Rankia España
blog Fondos de inversión
Los mejores fondos de inversión

Siempre hay que ser escépticos con lo que se nos ofrece: Entrevista al forero Valentín (III)

En este post os traemos la última entrega de la entrevista al forero Valentín. Las preguntas han sido formuladas por los propios usuarios de Rankia, y en esta última parte encontramos una amplia variedad sobre distintos temas como divisas, ETFs e incluso alguna anécdota personal. Por último, Valentín nos da una serie de recomendaciones bibliográficas.  

En los siguientes enlaces podéis acceder a las anteriores partes de la entrevista:

Entrevista al forero Valentín
 

 

Gestión Semiactiva. Reflexiones, recomendaciones de libros, y sitios web
En ocasiones he indicado que el estilo de gestión que aplico es la Gestión Semiactiva, para indicar que no se trata ni de gestión activa ni de pasiva pura. Sin embargo, creo que sería más acertado denominarla como “Gestión Adaptativa”. Dado que se trata de un estilo de inversión propio, con ciertas diferencias en cuanto a principios de inversión.

La gestión adaptativa se fundamenta en el Asset allocation, y el uso de productos baratos de gestión indexada a mercado y/o de gestión pasiva basada en factores de riesgo; se incluye la exposición a divisas en la formación de cartera, y la “adaptación” de la cartera tanto en situaciones extremas de mercado (elevada inflación >5%, extrema y larga depresión, política monetaria, confiscación y quitas de dinero), así como sobreponderar-infraponderar renta variable muy puntuales en función de sobrevaloraciones infravaloraciones de mercado (actitud contraria a la masa inversora). 

Es decir, la Gestión Adaptativa se fundamenta en la gestión del riesgo sin limitar el potencial de rentabilidad que ofrece la renta variable, conformándose con la rentabilidad que el mercado nos ofrece en cada momento. Estas características son las que definen la Gestión Adaptativa, y que no puede desplegarse en profundidad en una entrevista.

Como habréis podido observar, la gestión adaptativa no pretende movimientos de los activos a corto plazo con objeto de intentar obtener mayores rendimientos en el más corto plazo, sino que sus movimientos tratan esencialmente de ser correcciones/adaptaciones en situaciones extremas de mercado, con objeto de proteger el capital y por otra parte rentabilizar la inversión mediante la realización de operaciones contrarias a la masa inversora.

De cara a crear una cartera para la jubilación o para la independencia financiera, ¿que te gusta más, una cartera indexada al estilo Bogle, o directamente acciones de empresas buenas con dividendos, priorizando en que las empresas sean buenas, no tanto en que los dividendos sean altos?
Existen distintas metodologías de formación de carteras de inversión. Expongo tres importantes:

  • La basada en la “gestión indexada a mercados totales”. Es la que conocemos como cartera Bogle, la cual se caracteriza por: replicar índices amplios de mercado, haciéndolo en base a capitalización de mercado y en base a réplica física, y por ser el estilo de gestión que menos costes genera. Mi preferencia está por realizarlo en base a regiones geográficas, ponderándolas a conveniencia del inversor. 
  • La basada en el “Asset Allocation”. Se caracteriza por segmentar el mercado en distintas clases de activos y permitir crear una cartera de inversión basada en el binomio rentabilidad-riesgo.
  • La basada en un “método propio elaborado por uno mismo como inversor”, en base a sus propios principios de inversión. Es el caso de la pregunta expuesta, una cartera de acciones individuales “buenas”.

Yo propondría la opción a) para todo tipo de inversor, porque dispone de una “buena” estructura de cartera: una amplia diversificación por número de empresas y sectores, y sabemos que el mercado ha aguantado históricamente todo tipo de adversidades severas (guerras, inflaciones,…), y poco se puede hacer mal si te conoces a ti mismo como inversor y eres disciplinado. Evidentemente, deberemos favorecer fondos de acumulación de dividendos, ya que a largo plazo la rentabilidad final será superior a la de fondos de reparto de dividendos. 

La inversión directa en “buenas” empresas tiene inconvenientes y exigencias al inversor; hay que saber valorar las acciones; cada inversor tiene distintos criterios para catalogar a una empresa como buena; las empresas buenas no tienen por qué ser las más rentables en el futuro; se acepta mucha concentración en número de empresas y la distribución sectorial puede ser muy concentrada. Personalmente, esta opción no la veo como una cartera de inversión bien estructurada, sino más bien como si de un fondo de buenas empresas se tratase, a la que quizás podría ponderarse en un 10% en cartera, acompañada de otras estrategias de inversión. Pero vamos, los inversores somos todos distintos con actuaciones distintas en los mercados, y lo que al final vale es que todos ganemos dinero sea cual sea nuestra forma de invertir en los mercados. 

Parece que los años de revalorización del USD ya han acabado ¿cuál es tu opinión? 
No hago pronósticos sobre el futuro, pero por no esquivar la pregunta expresaré mi opinión o quizás más bien una hipótesis: presiento que, en el futuro, tanto en materia económica (menor crecimiento mundial), como monetaria (transición de un sistema monetario FIAT a uno nuevo aún desconocido), cabe esperar una lucha espeluznante entre países por arañar ese crecimiento mundial utilizando como instrumento la devaluación de sus divisas. Por lo tanto, en el medio plazo habrá ajustes de tipo de cambio.

¿Habría que tener la liquidez repartida en varias Divisas? En caso de que la respuesta sea afirmativa ¿en cuáles?
No existe una respuesta única válida para todo inversor. Opino que en el marco de una cartera de inversión basada en la parte libre de riesgo (renta fija no volátil) y la parte de riesgo (renta variable volátil), debe realizarse una diversificación conveniente de la gestión de divisas. La liquidez en una cartera de inversión no suele representar un gran porcentaje de la cartera, por lo que no parece aconsejable la exposición a divisas.

Si la pregunta se refiere a si la posición en renta fija debe ser diversificada en distintas divisas, la cosa cambia, y dependerá de si el propio inversor desea disminuir el riesgo divisa a cambio de una mayor volatilidad de las rentabilidades, y asignar una ponderación que considere oportuna y que le permita dormir tranquilo.

Razones que pueden justificar la diversificación por divisas: como cobertura de riesgos ante situación extremas en la divisa local; periodos de alta inflación e hiperinflación, hipotética desaparición del Euro (el Euro es un conjunto de divisas país, y no es descartable que pueda fracasar; ya existieron dos uniones monetarias, y ninguna de ellas sobrevivió); hipotéticas quitas derivadas del elevado endeudamiento en la Eurozona. 

El inconveniente que tiene invertir en otras divisas extranjeras es que, a cuasi igualdad de rentabilidad, tienes largos periodos en los que el tipo de cambio no te favorecerá, por lo que deja de ser una inversión de corto plazo, salvo que sepamos amortiguar el incremento de volatilidad invirtiendo en múltiples divisas.

La corona noruega y el franco suizo son considerados por muchos inversores como divisa refugio. No existe certeza de que ambas divisas vayan a comportarse bien o mejor que otras divisas en situaciones límite, por lo que cada cual que elija sus divisas refugio.

Mi opinión personal es que cubrir la divisa en fondos de renta variable es especular con divisas. ¿Qué te parece esta cobertura?
En el mundo académico no he encontrado que haya una línea a seguir. Existen quienes creen que se debería cubrir la divisa al 100%, al 50%, y no cubrirla.

No olvidemos que la rentabilidad de la cartera procede de la evolución de las cotizaciones y del tipo de cambio. Por ello el tipo de cambio juega un papel importante en el rendimiento de un fondo a medio plazo. Por poner un ejemplo, la bolsa de USA puede tener una tendencia alcista durante 6 años, y nuestra inversión inicial puede seguir siendo negativa en Euros debido al tipo de cambio. Imagínese que su ponderación a este mercado es del 60% como representa la posición USA en los mercados por capitalización bursátil.

Sin embargo, en el marco de una inversión a largo plazo considero que en general las ventajas de no cubrir divisa son superiores, pues obtenemos diversificación frente a riesgos locales como inflación local del país, riesgos monetarios inesperados, por poner algunos ejemplos. Pero, eso sí, sería cauteloso con sobreponderar en exceso cualquier divisa.

¿Cómo ves en general la actitud y la mentalidad del español medio a la hora de invertir sus ahorros? ¿En qué aspectos crees que deberíamos mejorar (en comparación, por ejemplo, con otros países)?
Lo importante NO está en medir al español medio con un alemán medio o de otro país. Los ciudadanos de países en los que no exista la posibilidad de percibir una renta de jubilación, están obligados a tener una mayor exposición a la renta variable que otros que percibirán una buena renta.

Lo importante es tu situación personal y familiar, y cómo hacer frente a tus objetivos financieros concretos, y mediante formación financiera conocer la magnitud de riesgo que debes y puedes adoptar. Centrémonos en lo importante a nivel particular, y obviemos lo que hagan los demás.

¿Cuál es su consejo para una estrategia a largo plazo con ETFs que aprovechen la última oferta de aportes mensuales gratuitos que ha establecido Degiro?
Es un tema que no he analizado, en parte porque no opero con Degiro y porque no hago aportaciones regulares. El inversor debe, en primera línea, identificar que efectivamente el coste sea gratuito y que no se encuentre oculto en no se sabe qué concepto. Siempre hay que ser escépticos con lo que se nos ofrece, y tener en mente que nadie trabaja gratis y que por algún lado nos sacarán el dinero.

Si efectivamente la contratación fuera gratuita y sin costes ocultos, se abre una nueva oportunidad de inversión para realizar aportaciones periódicas, junto a la actual posibilidad de hacerlo mediante inversión indexada. Si los costes de ambos productos (fondos indexados y ETFs) fueren aproximadamente iguales, seguiría aconsejando los fondos de inversión indexados porque en España gozan de poder traspasarse y por la posibilidad que ofrecen de poder sacar pequeñas cantidades periódicas sin los altos costes de venta que tienen los ETFs. 

¿Cuál es su background profesional, a qué se dedica/ba profesionalmente? ¿Cuándo y qué le llevó a interesarse por la inversión?¿Siempre ha invertido de manera pasiva o ha evolucionado a lo largo de los años? ¿Con qué frecuencia recomendaría seguir las cotizaciones a una persona que no se dedica profesionalmente? ¿Alguna anécdota de buena y de mala inversión?
Mi formación académica es la de ingeniero aeroespacial e ingeniero en economía industrial, ambas titulaciones obtenidas en Aachen y Colonia (Alemania) respectivamente, complementada por un Executive MBA realizado en el Instituto de Empresa (Madrid). 

Mi interés por la inversión comenzó en los años 1990 cuando acumulé un capital importante que precisaba ser gestionado. Como en aquella época no disponía de suficientes conocimientos financieros, opté por la elección de una cartera pasiva gestionada por la Banca Privada.

Era una época en la que no existía internet, nadie de mi entorno hablaba de inversión, luego estaba completamente aislado para afrontar el reto de la inversión. Opté por un aprendizaje en materia financiera en base a la lectura de libros publicada esencialmente en inglés, pues era la cuna del desarrollo evolutivo de instrumentos de inversión, además de existir una amplia información disponible sobre bolsa en este idioma.

La lectura de un libro me generaba nuevas dudas, y recurría a nuevos libros en los que encontrar las respuestas. Ese nuevo libro me generaba otras nuevas dudas, y compraba otro nuevo libro en el que encontrar las respuestas a las nuevas dudas, y así sucesivamente. Así pues, me considero un autodidacta en el campo de la inversión.

Tras disponer de un cierto conocimiento financiero, en los años 1990 decidí gestionar yo mismo un 50% del patrimonio mediante fondos de inversión de gestión activa, y contrastar resultados de mi gestión con los que me proporcionaba la banca privada. Fue una época en la que obtuve muy buenos resultados con la gestión activa; los resultados de la Banca Privada fueron muy modestos en comparación ¡y todo ello en plena burbuja tecnológica!

Vendí toda la renta variable justo dos semanas antes de la explosión de la burbuja tecnológica en Marzo del 2000. El timing y la suerte me acompañaron, obteniendo así importantes ganancias sin importarme que hacienda se llevase un buen pellizco. Con el elevado cash del que disponía en aquella época, en el año 2001 destiné un 1/3 del capital al mercado inmobiliario directo. Era una época en la que se estaba desplegando la burbuja inmobiliaria en España. Evidentemente sabía lo que quería, y compré en base a valoraciones. El resultado de esta inversión sigue siendo excelente, se amortizó en el año 2007, justo antes de la caída de precios de la vivienda. La rentabilidad sobre la inversión es actualmente entorno al 8% después de costes y antes de impuestos.

Estas fueron las dos situaciones en las que hice dinero. Todo se fundamentó/a en comprar barato con atractivas valoraciones y vender caro. Como habréis podido observar, no sigo una determinada filosofía pública de inversión como por ejemplo la Bogle, pero sí utilizo productos de bajo coste en la composición de mi cartera.

A los inversores que no se dedican profesionalmente a la inversión les diría que tras haber diseñado la cartera pasiva o indexada, no precisan observar las cotizaciones constantemente. Sería suficiente con que trimestralmente compruebe los resultados de las posiciones en cartera por si hubiere surgido alguna alteración/oportunidad importante que aconseje ejercer el reequilibrio pertinente.

Afortunadamente y hasta el momento, no tengo anécdotas de malas inversiones en bolsa. Sé a qué riesgos me expongo y hay que asumirlos, pues forman parte de la inversión. Naturalmente tienes frecuentemente alguna posición temporalmente (incluso durante años) en negativo, pero mientras no necesites ese dinero no has realizado pérdidas y lo que hay que considerar siempre es el rendimiento de la cartera en su conjunto y no la de activos individuales. En el momento que finalice nuestro horizonte de inversión es cuando sabremos si hemos conseguido nuestro objetivo de rentabilidad, no antes.


Bibliografía relacionada con la Gestión Pasiva, Indexada, y conocimiento sobre el funcionamiento de los mercados.

La información relevante en materia de inversión no se encuentra reflejada en un solo libro ni en tres, por lo que mi recomendación se centra en determinar qué “Materias de Inversión” son las relevantes y recoger una selección de libros interesantes para capacitarnos en dichas materias de inversión.

El listado trata de mostrar un mínimo de libros sobre temas que considero fundamentales escritas para inversores noveles. Naturalmente existen otros muchos libros interesantes e incluso para inversores intermedios y avanzados.

Autores como Kostolany, Carmen Reinhard, Michael Alexander, nos informan sobre aquello que Wall Street (la industria financiera) no quieren que sepamos. Los libros de los mencionados autores, aunque no tengan nada que ver con la gestión pasiva, nos explican el funcionamiento de los mercados y nos abrirán los ojos para verlo todo mejor. Todas las demás obras y sus autores son defensores de la gestión pasiva.

Existen dos escuelas o líneas de pensamiento: aquel grupo de inversores que cree poder batir al mercado haciendo uso de la Gestión Activa, y ese otro que cree que especialmente a largo plazo es tremendamente difícil batir al mercado y aplican la Gestión Pasiva. Personalmente uso una línea de pensamiento propia que denomino “Gestión Adaptativa”, y que difiere en determinados criterios y principios de inversión a las dos tradicionales expuestas, por lo que no existe bibliografía disponible ya que no he editado ningún libro al respecto.

Necesitamos de los conocimientos de todas estas materias, porque ello nos ayudará a conocer “la Bestia” a la que nos enfrentamos. Es decir, para ganar dinero en los mercados, primero hay que entenderlos, crear una estrategia de inversión, definir el Asset Allocation, y luego elegir los instrumentos de inversión adecuados para llevar a cabo dicha estrategia.


Sobre cuál es la estrategia ganadora en los mercados y cual la perdedora. Gestión activa vs. Gestión pasiva
1. Winning the loser’s game, de Charles D. Ellis
2. The 12 step programm for active investors, de Mark T. Hebner

Sobre la rentabilidad que ofrecen los mercados, uno de los siguientes libros
3. Triumph of the optimists: 101 years of global investment returns, de Elroy Dimson, Paul Marsh y Mike Staunton, o Stocks for the long run, de Jeremy J. Siegel

Sobre Asset Allocation
4. Asset Allocation: Balancing financial risk, de Roger C. Gipson 
5. The intelligent asset allocator, de William Bernstein

Sobre como conformar la cartera de inversión
6. The four pilars of investing, de William J. Bernstein 
7. The only guide to a winning investment strategy, de Larry E. Swedroe

Sobre burbujas financieras
- Materia tratada como capítulo en distintas obras de las aquí mencionadas

Sobre crisis financieras 
8. This time is different, de Carmen M. Reinhard & Kenneth S. Rogoff

Sobre psicología financiera
9. The psycology of finance, de Lars Tweede 
10. Behavioral finance and wealth management, de Michael M. Pomping

Sobre inversión, funcionamiento de los mercados, conflicto de intereses entre la industria financiera e inversor. Con carácter general:
11. Todas las obras de Kostolany 
12. Todas las obras de Larry E. Swedroe

Sobre fondos de inversión y ETFs
13. Common Sense on mutual funds, de John C. Bogle 
14. Mutual Funds: Portfolio structures, Analysis, Management, and stewardship, de John A. Haslem 
15. The ETF Book: all you need to know about Exchange Traded Funds, de Richard A. Ferri

Sobre ciclos de mercado
16. Stock cycles, de Michael A. Alexander

Otros libros de interés
17. Un paseo aleatorio por wall street, de Burton G. Makiel 
18. Value Averaging, de Michael E. Edleson 
19. Unconvencional Succes: A fundamental approach to personal investment, de David F. Swensen
20. Rational Expectations, Asset Allocation for Investing Adults, de William J. Bernstein

 

*) Advertencia: De todas las obras que contiene este listado pueden existir versiones más actualizadas, y/o traducidas al castellano.


Deseo dar las gracias a Rankia por la realización de esta entrevista y saludar a todos los rankianos deseándoles que tengan mucho éxito con respecto a sus inversiones.

Valentín, abril 2016.

¿Cuánto puedes ahorrar en comisiones de tus fondos de inversión?

Obtén en menos de 48 horas un estudio independiente y gratuito de los costes de tu cartera de fondos.

  • Calcula rápidamente cuánto podrías ahorrar en comisiones
  • Recibe un informe personalizado
  • Te resolveremos cualquier duda que te surja sobre tu informe
  1. #1

    Jorg3

    Gracias Valentín por las respuestas. Yo fui el que preguntó por el tema de la jubilación y los dividendos o cartera Bogle.

    Estoy de acuerdo en lo que comentas sobre la dificultad para un inversor de a pie, ya que elegir empresas buenas es bastante complicado. Pero salvando ese punto (que realmente es el más complejo) mi pregunta va en línea de que supongamos que invertimos para en un momento dado (ya sea jubilación, o antes) queramos disponer de ese dinero.

    Si tenemos una cartera de acciones con dividendos, que vamos reinvirtiendo, llegados a ese momento podemos dejar de reinvertir, y empezar a disfrutar de esos dividendos. La idea es que utilizaríamos los dividendos sin tocar las acciones, que las seguiríamos manteniendo, estén con plusvalías o minusvalías, eso nos daría igual.

    En el caso de una cartera indexada o tipo Bogle, nos podría pasar que al ir a sacar el dinero estemos en plena crisis, y estemos con minusvalías. Es cierto, que según nos acercamos a ese punto de jubilación, la cartera habría ido migrando de la RV a la RF, pero eso tampoco nos asegura que no tengamos pérdidas.

    A lo que quiero llegar es a que un caso a priori no es necesario vender y en el otro si. Aunque obviamente en el primer caso.

    Saludos y muchas gracias.

    1 recomendaciones

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar