El inversor conservador ante el reto de los tipos negativos

El inversor conservador ante el reto de los tipos negativos

El pasado martes 26 de abril pudimos asistir al webinar titulado El inversor conservador ante el reto de los tipos negativos, en el que Daniel Suárez nos explicó de qué manera hemos llegado hasta esta situación excepcional así como los aspectos que debemos tener en consideración a la hora de dirigir nuestras inversiones en este entorno peculiar.

El inversor conservador ante el reto de tipos negativos: Le Bris

Antes de empezar a entrar en materia, Daniel nos anunció la puesta en marcha de Le Bris, una empresa de asesoramiento financiero (EAFI) regulada por la CNMV. Le Bris se constituye como compañía independiente que realiza servicio de asesoramiento (no de comercialización) y diseña estrategias de inversión para clientes minoristas y profesionales.

¿Dinero gratis? ¿Tipos de interés negativos?

Dinero gratis o tipo de interés negativos son conceptos algo extraños que queremos encajar con los conceptos tradicionales de inversión o ahorro, es decir, emplear una cantidad de dinero en un proyecto o negocio para conseguir ganancias. Esas ganancias venían de la mano de los tipos de interés, que ahora están en negativo o son cero.

No sólo tenemos en negativo los tipos de interés de referencia determinados por los bancos centrales, sino también otros escalones de los mismos, como puedan ser los tipos de depósito o de intervención entre otros. Por ejemplo, el tipo de interés de depósito de los bancos comerciales en los bancos centrales está en negativo. Pero es que si nos fijamos en el mercado secundario podemos apreciar como muchas emisiones de deuda pública están contizando con TIR negativa (rentabilidad) por lo que se recibe en última instancia menos cantidad de la que se ha invertido.

 

En Europa hay emisiones por valor de 1,6 billones (europeos) de euros en bonos cotizando en TIR negativa (y lo que no está en negativo está en mínimos). ¿Por qué ocurre esto? ¿Tiene sentido comprar estos bonos? Si compras un bono con TIR negativa es cierto que te aseguras una pérdida nominal a vencimiento, que sin embargo podría convertirse en ganancia real debido a la deflación. Además, también cabe la posibilidad de cerrar posiciones antes de vencimiento.

Tampoco hay que olvidar que hay muchos fondos de inversión (planes de pensiones, fondos soberanos) que están obligados por folleto a comprar invertir parte de su cartera en activos de calidad.

El inversor conservador ante el reto de tipos bajos: TIR negativa en bonos

En este punto cabe introducir dos conceptos muy importantes para entender el riesgo en el que se incurre cuando se compra un bono.

  • Riesgo de crédito: se trata de que cuando se compra un bono existe el riesgo de que al vencimiento el emisor no reembolse ni el principal ni los cupones.
  • Riesgo de mercado o duración: la duración mide la sensibilidad que existe respecto a los movimientos de los tipos de interés. Por tanto, se trata de un indicador sencillo y útil del grado de exposición de una inversión a los movimientos de los tipos de interés. La duración es la vida media de los valores presentes de todos y cada uno de los los flujos de un título, ponderados por el tiempo que les queda a cada uno de ellos para que se produzcan, es decir, desde su adquisición hasta su amortización. 

¿Por qué estan asi de raros los tipos de interés y los mercados de bonos?

La explicación la encontramos en el famoso término "recesión de balances", propuesto por el economista japonés Richard Koo. El término lo acuñó para explicar la crisis de Japón en los 80.

Lo que viene a decir es que una recesión de balance se produce cuando a nivel macro (recordemos que la macro es la suma de las micros: balances de empresas, individuos,...) vemos que en el activo tiene mucho peso el activo inmobiliario, y tenemos por el lado del pasivo muchísima deuda financiando esa inversión en el activo inmobiliario y muy poco capital. Así, existe un riesgo que ha acabado siendo protagonista: la parte del activo empieza a caer en precio (estallido de la burbuja inmobiliaria), con lo que tenemos un activo con muchísimo peso en inmobiliario (inflado) que ha pinchado y empieza a perder valor. Pero tenemos el problema de que en la parte del pasivo la deuda no pierde valor. Hay que devolverla, y tenemos como colateral un inmobiliario que vale menos, y además tenemos que hacer frente a nuestras obligaciones. Por tanto, aquí hay un descalce de balance y es a nivel macro, para todo un país o región que ha tenido sobreexposición al boom. Al pinchar se produce el descalce, que es lo que tenemos desde 2007-2008.

El inversor conservador ante el reto de los tipos negativos: Recesión de balances

 

Las implicaciones de hichar dicha burbuja son un sobrecalentamiento de la inflación y la actividad económica con la consiguiente subida de los tipos de interés. Una vez se entra en la recesión de balance, estos indicadores se desploman. La inflación desaparece porque cuando hay mucha deuda hay que desapalancarse y el riesgo pasa a ser la deflación, por la caída en vertical del nivel de precios. También se da un caída de similar calibre en la actividad económica mientras los agentes reparan sus balances y reducen deuda. Esta es nuestra situación actual en Europa, que tratan de digerir esta recesión de balance.

El inversor conservador ante el reto de tipos bajos

En estos momentos los bancos centrales están tratando de utilizar todas las herramientas de las que disponen en cuanto a política monetaria.

Con estas herramientas, la política monetaria del banco central pierde tracción cuando la prima de riesgo apenas existe. Hay que tener en cuenta que el Quantitaive Easing funciona muy bien cuando hay primas de riesgo, cuando los precios de los activos financieros están sometidos a un estrés muy fuerte. Ahora tenemos el problema de que no hay primas de riesgo, los distintos activos financieros se encuentran muy planos en cuanto a rentabilidad.

Por tanto, la política monetaria ya está agotada, y sería el momento de la política fiscal, algo que por el momento no tiene visos de ocurrir si atendemos a las decisiones de los distintos gobiernos. Además, cuando la política monetaria no es capaz de dar los estímulos suficientes, existe el peligro de un guerra de divisas.

El inversor conservador ante este mapa de rentabilidades esperadas

El inversor Conservador tiene como principal objetivo la estabilidad patrimonial pero también busca protección frente a la inflación, por lo que admite una exposición baja al riesgo.
 
El capital está invertido principalmente en activos de renta fija y suele destinar en torno a un 15% del dinero a bolsa y otros activos de riesgo similar. Para intentar superar a la inflación, admite la posibilidad de que la rentabilidad de la cartera pueda ser negativa temporalmente, aunque con una frecuencia, duración y dimensión relativamente bajas. Muy ocasionalmente la rentabilidad negativa puede ser superior a lo normal en dimensión y duración, aunque en general se recupera posteriormente.
 
La rentabilidad anual bruta a largo plazo esperada por un inversor con este perfil se sitúa ligeramente por encima de la de los Bonos del Estado a 10 años.
 
El inversor conservador
 

Inversor conservador: recuerda estos 5 puntos

Es importante no perder de vista algunos puntos que pueden parecer simples pero es necesario tener presentes en todo momento:

  • Sé realista

Inversor conservador: sé realista

  • El tiempo es tu aliado: si la "r" no acompaña, apóyate en la "t":

Inverosor conservador: el tiempo es tu aliado

  • Riesgo es perder dinero
  • Céntrate en factores controlables

Inversor conservador ante reto tipos bajos: factores controlables

  • Disciplina, paciencia y método: si tu estado de ánimo depende de la dirección de los mercados venderás cuando hay que comprar y comprarás cuando es momento de vender.

El trilema: tipos de interés negativos, fondos de inversión y el inversor conservador

La evolución de la rentabilidad media anual de cada una de las categorías de los fondos. Nos quedaremos con las tres más sensibles a la deuda con tipos negativos, ya que su hábitat natural son los bonos: monetarios, renta fija euro a corto plazo y la renta fija euro a largo plazo.

La rentabilidad media anual a 5 años nos muestra que se ha ganado muchísimo dinero mientras que en el último año está en negativo, por lo que hay una trayectoria descendente. Sorprende ver que el fondo monetario está en negativo en el último año. Cuando invirtamos en estas categorías hay que mirar con lupa la comisión media de gestión y depositario ya que partimos en negativo y es difícil de recuperar con los rendimientos que están dando.

Por último, hay que tener en cuenta los números que nos muestra el mercado en 2015, que nos indica que se han dirigido las inversiones desde la parte más conservadora hacia la más arriesgada, por lo que la tendencia del mercado se ha dirigido hacia un mayor riesgo.

 

Rankia tipos negativos from Rankia

 

Si estabas inscrito en el webinar y no pudiste asistir o lo quieres volver a ver porque te perdiste algo, solo tienes que hacer  click al play para acceder a la grabación completa del curso con Daniel Suárez de Le Bris Investment Strategies.

 

Play azul

 

 

  1. #1
    28/04/16 13:49

    Me hubiese encantado trabajar en una empresa así. Me apasiona a lo que se dedican. Gracias por exponer sus diapositivas en Rankia.

    Tan solo mencionar, que la fórmula de creación de valor arriba expuesta funciona mientras el tipo de interés (r) sea positivo.

    Si el tipo de interés (r) es negativo, la fórmula arriba expuesta se convierte en una fórmula destructora de valor. Es por ello, que cuando el tipo de interés ofrecido al ahorro por el banco es negativo y durarero en el tiempo, los ciudadanos tenderán a sacar el dinero del banco o moverlo hacia otro tipo de inversiones.

    Saludos,
    Valentin

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar