Fidelity analiza las Elecciones estadounidenses 2016: No es la economía, estúpido

Fidelity analiza las Elecciones estadounidenses 2016: No es la economía, estúpido

Las elecciones estadounidenses están a la vuelta de la esquina: el primer debate presidencial se celebrará el 26 de septiembre y las elecciones el 8 de noviembre. Actualmente el Partido Demócrata disfruta de una ligera ventaja, tanto a escala nacional como estatal. El crecimiento del PIB es estable, el paro está en mínimos históricos y los salarios reales están aumentando. Si el estado de la economía estadounidense no ocupa el primer plano en las elecciones de 2016, ¿en qué deberían estar fijándose los inversores?

Bajo estas líneas, Fidelity aborda las encuestas, los factores políticos y las políticas que importan a los mercados, así como el auge del “proteccionismo”. También recurren a sus gestores de fondos de renta fija para que expliquen cómo están analizando y gestionando los riesgos en esta clase de activo.

Fidelity

 

Encuestas

La pregunta clave es cómo el aumento de la popularidad del candidato republicano a escala nacional (gráfico 1) se traslada al ámbito estatal y al Colegio Electoral. Las últimas encuestas indican que Trump tendrá que convencer a la totalidad de los 29 estados indecisos y al menos a un estado de inclinación demócrata para poder ganar (gráfico 2). La probabilidad de que lo consiga se cifra actualmente en el 39%. (Fuente: FiveThirtyEight, 19.09.2016).

Fidelity Encuestas


En anteriores comicios, se ha dado una correlación elevada entre la situación económica de los estados indecisos y el sentido de su voto, de modo que un estado que mejora económicamente tiende a mantener el statu quo. Sin embargo, en el gráfico 3 podemos apreciar que ya no ocurre así, y que algunos estados (p. ej. Florida) actualmente apuestan por los Republicanos, a pesar de su evolución económica relativamente buena como estado Demócrata. El resultado es que estas elecciones son cada vez más impredecibles.

Fidelity

Factores políticos

La eficacia de un presidente depende de la influencia que pueda ejercer sobre el Congreso (la Cámara de Representantes y el Senado). Las elecciones a la Cámara de Representantes es prácticamente seguro que las ganarán los Republicanos, pero el resultado no está tan claro en el Senado (gráfico 4), donde hay 34 escaños y 24 de ellos pertenecen actualmente a los Republicanos. Un presidente Demócrata y un Congreso en manos Republicanas sería una continuación de la situación actual, y el Congreso probablemente dé al traste con las reformas políticas de calado que presenten los Demócratas. Un Congreso dividido podría provocar un bloqueo virtual en el que ningún partido podría aprobar cambios en las políticas del país. Ni siquiera un presidente y un Congreso en sintonía garantizan progresos, ya que existen fuertes divisiones dentro del Partido Republicano que podrían ser insalvables.

Fidelity


Políticas

Las campañas giran en torno a las políticas que van a llevar a cabo los candidatos, pero ¿cuáles tienen más probabilidades de importar a los inversores? Resumimos a continuación algunas propuestas clave, conscientes de que pueden verse bloqueadas por un Congreso dividido o, incluso, unido.

Fidelity

Proteccionismo

Es la palabra de moda en las elecciones de 2016, pero ¿por qué el proteccionismo ha adquirido tanta relevancia? La llegada de la globalización y el posterior auge del libre comercio y el movimiento de personas han ayudado a mejorar la calidad de vida, pero no todo el mundo se ha beneficiado necesariamente de igual forma. Los que se encuentran en las capas inferiores de las economías desarrolladas han visto cómo, en general, sus salarios crecían a menor ritmo que los que se encuentran en los estratos superiores; el gráfico 6 muestra un aumento sostenido de la mediana de renta de los hogares, pero el porcentaje de renta del primer 1% también ha aumentado. La percepción de que ha aumentado la desigualdad, sumado al miedo de que los puestos de trabajo nacionales se pierdan en favor de países con mano de obra más barata, ha provocado una sensación de “estar quedándose atrás”. Aquí han incidido los dos candidatos, como ha quedado demostrado con su énfasis en proteger el empleo estadounidense y bloquear los tratados de libre comercio. La deriva proteccionista es un gancho muy fácil de usar para los políticos, pero puede tener profundas consecuencias para la economía estadounidense y mundial, y no es un riesgo que deba tomarse a la ligera.

Fidelity

Opiniones de los gestores de fondos de renta fija

Rick Patel – Bonos agregados estadounidenses y mundiales

Para el mercado de títulos del Tesoro, los factores más importantes serán las próximas reuniones de la Fed y el Banco de Japón y las decisiones de política monetaria que salgan de ellas. Las perspectivas de crecimiento a largo plazo vendrán dictadas más por los datos económicos que por el resultado de las elecciones, pero si la confianza del mercado en el gobierno es baja, podríamos ver un descenso de las expectativas de crecimiento, un repunte de los bonos del Tesoro y una revalorización del dólar en un movimiento de búsqueda de la calidad. En el plano positivo, los planes de inversión en infraestructuras que han propuesto las dos partes podrían provocar una elevación de la curva a medida que aumente el volumen de emisión de títulos del Tesoro, pero eso depende de si sale adelante la reforma de los presupuestos en lo que, en mi opinión, probablemente será un Congreso de mayoría Republicana. En última instancia es el estado de la economía estadounidense y mundial, junto a las acciones que tomen los bancos centrales, lo que determinará la forma de la curva estadounidense. Nos hemos posicionado para nuevas elevaciones de la curva, con algo de duración real como cobertura de riesgo frente al impacto de políticas proteccionistas.

Peter Khan – Renta fija corporativa y de alto rendimiento

Se dice a menudo que una Casa Blanca y un Congreso divididos protege al sector privado frente a un exceso de actividad de los gobiernos y mi hipótesis de base es que continúe el bloqueo político. Los dos candidatos están de acuerdo en que se necesita un nuevo impulso para estimular el crédito bancario, pero mantienen diferencias en lo que respecta al papel que la regulación debe desempeñar en el sector financiero y eso determinará cómo se va a trasladar esa idea al sector en el futuro. Las empresas farmacéuticas están en el ojo del huracán, ya que los precios de los medicamentos se han convertido en un tema candente. Gran parte del riesgo de que se implanten límites de precios ya está descontado en los bonos, pero debido al poder del lobby del sector no esperamos grandes cambios y aprovecharemos las oportunidades de compra que surjan. La necesidad urgente de invertir en infraestructuras debería ser positiva también para la industria de la construcción, gane quien gane. Obviamente, no se sabe a ciencia cierta qué políticas se pondrán en marcha y, por lo tanto, estamos sobreponderados en sectores como empresas no cíclicas, que son bastante inmunes al ciclo electoral.

Steve Ellis – Renta fija emergente

Para el equipo emergente, las elecciones estadounidenses son secundarias frente al rumbo que adopte la Fed a corto plazo y lo que eso pueda significar para la fortaleza del dólar. Sin embargo, el discurso proteccionista de los dos candidatos plantea un riesgo bajista para los mercados emergentes, gran parte de cuyo crecimiento durante los últimos 20 años se ha visto alimentado por la apertura de las barreras comerciales y la globalización de los mercados de capitales. México se perfila como el mayor perjudicado por la agenda proteccionista y las amenazas de renegociación del NAFTA ya han provocado caídas en el peso. El hecho de no ratificar el Acuerdo Transpacífico también podría ser perjudicial para países del sureste asiático como Vietnam y Malasia. Consideramos que el riesgo de que se desencadene una guerra comercial abierta es bajo, incluso en el supuesto de que haya una Casa Blanca y un Congreso políticamente unidos, pero el riesgo de que se lancen políticas proteccionistas es real. A tenor de ello, estamos infraponderados en el riesgo cambiario de las divisas locales en nuestros fondos de rentabilidad total y sobreponderados en deuda corporativa, donde nos centramos en títulos defensivos de alta convicción.

Tim Foster – Renta fija mundial indexada a la inflación

El riesgo principal es la debilidad del dólar y cómo el auge del proteccionismo y la revocación de acuerdos comerciales podrían elevar el coste de los productos para los consumidores estadounidenses. El papel de la Fed también es clave, ya que la precaución a la hora de volver a subir los tipos actuaría como un lastre para el dólar y se trasmitiría a la inflación. No obstante, más allá de la moneda no apreciamos ningún otro gran riesgo para nuestras perspectivas sobre la inflación. En cuanto a los costes energéticos, ningún candidato maneja políticas destacables en materia de producción petrolífera o energías verdes. El aumento del salario mínimo federal podría tirar al alza de la inflación, pero como hemos visto en el Reino Unido, las empresas pueden encontrar formas de reducir las prestaciones a los empleados por otro lado para compensar el aumento de la factura salarial, por lo que el impacto final es incierto. La lucha contra la inmigración puede tener efectos opuestos: una reducción de la población activa podría equivaler a más presión sobre los salarios, pero podría reducir el número de consumidores en la economía, por lo que el impacto final es difícil de cuantificar. En el cómputo global, estas elecciones no plantean riesgos a corto plazo para nuestra tesis de inversión y seguimos pensando que los puntos de equilibrio de inflación estadounidenses están baratos desde un punto de vista fundamental.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar