A día de hoy, ¿qué papel desempeña el oro?

A día de hoy, ¿qué papel desempeña el oro?

A continuación, podemos disfrutar de la opinión de Yves Longchamp, responsable de análisis en Ethenea Independent Investors y de Guido Barthels, gestor del Ethna-Defensiv Tque nos hablarán de la situación del oro en el mercado. En el artículo averiguremos cómo el oro, ante el volátil entorno de mercado, ha vuelto a ganar presencia en las carteras de los inversores.

                             Yves Longchamp                                                        Guido Barthels

 

En un mundo occidental considerado seguro, la acumulación de provisiones es algo que habíamos olvidado hace tiempo. De igual manera, los inversores han dado la espalda al oro en múltiples ocasiones. Sin embargo, las medidas de flexibilización de la política monetaria han puesto patas arriba los mecanismos del mercado. ¿Qué papel desempeña el oro ahora?

En agosto, el Gobierno alemán conminaba a acumular provisiones. Para ser exactos, se daban a conocer aspectos del nuevo concepto de protección civil. Los ataques de terroristas o regímenes enemigos podrían paralizar las infraestructuras del país durante días. En este sentido, un cierto aprovisionamiento no es en realidad ningún alarmismo, sino algo lógico. Pero la incertidumbre de la población no solo se debe al terrorismo y la guerra, sino también a la continuación de la política monetaria de tipos negativos, o muy bajos, de los bancos centrales, que, unida a la manipulación del mercado, reduce la confianza con respecto a la estabilidad de la propia moneda. Hasta ahora el discurso versa únicamente sobre la reducción de la confianza, y no sobre la pérdida de la confianza. Sin duda alguna, crece la inquietud acerca de si los bancos centrales son realmente capaces de controlar su experimento de política monetaria.

Por esta razón no podemos evitar volver a abordar el tema del oro. En el pasado, nos mostrábamos bastante escépticos ante el oro como clase de activo de moda. Con las perspectivas de múltiples activos mejores, nos resultaba difícil trabar amistad con el oro. Pero han transcurrido los años y el entorno ha variado. Los rendimientos de los mercados de renta fija son más bajos que nunca; las cotizaciones de muchas acciones son justas; del Banco Central Europeo se puede esperar, entretanto, cualquier cosa, hasta la compra de fondos de renta variable para estimular el hasta ahora exiguo crecimiento de la economía; las deudas de los gobiernos crecen a pesar del regalo que supone el descenso récord de los tipos de interés de la deuda... En otras palabras: dado que el mundo ha cambiado, hemos vuelto de nuevo la vista hacia el oro con la reflexión de si deberíamos volver a denostarlo o realmente no.

Con excepción de la época actual, el oro fue durante milenios una forma de pago común, principalmente en forma de monedas. Hasta bien entrado el siglo XX (1971), el valor de una moneda se basaba de hecho en el oro de conformidad con los acuerdos de Bretton Woods. El colapso de este sistema, cuyo mayor punto débil era que no había disponible oro suficiente para la necesidad de monedas existente, es lo que hizo que surgieran las actuales monedas en papel (dinero fiduciario). De ahí que el oro perdiera su estatus como método de pago. La supresión de la Executive Order 6102 en 1974, es decir, la eliminación de la prohibición de posesión de oro, supuso también en última instancia que las inversiones y las especulaciones hayan contribuido al avance progresivo del precio del oro. Hoy en día no cabe duda de que los ETF y los ETC desempeñan un papel importante en su progresión.

Por otra parte, ni la inflación ni las subidas de las acciones parecen influir en el precio del oro. ¿Se trata quizá por tanto solo del mero equilibrio entre la oferta y la demanda? Las variaciones en el precio del oro parecen guardar relación con los rendimientos reales de los valores del Tesoro protegidos contra la inflación (TIPS) estadounidenses a diez años. Solo en la medida en la que probablemente tanto los bajos rendimientos de los TIPS como el precio de oro elevado son dos expresiones diferentes de la misma causa. Una gran inseguridad y miedo provoca subidas de los precios del oro y una disminución de los tipos de interés reales. Estos últimos solo son aceptables para inversores en la medida en que resulta incierto el avance de las futuras tasas de inflación. En este caso significa, por ejemplo, que la política monetaria ya no funciona o que el valor del dinero es inestable.

Quizá, de esta forma, lleguemos por fin ahora a la respuesta a la pregunta de por qué el oro es tan caro. El oro era y sigue siendo una posibilidad (viable) de trasferir activos de un sistema de moneda a otro nuevo sistema de moneda. El oro se puede ocultar mejor que la mayoría de los denominados valores reales, como inmuebles y terrenos. Como en los tiempos de reformas de monedas e índices de hiperinflación a menudo se declaraban las famosas prohibiciones de posesión de oro, parece poco razonable depositar el oro privado en el banco.

Para los inversores el oro no sirve en tiempos como los actuales como activo refugio. La pequeña correlación del precio del oro con las variaciones en la cotización de las acciones y las variaciones de los tipos nominales hace que sea un codiciado complemento de cartera, ya que así se maximiza el potencial efecto de diversificación. En el pasado, cuando la posición de tesorería aún generaba réditos, este aspecto no era para nosotros lo suficientemente significativo. En cambio, hoy en día en los que se penaliza con intereses la inversión en efectivo, los costes por tener oro en forma de ETF o ETC son muy comparables.

Ethenea

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar