MFS: ¿Dentro o fuera? Las preocupaciones por el "Brexit" salen a la luz

MFS: ¿Dentro o fuera? Las preocupaciones por el "Brexit" salen a la luz

Los jefes de gobierno de la Unión Europea (UE) se reunieron en Bruselas el 18 y el 19 de febrero para deliberar un acuerdo de reforma en un intento de mantener al Reino Unido dentro de la UE. Sin embargo, muchos en el Reino Unido no parecen estar impresionados con las concesiones que se negociaron. Una vez que se llegó a un acuerdo, el alcalde de Londres, Boris Johnson, y varios miembros del Parlamento influyentes anunciaron su apoyo al “Bretix” (un voto para salir de la UE). El primer ministro británico, David Cameron, liderará la campaña para que el Reino Unido se mantenga en la UE. El referéndum sobre la membresía de la UE se realizará el 23 de junio. 
 
MFS

 
 
Los corredores de apuestas han fijado consecuentemente la probabilidad del voto para salir en un 30 % aproximadamente. Hasta el momento, los inversionistas en general no parecen estar preocupados. Aunque, dados los acontecimientos de la semana pasada, las perspectivas de separación se han convertido en algo más cercano, y la volatilidad del mercado está en alza.
 
Es probable que haya incertidumbre y permanente volatilidad hasta que se realice el referéndum, ya que los mercados deberán lidiar con la ambigüedad inherente a un resultado con dos posibilidades. En caso de que el resultado fuera el Brexit, se deberían responder algunas preguntas importantísimas antes de que los inversionistas pudieran evaluar las consecuencias y el riesgo con seguridad. ¿Cómo serían las relaciones comerciales del Reino Unido con la UE si vota para salir? ¿Seguirá Londres siendo la capital financiera de Europa? ¿Qué pasará con la UE si el Reino Unido consigue salirse de la unión? ¿Seguirían otros países el rumbo de Gran Bretaña? ¿Se disolvería el Reino Unido, de acuerdo con la intención de Escocia de permanecer en la UE? ¿Cuánto aumentaría el riesgo político en el Reino Unido en el caso de que se votara por el Brexit, dada la división que hay en el Partido Conservador sobre este tema? 
 
El Brexit verdaderamente podría abrir una caja de Pandora de amplio alcance político y financiero. Además, un voto para salir de la UE solo sería el comienzo de un proceso de varios años. Un período de incertidumbre como este podría influir en las decisiones de inversión y los flujos de capital, que, a su vez, afectarían el panorama económico a mediano plazo.
 
El efecto colateral más inmediato después del anuncio del referéndum fue la declaración de Moody’s de que esta agencia de calificación crediticia asignará un panorama negativo al Reino Unido, que tiene una calificación de Aa1, si Gran Bretaña vota para salir de la UE. Fitch también publicó una declaración que destaca la interrupción a corto plazo y los riesgos a largo plazo en el caso de que se vote para salir.
 
Aparte de esto, la UE se opondrá a abrirles la puerta a los movimientos anti-UE en otros países. Podría presentarse el riesgo de que países como Francia (que enfrenta elecciones presidenciales el próximo año), Polonia (donde hay un nuevo gobierno más populista en el poder) o los Países Bajos también podrían buscar renegociar sus relaciones con la UE. 
 
La visión de consenso es que el electorado tiende a apoyar el statu quo cuando enfrenta preguntas existenciales. Esta vez, en especial, todos los partidos importantes favorecen un voto para quedarse, aunque, como se indicó antes, con algunos tránsfugas de alto perfil. A pesar de ello, hemos visto muchas pruebas recientes en otras partes del mundo de que la convicción en contra del sistema puede derivar en derrotas inesperadas. Y si las preocupaciones sobre la inmigración de la UE vuelven a primera plana en primavera, el principal riesgo de un voto por salirse podría aumentar.
 
Claramente, los eventos políticos pueden tener distinta relevancia para los inversionistas. Pero para los que tenemos un enfoque a largo plazo quizás tengamos más confianza en nuestra convicción de que hemos buscado invertir en empresas bien gestionadas que pueden enfrentar las derrotas inesperadas en el ámbito político, al igual que se han sobrepuesto a las dificultades imprevistas del ciclo económico. 
 
Con ese telón de fondo, debemos preguntarnos qué significa todo esto para nuestras inversiones. Como inversionistas a largo plazo en empresas internacionales, dudamos de que debamos cambiar el curso de forma preventiva. No obstante, deberíamos seguir vigilando de cerca nuestras inversiones con sede en el Reino Unido y sopesar las posibles y vastas repercusiones del voto Brexit para otras tenencias en Europa.
 
En términos de riesgo soberano, la pregunta es si el mercado tiene la necesidad de incorporar una prima de riesgo o no. ¿En qué medida afecta a la solvencia del Reino Unido, si es que lo hace? En la actualidad, no es evidente que se garantice una prima de este tipo. Sin embargo, una salida desorganizada que le quita valor al crecimiento y empeora los ya altos déficits fiscales y de cuentas corrientes sería probablemente merecedora de rendimientos soberanos más altos, y todo lo demás quedaría igual. Por el lado de la divisa, se aplica el mismo tipo de pregunta. ¿Sufrirá la libra británica a largo plazo como un medio de cambio o una reserva de valor internacional? En caso de un voto por salirse, la libra probablemente se debilitaría. En el período previo al referéndum, podemos esperar mayor volatilidad, durante el cual la libra esterlina será el instrumento más líquido que los inversionistas utilizarán para expresar sus perspectivas sobre la probabilidad de un Brexit.

 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar