Rankia España
blog Fondos de inversión
Los mejores fondos de inversión

Subida de tipos en EEUU, ¿y ahora qué nos dicen las gestoras?

Ayer, día 16 de diciembre, tras 7 años con tipos de interés a 0,25%, la Reserva Federal de Estados Unidos decidió subir los tipos de interés al 0,5%. La presidenta de la FED, Janet Yellen, anunció ésta medida que muchos inversores esperaban para la reunión celebrada tras el voto unánime de todos los miembros que componen el órgano encargado de decidir el rumbo de la política monetaria.

Pero, ante este cambio en el panorama económico de Estados Unidos, ¿qué opinan las gestoras de fondos?. A continuación exponemos algunas reacciones.

Fidelity: Se acabó los tipos de interés prácticamente a cero
 

Fidelity



La gestora nos da tres visiones sobre la subida de tipos por parte de tres de sus responsable de inversión.

 

La directora de inversiones en Fidelity Internacional, Stephanie Sutton, apuntó que los comentaristas financieros llevaban varios años debatiendo intensamente sobre cuándo podría producirse la primera subida de los tipos de referencia en EE.UU. desde prácticamente el cero.

Cada vez que un incremento parecía inminente, las expectativas se veían defraudadas, bien por unos pobres datos económicos o bien por acontecimientos externos, como la reciente volatilidad de los mercados en relación con China.

Esta vez las cifras económicas y las condiciones internacionales eran lo suficientemente propicias como para permitir a la Fed aplicar su primera subida de los tipos de interés en prácticamente más de una década. Ahora que ya ha pasado la primera subida en los mercados, la atención se centrará en el ritmo de las futuras subidas. Aunque parece que se descuenta casi totalmente un ritmo gradual de subidas, cualquier aceleración de ese ritmo podría provocar incertidumbre y volatilidad. 

Además, a pesar de que la subida en sí misma viene a refrendar la buena salud de la economía estadounidense, lo cierto es que hace más pesado el lastre de deuda tanto para los hogares como para las empresas.
 
ciclo de los tipos de interés por parte de la Fed
 
Afortunadamente el riesgo de problemas de pago o de un aumento de los impagos tras la subida de tipos es reducido, ya que la mayor parte de la deuda de los hogares y las empresas no financieras tiene tipos fijos. A modo de ejemplo, cabe citar que aproximadamente el 90% de la deuda hipotecaria estadounidense está sujeta a tipos fijos, por lo que este ligero endurecimiento monetario no debería tener grandes consecuencias. Las dos posibles áreas de inquietud son los créditos a estudiantes y los créditos de alto riesgo para la compra de automóviles, ya que estos préstamos han registrado altas tasas de morosidad en fechas recientes. 
 
Sin embargo, por un lado el aumento de la morosidad en estas dos áreas no supone una amenaza real para la estabilidad financiera de la economía y, por otro, el fortalecimiento de la economía y el crecimiento del empleo contribuirán a que los deudores tengan más facilidades para devolver estos créditos.
 
Por otro lado, Nick Peters, gestor de fondos de Fidelity International decía que no se puede acusar en absoluto a la Fed de sorprender al mercado con esta subida de tipos. Las probabilidades de subida de los tipos superaban el 75% y, en este sentido, el buen dato de empleo de diciembre había afianzado las predicciones de subida este mes. 
 
En última instancia, esto supone un voto de confianza en EE.UU. y en la continuidad de su expansión económica. Durante los próximos meses, la Fed estará atenta a la reacción de la economía (y los mercados) ante esta subida. Un factor crucial para estas perspectivas será cómo responda el dólar estadounidense, ya que muchos actores del mercado esperan que el aumento de los tipos de interés tire aún más al alza del dólar. Sin embargo, si vemos pocas subidas de tipos (es decir, dos) en 2016, mi apuesta contraria al consenso sería una ligera debilidad del dólar en 2016.
 
Condiciones financieras indeices
 
Por último, Kevin O’Nolan, gestor de fondos de Fidelity International apuntó que la subida de tipos de hoy es importante, no sólo por su impacto directo en la economía, sino también porque marca el inicio del primer ciclo de subidas de tipos en casi diez años. Las perspectivas de los inversores para los próximos doce meses dependerán del ritmo del endurecimiento monetario. 
 
Creo que existe el riesgo real de que los tipos suban más rápido de lo previsto en 2016, dado que la Fed está a punto de cumplir con su doble mandato. Probablemente veamos nuevas subidas del dólar, lo que tendrá repercusiones para los mercados emergentes, las materias primas y los beneficios de las empresas estadounidenses.
 
S&P 500 tras subidas de tipos
 

Mirabaud: ¡Al fin! Subida histórica de los tipos de interés

 
mirabaud
 
La Reserva Federal sube los tipos de interés por primera vez en nueve años hasta el 0,5% y da detalles sobre cómo será el ritmo de subidas de este nuevo ciclo.
 
En esta ocasión, el comunicado de prensa de la Fed se ha mostrado mucho más claro que los anteriores, lo que puede interpretarse como un esfuerzo del banco central por reforzar su política de comunicación y eliminar así el riesgo de interpretaciones ambiguas en los mercados.
El Comité juzga que ha habido una mejoría considerable de las condiciones del mercado laboral este año y tiene una razonable confianza en que la inflación subirá, durante el medio plazo, hasta su objetivo del 2%. Dado el entorno económico, y reconociendo el tiempo que lleva a las acciones de política monetaria para afectar los resultados económicos futuros, el Comité ha decidido incrementar el nivel de la tasa de fondos federales desde el 0,25% al 0,50%
La Fed se encarga acto seguido de indicar que la política monetaria seguirá siendo acomodaticia después de este incremento, apoyando de este modo una mejoría mayor de las condiciones del mercado laboral y el retorno de la inflación al 2%.
 
El comunicado de la FED también es importante porque arroja algunas pistas sobre cómo será este recién estrenado ciclo de subidas, un ciclo por otra parte mucho más atípico que el de los anteriores al haber partido de un nivel más bajo y estar la economía estadounidense más cerca de la recesión que de la expansión.

El Comité espera que las condiciones económicas evolucionarán de forma que garantizarán sólo incrementos graduales de los tipos de interés. La tasa de tipos federal probablemente permanezca, durante algún tiempo, por debajo de los niveles esperados para imponerse en el largo plazo. En la determinación del momento y el tamaño de los ajustes futuros de los tipos de interés, el Comité evaluará las condiciones económicas conocidas y esperadas en relación con sus objetivos de máximo empleo y 2% de inflación.
 

BlackRock: Una decisión que afecta a inversores de todo el mundo

 
blackrock
 
La decisión de ayer de la Reserva Federal estadounidense de subir los tipos de interés objetivo a corto plazo es relevante para los inversores de todo el mundo. BlackRock recoge las mejores reflexiones de los responsables de estrategia e inversores de la gestora sobre la subida de tipos y tiene como objetivo ayudar a los inversores a entender su repercusión.
  • La Reserva Federal ha subido sus tipos por primera vez en casi una década y se pone fin a un periodo de política monetaria expansiva, pero se espera que los costes de financiación permanezcan en niveles bajos durante más tiempo.
     
  • La resistencia continuada de la economía estadounidense la sitúa en una buena posición para gestionar un contexto de subida gradual de tipos. Por ejemplo, Estados Unidos creó más de 200.000 nuevos puestos de trabajo en noviembre y la tasa de desempleo se mantuvoo estable en el 5%.
     
  • Es probable que la volatilidad en los mercados financieros siga siendo elevada, por lo que la selectividad a la hora de invertir tendrá más peso. Las economías fuera de Estados Unidos siguen luchando y los mercados emergentes siguen bajo presión, aunque algunos ajustes han tenido lugar ya en previsión a esta subida de tipos.


Schroders: Ha habido subida de tipos pero, ¿puede la Fed normalizar su política monetaria?

 
schroders
 
Después de la subida de tipos de la Reserva Federal ayer, Keith Wade, economista jefe de Schroders, ofrece su visión al respecto. Wade comenta que tal y como se esperaba, la Fed ha subido sus tipos por primera vez en casi una década, pero el riesgo reside en las expectativas del mercado acerca de un ciclo de subidas de tipos lento y de escasa envergadura.
 
La primera acción estaba más que anunciada, por lo que no debería sorprender a los mercados; la cuestión es hacia dónde se dirigen los tipos. La declaración de la Fed afirmaba que las subidas futuras dependerán de los datos macroeconómicos y que 'las condiciones económicas sólo garantizarán subidas graduales en los tipos de los fondos federales'. Esto coincide con las declaraciones realizadas anteriormente, si bien pone el acento en las previsiones actualizadas de la Fed que acompañaron a la declaración.
 
La institución y su presidenta, Janet Yellen, mantienen su compromiso con un ajuste gradual de la política monetaria, pero el peligro reside en que, si se interpreta que están siendo más duros que las bajísimas expectativas que los mercados se han forjado, el dólar se apreciará y seguirá presionando a la baja la inflación. Así, la normalización de los tipos de interés podría estancarse a medida que la moneda descuente la política de ajuste de la Fed.
 

M&G: La FED seguirá siendo flexible con los tipos de interés

 
m&g
 
El director de Renta Fija Minorista de M&G, Jim Leaviss, cree que esta subida de los tipos de interés no ha pillado a nadie por sorpresa y ha sido la decisión adecuada, en vista de los indicios positivos que arroja la economía estadounidense.
 
Los mercados laborales estadounidenses están actualmente muy ajustados y la inflación subyacente ha aumentado recientemente un 2% interanual. Además, ya que es probable que el lastre que supone la caída de los precios del petróleo para la inflación general disminuya y ante las recientes mejoras en el crecimiento salarial, el inicio de la normalización de la política monetaria era inevitable.
 
Según M&G son de buen grado las declaraciones de Janet Yellen en las que afirmaba que este incremento no pretende ser el comienzo de una campaña de subida de tipos acelerada, sino que seguirán siendo flexibles y los tipos de interés sólo se incrementarán de manera gradual, si bien pensamos que, al final, existe un riesgo de que el banco central necesite aumentar los tipos más rápido de lo que los mercados esperan actualmente.
 
Dicho esto, las presiones estructurales en la inflación y el elevado nivel en el que se sitúan los títulos de deuda corporativa y pública en muchas zonas del mundo hacen que el tipo en el que la Fed dejará de realizar subidas en este ciclo será inferior a sus cotas históricas.
 

Aberdeen: Se acabó la incertidumbre


aberdeen
 
Luke Bartholomew, gestor de inversiones de Aberdeen Asset Management apuntó que habría sido catastrófico tener que anunciar que no había subido los tipos. Habiendo resuelto una incertidumbre, la cuestión será ahora el ritmo de subidas de tipos del próximo año.
 
La Fed está apuntando cuatro subidas el próximo año, lo cual significaría más de los esperado por el mercado. En los últimos años, las previsiones de la Fed han sido equivocadas y los mercados han acertado. Podríamos estar finalmente, ante un punto de inflexión, donde el mercado comienza a tomar más serio las propias previsiones de la Fed.
 

Vontobel: A partir de ahora, subidas graduales

 
Vontobel
 
En conjunto, Vontobel tiene una valoración muy positiva sobre la decisión de Yellen de ayer, tanto por la subida de tipos en sí misma, como por la comunicación seguida, que ha sido muy clara.  
 
Yellen ha pasado desde una postura pesimista conteniendo la subida de tipos a otra positiva iniciando el ciclo de subidas.  En cuanto a la trayectoria  que seguirán los tipos a partir de ahora creemos que, como ya adelantamos anteriormente, será muy gradual. La Fed ha revisado a la baja  sus expectativas para los tipos a medio plazo lo que supone una  clara señal de que sus futuros movimientos serán graduales y lo que ya ha tenido un impacto en los rendimientos de los bonos soberanos a nivel global que esta mañana han registrado caídas
 
Por otro lado, también es importante tener en cuenta que Yellen ha pasado de estar centrada en el desempleo a poner el foco de su atención en la inflación, y en este sentido ha dejado claro que la inflación ha de cooperar para que pueda producirse una subida de tipos agresiva.  
 
Con un objetivo de inflación fijado en el 2%, Yellen tiene un escenario con sus previsiones sobre cómo llegará la inflación a alcanzar este nivel. Sin embargo, si sus expectativas finalmente no se materializan, la Fed no subirá los tipos. Otro indicativo más de que su confianza en un incremento de la inflación es limitada. Por parte de Vontobel, creemos que la inflación va a mantenerse en niveles bajos por tres motivos fundamentales:
 
  • El efecto demográfico afecta de manera negativa pues la existencia de una población envejecida está impactando sobre el crecimiento.
     
  • El cada vez mayor excedente de capacidad en el sector industrial
     
  • La continuada tendencia a la baja en el crecimiento de la productividad
 
Teniendo en cuenta lo anterior, pensamos que quizá la Fed podría volver a subir los tipos de interés en junio y a diferencia de las expectativas del mercado que hablan de cuatro subidas, consideramos que a lo mejor solo podrían producirse dos. 
 
Todo este escenario anteriormente descrito crea un entorno favorable para el crédito corporativo que podrá seguir beneficiándose del factor positivo del carry.
 

Groupama: La FED no ha cambiado su diagnóstico económico


La justificación de la decisión: la FED plantea tres argumentos para iniciar este ajuste, i) que el mercado laboral ha « mejorado considerablemente », ii) que está « razonablemente confiada » con el hecho de que la inflación alcanzará a medio plazo su objetivo de 2.0%, y iii) que tiene que empezar ahora para integrar el retraso normal entre un gesto monetario y su impacto en la economía real.
 
 
El método: con su primera herramienta de política monetaria, los Fed Funds, el ritmo de subida será gradual; por otra parte, la FED redujo ligeramente su trayectoria en los Fed Funds de alrededor 20-25 pbs (el Fed Funds medio esperado a finales de 2016 ha pasado de 1.50% a 1.30%, y a finales de 2017, de 2.65% a 2.40%) lo que significa que el consenso de los banqueros centrales es más pesimista que en septiembre. Con su segunda herramienta de política monetaria, el balance, la FED afirma explícitamente que no lo reducirá hasta que la normalización de los Fed Funds no esté suficientemente avanzada. Sobre la base de las actas del FOMC de septiembre que propició un debate sobre este tema, mantenemos nuestra tesis de que la reducción del balance no debería empezar hasta que los Fed Funds no hayan alcanzado el 1.5%, a mitad de 217 según nuestro escenario.
 
Los elementos de atención: la FED no ha cambiado su diagnóstico económico. Sin embargo, por primera vez en muchos años, ha reconocido que en su análisis sobre las expectativas de inflación « algunas medidas de expectativas a largo plazo habían disminuido ».
 
Conclusión: tras el ajuste al alza de las expectativas del mercado sobre la trayectoria de los Fed Funds y el ligero descenso de las expectativas del FOMC, la brecha entre el mercado y la FED se ha reducido sensiblemente (ver gráfico a continuación). Eso es una buena noticia ya que se traduce en una rebaja de las incertidumbres, y una convergencia con nuestro escenario (línea verde en el gráfico a continuación).
 
Seguimos pensando que el ajuste monetario será progresivo (ver siguiente cuadro con la lista de argumentos) y las recientes evoluciones de los mercados (petróleo, USD, mercado de crédito high yield) son puntos de atención sobre el crecimiento y las expectativas de inflación. Seguimos pensando que la FED no debería subir los Fed Funds de nuevo antes de Junio 2016.
 
 

Legg Mason: ¿Qué consecuencias tiene esta subida de tipos?


John Belows, Portfolio Manager and Research Analyst de Western Asset Management
La Fed hizo exactamente lo que todo el mundo esperaba. Los mercados estaban preparados. Si no hubiera subido los tipos de interés, se habría creado mucha confusión en los mercados, en vista de la claridad de los mensajes que se han estado lanzando desde la institución.
 
 
Todo el mundo es consciente de la insistencia de la Fed en que el cliclo de subida de tipos será «gradual». Esta palabra ha aparecido en prácticamente cada discurso de la Fed durante todo el año. Damos credibilidad a la Fed cuando dice que el proceso será ‘gradual', pero no porque la institución haga siempre lo que dice (¡para nada!), sino porque nuestras perspectivas económicas no apuntan a otra razón por la que la Fed vaya a comportarse de otro modo. No tiene motivos para ser agresiva.
 
Es posible que el proceso de subida de tipos de la Fed no responda a una estructura rígida. Las últimas previsiones del FOMC contemplan cuatro subidas en 2016, una por trimestre: Esperamos que las subidas de tipos respondan a un ritmo algo inferior, y es probable que se salten al menos un trimestre. La Fed no quiere ser demasiado previsible, motivo por el que el presidente Greenspan fue criticado en el ciclo de 2004. La manera más obvia de desviarse  de una subida mecánica de tipos sería saltarse algún trimestre.
 
Francis A Scotland, Co- Director de Global Macro Research and Portfolio Manager de Estrategia Macroeconómica Global de Brandywine Global
 
Reconoce que los mercados anticiparon la subida. Sin embargo, aunque la Fed dejó claros sus motivos, cree que la institución no debería haberse dado ninguna prisa en subir los tipos, ya que las previsiones de inflación no justificaban este movimiento.    
 
El desplome de los precios de las materias primas y la ampliación de los diferenciales de la deuda corporativa suelen llevar a la Fed a relajar las condiciones monetarias. La Fed ha descartado estos aspectos, relacionándolos con la agitación del sector energético y los efectos temporales de un dólar fuerte. Para nosotros, son factores de riesgo importantes que advierten de una subida de tipos prematura. El ciclo empresarial aún no se ha normalizado y el crecimiento de los beneficios sigue estancado.
 
El riesgo es que la subida de los tipos sea prematura y que las siguientes subidas vayan demasiado lejos y demasiado rápido. La economía mundial se ha estado ralentizando de manera constante desde principios de 2014 y se han registrado indicios de presiones deflacionistas. El año pasado, el dólar estadounidense se apreció más rápido y en mayor medida que en ningún periodo comparable desde la implantación del tipo de cambio variable. Esto ha contribuido a la ampliación de los diferenciales de la deuda corporativa, el desplome de los precios de las materias primas y al declive en el segmento manufacturero.
 
A estos factores hay que sumar que el resto de bancos centrales importantes del mundo siguen aplicando políticas de estímulo. El BCE parece estar preparado para eliminar todas las cortapisas e intentar impulsarla inflación y depreciar el euro. El Banco de Japón continúa con su compra masiva de deuda pública y de fondos cotizados vinculados a la renta variable, expandiendo así su balance . El Banco Popular de China ha apostado por reducciones de tipos y de las ratios de reservas obligatorias. El BCE ha advertido sobre una rápida subida de las primas de riesgo a nivel mundial, especialmente en los mercados emergentes, si la Fed sube los tipos más rápido de lo esperado.

 

Henderson: La subida apunta a la confianza


La subida de tipos de la Fed es efectivamente de 20 puntos básicos en lugar de 25, porque los tipos del mercado reflejarán la subida del tipo a un día de las adquisiciones temporales del 0,05% al 0,25%. El FOMC ha demostrado su confianza en las perspectivas económicas, votando unánimemente a favor de la subida de tipos y manteniendo las previsiones de una subida de un punto porcentual por término medio durante 2016 y de unos tipos “neutros” a largo plazo del 3,5%. 
 
 
Sin embargo, aquellos a favor de una postura acomodaticia se han beneficiado de una importante concesión con la incorporación de una nueva frase en la declaración que vincula la ejecución de nuevas acciones al avance real en la subida de la inflación (subyacente), subiendo así el listón para realizar un seguimiento anticipado.
 
La reducción de la incertidumbre sobre los movimientos de la Fed a corto plazo debería permitir a los inversores volver a centrarse en un trasfondo económico relativamente favorable a escala mundial, con un crecimiento moderado en las economías desarrolladas e indicios de una reactivación de la aceleración en China.
 

Robeco: La Fed marca el comienzo de una nueva época

 
 
La Fed ha actuado exactamente en línea con las expectativas, y la decisión unánime ha sido un poco artificial; una subida era inevitable a la luz de las declaraciones anteriores. Después de haber hablado sin parar sobre un movimiento inminente, la Fed se sintió obligada a mantener su palabra. La reciente volatilidad del mercado no los frenó, para no transmitir la impresión de ser demasiado sensibles a los movimientos del mercado a corto plazo.
 

Los datos de Estados Unidos permitieron la subida

 
Dice el economista jefe de Robeco, Léon Cornelissen, que unos datos económicos consistentemente positivos permitieron que la Fed finalmente apretara el boton. Gracias a un crecimiento constante y razonable, la tasa de desempleo ha descendido al 5%. La inflación global anual que fue de 0,5% se mantiene muy por debajo del objetivo de la Fed, sin embargo era mas relevante el dato económico de crecimiento del 2,0%, que se situó justo en el objetivo. El Índice de Precios del Gasto en Consumo Personal (PCE), la medida de inflación preferida de la Fed, mostró una tasa global de 0,2% y una tasa subyacente de sólo el 1,3% en Octubre, haciendo la subida mucho menos urgente.
 
La evolución del mercado laboral es positiva, pero el crecimiento de los salarios sigue siendo un poco tímido. Y la Fed tiene una tradición de sobre estimación de la inflación; la caída en el precio del petróleo no ayuda con sus previsiones. Sin embargo, como una institución con vision de future y siguiendo las políticas de medio plazo (al menos sobre el papel), la Reserva Federal ha considerado un primera subida perfectamente defendible, aunque esto no estaba totalmente claro.
 
Y ahora, la pregunta del millón es: ¿cuándo será el próximo movimiento? La Fed seguramente no seguirá el modelo de un movimiento por reunión, sino que seguirá estando pendiente de los datos . Un patrón familiar que permanece básicamente sin cambios es que sus proyecciones sobre el tipo medio de interes sugiere un más rápido ritmo de subidas de lo que predicen los tipos de los mercados financieros.
 
La Fed sugiere que los tipos podrían aumentar en otros 100 puntos básicos en 2016. Sólo vemos espacio para subidas de dos cuartos de punto en 2016, y el próximo será probablemente el 15 de junio.
 
La Fed se quedará cómodamente detrás de la curva: se prefiere errar por el lado de la precaución. Cada banco central de un mercado desarrollado que ha subido las tipos desde el final de la Gran Recesión se ha visto obligado a dar marcha atrás. Esperamos (y deseamos) que este no será el caso ahora.
 

Sobreponderados en activos de mayor riesgo

 
Para la asignación de activos, la decisión es un buen augurio para los activos de mayor riesgo debido a las señales positivas que la subida de tipos envía, dice Lukas Daalder, jefe de inversiones de Robeco Investment Solutions, que gestiona un fondo multiactivos.
 
Acabamos de ser testigos de lo que podría llamarse la mejor y más anunciada subida de tipos de la historia, con los mercados financieros en general suspirando de alivio. El alza en los tipos fue visto como una confirmación de que la economía de Estados Unidos es lo suficientemente fuerte como para vivir con tipos más altos, mientras que al mismo tiempo no hay ninguna razón para preocuparse porque la inflación o el crecimiento se pueda escapar de las manos.
 
Este mensaje, el mejor de todos los posibles, caló bien en el mercado de valores, que se recuperó tras la decision sobre la subida de tipos. Ni los mercados de renta fija, ni los mercados de divisas, estaban muy impresionados por el cambio, que por supuesto era el resultado directo de ser una medida ya muy esperada. El alza en los tipos también ofreció algo de alivio al mercado de high yield, que se las arregló para terminar subiendo por segundo día consecutivo.
 
Más allá de la decisión, Yellen logró entregar el mensaje de que no hay que esperar un fuerte ciclo al alza de de los tipos. Los mercados están actualmente valorando una posibilidad del 40% para una nueva subida en la reunión de marzo. Mucho dependerá de los datos publicados en los próximos meses para determinar el calendario del próximo movimiento.
 
En general, esta decisión no ha dado lugar a un marcado cambio en los mercados, ni ha producido nuevos análisis sobre el desarrollo de la economía estadounidense. Como tal, mantenemos nuestra táctica de asignacion de activos con una posición sobreponderada en los activos de riesgo y una posición infraponderada en bonos y efectivo.
 

Los mercados de bonos reaccionan favorablemente

 
Los mercados de renta fija y de divisas, que son los más importantes en la línea de fuego para cualquier alza en los tipos han respondido positivamente, dice Kommer van Trigt, gestor de cartera del Robeco Global Total Return Bond fund, que se ha posicionado para hacer frente a la subida.
 
En los mercados de bonos la reacción más notable fue un debilitamiento de la curva de rendimiento, con el diferencial entre las tasas de interés a 5 y 30 años alcanzando su nivel más bajo desde abril. La parte delantera de la curva de rendimiento probablemente respondió a la "gráfica de puntos" en el que los miembros del FOMC muestran sus expectativas para los tipos de interés en los próximos años. Esta gráfica se mantuvo más o menos sin cambios, mientras que muchos habían esperado una revisión a la baja.
 
El fondo Robeco Global Total Return Bond estaba posicionado para un debilitaniento adicional de la curva de rendimiento de Estados Unidos. El riesgo de tipo de interés que el fondo mantiene en bonos del Tesoro estadounidense se concentra en el extremo largo. Esta parte de la curva tuvo un buen desempeño. La reacción del mercado refuerza nuestra opinión de que en una época de bajo crecimiento y baja inflación mundial, sigue habiendo valor en los bonos a largo del Tesoro de Estados Unidos. Los mercados de crédito también mostraron una reacción constructiva en el anuncio de la Fed. Se ajustaron ligeramente. El fondo mantiene su preferencia por los mercados de crédito europeos; especialmente los financieros subordinados ofrecen valor. Para los mercados de crédito de Estados Unidos, sobre todo bonos corporativos de alto rendimiento, nuestra exposición es ligera. También nuestra participación en los mercados de deuda emergentes se mantiene baja a la luz de las perspectivas de crecimiento escaso y el deterioro de la calidad crediticia en la mayoría de las economías emergentes.

 

¿Cuánto puedes ahorrar en comisiones de tus fondos de inversión?

Obtén en menos de 48 horas un estudio independiente y gratuito de los costes de tu cartera de fondos.

  • Calcula rápidamente cuánto podrías ahorrar en comisiones
  • Recibe un informe personalizado
  • Te resolveremos cualquier duda que te surja sobre tu informe

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar