Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

La Gestión Activa: Entrevista al forero Valentín (II)

Os traemos la segunda entrega de la entrevista con el forero Valentín, preguntado por los rankianos acerca de distintas cuestiones concernientes a los mercados financieros. En esta ocasión, hemos agrupado las preguntas realcionadas con la gestión activa. Esperamos que sea de vuestro agrado.

 

Entrevista al forero Valentin: Gestión Activa

 

La semana pasada publicamos las cuestiones relacionadas con la gestión pasiva. Así, quedan preguntas por responder que serán incluidas en sucesivos artículos que iremos publicando.

La gestión activa desde la óptica de Valentín

 

Para un inversor de gestión activa y nivel de riesgo mediano, ¿qué diferencia habría entre la contratación de un solo fondo mixto, a contratar un fondo agresivo y otro conservador?

La diferencia se encuentra en que mediante la contratación de un fondo mixto el inversor delega la toma de decisión rentabilidad-riesgo al gestor de su confianza. La magnitud del riesgo (volatilidad) de un fondo mixto discurre en un canal, que no necesariamente tiene por qué coincidir con el perfil inversor. 

Mediante la contratación de un fondo agresivo y otro conservador es el propio inversor quien ejerce la toma de decisión sobre binomio rentabilidad-riesgo. En este contexto, el fondo conservador permite tomar la forma de un fondo libre de riesgo (volatilidad); y el fondo agresivo es el que permite concentrar los activos de alta volatilidad otorgando una probabilidad (que no certeza) dirigida a obtener una mayor rentabilidad que la del fondo conservador.

¿Hay algún fondo de gestión activa que le convenza para una cartera a largo plazo?

Es prácticamente imposible saber con antelación qué fondo de inversión de gestión activa obtendrá un buen rendimiento a largo plazo, por lo que resultaría atrevido por mi parte ofrecer nombres concretos de fondos ganadores.

La evidencia empírica USA muestra que entorno a un 20% de fondos activos superan a fondos indexados a 10 y 15 años (distinto porcentaje en función de categoría). El problema al que nos enfrentamos es, que nos es imposible identificar con antelación qué fondos serán los ganadores. Por lo que mediante gestión indexada estarás representado en el pelotón de cabeza (en el primer cuartil) cuasi de forma sostenible.

Esta es la razón por la que me inclino por la gestión pasiva e indexada para la composición de carteras, haciendo uso de vehículos de inversión de bajo coste.

Para los inversores auto-convencidos en que mediante la composición de una cartera basada en fondos de gestión activa pueden obtener mejores resultados a largo plazo a los de una cartera compuesta por fondos indexados, comenzaría por determinar cuáles son las gestoras independientes, conocer sus fondos y gestores, y conocer el rendimiento de estos fondos a 10 y 15 años y analizar si esos rendimientos superiores históricos tienen probabilidades de seguir siéndolo en el futuro, y a partir de su propio análisis que tome su personal decisión. 

En qué momento piensa usted que hay que salir de un fondo de gestión activa en el que está invertido. ¿Hay que conocerlo muy bien por dentro? ¿Cómo saber si tienen un año malo o la gestión ha empeorado?

Pues en el momento que no cumpla el objetivo de inversión por el cual fue incluido en cartera, y cuando su comportamiento en cuanto a rentabilidad-volatilidad se refiere deje de corresponderse con los mejores de su categoría. 

Es importante conocer el estilo de gestión que aplica el gestor, saber si hace “style drifting”, si sesga su cartera hacia empresas de valor, crecimiento, y si tiene preferencia por empresas de pequeña o gran capitalización. Siempre es conveniente saber lo que compra el gestor porque es realmente a lo que estás expuesto.  

Una mala gestión de un fondo lo notamos cuando obtiene resultados inferiores a los de su categoría desafortunadamente ya en el medio plazo (3 años). La cuestión es identificar cuáles son los factores que pueden anticipar una posible mala gestión. Un factor es el cambio de gestor, que pone en riesgo la continuidad del buen rendimiento actual del fondo. Otro factor es el cambio de política de inversión, sea porque provenga del gestor actual o de un nuevo gestor incorporado a la gestora. Un tercer factor sería un cambio brusco de estilo de gestión de cartera, por ejemplo, intentando imitar a un Endowment sin disponer de competencia suficiente en la elección de los nuevos activos que introducen en cartera.

A un año vista resulta difícil saber si un flojo comportamiento de un fondo de gestión activa se debe a una mala gestión, o si por el contrario se han anticipado en sus decisiones de market timing al ciclo para posteriormente poder subir con mayor fuerza.

¿Sigues viendo la situación como "para seguir recogidos en la R.V."? ¿Sigue siendo válido lo que expresabas en este post de primeros de agosto de 2015?, ¿Han cambiado las circunstancias? ¿Estamos peor?

En el mencionado post comentaba mi visión personal sobre los mercados en el corto-medio plazo, en el que exponía la conveniencia de que el inversor pasivo a largo plazo revisase su aversión al riesgo y reconsiderara infraponderar la exposición a la renta variable por los siguientes motivos: a) la cada vez más alta probabilidad de sufrir un severo crash en el corto-medio plazo, y b) porque existen muchos inversores que aún no han sufrido un crash real; en simulación teórica creen poder tolerar grandes caídas en renta variable, y que luego cuando acontecen los hechos reales notan que estuvieron sobreexpuestos y fueron incapaces de tolerar la volatilidad. No es lo mismo tener un crash en un simulador de vuelo, que tenerlo en un vuelo real. 

La situación económica y monetaria no ha cambiado para mejor, y aún no ha acontecido ningún hecho relevante que haya hecho caer considerablemente las cotizaciones.

Esta opinión hay que interpretarla igualmente como una actitud de prudencia, tras el comportamiento alcista en los últimos años de la renta variable, y disponer de dinero para actuar como contrarian cuando los mercados hayan corregido de forma sustancial. Estoy pensando en esa conocida frase: invertir cuando la sangre corra por las calles; o como solía decir Kostolany cuando las cotizaciones caigan, como lo hacen las hojas de los árboles en el otoño. 

Sigo pensando, que la rentabilidad-riesgo no compensa, lo que no quiere decir que la bolsa pueda seguir subiendo y que en un momento futuro termine por sufrir la gran corrección que permita entrar a precios más atractivos. Actuar de este modo forma parte de hacer market timing. Dicho sea, que la gestión Bogle y la gestión basada en el Asset Allocation desaconsejan hacer market timing, y apoyan un Buy&Hold&Rebalancing, pero ya sabéis que yo actúo en base a mi propio estilo de gestión que denomino Adaptativa.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar