Compramos en libras esterlinas. Global Allocation Informe Noviembre 2016

Compramos en libras esterlinas. Global Allocation Informe Noviembre 2016

Global Allocation


“El arte de acertar –hacer lo que hay que hacer en un mundo donde nunca se sabe lo que hay que hacer- requiere una previa purificación o desapego, un karma-yoga.”

Diario del anciano averiado. Salvador Pániker

El mes pasado acertamos con los efectos de una posible victoria de Trump. Aunque los días previos los mercados empezaron a tomar en serio ese escenario, sus reacciones, ex ante y ex post, fueron contrarias a lo que finalmente sucedió.

Global Allocation Noviembre

Inicialmente las acciones cayeron de precio mientras que los bonos subían de precio, bajando sus rentabilidades, al actuar como activos “refugio”. Justo lo contrario de lo que nos interesaba. Tras la victoria de Trump, los mercados reaccionaron con una fuerte caída inicial de las bolsas y subida de precio de los bonos, aunque fueron recuperando la sensatez y revirtiendo esa primera reacción. Quizás releyeron el programa electoral del elegido: bajadas de impuestos (de la renta y sociedades); más gasto en infraestructuras; y posiblemente mayores controles y trabas arancelarias al comercio internacional.

Bien para las bolsas (la norteamericana, no tanto para las emergentes), para el dólar y especialmente desfavorable para los bonos, en donde algunos índices han tenido el peor mes en más de 20 años. Subidas de tipos de interés a la vista, parece ser ahora lo más claro.

Al ver que los precios de los bonos y los diferenciales de riesgo caían con fuerza, arrastrando en la caída a muchos valores en bolsa, decidimos deshacer todo el riesgo que manteníamos en acciones. El movimiento fue muy brusco y comenzó a afectar con mucha más intensidad a Italia, España, Portugal e incluso a Francia que a la propia Alemania. Anticipando que los bonos alemanes actuaran, una vez más, como valor “refugio” de las incertidumbres de una “desintegración” del euro, con un referéndum en Italia a la vuelta de la esquina y Marie Le Pen encabezando las encuestas en Francia, decidimos recomprar los bonos alemanes a 30 años.

Tras las ligeras correcciones en los precios de los bancos, poco a poco, fuimos recomponiendo la exposición que teníamos al sector a menores/mejores precios. Seguimos pensando que cotizan con demasiado descuento y serán los más beneficiados por estos cambios. Hemos comprado algo más de bolsa, esta vez en el índice DAX alemán. Este índice, mayormente exportador, no ha recogido el efecto positivo de la devaluación del euro frente al dólar y, en el caso que los mercados apuesten por la rotura del euro, sería el más beneficiado al referenciar sus activos en marcos alemanes. En la misma línea, hemos comprado aproximadamente un 20% de la cartera en libras esterlinas, a medio plazo demasiado devaluada. Una vez normalizados los diferenciales de los bonos alemanes respecto a otros países europeos, hemos vuelto a tomar una posición bajista en bonos (a favor de las subidas de tipos), esta vez en bonos franceses al único plazo que podemos hacerlo (10 años). Estos están relativamente cerca de rentabilidad del bund alemán, pero a diferencia de estos, al no actuar como activo “refugio”, los vemos mejor opción en caso de posibles turbulencias.

Ciertamente, el camino está lleno de riesgos; pero cabe una actitud nueva -retropregresiva- para afrontar esos riesgos. ¿Quién ha dicho que las cosas iban a ser cada vez más fáciles?

Global Allocation evolución

Cartera Global Allocation

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar