La salida del Reino Unido de la UE sacude a los mercados

La salida del Reino Unido de la UE sacude a los mercados

MFS nos hace llegar con su reseña semanal sus perspectivas de mercado en la que nos hablan de las noticias más destacadas tanto en el plano ecónomico como en el corporativo a nivel mundial. Esta semana centran el foco en la salida del Reino Unido de la Unión Europea, detallando las posibles consecuencias que puede acarrear este fenómeno sociopolítico en los mercados financieros.
 
mfs
 

 

  • La salida del Reino Unido de la UE es negativa para las calificaciones crediticias y crea un prolongado período de incertidumbre. Las rebajas de categoría podrían ampliar los diferenciales de crédito.
  • En el volátil contexto posterior a la decisión del Reino Unido de abandonar la UE, podrían surgir ineficiencias a largo plazo, generando oportunidades.
  • La salida del Reino Unido de la UE podría inaugurar una serie de votos en contra del establishment, ya que son cada vez más quienes se oponen a las fuerzas de la globalización.


La decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea, conocida internacionalmente como Brexit, ha comenzado a tener repercusiones en todo el mundo.

El primer ministro Cameron anunció que renunciará en octubre, cerca de la fecha de la próxima conferencia anual del Partido Conservador. Una vez que asuma un nuevo primer ministro, el Reino Unido accionará el Artículo 50 del Tratado de Lisboa y comenzará el proceso de negociaciones de dos años para acordar los términos de su salida de la UE.

Desde la perspectiva del crédito, las agencias de calificaciones crediticias han anunciado que se rebajará la calificación crediticia de la deuda soberana del Reino Unido como consecuencia de la decisión de abandonar la Unión Europea. Standard and Poor's señaló que la calificación crediticia AAA "ya no es sostenible en estas circunstancias". Moody's definió la decisión de abandonar la UE como negativa para las calificaciones crediticias del Reino Unido y otras entidades emisoras con sede en el país, y anticipó un prolongado período de incertidumbre política que probablemente tendrá un impacto negativo en la inversión y en la confianza. En términos absolutos, los rendimientos de los bonos del Reino Unido pueden descender en el corto plazo, pero los diferenciales podrían ampliarse.

Los bancos centrales han dejado en claro que están listos para ofrecer liquidez a instituciones financieras —y en algunos casos, intervenir en los mercados de divisas— ante las volátiles condiciones del mercado. Se espera que los bancos centrales trabajen juntos para dominar la volatilidad. Resulta cada vez más probable que el Banco de Inglaterra recorte sus tasas en julio, mientras que se considera poco probable que, tras este resultado, la Reserva Federal de Estados Unidos implemente un aumento de tasas a corto plazo en lo que resta del año.

Los mercados de divisas se han llevado la peor parte de la volatilidad del día viernes: la libra cayó un histórico 11 % frente al dólar estadounidense tras conocerse los resultados de la votación y antes de estabilizarse. Las acciones sufrieron un duro golpe en la apertura de los mercados el 24 de junio, cuando el índice FTSE 100 retrocedió cerca de un 9 %, pero esas pérdidas se moderaron significativamente a medida que avanzó la sesión. Los movimientos fueron relativamente sensatos, y los sectores que se encuentran en mayor riesgo a corto plazo —servicios financieros y cíclicos— recibieron la mayor parte de la presión hasta el momento. El rendimiento de los bonos a 10 años del Reino Unido cayó a un histórico 1 % antes de estabilizarse en cerca del 1,10 % hacia la hora de cierre del viernes, mientras que los pagarés a 10 años del Tesoro de Estados Unidos registraron un rendimiento históricamente bajo de cerca del 1,40 % en la mañana del viernes, antes de recuperarse a 1,57 %.

Este tipo de panorama puede generar oportunidades para los inversionistas. Nuestra visión es a largo plazo, y tenemos mucho cuidado de no confundir la economía y la política locales con los mercados. Invertimos en negocios internacionales y globales, y los precios de las acciones funcionan como un mecanismo para calcular el valor presente. Parte del impacto de la decisión del Reino Unido de abandonar la UE ya se puede haber reflejado en los precios. En este contexto de mayor volatilidad, pueden surgir ineficiencias a largo plazo. Hay grandes negocios que han recibido un fuerte golpe a corto plazo, y hay otros donde los riesgos han aumentado de manera significativa. Este es el tipo de entorno donde se esperaría que los administradores de activos a largo plazo puedan agregar valor. Después de todo, la volatilidad debería ser nuestra amiga en el largo plazo.

Para inversiones de renta fija, seguimos buscando oportunidades allí donde las valuaciones se han dislocado. Estamos revisando nuestra exposición en cuanto a sectores y nombres, para decidir dónde deseamos añadir o disminuir el riesgo. No nos apresuraremos, ya que somos conscientes de las dificultades en torno a la liquidez en el corto plazo. En términos generales, abordaremos esta situación mediante un enfoque de "esperar y ver", mientras aguardamos a que mejore la liquidez. Ya hemos identificado sectores y créditos específicos, de manera de poder movernos rápidamente cuando se genere el entorno propicio para ajustar las carteras de manera adecuada.

Políticamente, no todo está dicho

Como dijo Michael Gove durante la campaña por la salida del Reino Unido de la UE, muchos están "cansados de escuchar a los expertos". Ese mismo sentimiento se ha expandido mucho más allá de las costas británicas, en especial en Europa y Estados Unidos. Si bien el voto británico a favor de abandonar la UE ha echado algo de luz respecto de la futura relación del Reino Unido con el bloque, también abre las puertas a un posible efecto dominó en Europa a medida que los movimientos populistas cobran fuerza. Los inversionistas se preguntan qué países serán los próximos en celebrar su propio referéndum sobre la UE.

La primera prueba se verá el domingo, cuando España vaya a las urnas para la segunda elección general en menos de un año. En Italia, varias elecciones recientes de alcaldes, entre ellas las elecciones romanas de la semana pasada, se definieron a favor del Movimiento 5 Estrellas, un grupo que se manifiesta en contra del establishment y de la UE, y el país tiene programado un referéndum sobre reformas constitucionales para este otoño. Si el referéndum fracasara, el primer ministro Matteo Renzi tendría que renunciar a su cargo, tal como lo hizo el primer ministro Cameron tras la decisión británica de abandonar la UE. El año próximo, Francia y Alemania también pasarán por las urnas, de manera que en caso de crecer el sentimiento antiestablishment, los efectos podrían ser significativos si los dos mayores Estados de la UE se dejan llevar por esa marea.

Para resumir, parece que la decisión del Reino Unido de abandonar la UE podría ser el comienzo de un importante y extenso proceso en el cual la insatisfacción ante los efectos de tres décadas de globalización se comienza a expresar en formas cada vez más impactantes. Queda por verse si la tendencia se acelera, y qué impacto duradero tendrán estas fuerzas políticas en las empresas de todo el mundo, si lo tuvieran. Las condiciones geopolíticas son siempre cambiantes, pero los grandes negocios siempre parecen encontrar la manera de adaptarse y prosperar con el tiempo. Creemos que serán capaces de atravesar esta tormenta.

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar