Subida de tipos en EEUU: cómo se posicionan las gestoras de fondos

Subida de tipos en EEUU: cómo se posicionan las gestoras de fondos

Este miércoles 16 de diciembre sabremos la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos sobre los tipos de interés. Muchos inversores creen que 2015 va a ser por fin el año en que los tipos de interés suban, ya que la última subida fue hace casi 10 años. Janet Yellen dará a conocer su decisión sobre las 20:00 de España.

aberdeenetheneasyz


Mientras tanto, Aberdeen, Ethenea, Vontobel y SYZ AM han querido dar sus impresiones previas y analizar sus posiciones en renta variable y renta fija, en el caso que la FED decida subir o mantener los tipos de interés.

 

Aberdeen: qué esperan de la subida de tipos en EEUU


Luke Bartholomew, gestor de inversiones de Aberdeen ha comentado:
 
La Fed generará un gran desconcierto si no sube tipos esta semana. Todas las últimas comunicaciones relevantes han apuntado hacia una subida de tipos y los datos publicados son lo suficientemente sólidos como para confirmar estas expectativas. Nadie podrá decir que no esperaba la subida y por ello los inversores han obrado en consecuencia y se han preparado. 
 
Por ello, es poco probable que la subida per se genere una gran reacción en el mercado. Sin embargo, todavía quedan sin resolver importantes dudas sobre como la Fed gestionará las expectativas del mercado sobre lo que nos deparará el futuro. 
 
Todo depende de la velocidad a la que suban los tipos y el nivel al que se sitúen. Los mercados financieros creen que el ritmo será gradual. Será una subida bastante regular, pero no tanto como el mercado espera. A Estados Unidos, así como al resto del mundo, le ha llevado bastante tiempo superar la crisis financiera y este es el motivo por el cual los tipos de interés han estado en niveles bajos durante tanto tiempo. No obstante, el desempleo se ha reducido de forma significativa, hay señales provisionales de que el crecimiento de los salarios está repuntando y los tipos de interés necesarios para en última instancia estabilizar la economía a largo plazo probablemente son más altos que lo que la gente piensa en este momento. 
 
Si la Fed hace hincapié en este mensaje más optimista, entonces podríamos ver una reacción importante dado que el mercado tiene que ajustar sus expectativas sobre cómo subirán los tipos en 2016.
 

Ethenea: su opinión ante la reunión de la FED


Yves Longchamp, cabeza de investigación en Ethenea, dijo lo siguiente:
 
En el momento de escribir esto sería realmente sorprendente si Janet Yellen, como hizo en septiembre, elige no subir los tipos. En este caso, la desilusión del mercado sería indudablemente palpable. La renta variable podría caer y los bonos terminarían sin rumbo. Al igual que la mayor parte del mercado, por lo tanto, creemos que a día de hoy los tipos se incrementarán y esta probabilidad tiene sentido en nuestra opinión.
 
Esta subida de tipos es importante por dos motivos
  • Primero, sería la primera subida de tipos de la Fed desde la crisis financiera global y marcaría oficialmente el final de la Gran Recesión. 
  • Segundo, esta subida de tipos tiene un cariz especial dado que el BCE flexibilizó aún más su política monetaria.
 
Tal divergencia entre las políticas monetarias de los principales bancos centrales es rara. La última vez que ocurrió fue en 1994, cuando la Fed aumentó los tipos y el Bundesbank los recortó. En sí misma, esta primera subida de tipos no es tan importante. El mercado ya ha descontado el aumento de tipos. Sin embargo, una subida nunca viene sola… habrá otras: cuántas, a qué velocidad, hasta qué nivel…son nuevas preguntas. Además, el efecto de este nuevo ciclo de subidas de tipos en un dólar que ya es fuerte, las rentabilidades a largo plazo y en la renta variable en 2016 está abierto. Nosotros esperamos dos subidas más de tipos hasta el 0,75% a final de año
 
Somos constructivos con la economía de EEUU. El consumo privado es el principal catalizador del crecimiento. Está apoyado por la dinámica del mercado laboral, donde los salarios aumentan junto con el crédito al consumo. Además, la economía de EEUU lo ha hecho bien a pesar de la fortaleza del dólar y los bajos precios del petróleo que han frenado la industria petrolera en EEUU. El objetivo del pleno empleo se ha conseguido. Según las estimaciones de principios de diciembre, el mercado laboral está en equilibrio con una tasa de desempleo de alrededor del 5%
 
En relación a la inflación, los precios del petróleo y la inflación de los salarios jugarán un papel clave el próximo año. Si los precios del petróleo se estabilizan alrededor de los 40 dólares por barril y la inflación de los salarios gana algo de momento, la inflación se incrementaría progresivamente hacia el 2% a lo largo de 2017. Hay que señalar que este escenario es posible si no se produce un shock negativo que golpee la economía de EEUU, como un dólar mucho más fuerte o un aterrizaje forzoso en Asia, por ejemplo. 
 
En nuestra visión de principios de diciembre, la divergencia entre las políticas monetarias se reflejará en el tipo de cambio. Adicionalmente, una mayor fortaleza del dólar sería contraproducente, ya que obligaría a la Reserva Federal a revisar a la baja su pronóstico sobre la inflación y el crecimiento y posponer potencialmente  los aumentos de los tipos. Según nuestro escenario de principios de diciembre, es más probable que veamos un fortalecimiento del euro que una mayor fortalecimiento del dólar en 2016.
 

Vontobel: ¿Subida de tipos SI o NO?

 
Ralf Wiedenmann, Director de Análisis Económico en Vontobel AM ha declarado:

Esperamos un alza de los tipos la próxima semana y tres subidas de tipos en 2016. Con una tasa de desempleo del 5%, estamos cerca o incluso por debajo de la tasa de inflación no aceleradora de desempleo (NAIRU) y los salarios por hora ya están aumentando a una tasa anual superior al 2%.  Por su parte, la inflación subyacente está cerca del 2%, y la inflación general aumentará a medida que el efecto base negativo de los precios de la energía desaparezca.
 
Si se cumple este escenario, creemos que los bonos soberanos con rendimientos bajos o incluso negativos serán los que más sufrirían, ya que el cupón no proporciona ningún colchón que amortigüe la caída de los precios cuando los rendimientos se incrementan. Dado que las subidas de los principales tipos de interés serán bastante moderadas, la renta variable sería nuestra clase de activo preferida, ya que los resultados corporativos deberían beneficiarse de la continua recuperación económica.

 

SYZ AM: no creemos que se dé una subida de tipos en 2015


Adrien Pichoud, economista jefe de SYZ AM, apuntó:
 
Los últimos datos económicos en EEUU (especialmente los datos de empleo), hacen que la posibilidad de que se produzca una subida de tipos parezca muy probable. De hecho, una decisión de no subir los tipos supondría un desafío para la credibilidad de la Fed y sería una gran sorpresa para el mercado. 
 
Por el contrario, de confirmarse, sería un movimiento importante, ya que una gran parte de la recuperación económica global y el crecimiento desde 2009 ha estado conducida por unos tipos de interés extraordinariamente bajos, especialmente para la economía americana y el mundo emergente. 
 
El cambio de esta tendencia puede tener repercusiones significativas dado el elevado nivel de deuda acumulada en dólares durante los años pasados. Y aunque algo de este impacto ya ha sido descontado en los mercados, la primera subida de tipos será la prueba real de la sensibilidad de la deuda en dólares ante un endurecimiento de las condiciones financieras. No obstante, una subida de 25pb no es tan importante en sí misma. Las perspectivas que la Fed dará para el próximo año, en relación a la probabilidad y el ritmo de las potenciales subidas de tipos adicionales, es de hecho la cuestión más importante. En nuestro escenario económico de lento, pero positivo, crecimiento económico en EEUU, esperamos que la Fed suba los tipos otra vez más (quizá dos veces) en 2016, pero dudo mucho que las condiciones económicas hagan posible que la Fed alcance la referencia del 1% a finales de 2016.
 
Pensamos que el crecimiento en EEUU se mantendrá superior al 2% el próximo año y no experimentaremos una desaceleración… pero no vemos una gran potencia para que el crecimiento supere el 3%. Respecto al objetivo del pleno empleo, dado los cambios estructurales de la fuerza laboral, estamos bastante cerca de alcanzarlos. Pero el objetivo de inflación parece un reto mucho mayor a medio plazo, que combinado con la fortaleza del dólar, están lastrando la inflación doméstica en EEUU y el predominio de los servicios sobre las manufacturas en el actual crecimiento mixto, que genera mucha menos presión alcista sobre los salarios. La inflación debería, sin embargo, aumentar temporalmente a lo largo de 2016 debido al efecto base relacionado con los precios de la energía, pero este efecto debería disiparse después. 
 
En el caso de que se produjeran varias subidas de tipos, la primera en diciembre y posteriormente en 2016, la renta fija podría experimentar presiones a la baja, especialmente en el final de la curva de tipos en dólares, en las emisiones de crédito corporativo de baja calidad y la deuda emergente. Esto debería impulsar algunos ajustes sectoriales dentro del mercado de renta variable, con los sectores más sensibles a los tipos de interés, como las utilities o el farmacéutico sufriendo una mayor presión, mientras los bancos deberían beneficiarse de los mayores tipos de interés a corto plazo. Finalmente. 
 
Esto apoyaría al dólar y sería negativo para los precios del oro denominados en dólares. 
 
Por otra parte, si la Fed sube los tipos varias veces y alimenta la apreciación del dólar (y la debilidad del euro), el BCE puede no necesitar actuar adicionalmente ya que el tipo de cambio ya apoyaría el objetivo de inflación del BCE. Por el contrario, si la Fed sube los tipos una o dos veces, el BCE tendría que flexibilizar aún más para contar con un potencial rebote del euro. Lo que importa para el BCE es tener la mayor divergencia posible con la política de la Fed, para que la Fed haga más bien lo contrario (dado que un dólar fuerte dificulta el retorno de la inflación de Estados Unidos hacia su objetivo). 
 
Dada la visión que acabamos de comentar, no vemos una tendencia clara en el cambio EUR/USD, ya que ninguno, ni la Fed ni el BCE pueden tolerar una divisa mucho más fuerte que los niveles actual. Además de eso, el superávit por cuenta corriente de la zona del euro actúa como una poderosa fuerza estructural apoyando el valor EUR si nada nuevo sucede con los bancos centrales.
 
 
Y vosotros, ¿esperáis que tengamos subida de tipos mañana o será en 2016?

 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar