Oportunidades en commodities

A continuación os proporcionamos la visión de mercado y las oportunidades de inversión que encuentran David Donora y Mark Burgess, de Columbia Threadneedle. A partir de un detallado análisis ambos analistas muestran sus perspectivas globales sobre el mercado de commodities así como las oportunidades existentes. También detallan la situación de los precios del petróleo y la volatilidad existente en la actualidad en dichos mercados.
 
Clumbia Threadneedle: oportunidades en commodities

 

Oportunidades en commodities: David Donora

 

En opinión de David Donora, Jefe de Materias Primas en Columbia Threadneedle, para adoptar una visión panorámica del mercado de commodities cobra vital importancia no solo tener en cuenta los factores determinantes en el plano macroeconómico, sino también en qué punto de su ciclo se encuentra el mercado. Según Donora, el ciclo actual, que se inició en 2000 recorrió su fase alcista hasta principios de 2008 y desde entonces se encuentra en fase bajista. El repunte de 2009-2011, que fue inducido por los bancos centrales, envió una señal errónea a los productos y ha exacerbado la actual fase bajista.
 
Así, en 2015 los mercados empezaron a «tocar fondo», como pone de manifiesto el abandono forzado de la producción y, en el caso del petróleo, el aumento de la demanda inducido por los precios. En su opinión, el periodo de formación de suelo en los precios se extenderá a 2016 y su duración dependerá de los obstáculos macroeconómicos, hasta que el efecto acumulado de los recortes de producción, unido a la mejora de la demanda, genere un déficit en suficientes mercados y los inventarios vayan menguando; entonces, los precios empezarán a subir de forma sostenible durante un plazo de tiempo prolongado hasta que la producción recupere terreno.
 
El siguiente gráfico ilustra la propuesta de valor en las distintas commodities, mostrando que a un horizonte temporal de 15 años, las commodities cotizan a niveles históricamente baratos.
 
 
Donora apunta que si observamos en concreto los principales factores determinantes en el plano macroeconómico con respecto a los precios de las commodities, el principal foco de atención es China (y otros mercados emergentes), donde se ha generado el grueso del crecimiento de la demanda en los últimos 15 años, así como el riesgo derivado de la transición en curso desde un modelo de crecimiento por inversión en activos fijos a otro de demanda de los consumidores, que reviste a todas luces más dificultad de lo previsto.
 
El principal riesgo de un periodo prolongado de precios bajos de las commodities, en el que ya nos encontramos, estriba que China sufra un aterrizaje violento o una recesión en los próximos 1 a 3 años. Eso prorrogaría la etapa de precios bajos de las commodities hasta más allá de 2016. En China, cualquier nivel de estabilidad razonable incidirá positivamente en otros mercados emergentes e impulsará una mayor demanda de esta clase de activo.
 
Por el lado de la oferta, a los mercados energéticos, que aguantaron mejor que otros sectores al inicio de la recesión cíclica, les ha ido bastante peor en los últimos 18 meses. La energía barata también ha supuesto, de forma indirecta, una rémora para otros precios de commodities, pues la energía constituye un factor de producción clave de muchos recursos. Debido a esta relación, y al hecho de que los mercados energéticos están próximos a un punto de inflexión, el próximo mercado alcista de las commodities se iniciará con un repunte en los mercados energéticos.
 
En términos agregados, desde Columbia Thredneedle pronostican que las commodities seguirán tocando fondo durante los próximos meses, que serán más difíciles para los productores que para los propios mercados subyacentes, pues los precios actuales son bastante inferiores a los costes de producción. En un horizonte de 1-3 años vista, consideramos que la fase bajista habrá concluido y que los mercados entrarán en la siguiente fase alcista.
 
 

Precios del petróleo y volatilidad de mercado: Mark Burgess

 

 
Mark Burgess, Director de Inversiones para EMEA y Dirctor Global de Renta Variable en Columbia Threadneedle, opina que una de las consecuencias del modelo de crecimiento basado en la inversión y el crédito que China siguió después de la crisis financiera mundial fue que absorbió buena parte de las commodities mundiales, lo que catapultó al alza los precios e incentivó a la gente a incrementar la capacidad en unos mercados de commodities cada vez mayores. Según Burgess, al invertir el modelo y tratar de atajar la expansión del crédito para pasar a un modelo de crecimiento más centrado en el consumidor, eso se ha traducido en la socavación de los desbocados precios de las commodities y la corrección del aumento de la capacidad. Vivimos las consecuencias de ese proceso, lo que a su vez se deja notar en otros sitios, en concreto en los mercados de renta variable.
 
Según el Banco de Inglaterra, cerca de la mitad del 60% de la caída del precio del petróleo acaecida en 2015 puede achacarse al incremento de la oferta. Asistimos a un incremento del suministro en varios lugares, especialmente en Norteamérica, tras haberse alentado la producción de petróleo de esquistos a gran escala y nuevos métodos para extraer el crudo. El retroceso de la demanda provocó que el petróleo se abaratara en otro 20% más, al apartarse China del modelo de crecimiento centrado en la inversión. El aumento del suministro tiene consecuencias cuando el petróleo constituye el grueso del presupuesto de un país. Puede decirse que para muchos productores de crudo, el petróleo a 25 USD el barril supone la ruina absoluta para sus economías.
 
La caída de la cotización del petróleo ha tenido un gran impacto en la inflación y cuesta pecar de pesimismo sobre un repunte de los precios, que constituye uno de los problemas a los que se enfrentan los bancos centrales de todo el mundo.
 
El tema más importante ahora es el entorno de menor crecimiento y lo que eso conlleva para los mercados. Son muchos los que se preguntan si estamos otra vez en 2008. Los menores precios de las commodities ejercen presiones sobre el sistema financiero, lo que podría pasar factura a las empresas de algunos sectores. Pero el sistema financiero muestra fortaleza. El sector bancario está más capitalizado hoy en día y pienso que los mercados se enfrentan a un panorama mucho menos complejo que en 2008.
 
El abaratamiento de las commodities afectará al crecimiento de los beneficios y del PIB, y tendremos que lidiar con las consecuencias de la depreciación del abundante capital invertido los últimos cinco años en la exploración y producción de gas y petróleo, con unos precios actuales claramente antieconómicos.
 
Uno de los problemas a los que ahora se enfrentan los mercados de renta variable es la significativa revalorización de los últimos años, impulsada en buena medida por los reducidos tipos de interés de la expansión cuantitativa. En EE.UU. y Europa, esa revalorización ha supuesto una importante contribución a la rentabilidad cosechada por el inversor en renta variable. Según Burgess, mientras asumimos ese entorno de menor crecimiento, los mercados tienen que devaluarse por así decirlo, para hacer frente a dicho entorno. En la actualidad a los mercados les cuesta adaptarse a este nuevo panorama.
 
Pero el crecimiento persiste, y en opinión de Burgess, sobre ese factor podemos mantener el optimismo. Las valoraciones son razonables: las empresas no están exageradamente caras, ni tampoco muy baratas. Y en su opinión el rendimiento por dividendo sigue siendo atractivo. Además, no piensa que los tipos de interés aumenten mucho y, en esas circunstancias, el rendimiento por dividendo que puede obtenerse con las acciones es todavía bastante bueno.
 
Los gestores activos han llevado a cabo un buen trabajo para sus clientes los 10 últimos años, y considera que están bien posicionados para sacar partido de la volatilidad y la incertidumbre a que se enfrentan los mercados con el propósito de seguir generando valor.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar