Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
MCH Investment Strategies: posiciones cortas en bonos de países desarrollados

MCH Investment Strategies: posiciones cortas en bonos de países desarrollados

Álvaro Sanmartín, Chief economist y asesor del Alinea Global en MCH Investment Strategies, nos ayuda a entender por qué se están produciendo algunos fenómenos a nivel global que están ayudando a muchos a construir una especie de teoría del desastre. Miedo a una desaceleración abrupta en China que afecte al crecimiento global; miedo a que la caída del crudo perjudique mucho a las economías emergentes y contribuya a generar tensiones inflacionistas; miedo a que EEUU no esté tan fuerte como parecía, como lo demostraría un crecimiento del PIB en el cuarto trimestre que (al menos en apariencia) será débil; y miedo a que ya no se pueda contar tanto como antes con los bancos centrales, con una FED que ya ha empezado a subir tipos y con un BCE que decepcionó en su última reunión. 
 
msh
 
En nuestra opinión, ninguno de los elementos anteriores es tan fiero como lo pintan. Los datos de China desde el  verano pasado no apuntan para nada a un deterioro significativo de la situación sino más bien a una cierta estabilización. Mirando hacia adelante, además, el aumento de estímulos monetarios y fiscales hace poco probable que se pueda observar una ralentización significativa de la actividad a corto plazo. La gente se olvida de todos los progresos que China está haciendo en el cambio de su modelo de crecimiento. Los últimos datos atestiguan que el consumo privado en China cada vez explica un porcentaje más grande de la demanda. Y, por el lado de la oferta, la pérdida de peso de la industria tradicional está dando paso a un protagonismo creciente tanto del sector servicios como de nuevas industrias con mayor contenido tecnológico.
 
 
Por otro lado, es cierto que el crecimiento del PIB a final del año pasado en EEUU fue decepcionante pero esto se debió sobre todo a factores como la detracción de inventarios. 
 
Cuando uno mira la creación de empleo del cuarto trimestre (la mejor de todo el año) y ve las buenas perspectivas para el consumo privado y para el sector inmobiliario y de servicios, lo cierto es que el escenario más probable para este ejercicio 2016 no es más bien positivo
 
En Europa, por su parte, los datos más recientes no sólo no apuntan a desaceleración (ni suave ni fuerte) sino a todo lo contrario. El crecimiento irá mejorando cada trimestre y las perspectivas para 2016 son positivas, gracias a los importantísimos vientos de cola que nos favorecen. Y es que, pese a que muchos se empeñen en señalar lo contrario, un precio del crudo bajo es bueno para Europa, no malo, sobre todo si como es bastante probable este bajo precio se explica por aumentos importantísimos de oferta y no por caída de la demanda.
 
En cuanto a los bancos centrales, también los miedos y las dudas se están llevando demasiado lejos. La FED quiere llevar la inflación al 2% y sabe que para que eso se necesita que la economía americana vaya bien y crezca a tasas superiores a su potencial (que está en el entorno del 2%). Por tanto, si se producen shocks que pongan esto en peligro, la FED no simplemente no subirá tipos. Tiene poco sentido tratar como aditivos los dos riesgos que muchas veces se señalan como los más serios para la economía mundial: la desaceleración en China y la subida de tipos de la FED. ¿Por qué? Porque las dos cosas no pueden suceder simultáneamente. Si China de verdad desacelera fuertemente y eso genera problemas para la economía global, algo que reitero no es nuestro escenario, la FED no subirá tipos. Por lo demás, tanto el BCE como el BOJ y en general todos los bancos centrales del mundo siguen con el gatillo preparado para hacer todo lo que sea necesario si las cosas se complican. 
 
Y, por último, está el tema del crudo, algo que también parece estar creando nubarrones en la mente de muchos analistas. Para nosotros, una caída del crudo es tan mala para quien la produce como buena para nosotros, que lo consumimos. La segunda, que por mucho que caiga el crudo, es imposible que influya de un modo permanente en la inflación. Aunque los precios no repunten desde los niveles actuales o incluso se estabilicen en niveles aún más bajos a los que vemos hoy, su efecto sobre la inflación no puede extenderse más allá de unos meses. 
 
¿Conclusión de todo lo anterior? Creemos que los mercados de renta variable, sobre todo en Europa, están corrigiendo en exceso. Pero sobre todo pensamos que los tipos a largo plazo en las deudas públicas de los países core están reflejando un escenario de estancamiento y quasideflación global que no es ni mucho menos el más probable a futuro.
 
En cuanto al Alinea Global, volvemos a apostar por posiciones cortas en bonos públicos de países desarrollados, concentradas en los tramos largos de las curvas,  con especial peso en bonos alemanes ligados a la inflación.  
 
Creemos que en renta variable europea las valoraciones siguen siendo razonablemente atractivas por lo que comenzamos con una exposición en torno al 30% muy centrado en área euro.  El BCE continuará adoptando una postura muy pro-crecimiento, incluso aunque no se adopten nuevas medidas de estímulo. Uno de los riesgos que corremos es que la inflación, quizás por una nueva caída del crudo, tarde en repuntar más de lo que pensamos. En ese escenario, la renta variable europea no debería hacerlo mal. Primero, porque un petróleo bajo es un shock positivo para la Eurozona. Segundo, porque se incrementarían las probabilidades de medidas expansivas adicionales por parte del BCE. 
 
Mantenemos posiciones moderadas en divisas, teniendo en cuenta que el euro se ha depreciado ya mucho y que podría haber algo de vuelta frente al dólar a lo largo de 2016. En lo que respecto a la gestión de la liquidez, estamos apostando por posiciones en renta fija corporativa centrada en bonos en grado de inversión, en plazos cortos y tipos mayoritariamente flotantes.
 
¡Sé el primero en comentar!
Comentar
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar