Fidelity: Fintech, la próxima transformación

Fidelity: Fintech, la próxima transformación

Las nuevas tecnologías financieras (agrupadas bajo el término inglés fintech), como la cadena de bloques, los pagos móviles y el micromecenazgo o crowdfunding, pasan por tener efectos potencialmente transformadores. Bajo estas líneas analizamos algunas de las novedades más importantes en este ámbito.  
 
Fidelity
 

Explosión de inversiones en tecnologías financieras

Durante los últimos años varios sectores se han visto afectados por innovaciones transformadoras impulsadas por la reducción generalizada de las barreras de entrada y los costes de lanzamiento que ha hecho posible la revolución de Internet. Dos de los mejores ejemplos recientes son el impacto de Airbnb en el sector hotelero y la guerra que libra Uber con las empresas de taxis. Ahora parece que llega el turno de la transformación a los servicios financieros, y está aumentando el interés por las innovaciones tecnológicas que desafían a los actores dominantes.  
 

 

La inversión mundial en nuevas empresas de tecnologías financieras pasó de 4.100 millones de dólares en 2013 a 21.200 millones de dólares tan solo un año después. Las expectativas de que se produzca un cambio significativo en el sector están aumentando y muchos aseguran que la hora de la transformación ha llegado a las finanzas. La insatisfacción con los actores dominantes favorece la aceptación de las nuevas tecnologías financieras y afecta sobre todo a los bancos, muy denostados desde el estallido de la crisis financiera mundial. Estas actitudes son especialmente fuertes entre los jóvenes. En una encuesta realizada entre millennials estadounidenses, el 71% señaló que preferían ir al dentista antes que escuchar a su banco, mientras que cuatro bancos estadounidenses figuraron entre las 10 marcas menos valoradas. 
 
Este favorable entorno está fomentando el desembarco de nuevos contrincantes bancarios con modelos de negocio potencialmente disruptivos, como el banco telefónico Mondo, que ofrece servicios bancarios a través del móvil con análisis de gastos digitales y presupuestos. Mondo captó la atención de los inversores con una exitosa ronda de financiación realizada en parte a través de micromecenazgo; de hecho, batió récords con una de las campañas de recaudación más rápidas de la historia. Atom y Tandem son otros dos ejemplos de bancos “de última generación” que quieren disputar un lugar a los actores consolidados.  
 

Los cambios en los comportamientos están fomentando nuevas tecnologías de pago

Los pagos son una de las funciones más básicas de las finanzas cotidianas y los sistemas alternativos están ganando terreno aquí. El 44% de los millennials estadounidenses paga usando el móvil y el 13% emplea monedas digitales. En EE.UU., se prevé que los pagos móviles alcancen la cifra de 142.000 millones de dólares en 2019 (gráfico 1). También es evidente un distanciamiento frente al uso de dinero en efectivo (gráfico 2), favorecido en parte por los esfuerzos de lucha contra la evasión fiscal del estado, y su potencial desde el punto de vista de la implantación de tipos negativos (dado que el dinero electrónico no puede guardarse bajo el colchón). 
 
Fidelity fintech
 

Las transferencias a través del móvil aceleran los pagos

La creciente popularidad de la banca móvil es un factor que está impulsando el desarrollo de pagos más rápidos; en este sentido, pagar a través del móvil no ofrece muchas ventajas si el dinero tarda tres días en llegar. Las tiendas electrónicas nos están acostumbrando a comprar con un clic y a entregarnos los productos en el plazo de un día laborable, lo que contrasta con la lentitud que todavía caracteriza a las transferencias de dinero en muchos países. Unos pagos más rápidos también podrían ser altamente beneficiosos para las pymes por la importancia que tienen para ellas los flujos de efectivo.  
Por increíble que parezca, en casi el 50% de los pagos que realizan las empresas estadounidenses todavía se emplean cheques en papel. El sistema interbancario actual de EE.UU., Automated Clearing House (ACH), que comenzó a funcionar en 1974, todavía tarda entre 2 y 3 días en liquidar las transacciones. Ello es debido a la naturaleza fragmentada del mercado bancario estadounidense, a los elevados niveles de regulación y a los estrictos controles internos.  
Pero la Fed está trabajando en un nuevo sistema que podría estar operativo en un plazo de 5-10 años y que estaría inspirado en el modelo del Faster Payments Service británico, que fue presentado en 2008 y que ha reducido los plazos (habituales) de las transferencias de los clientes a apenas unas horas. Del mismo modo que las transferencias a través del móvil han traído consigo pagos más rápidos, dichos pagos más rápidos pueden dar lugar a nuevas soluciones financieras móviles en una suerte de círculo de innovación. Liberados de las ataduras de los sistemas tecnológicos convencionales, los nuevos proveedores de plataformas estarán en una buena posición para beneficiarse, especialmente a tenor de los altos costes regulatorios que soportan los grandes emisores de dinero (gráfico 3).  
Fidelity Fintech costes de cumplimiento normativo
 

Innovadores entre las pequeñas y grandes empresas

La innovación en los pagos no es algo que estén impulsando únicamente las empresas pequeñas y de reciente creación. Por ejemplo, podría decirse que Visa ahora se parece más a una empresa tecnológica que a una financiera, por su énfasis en las nuevas tecnologías de pago y el desarrollo de herramientas de análisis para los vendedores. Aunque los europeos damos por supuesto que podemos usar tarjetas con y sin contacto para pagar, en todo el mundo suponen apenas el 33% de las transacciones con tarjeta, destacando el margen de penetración que existe en EE.UU. (gráficos 4 y 5).
Fidelity fintech transacciones con tarjeta
 

Los sistemas alternativos de pago, en auge en los mercados emergentes

Muchos mercados emergentes están a la vanguardia de los pagos alternativos debido a las bajas tasas de penetración de los servicios bancarios (el 50% de la población mundial no tiene acceso a un banco). Concretamente, la brecha entre las relativamente altas tasas de posesión de teléfonos móviles y el escaso acceso a los servicios financieros (gráfico 6) ha fomentado el desarrollo de los pagos móviles. MPesa, un servicio lanzado por primera vez en Kenia en 2007 por Safaricom, probablemente sea el caso más exitoso. M-Pesa procesa actualmente 24.000 millones de dólares, equivalentes a la mitad del PIB de Kenia, y el país actualmente realiza más pagos móviles que cualquier otro. En China, casi uno de cada diez pagos se realiza actualmente usando Alipay, un ecosistema en línea que reúne pagos, préstamos, depósitos y otras funciones (gráfico 7), mientras que el 80% del volumen de bitcoins se cambia hacia y desde el yuan chino. Este hecho pone de relieve que algunas de las mayores oportunidades en el ámbito de las tecnologías aplicadas al sector financiero se encuentran en los mercados emergentes, unas sociedades que efectivamente se han saltado la fase de la tarjeta de crédito dentro de la evolución de los pagos y están pasando directamente del uso del dinero en efectivo a los pagos móviles. 

El auge de las tecnologías financieras destaca una de las varias oportunidades que están surgiendo del sector de los servicios financieros. En este ámbito, las empresas que procesan transacciones se están beneficiando de la tendencia mundial a largo plazo hacia los pagos con tarjeta y electrónicos.
Sotiris Boutsis
Gestor de fondos
 
Fidelity fintech mercado de pagos
 

La tecnología de cadena de bloques ofrece abundantes oportunidades

El entusiasmo en torno al bitcoin ha remitido un tanto, debido en parte a que la volatilidad de sus precios (gráfico 8) cuestiona su uso como dinero. Pero el interés por la “cadena de bloques”, el registro distribuido en el que se basa el bitcoin, está alcanzado nuevas cotas y se espera que pueda conseguir importantes ahorros en los costes de las liquidaciones y las transacciones en los servicios financieros (gráfico 9). Actualmente, la negociación de muchos títulos se basa en sistemas anticuados de contratos negociados entre compradores y vendedores. De media, todavía se tardan casi 20 días en liquidar operaciones con préstamos sindicados y el coste total que supone para la industria financiera la compensación, liquidación y gestión de todo lo que sucede después de una operación oscila entre 65.000 y 80.000 millones de dólares al año. 
 
Fidelity fintech bitcoin
 
Una cadena de bloques permite operar y verificar de forma instantánea, sin un registro central. El uso de redes descentralizadas para los pagos y las liquidaciones podría ayudar a los bancos a ahorrar miles de millones de dólares al año (entre 15.000 y 20.000 millones al año a partir de 2022, según el Santander) mejorando y externalizando los procesos administrativos de liquidación lentos e ineficientes. Esto reduciría el volumen de garantías retenidas en los sistemas de pagos internacionales y reduciría los costes de las transacciones. “Correo electrónico en lugar de dinero” es como lo describe un empresario, y la cadena de bloques podría ampliar los pagos flexibles a los diferentes sectores. Por ejemplo, si un usuario tuviera la posibilidad de pagar instantáneamente cinco céntimos por leer un artículo en línea, los medios podrían solventar los problemas que tienen para monetizar su contenido en Internet, ya que eliminarían las molestias y los costes derivados de la contratación de suscripciones anuales.  
 
La tecnología de cadena de bloques está recibiendo gran cantidad de inversiones; así, el R3 Consortium, formado por 42 entidades financieras, está estudiando formas de adoptar esta tecnología en el día a día de los servicios financieros. De tener éxito, se podrían conseguir importantes mejoras de los beneficios en todo el sector financiero y se abrirían las puertas de Internet a infinidad de productos de escaso valor añadido que anteriormente estaban excluidos porque cuesta más cobrar que el propio producto. Así, entre las oportunidades de inversión cabría citar a los que desarrollen con éxito tecnologías de cadena de bloques, así como a proveedores externos que sean capaces de integrar la tecnología en sus modelos de negocio.
 
Fidelity fintech preguntas
 

Los prestamistas alternativos invaden el terreno de los bancos

La tecnología es un gran catalizador para la innovación en el ámbito del crédito. El uso de las herramientas de análisis basadas en macrodatos (big data), combinadas con la comercialización y distribución a través de Internet, está sentado las bases para que los prestamistas alternativos puedan quitar un trozo cada vez más grande del mercado de préstamos a los bancos. En los años que han seguido a la crisis financiera mundial también hemos visto cómo las autoridades exigían a los bancos que elevaran sus coeficientes de capital para mejorar su resistencia en caso de futuras crisis sistémicas. Esto se ha conseguido en su mayor parte (gráfico 11), pero a expensas de que los bancos cierren el grifo del crédito a los prestatarios de mayor riesgo.  
 
Fidelity fintech coeficientes de capital
 
A consecuencia de estos factores, los prestamistas alternativos han estado ocupando el hueco dejado por los bancos en los segmentos de mayor riesgo (gráficos 12 y 13), desde los préstamos personales y a pequeñas empresas, hasta los créditos para inmuebles terciarios, las hipotecas y los préstamos a estudiantes. Los tipos de interés en mínimos han animado la concesión de créditos a medida que los inversores han ido ascendiendo por la curva de riesgos en busca de rendimientos, y a medida que las entidades de crédito se han ido sintiendo más cómodas con la capacidad de los prestatarios para satisfacer los intereses. Goldman Sachs calcula que en los seis segmentos orientados al consumo que son más prometedores para los prestamistas alternativos, 7,8 billones de dólares (el 20% del mercado) podrían dejar de estar en manos del sector bancario.
 
Fidelity fintech
 

Problemas pendientes de resolver en los préstamos entre particulares

Las empresas de préstamos entre particulares (P2P) ponen en contacto directamente a los prestamistas con los prestatarios. A cambio de prestar dinero a un tipo fijo durante un periodo determinado, los prestamistas consiguen intereses más altos de los que obtienen con los productos de ahorro de los bancos, mientras que los prestatarios consiguen un tipo más bajo del que habrían pagado a un banco. Esta situación de beneficio mutuo se produce gracias a la desintermediación, es decir, a la eliminación del intermediario bancario y todos los gastos de explotación asociados, como las costosas redes de sucursales. Un banco medio adscrito al fondo de garantía de depósitos de EE.UU. tenía unos gastos de explotación equivalentes al 5,3% de los préstamos pendientes en el tercer trimestre de 2014, mientras que en LendingClub esa cifra era de tan solo el 1,7%. 
 
Suena tentador, pero hay motivos para ser cautos. De entrada, gran parte de la información suministrada por los prestatarios no se verifica. En varios hechos relevantes enviados recientemente a la SEC, Prosper reveló que había verificado la situación de empleo y/o renta en tan sólo el 59% de los préstamos entre 2009 y 2015. El último Informe Anual de LendingClub indica que “a menudo no verificamos los años trabajados, el puesto, la situación de la vivienda o el uso previsto de los préstamos que declaran los prestatarios”, mientras que otros analistas sugieren que casi un tercio de los préstamos en vigor de la empresa durante los nueve primeros meses del año pasado se concedió sin hacer comprobaciones sobre la renta. 
 
Además, casi todos los ingresos de los prestamistas P2P proceden de la constitución de los préstamos y sólo una pequeña parte está vinculada a la evolución de éstos. Hay, pues, sobrados motivos para sospechar sobre la calidad de muchos préstamos, sobre todo porque este tipo de prestamistas, que son un fenómeno surgido a raíz de la crisis financiera, no han pasado todavía por un ciclo crediticio completo; las instituciones de crédito suelen usar las tasas de impago a lo largo del ciclo como referencia para sus tipos de interés. Los inversores podrían estar cobrando muy poco por el riesgo asociado con muchos de estos préstamos, sobre todo porque (todavía) no existe un mercado secundario importante.
 

Crecimiento importante del micromecenazgo

El micromecenazgo está cambiando la forma en que las personas y las empresas comercializan productos, servicios e ideas. Ha registrado un importante crecimiento durante los últimos años (gráfico 14) en varios campos (Gráfico 15). Aproximadamente el 10% de las películas admitidas a concurso en los festivales de Sundance, SXSW y Tribeca se financiaron mediante Kickstarter, una plataforma para las artes que ha financiado 101.951 proyectos con 2.300 mill. $ aportados por 10 millones de personas.  
Sigo prefiriendo empresas de pagos electrónicos innovadoras como PayPal, que seguramente van a conseguir buenos resultados gracias a la mayor penetración de los pagos mediante tarjeta de crédito entre los consumidores. Concretamente, me gusta el potencial de crecimiento del negocio de crédito de PayPal llamado Bill Me Later (BML). Es básicamente un servicio que se ofrece a los usuarios en el momento del pago y que les permite pedir prestado dinero a PayPal para sus compras. La empresa gana dinero cobrando al vendedor un tipo de interés estándar sobre el volumen de pagos y después cobrando al usuario de PayPal intereses y comisiones de demora sobre el saldo pendiente.  
Aditya Khowala 
Gestor de fondos
Micromecenazgo
 
Existen dos grandes modelos de micromecenazgo: modelos basados en donaciones o recompensas (más habituales en las campañas benéficas) e inversiones en participaciones accionariales. De nuevo, el rápido auge del micromecenazgo se debe en parte a la crisis financiera, que ha provocado que los proyectos empresariales tengan dificultades para acceder a la financiación de unas entidades de crédito más cautas. Los millennials tienen menos probabilidades de comprar acciones debido a sus recelos hacia el sector financiero, pero tienen más probabilidades de invertir en el micromecenazgo que las generaciones anteriores, debido sobre todo a que se considera una experiencia “auténtica” que da una mayor sensación de propiedad que los activos financieros tradicionales. Los millennials también sienten un mayor deseo de que sus inversiones reflejen sus valores personales.
 
El micromecenazgo es un gran beneficiado de los efectos de red que crean las plataformas sociales. Un emprendedor puede lanzar una campaña que alguien puede descubrir y  apoyar financieramente. Después, se incentiva a esa persona para que comparta la campaña en sus redes sociales, lo que contribuye a dirigir tráfico hacia la página web de micromecenazgo, aumentando así las probabilidades de que la campaña tenga éxito y alentando nuevas campañas. El resultado es un flujo constante de “participaciones” preferentes, emitido por entidades demasiado pequeñas para emitir participaciones preferentes reales, donde las “participaciones” se clasifican en función de sus diferentes vencimientos y su historial crediticio. Sin embargo, aunque están creando posibilidades   de financiación para nuevos actores, todavía no es un terreno especialmente fértil para los inversores debido a que no existe un mercado secundario para estas participaciones y al elevado riesgo de los proyectos empresariales.
 

Conclusión

Como señala Avinash Persaud, del Peterson Institute:
Probablemente haya habido poca innovación financiera desde que se rubricaron los primeros contratos de futuros sobre cereales en el valle del Indo hace varios miles de años. La mayor parte de lo que se presenta como innovación es simplemente una nueva forma de desarrollar la antiquísima práctica de añadir más deuda y menos pagos iniciales, reservas o capital a los contratos de préstamo tradicionales.
Las tecnologías financieras más prometedoras, como el micromecenazgo, las cadenas de bloques y los nuevos sistemas de pago, no giran en torno a hacer cosas completamente nuevas, sino a hacer las cosas de siempre de forma más eficiente y productiva.  
 
Además, en las finanzas se mantiene vigente la vieja relación entre la accesibilidad del crédito y la seguridad general de los prestamistas, de ahí que algunas de las afirmaciones de los prestamistas alternativos haya que tomarlas con precaución. No hay una fórmula mágica para esquivar la relación entre accesibilidad y calidad del crédito. Si realmente existe, parece poco probable que unas instituciones de crédito con décadas de experiencia a sus espaldas no la hayan descubierto todavía. Una porción del mercado de créditos alternativos probablemente sea un fenómeno cíclico, una respuesta a los bajísimos tipos de interés y, tal vez, a las restricciones temporales que están aplicando los bancos.  
 
Los servicios financieros difieren de otros sectores en el sentido de que el estado desempeña una función esencial y posiblemente dominante. Los actores innovadores tienen que contar con grandes intereses consolidados que poseen un importante poder de influencia en la política. Además, los proyectos como el bitcoin y la tecnología de cadena de bloques que lo hace posible plantean un desafío directo al monopolio del estado sobre el dinero y los pagos. El ciclo actual de la tecnología financiera está generando algunas innovaciones muy buenas (y probablemente duraderas), pero será muy importante llevar a cabo un análisis cuidadoso para identificar las mejores oportunidades a largo plazo, a tenor del entusiasmo que genera esta temática en estos momentos y el carácter incipiente e incierto de muchos proyectos empresariales en el área de las tecnologías financieras.   

 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar