Perspectivas del mercado europeo de high yield (bonos de alto rendimiento)

Perspectivas del mercado europeo de high yield (bonos de alto rendimiento)

Tras un breve periodo de fuertes ventas a comienzos de año, los bonos europeos de high yield (alto rendimiento) acumulan una rentabilidad del 4,6% en el año, cifra que asciende al 7,7% desde los mínimos de febrero, y baten considerablemente a la renta variable europea (gráfico 1). Esta clase de activo no se encuentra entre los objetivos directos del programa de compras de deuda del sector privado del BCE (CSPP), aunque este está teniendo un efecto beneficioso para todos los activos de renta fija de Europa.

Las empresas tienen ahora acceso a financiación más barata durante al menos otro año y un calendario de vencimientos muy ligero, de modo que la mayoría de las empresas no debería tener problemas para refinanciarse gracias al elevado nivel de demanda. De hecho, tras el anuncio del BCE los flujos aumentaron mayoritariamente en Europa, pero los inversores asiáticos siguen mostrando un gran interés. Esta tendencia no resulta sorprendente cuando se analizan las valoraciones. Los títulos BB denominados en euros ofrecen ahora el doble de diferencial que los títulos BBB y, a medida que las curvas de rendimientos se van aplanando, para los que buscan rendimientos resulta más atractivo aumentar el riesgo crediticio para entrar en high yield que aumentar la duración (gráfico 2). 

Gorodilov Fidelity


Desde el punto de vista fundamental, Europa goza de buena salud, especialmente frente a su “hermano mayor”, el mercado estadounidense de high yield. Los impagos en Europa presentan niveles más contenidos -Moody's pronostica un tasa de impagos del 2,8% en Europa y del 5,8% en EE.UU.- y las empresas siguen concentradas en refinanciarse. A tenor de los buenos niveles de tesorería en los balances y la financiación barata disponible, podríamos empezar a ver aumentos del apalancamiento a medio plazo, pero esta circunstancia probablemente se manifieste primero en unos pocos casos concretos, en lugar de convertirse en un problema sistémico más amplio. 


En general, mantenemos una visión positiva sobre esta clase de activos, pero podríamos ver repuntes de la volatilidad durante los próximos meses (por ejemplo, en el plano político tenemos en junio el referéndum británico sobre el Brexit y las elecciones en España). Además, existe la posibilidad de que el programa de compras del BCE comience decepcionando al principio, lo que podría traducirse en una ampliación de los diferenciales. Consideraríamos cualquier fase de volatilidad como un momento atractivo para reforzar la exposición a esta clase de activo y esperamos rentabilidades similares al cupón durante los próximos doce meses.

Fidelity European High Yield


¿Cómo está posicionado el fondo Fidelity Funds European High Yield Fund? 


Partiendo de nuestra visión positiva sobre los bonos high yield europeos, el fondo mantiene una posición larga moderada en beta de deuda corporativa frente al índice de referencia. Desde comienzos de año, hemos aumentado la exposición al sector de las comunicaciones participando en nuevas emisiones y operando en el mercado secundario. Debido a sus activos tangibles y rasgos defensivos, sigue siendo uno de nuestros sectores preferidos.

Nuestra otra apuesta de alta convicción es la sobreponderación en el sector de “otros servicios financieros”, principalmente empresas especializadas en el cobro de deudas. Estas empresas comenzaron a formar parte de nuestro universo de inversión hace unos años y siguen siendo todavía un área del mercado escasamente analizada. Las empresas de este sector compran parte de una cartera de cuentas pendientes de cobro de un banco, con un fuerte descuento, y trabajan para intentar recuperar la mayor cantidad de dinero posible de estas deudas. El sector ha crecido con fuerza y, después de arrancar en el Reino Unido, ahora se ha expandido a Europa. Nuestra posición de máxima convicción en esta área es Garfunkel, una empresa alemana que fue adquirida por un experimentado comprador de deudas británico. 


El fondo sigue infraponderado en consumo cíclico, donde encontramos menos oportunidades atractivas. La mayor parte de nuestras posiciones en esta área se encuentran en empresas automovilísticas y proveedores para dicho sector. Seguimos infraponderados en distribución, que ha tenido dificultades para generar unos beneficios aceptables. Los niveles de efectivo siguen siendo una parte crucial de nuestra estrategia de inversión y se han movido hacia la parte superior de nuestra horquilla “de referencia” del 5-10%. Hemos visto unos elevados niveles de actividad en el mercado primario en abril y mayo, y utilizado aquí parte de nuestro efectivo. 


Ante el inicio de las compras de bonos corporativos por parte del BCE hemos rotado posiciones saliendo de títulos B y aumentando la exposición a bonos con calificación BB, que no se van a beneficiar directamente de las compras, pero probablemente experimenten algunos efectos secundarios indirectos. En general, el rendimiento superior al 5% de la cartera sigue siendo atractivo en un contexto marcado por los tipos negativos de la deuda pública alemana y el 1% que rentan los bonos de alta calidad crediticia europeos.

Andrei Gorodilov
Gestor del fondo Fidelity Funds European High Yield Fund

Fidelity

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar