y el todavía elevado déficit público (4,6% del PIB previsto en 2016) debería limitar enormemente la magnitud de los posibles estímulos presupuestarios, por lo que no espero una gran aceleración del crecimiento durante los próximos años. "

Dominic Rossi, Director de Inversiones de Fidelity, nos da su visión sobre el impacto de EE.UU. y el efecto Trump

"Aunque la victoria de Trump en las elecciones fue una sorpresa para muchos, incluido yo, la reacción del mercado ha sido esencialmente racional. El Trump hombre puede ser muchas cosas, pero todo en su administración girará en torno al crecimiento. Aunque el aumento del proteccionismo sigue siendo un riesgo real, los mercados se están centrando justificadamente en el importante potencial de crecimiento que ofrece la administración Trump. Recordemos que la gran promesa de Trump al electorado estadounidense fue crear más empleos y mejor remunerados. Para conseguirlo, sabe que necesita hacer crecer la economía en términos nominales.
Creo que la administración Trump se centrará en diseñar una expansión de la economía estadounidense por la vía de los presupuestos del estado. EE.UU. puede permitirse aplicar estímulos presupuestarios y estos podrían ser más fáciles de aprobar en un Congreso dominado por los Republicanos de lo que actualmente se piensa. De hecho, los Republicanos tienen un buen historial como creadores de déficits públicos, pues ese fue el resultado de la presidencia de George Bush hijo y del primer mandato de Ronald Reagan."

 

Perspectivas para la Renta Variable Europea en 2017

2017 podría ser un año volátil para la renta variable europea, si bien esto podría generar importantes oportunidades de inversión, especialmente en un momento en el que parece que los beneficios mejorarán.

- La volatilidad en torno a los acontecimientos políticos puede brindar oportunidades para la selección de activos
- El brexit debería tener una repercusión limitada en la recuperación económica de Europa.
- Todo apunta a que los beneficios europeos crecerán al ritmo más elevado de los últimos cinco años.
- La incertidumbre engendra oportunidades

Mucho se ha hablado de la avalancha de elecciones que se celebrarán en Europa en 2017 y del entorno de inversión incierto que podría conllevar. Somos de la opinión de que la incertidumbre y la volatilidad en los mercados a menudo generan oportunidades para entrar en buenas empresas a precios interesantes. En calidad de inversores activos a largo plazo, los periodos en los que podemos obtener las mejores rentabilidades son, a menudo, aquellos que infunden temor en el resto de inversores.

Además de los varios comicios europeos inminentes, las negociaciones del Reino Unido en torno al brexit se seguirán con atención. Estimamos que el brexit es principalmente una cuestión que afecta al Reino Unido y no creemos que tenga un efecto negativo considerable en las empresas de Europa continental. Valga como ejemplo que solo el 5% de las exportaciones de la UE se dirigen al Reino Unido. La recuperación económica europea avanza con paso lento pero seguro y no prevemos que el brexit la obstaculice.

Valoraciones atractivas en Europa

Como siempre, el precio de la renta variable es un factor determinante para las rentabilidades que pueden obtenerse. En nuestra opinión, la renta variable europea resulta atractiva desde el punto de vista de las valoraciones. El PER ajustado cíclicamente1 actualmente es de 14 veces, frente a la media de los 30 últimos años, de 20 veces. Por lo tanto, nos parece que Europa resulta interesante respecto a su propia trayectoria y en comparación con los mercados bursátiles de otras regiones.

Indicios de mejora de los beneficios

Creemos que en 2017 podría registrarse un incremento de los beneficios empresariales en Europa con el ritmo más elevado de los últimos cinco años. Los rendimientos de los bonos apuntan a un repunte de las previsiones de inflación, lo que generalmente es positivo para la recuperación de los beneficios. Los sectores energético, químico, de materias primas y suministros públicos han registrado una revisión al alza de sus beneficios en los últimos tres meses, a medida que resulta más fácil establecer comparaciones interanuales y mejoran los precios subyacentes de las materias primas. Esperamos que esta tendencia se mantenga en 2017.

¿Disminuirán las correlaciones?

El incremento de las previsiones de inflación y la correspondiente mejora de las perspectivas de beneficios han contribuido a que los sectores de valor2 (como el financiero y el de las materias primas) empiecen a dejar atrás la rentabilidad inferior que ofrecían frente a los sectores de calidad. Las valoraciones en los segmentos de calidad del mercado —a menudo percibidos como activos refugio, como es el caso de los bienes de consumo básico— han aumentado considerablemente en los últimos años. La rentabilidad superior de los valores de calidad a expensas de los de valor parece empezar a disminuir, y, de nuevo, se trata de una tendencia que se mantendrá en 2017.

No obstante, a un nivel más general, esperamos que este tipo de correlaciones temáticas entre diferentes tipos de activos en el universo de la renta variable empiece a desvanecerse, y hay indicios que apuntan en esta dirección (véase el gráfico a continuación). En los últimos años, han prevalecido las temáticas macroeconómicas y de dinamismo, y los segmentos de calidad y crecimiento del mercado han registrado una rentabilidad superior a los de valor. Ha habido una escasa diferenciación entre los títulos dentro de dichos grupos y, en nuestra opinión, esto ha llevado a la aparición de nuevas oportunidades generadas por las ineficiencias de precios.

Conclusión: oportunidades en un contexto caracterizado por la volatilidad

En resumen, parece que la coyuntura política en 2017 generará una mayor volatilidad que, desde nuestro punto de vista, dará lugar a importantes oportunidades de inversión por los probables giros de confianza del mercado.  Las valoraciones siguen siendo interesantes y la lenta recuperación económica en Europa debería proporcionar un contexto sólido para que los beneficios empresariales arrojen sus mejores tasas de crecimiento de los últimos cinco años. Las correlaciones son elevadas, aunque hay indicios que apuntan a que la tendencia está cambiando impulsada por el repunte de los rendimientos de los bonos.

 

BlackRock nos deja su visión sobre 5 temas clave para 2017

Esperamos que la reactivación económica en Estados Unidos —un aumento del crecimiento nominal, de los salarios y de la inflación— se acelere y asistir a una sustitución gradual de la política monetaria por políticas presupuestarias expansionistas en pro del crecimiento económico y los mercados de todo el mundo. En nuestro Global Invesment Outlook 2017, analizamos esta temática, así como las repercusiones de los avances tecnológicos, el riesgo de una burbuja crediticia en China y la dinámica de predisposición al riesgo por parte de los inversores. Ideas principales:

Repercusiones de la reactivación económica: creemos que empieza a perfilarse una reactivación económica y que los rendimientos de la renta fija mundial han tocado fondo. Como resultado de ello, preferimos la renta variable frente a la renta fija, y la deuda corporativa frente a la deuda pública. Empezamos a observar un aumento de los rendimientos y curvas de tipos cada vez más pronunciadas, y priorizamos los bonos con vencimientos cortos frente a los de vencimientos largos y las acciones con sesgo value frente a aquellas con comportamientos similares a la renta fija.

Bajas rentabilidades: algunos factores estructurales, como el envejecimiento de la población y el débil crecimiento de la productividad, han provocado una caída del potencial del crecimiento económico. Consideramos que estos factores limitan el potencial de subida de las rentabilidades reales y que los inversores pueden verse recompensados por asumir riesgos en renta variable, en activos emergentes y en productos alternativos en los mercados privados.

Dispersión: vemos que la diferencia entre los mejores y peores valores de renta variable es cada vez mayor. La mayor inestabilidad en la relación entre bonos y acciones indica un cambio de tendencia que desafía la diversificación tradicional.

Riesgos: abundan los riesgos políticos y aquellos relativos a las políticas que se implantarán. Además, existe incertidumbre acerca de la agenda del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tanto en cuanto a su aplicación como al calendario. Las elecciones francesas y alemanas pondrán a prueba la cohesión en Europa en el marco de las posturas populistas que acechan a todo el mundo. Otras preocupaciones son las salidas de capitales en China y la depreciación del yuan.

Mercados: creemos que la renta variable de los mercados desarrollados mejorará en 2017 y nos centramos en acciones con potencial de aumentar sus dividendos y en los valores de los sectores financiero y de salud. Tenemos una visión positiva sobre la renta variable japonesa y emergente, si bien creemos que las posibles tensiones sobre el comercio mundial podrían suponen un riesgo. En renta fija, favorecemos la deuda corporativa de elevada calidad y los bonos vinculados a la inflación frente a los bonos nominales.

 

M&G

Jim Leaviss, responsable del equipo de renta fija minorista de M&G Investments

Realiza un repaso de los acontecimientos más relevantes y las tendencias que han configurado el comportamiento de los mercados globales de renta fija este año, y da a conocer sus perspectivas para 2017. Jim pone el foco en:

  • Las reacciones de los mercados de deuda a la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, y a la salida del Reino Unido de la UE.
  • Los retos que presentan ambos acontecimientos para el status quo económico global, y el renovado debate que se ha creado en torno a la globalización en el mundo desarrollado.
  • El auge de los avances tecnológicos y su impacto en la economía real: el dinero electrónico y la sustitución de la fuerza laboral tradicional por robots.
  • La influencia de la agenda política europea del próximo año en el desarrollo y la aplicación de medidas para impulsar el crecimiento en la región.
  • Los efectos del QE y las políticas del BCE en los mercados y el comportamiento de los activos.


Los puntos más destacados:

  • En los próximos meses, el BCE supervisará atentamente las perspectivas de inflación para valorar cualquier necesidad adicional de relajación monetaria. Si bien el Banco Central Europeo podría ampliar su programa de compra de deuda corporativa, también podría decidir finalizarlo si la senda de la inflación pareciera estar en sintonía con su objetivo.
  • Las repercusiones de la presidencia de Trump no se sentirán de manera uniforme en los mercados emergentes. Existen varios países emergentes de gran relevancia que están relativamente cerrados en términos económicos, como la India y Brasil, que demostrarán estar parcialmente aislados de los acontecimientos que se desarrollen en EE. UU.
  • Al mismo tiempo, la relación entre el país norteamericano y China acaparará gran parte de la atención. Como el mayor titular extranjero de deuda pública estadounidense, China podría intentar reducir sus posiciones para evitar que su divisa se deprecie demasiado rápido frente al dólar. Los eventos clave ante los que deberemos estar más atentos son la imposición de aranceles o la aplicación de cualquier medida por parte del Tesoro de EE. UU. para acusar a China de manipular el mercado de divisas.
  • Si bien los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense han repuntado drásticamente desde los resultados de las elecciones, esperamos que éstos sigan aumentando de una forma más modesta y gradual. Para varios mercados emergentes, este panorama es menos problemático de lo que podría haber sido hace unos años, dado que han mejorado sus déficits por cuenta corriente y ajustado a la baja sus niveles generales de deuda denominada en dólares.
  • No obstante, como sucede con todas las clases de activos y, en concreto, con los mercados emergentes, todo dependerá en gran medida de los acontecimientos que se produzcan a medida que nos adentremos en 2017 y de si éste será un año lleno de sorpresas, tal y como lo ha sido 2016.

Christian Gattiker, estratega jefe y director de análisis del banco privado suizo Julius Baer

Tanto el Brexit como Trump, los grandes hitos vividos en 2016, apuntan a un cambio en las políticas económicas de ahora en adelante: el paso de la política monetaria a los estímulos presupuestarios concertados y la inversión en infraestructuras. EE. UU., la mayor economía del planeta, sigue avanzando y arrastrando en su estela a los tipos de interés internacionales y a la moneda de reserva del mundo.

Después de que las demostraciones de rechazo al marco actual alcanzaraá nuevas cotas, 2016 ha terminado marcando un punto de inflexión en las políticas económicas que venían aplicándose en todo el mundo. Tras e lresultado del referéndum británico sobre la UE en junio y las elecciones estadounidenses en noviembre, el toque de atención a los políticos no ha pasado desapercibido: el tiempo en el que los bancos centrales eran los únicos que jugaban ha terminado. Los gobiernos deben hacer lo que sea necesario para estimular el crecimiento.

Contener el gasto público, hecho que no continuó, la edición de 2017 probablemente gire mucho más en torno a las inversiones directas en infraestructuras, combinadas con rebajas de impuestos y medidas liberalizadoras. 

Regreso a la curva de Laffer

El rasgo más chocante de estas políticas de oferta es la hipótesis subyacente de la curva de Laffer. Este concepto, que no se ha demostrado empíricamente, prevé un incremento de los ingresos fiscales después de una rebaja de los impuestos, suponiendo que la economía estadounidense se encuentre en la mitad correcta del gráfico.
Al mismo tiempo, se supone que los bancos centrales mantienen la expansión monetaria para dejar que las economías cobren el impulso necesario. De tener éxito, esta combinación de políticas debería permitir una aceleración de la actividad económica y una normalización de las tasas de inflación. Así, mientras EE. UU. estrena este conjunto de políticas y arrastra en su estela a los tipos de interés y al dólar, debería producirse una normalización—léase ascenso— de los rendimientos de los bonos y una mayor fortaleza de las bolsas, al tiempo que el dólar estadounidense recibe impulso.

 

La visión para España

Después de que el crecimiento económico se haya recuperado con fuerza desde la crisis de deuda (+3,2% en 2016), esperamos que el PIB español se frene hasta un crecimiento anual del 2,3% en 2017. La debilidad de la inflación permite disfrutar de un entorno prolongado de expansión monetaria por parte del Banco Central Europeo.
Sin embargo, la deuda pública española se sitúa en más del 110% del PIB, lo que supone superar la media de la zona euro y los criterios de estabilidad de Maastricht. Tras la crisis de deuda, España no redujo el endeudamiento del estado, sino que, en realidad, ha visto cómo mejoraba su crecimiento en paralelo a un aumento espectacular de la deuda pública durante los últimos años, desde unos niveles en torno al 60% del PIB en 2010.

No obstante, existe la posibilidad de que se apliquen más estímulos públicos ante la desaceleración del crecimiento económico: el débil gobierno de coalición en minoría de Mariano Rajoy podría seguir chocando con el pacto de estabilidad de la UEM con el fin de contener la popularidad del pujante partido de izquierdas Podemos y satisfacer a las fuerzas de centro-izquierda representadas por el PSOE. La situación política general sigue siendo uno de los factores que podría obstaculizar el avance de la bolsa española durante los próximos meses. A tenor, muy especialmente, del intenso calendario político en Europa en 2017, los inversores podrían estar más atentos a ello y dirigir sus miradas a los mercados con menores riesgos. Por último, pero no menos importante, España está muy expuesta en sus ventas a los mercados emergentes. Mantenemos la cautela en este mercado.

Consideraciones principales de cara a 2017

Ante este cambio en el panorama económico mundial, planteamos las siguientes consideraciones generales de cara al próximo año:

• Divisas: La fortaleza del dólar debería continuar por el cambio en las recetas económicas, pero podrían ser sus últimos coletazos, ya que el riesgo de recesión a partir de 2018 es más alto.

• Renta fija: Los bonos de alto rendimiento estadounidenses, los bonos de tipo variable y la deuda subordinada de bancos europeos mantienen su atractivo.

• Renta variable: En los mercados desarrollados, el sector de las infraestructuras de EE. UU. se beneficiará del aumento del gasto público en el país; en los mercados emergentes, se sentirá el efecto de la fortaleza del dólar y las dificultades que lleva aparejada.

• Materias primas: El exceso de oferta supone un lastre persistente para su evolución.

• Análisis técnico: El mercado alcista continua, por ejemplo, en el Nasdaq, el dólar estadounidense y los valores suizos de mediana capitalización.

• Next Generation – Transformación digital: El comercio electrónico como tendencia a largo plazo general e invertible.

 

Nuestra bola de cristal empañada por Trump - 2017 tiene mejor pinta que 2016

  • Crecimiento de 2017 superior a 2016, del 3.5% versus 3%
  • Crecimiento conducido por (i) USA por el consumo interno (ii) aceleración de mercados emergentes con mejores datos de China, y recuperación de las recesiones de Rusia y Brasil (Mercados emergentes siguen creciendo approx al 6% versus 1.5% - 2% de Europa y USA) y (iii) Europa creciendo poco a poco.
  • ¿Crecimiento “Trumped”? ¿Puede cambiar esto Trump? Ha prometido mas estímulos fiscales e infraestructura pero también más proteccionismo.
  • nflación: re-surge en 2017, particularmente en USA y U.K. Tendrán que luchar frente a presiones deflacionarias muy fuertes
  • Subidas de tipos USA: al menos dos en 2017, y tres en 2018. Dicho esto, los que más posibilidades tienen de tocar políticas monetarias son los mercados emergentes.

2017 “amigo” de la renta variable. Segundo empujón.

  • Estábamos siendo negativos sobre la renta variable en EEUU, prefiriendo mercados más baratos como Europa, Japón y economías emergentes, pero los recortes de impuestos, la desregulación y los estímulos de Trump deberian ayudar a reactivar los resultados corporativos. Esto hace que seamos más positivos, aunque nos preocupa que tarde o temprano una política monetaria más estricta frene dicho impulso.
  • Europa: lo debería hacer mejor por (i) divisa barata,  (ii) valoraciones atractivas (iii) estímulos agresivos. Elecciones en Francia, Alemania y Holanda darán populismos y volatilidad.
  • Emergentes: incluso inversores no tan arriesgados pueden tomar posiciones poco a poco en mercados emergentes (sin mucha China y aquellos países no tan relacionados con los tipos en USA).
  • Renta fija de gobiernos: pierden brillo a no ser corporativa & de mercados emergentes. Bonos  de gobierno con el rendimiento a niveles ultra bajos hace que los bonos de gobierno de mercados desarrollados hacen que tengan poco interés.
  • Deuda corporativa: Euro High Yield por su buen comportamiento, menos volátil en momentos de estrés, y buena rentabilidad (yield del 6%). Estímulos y bajos tipos ayudaran. 
  • Corporates emergentes: buenos fundamentales corporativos (menos endeudamiento que en cías. USA, mercado más grande) y yield muy atractivo, duraciones cortas (4 años) y volatilidad reducida

 

degroof peterca,ç

 

Yves Ceelen, de Degroof Petercam AM nos da su visión para este año

El impulso positivo al crecimiento ha continuado durante los últimos meses del año, o al menos eso apuntan nuestros indicadores de actividad económica. No obstante, el riesgo de un periodo prolongado de crecimiento moderado y bajos tipos de interés es real, y además se produce en un contexto en el que la demografía supone un viento en contra cada vez mayor y hay menos espacio para la acumulación de deuda. En una situación de ‘trampa liquidez’, ha quedado demostrado que estas medidas son mucho más eficientes a la hora de reducir la brecha de producción, especialmente en las economías de Europa y Japón. Si además se implantan acciones políticas concretas y medibles, esto podría dar como resultado una actividad económica más fuerte y una mejora de los datos de inflación.

De cara a 2017, consideramos que los efectos de base impulsarán la inflación al alza durante los próximos trimestres, incluso con el bajo nivel en el que se encuentran los precios de las materias primas. Es más, el reciente acuerdo de los países productores de petróleo para reducir la producción podría fortalecer este efecto.El riesgo para nuestro escenario, especialmente en Estados Unidos, es que la Reserva Federal pudiera volverse demasiado agresiva en un determinado momento. También vemos a Donald Trump en sí como un elemento que podría desencadenar riesgos en el futuro, dado su temperamento y personalidad. Y tampoco deberíamos olvidar que el asunto del techo de gasto, que ya vimos hace un par de años, podría resurgir más adelante.

En nuestra asignación global de activos, seguimos prefiriendo las compañías europeas por motivos de valoración. También creemos que tienen que ponerse un poco al día en términos de margen de beneficios.
 

Sebastian Radcliffe, gestor del Jupiter North American Equities SICAV Fund nos da su visión para 2017

A medida que se acerca 2017, resulta extraordinario que la tasa de desempleo de EE. UU. haya alcanzado su punto más bajo del ciclo y se sitúe en el 4,9%, que los salarios (representados por los ingresos medios por hora) se hayan incrementado a su tasa más alta del ciclo y crezcan un 2,8% y que, mientras tanto, los tipos de interés sigan moviéndose en unos niveles de emergencia que apenas han variado durante ocho años. Es en este contexto de cotizaciones influenciadas por unos tipos de interés increíblemente bajos en el que es preciso enfocar la victoria de Trump.

Los Republicanos controlan el Congreso estadounidense, por lo que es probable que Trump consiga poner en marcha un importante aumento del gasto público en un momento en el que la inflación salarial está aumentando. El acusado repunte de los rendimientos desde las elecciones constituye la señal más evidente de que los inversores han tomado partido no solo por un crecimiento más alto a medio plazo, sino también por unas expectativas de inflación más elevadas. Aunque la Fed ha creado un interminable melodrama con sus constantes aplazamientos de las subidas de tipos durante los últimos años, parece difícil que esta situación se prolongue en el futuro.

El inicio de la normalización de los tipos de interés también significa el principio del fin de la represión financiera. El entorno de mercado desde la crisis financiera de 2008 ha sido de todo menos normal y la Reserva Federal estadounidense, para lidiar con sus efectos, ha desplegado en él todas las armas de su arsenal. Cuando estas armas se agotaron, utilizó herramientas que nunca antes habían salido de las páginas de las publicaciones académicas marginales. La sopa de letras resultante, con acrónimos como QE (quantitative easing o relajación cuantitativa) o ZIRP (zero interest rate policy o política de tipos de interés cero), ha tenido como efecto acumulado la imposición de la represión financiera sobre los ahorradores, tanto particulares como institucionales. Con 13 billones (con b) de activos de deuda pública ofreciendo tipos negativos (en junio de 2016), se convirtió en misión imposible invertir en activos «sin riesgo». Eso colocó a los ahorradores en la tesitura de elegir entre comprar acciones o bonos corporativos para generar algún tipo de rentabilidad real, o aceptar que su capital quedara erosionado por la inflación por mantenerlo en los denominados activos «sin riesgo», como los activos monetarios y la deuda pública.

Al mantener los tipos de interés en el cero y los rendimientos de los bonos en mínimos históricos, las rentabilidades menguaron y ello elevó considerablemente el atractivo relativo de cualquier cosa que se pareciera a los bonos. Al principio, las miradas se dirigieron a las empresas de servicios públicos, después a los fondos inmobiliarios cotizados (REIT) y, por último, a cualquier cosa que tuviera un dividendo significativo; en última instancia, se pusieron en la diana todos los activos de duración larga, incluidos los «valores de crecimiento con glamour», como Facebook y Netflix. El resultado, como ocurre con todas las modas bursátiles, ha sido elevar estas valoraciones más allá de lo razonable. Dado que la represión financiera ha durado tanto, no solo en EE. UU., sino también en gran parte del mundo, la sobrevaloración se ha convertido en un problema mucho más extendido que en anteriores ciclos de mercado; así, por ejemplo, en 2000 estuvo mucho más concentrada en el sector tecnológico.

A consecuencia de ello, el batiburrillo de acciones y activos que han prosperado a la sombra de la compresión de los tipos de los bonos, y que abarca desde empresas de servicios públicos hasta valores de crecimiento agresivos, va a estar en riesgo ahora. Probablemente, este sea el catalizador que dé marcha atrás a la importante desviación que se observa entre los estilos de inversión «crecimiento» y «valor» y que ha provocado que las acciones de perfil «valor» marchen por detrás de los índices de referencia durante los últimos años; ese es, precisamente, el entorno que con tanta paciencia hemos esperado. Los valores del sector financiero que nadie quería cuando los tipos de los bonos caían se ven de repente favorecidos por el efecto Trump como una de las pocas áreas que deberían beneficiarse de la mejora del crecimiento, la desregulación y, lo más importante, las subidas de los tipos de interés. Estos valores, junto con otras acciones más baratas, probablemente les sean más útiles a los inversores que todos los diversos beneficiarios de la represión financiera, cuyas perspectivas están ensombreciéndose.

 

Perspectivas de los mercados financieros en 2017


Descargue la guía
Plan de jubilación

Recomendado por 3 usuarios

Guardado por 3 usuarios

Autores

  • Rankia

    Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

  • AdeFrutosCasado

    AdeFrutosCasado

    Fundador A.deFrutosCasado EAFI107. Asesor de :* Alhaja Inversiones FI *Presea Talento Selección FI. Economista y Master en mercados financieros.

Envía tu consulta
guias rankia

  • Más leído
  • Más recomendado

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos