El que compra con rentabilidad cero o negativa, tarde o temprano perderá: Global Allocation Informe Julio 2016

El que compra con rentabilidad cero o negativa, tarde o temprano perderá: Global Allocation Informe Julio 2016

Global Allocation

En Julio, apenas hemos variado la cartera. Pensamos que estamos de cara favorable a la probabilidad y que el tiempo juega a nuestro favor.

Global Allocation Valor Liquidativo

 

Como ya he expuesto en alguna otra ocasión, el tiempo trabaja en especial gracias a los tipos de interés. Estos no sólo han desaparecido en los mercados de bonos, que no paran de subir de precio (afeando nuestros resultados de forma temporal), sino que en muchos casos se han convertido en negativos. No únicamente en los bonos de los gobiernos, España ya está emitiendo bonos a tipos negativos, sino que cada vez más tenemos compañías que también consiguen financiarse y ganar dinero con ello. Las intervenciones de los Bancos Centrales han hecho que los tipos sean cero o muy cerca a plazos más largos como 50 años. Por ejemplo, este mes Suiza tiene los tipos de interés a este plazo en el 0% y, por supuesto, negativos a cualquier otro plazo más corto.

Sin embargo, hay dos activos, el inmobiliario y las acciones, que por mucho que suban de precio, nunca darán rentabilidades negativas, ya que tienen “cupones”, es decir, rentas o dividendos. Estos al no tener un plazo de vencimiento a un precio fijo, nos seguirán dando siempre (como si fueran deuda perpetua) algún interés. En ambos casos, además, el tiempo suele jugar a su favor, aumentando los cupones en el tiempo, especialmente en el caso de que tengamos inflación. Digamos que la rentabilidad actual de estos activos es de aproximadamente el 4%. Aunque no es mucho y también pueden bajar, como de hecho espera la cotización de los mismos. Sin embargo, al no tener “riesgo de crédito” tienen una gran ventaja a su favor, no pueden quebrar, como es el caso de un bono, donde podemos perder todo o parte del principal. Especialmente en nuestro caso, al invertir en los índices, como el Euro Stoxx 50, aquellas compañías que peor comportamiento tienen, sale del índice y son reemplazadas por otras nuevas. Tal y como ha sucedido esta semana con la salida anticipada de Deutsche Bank.

El problema de invertir en estos dos activos, en especial si las rentas o dividendos descienden, o suben los tipos de interés, es que la rentabilidad que obtengamos puede no ser muy atractiva. Analizando con detenimiento la futura evolución de las rentas inmobiliarias, parece que están subiendo, y al igual podría sucede con los dividendos. En cualquier caso, uno de los mejores indicadores de que las cosas pueden ir mal, son los mercados de bonos. Estos son los primeros que suelen dar las primeras señales de que algo empieza a ir mal, tratando los tenedores de bonos (corporativos y gubernamentales) de salir corriendo antes de perder el principal de su inversión. 

Así, los diferenciales en los mercados de crédito están marcando mínimos de los últimos años. A diferencia de lo que ocurría el año pasado por estas fechas, cuando empezaron a aumentar, y con ello los precios de los bonos a caer.

Si estos activos están bien, sin duda las cosas irán mejor, por lo que solo una subida abrupta de los tipos de interés podría descarrilar las valoraciones de estos activos de largo plazo. No es tan raro como le parece a algunos, por tanto, que veamos máximos históricos en la bolsa americana, coincidiendo con mínimos históricos de los tipos de interés USA a largo plazo.

Por estos motivos, mantenemos como sabéis ya nuestras posiciones cortas (vendidas) en los bonos alemanes a 30 años, el plazo más largo al que podemos cubrir nuestra inversión en deuda perpetua (bolsa), protegiéndonos del principal riesgo que ahora tenemos. Si los tipos subieran, los precios de los bonos bajarían. Esta posición es la que nos ha lastrado más la rentabilidad este año. Lo bueno es que esa pérdida ya la tenemos en la valoración actual. La verdad es que el que compra con rentabilidad cero o negativa, tarde o temprano perderá.

Para entenderlo mejor, supongamos que vamos a comprar un inmueble, y que nos dará una renta del 4%, y para mejorar el retorno, incluso pedimos un crédito. Ahora mismo, no es descabellado que nos dieran un tipo del 1,5% para afrontar la compra a un plazo de 30 años (el interbancario a este plazo está casi un punto más bajo). Lo que no sería prudente, es pedir un crédito a tipo variable, que nos puede llevar a la ruina, como ya le pasó a mucha gente en la crisis del 2008. En el caso de que en seis meses nos den la hipoteca al 1%, no dejará de ser un coste de oportunidad. Si subieran los tipos digamos al 6%, el precio de los inmuebles seguramente bajaría, pero si pudiéramos vender nuestra hipoteca, esa diferencia la compensaríamos con creces, ya que ganaríamos hoy esa diferencia por el número de años que nos quedaran por pagar.

Mientras los tipos de interés continúen igual, o más bajos, y las rentas se mantengan o incluso empiece a haber una percepción de que pueden subir, la gente estará dispuesta a aceptar rentabilidades menores en la compra. Si la renta baja al 2%, con todo lo demás igual, el precio del inmueble ha doblado (o el de la bolsa).

Espero no haberme extendido mucho con el ejemplo.

Al menos, “mientras se gana algo, no se pierde nada”, amigo Sancho.

Global Allocation comparación índices

Global Allocation Composición Cartera

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar