¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Fondos de inversión

Los mejores fondos de inversión

Guía de Fondos de inversión de Rankia Descárgala ahora

Nordea: El ciclo económico se encuentra en una fase avanzada de ralentización. Perspectivas 2017

En el siguiente post os mostramos una serie de perspectivas sobre el mercado para el año 2017, realizadas por Nordea Asset Management.

El ciclo económico se encuentra en una fase avanzada de ralentización debido a una reducción de los beneficios empresariales y un cambio lento en la tendencia del ciclo de crédito. Paralelamente, la política monetaria se halla en una encrucijada como resultado del modesto ajuste monetario aplicado por la Fed y el limitado efecto de las políticas del BCE y del Banco de Japón. La consecuencia es el aumento de los riesgos macroeconómicos a medida que madura el ciclo. Los estímulos fiscales pueden dar un vuelco a la situación si se diseñan con cuidado y se coordinan globalmente. De no ser así, el estímulo fiscal será desplazado mayormente por ajustes adicionales de las condiciones monetarias, como la subida de los tipos reales y el fortalecimiento del dólar. Conclusión: Una rentabilidad esperada menor y una mayor incertidumbre hacen que una posición defensiva de la cartera vaya hacia hacia clases de activos que ofrezcan protección.

Estado Ciclo Económico

El ciclo pasa por una fase de madurez – con una incertidumbre macroeconómica creciendo

La recuperación actual es una de las más largas de la historia. Esto en sí no implica que nos estemos acercando a su fin. No obstante, observamos varias señales que advierten de que el ciclo económico se encuentra en una fase avanzada de ralentización. Existe una alta probabilidad de que la cifra de desempleo de EE. UU. roce mínimos pronto (figura 2), indicador que suele marcar el punto de inflexión tanto del ciclo económico como de la rentabilidad de los activos. Como resultado, esperamos que los riesgos macroeconómicos aumenten en 2017.

Tasa de Desempleo EE.UU

Los mercados alcistas no mueren de viejos, sino normalmente debido al deterioro de los beneficios empresariales y al cambio de tendencia en el ciclo de crédito. En la última fase del ciclo, a los mercados les gusta, por tanto, observar un crecimiento renovado de los beneficios que marque una pausa en el punto de inflexión del ciclo económico, lo que se traduce en un alza de los activos de riesgo. Se espera, de todos modos, que el repunte de los beneficios corporativos estadounidenses en el tercer trimestre sea temporal, ya que la debilidad subyacente de los márgenes y las ganancias es consecuencia en gran medida de factores más permanentes, como la debilidad de la productividad que propicia el aumento de los costes de producción (véase la figura 3).

Márgenes Bajo Presión

En cuanto al ciclo de crédito, esperamos que la tendencia hacia el ajuste de las condiciones crediticias se mantenga como resultado de la normalización de condiciones monetarias y el elevado apalancamiento, especialmente entre las empresas (figura 4). Estas circunstancias en sí limitan el margen para que la ingeniería financiera aumente los beneficios empresariales. A la vista de las elevadas valoraciones absolutas y relativas, no creemos que reste mucho potencial de rentabilidad en el crédito empresarial a lo largo de los próximos 12 meses.

Ciclo de Crédito de EEUU

El experimento de Trump:¿Revolución fiscal? ¿Permitirá el programa dirigido a favorecer el crecimiento del gobierno estadounidense entrante revitalizar el ciclo económico?

El alto grado de incertidumbre sigue siendo la característica más destacada del diseño de las políticas de Trump. Si el estímulo fiscal se equilibra adecuadamente y se dirige por igual a la oferta y a la demanda, con beneficios indirectos para el resto del mundo, el resultado podría ser un giro radical para bien. Si este fuera el caso, podría observarse un efecto dual, en forma de un déficit fiscal y por cuenta corriente mucho mayor en EE. UU. y un repunte del crecimiento global.

Si, por el contrario, el programa dirigido a favorecer el crecimiento se traduce en mayor proteccionismo y en un déficit público mayormente no financiado, el resultado mermaría las posibilidades de crecimiento futuro y fuera de las fronteras de EE. UU., en lugar de sentar las bases para una mejora sostenida de la senda del crecimiento. Y, naturalmente, los beneficios indirectos del estímulo fiscal de EE. UU.resultarían limitados. Los efectos colaterales negativos afectarían principalmente al resto del mundo, en especial a las economías emergentes. Como consecuencia, la divergencia del ciclo económico global aumentaría a unos niveles ya altos (figura 5), lo que daría lugar a expectativas de políticas monetarias más divergentes y crecientes riesgos financieros en forma de revalorización adicional del dólar y subidas de los tipos reales.

Acentuación Tendencia Ciclos Económicos

En estos momentos, el mercado apuesta por el primer escenario. Esta fase de "esperanza" podría tener un recorrido adicional, lo que traería consigo repuntes adicionales a corto plazo de los activos de riesgo. Pero a medida que nos acercamos al momento de la verdad, existe un lugar para las decepciones. Un déficit fiscal no financiado se topará con el rechazo de las fuerzas republicanas. Por otra parte, una parte importante de cualquier estímulo se compensará con el ajuste financiero resultante de la subida de los tipos y la revalorización del dólar. Los mercados disparan primero y preguntan después: los tipos de interés y el dólar ya han iniciado la senda alcista, sin ninguna claridad en cuanto al resultado político final. El proteccionismo tampoco se ha retirado del orden del día, por lo que en el momento de escribir estas líneas avanzamos más hacia el segundo escenario. Por todas estas razones, creemos que la deuda pública de los países más desarrollados presenta un riesgo limitado de caídas en un horizonte de 12 meses. El desplome de los tipos debería llevar asociada una cierta dosis de autocorrección, dada la debilidad de los fundamentales económicos y el alto riesgo de que la fase final resulte decepcionante.
 

Política monetaria:¿Fin del camino?

El banco central más importante del mundo (la Fed) tiene previsto normalizar la política monetaria, mientras que los bancos centrales de la zona euro y de Japón mantienen sus políticas expansionistas, pero con consecuencias imprevistas. Ejemplo ilustrativo: los tipos de interés negativos están teniendo un importante impacto en el sector bancario. El efecto neto de estas vías divergentes se traducirá en menor apoyo monetario para colmar la laguna entre unos fundamentales aún débiles y los elevados precios de los activos. Los bancos centrales están intentando contrarrestar el déficit de crecimiento estructural con herramientas cíclicas, lo que restará inevitablemente eficacia a sus medidas de expansión.

La politización de los mercados: Acostúmbrese

No nos referimos solo a las elecciones estadounidenses. La correlación entre la incertidumbre política y los activos de riesgos ha crecido estructuralmente desde la quiebra de Lehman Brothers (véase la figura 6). Los crecientes riesgos políticos son el resultado de un menor crecimiento y una caída plurianual de la participación del factor trabajo en la renta en el mundo occidental. Estos son fenómenos estructurales, con poca probabilidad de que cambien de signo con facilidad. Este tipo de riesgos puede ser bidireccional y resulta prácticamente imposible de valorar, pero se traducirá, si el resto de las condiciones no varían, en una mayor volatilidad de los mercados financieros. 2017 no será una excepción. Europa tiene la atención puesta en elecciones a la vista importantes.

Riesgos Políticos

 

Recomendado por 2 usuarios

Autor del blog

  • Rankia

    Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta

  • Más leído
  • Más recomendado

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar