Y después del Brexit, ¿qué? Global Allocation Informe junio 2016

Y después del Brexit, ¿qué? Global Allocation Informe junio 2016

Global Allocation

Como os comentábamos en el informe especial que remitimos este mes, el Brexit nos parecía malo a corto plazo, aunque bueno a largo, en caso de producirse, y al revés. Esto se explica gracias a que el soltar lastre debería favorecer el llegar con mucha mayor facilidad a una solución de más Europa, empezando por la unión bancaria, para terminar con la unión fiscal e, incluso, los eurobonos.

 

Global Allocation Valor liquidativo

En cualquier caso, y a la vista de la incompetencia política que nos rodea, es mejor centrarse en la valoración de los distintos activos, y dejar que el tiempo juegue a nuestro favor. Al menos es más sensato que hacer pronósticos sin ninguna base, o simplemente seguir al mercado, dejándose guiar por cualquier augurio.

En cuanto a estos augurios, empezando por el efecto en la economía, no somos capaces de identificar con precisión algún sector de actividad que se vea realmente afectado; salvo si hubiera un cambio mucho mayor en cuanto a la paridad de la divisa, y casi exclusivamente por este motivo.

En este sentido, ni la cotización del euro (al menos esta no está directamente intervenida por el BCE, y si lo está es con posibilidad de mayor devaluación), ni los diferenciales de los bonos periféricos, ni los mercados de crédito, ni los mercados emergentes han mostrado ningún síntoma de debilidad, sino más bien lo contrario.

Tan solo el sector bancario, en especial el europeo, está especialmente flojo. Si bien llevamos desde el año pasado advirtiendo de la situación precaria de los bancos italianos en particular (la banca pública y alguno más en Alemania no se queda atrás), pensamos que si en algo puede afectar el Brexit es en el desplazamiento limitado de parte de la actividad de la City hacia bancos europeos.

El miedo, unido al soporte que abren las expectativas de mayores compras de deuda pública, ha conseguido un traslado masivo de los inversores desde la renta variable a la renta fija, al final casi sin distinción, si bien con records de tipos bajos en los largos plazos.

Si analizamos las valoraciones de los activos de renta variable y los valoramos a estos tipos de descuento, nos encontramos con que se tendrían que producir unos efectos en la economía tan devastadores que superarían cualquier crisis conocida. Insistimos, esta hipótesis no es razonable. No conseguimos ver este riesgo en ninguna otra clase de activo, y en especial en los mercados de crédito.

Todavía no se ha inventado una crisis que no termine siendo una crisis de crédito, y los precios de los bonos que lo indicarían están más bien en valoraciones de burbuja.

Así, mantenemos nuestra exposición vendida en los bonos alemanes a 30 años, plazo más parecido al de las acciones que tenemos, que cotizan a rentabilidades en torno al 0,40% (el interbancario a ese plazo en euros sobre el 0,75%), no vaya a ser que caigan bruscamente de precio y consigan no hacer tan atractiva la rentabilidad de las acciones (el Eurostoxx cotiza con una rentabilidad por dividendo de más del 4%). En la práctica es como si nos endeudáramos al 0,75% para invertir con una rentabilidad al 4%. Mucho tendrían que caer los dividendos para que no sea rentable.

De hecho, la rentabilidad de las bolsas comparada con los tipos de interés a estos plazos suele ser inferior a la del interbancario o los bonos a estos plazos. Lo razonable es pensar que con cualquier mejora en los beneficios de las empresas compensaremos esta diferencia en estos plazos.

Si de verdad viniera una crisis del tamaño que vaticinan estos diferenciales, no dudamos que la impresión de dinero por parte de los bancos centrales alcanzaría cotas que haría que se disparara la inflación y con eso los tipos de interés.

Así, bien sea por uno u otro motivo, estamos seguros que en cuanto los mercados se normalicen, lo cual puede tardar entre 2 y 4 años sin problema, el rendimiento que obtendremos en el fondo no debería de ser inferior en condiciones normales a entre el 100% y el 150% sobre los actuales valores liquidativos.

La situación me recuerda bastante a la que vivimos en el 2011-2012, creo que el único otro momento desde que empezamos el fondo en el que me atreví a vaticinar un resultado similar, por cierto, con bastante acierto.

Conviene no olvidarse nunca de los tipos de interés.

Tarde o temprano siempre realizan su labor.

Global Allocation Eurostoxx

Global Allocation composición cartera

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar