AXA IM: Reduciendo la exposición al riesgo en la cartera

AXA IM: Reduciendo la exposición al riesgo en la cartera

El último informe de mercado de AXA IM muestra las perspectivas de la gestora sobre el entorno económico actual centrándose en Estados Unidos y Europa, así como su estrategia de inversión teniendo en cuenta los anteriores factores.
 
 
AXA IM
 
 
Los puntos clave del informe son:
  • En nuestras recomendaciones a corto plazo, desplazamos la asignación de corto plazo a neutral. El principal factor es  Estados Unidos, tanto para la renta variable y como para los bonos. En materia de acciones, estamos reduciendo posiciones en este país debido a la disminución de beneficios provocada por la apreciación de la divisa. También reducimos posiciones en renta variable China (A - shares), después de su rally estelar. Seguimos sobreponderando la zona del euro.
  • El crecimiento global sigue en marcha. Mientras que hemos reducido nuestras expectativas de crecimiento de EEUU de 3,2% a 2,9%, hemos aumentado la de la zona euro de 1,3% a 1,5% debido básicamente a la divisa.
  • Grecia continúa siendo un riesgo a tener en cuenta. Para el encuentro del 24 de abril vemos dos posibles desenlaces: control de capital à la Cyprus, y vuelta a la normalidad; o una salida del euro. En ambos casos, los activos con riesgo se resentirán.

 

 

Crecimiento en USA, ¿vuelta al 2014?

 

A diferencia de los datos macro publicados en Europa que han revelado signos de recuperación, en Estados Unidos han sido más mediocres de lo esperado, por lo que calculamos que el país habrá crecido en total un 1,5% en el primer trimestre comparado con el 2,2% del cuarto trimestre de 2014. Estas bajas cifras pueden atribuirse a factores temporales, como un invierno más duro de lo habitual y al recorte del capex (inversiones en bienes capitales) dentro de la industria petrolera como respuesta a la caída de los precios del crudo.

A pesar de todo, la mayor preocupación es la fortaleza del dólar, cotizando alrededor de un 8% por encima de la media del trimestre. Estos datos muestran un alza mayor de la anticipada y es probable que pese más sobre la actividad en los próximos años.  Sin embargo, la caída del precio del petróleo y los bajos tipos del bono a diez años, deberían dar un impulso a la actividad en los próximos años. Ante esta situación, hemos reducido las previsiones de crecimiento desde el 3,2% hasta el 2,9% para 2015 y hasta el 2,8% frente al 3,1% anterior para 2016. 

El futuro de las tasas de interés sigue siendo uno de los focos más importantes. Creemos que es más probable que la primera subida de tipos se produzca en septiembre que no en junio como se está previendo. 

La zona Euro: la magia del QE

 
Marzo será recordado en Europa como el mes que dio inicio al QE europeo. A día de hoy, lo menos que podemos decir es que el programa está teniendo el efecto esperado: los tipos de interés están cayendo, las bolsas subiendo, la divisa depreciándose y se están alcanzando las expectativas de inflación. Aun así, creemos que la previsión del BCE de inflación al 1,8%  para 2017 es ajustada, por lo que podría existir la posibilidad de que el programa de compras se alargue más allá de septiembre de 2016.
 
Debido a las buenas perspectivas sobre Europa, hemos decidido elevar las previsiones de crecimiento para la zona euro, hasta el 1,5% tanto para 2015 y 2016. Esperamos que Alemania, España y Holanda presenten un comportamiento mucho mejor que el de Italia y Francia, aunque los inversores deberían prestar atención a los últimos, pues el cambio de rumbo en Italia puede ser el evento macro más importante de 2015.
 

Mercados emergentes más débiles

 
El escenario económico en las economías emergentes sigue siendo débil y, como mucho, se ha debilitado más en Rusia y Brasil, dos de las mayores economías en el universo emergente, los que creemos que entraron en recesión a principios de 2015.
 
La venta minorista y la producción industrial reflejan una pérdida de momento, causado por el efecto deflacionario de la caída del precio del crudo que ha provocado subidas de tipos de interés y reducido el consumo. Como consecuencia, la brecha del ciclo económico entre los  mercados desarrollados y emergentes ha incrementado.
 
Anticipamos que la política monetaria del mundo emergente permanecerá acomodaticia al seguir dominando los riesgos a la baja sobre la inflación debido a una actividad más débil, precios más bajos de las materias primas y un aplazamiento temporal de la presión a la baja sobre las divisas.
 

Estrategia de inversión AXA IM

 
El crecimiento débil durante el primer trimestre ha sido un tema recurrente durante los últimos años, seguido por una recuperación en los siguientes trimestres.
 
¿Deberíamos, por tanto, simplemente ignorar el escenario de crecimiento más débil y esperar un entorno económico más benigno?
 
Estamos tentados de decir que sí. Pero un obstáculo muy importante, la primera subida de tipos de la Fed, ahora está lanzando destellos claramente en la pantalla de nuestro radar. Aunque creamos que el principio de un ciclo de subidas de tipos son buenas noticias al basarse en una mejoría de la economía, la creencia de los expertos es que la volatilidad podría  repuntar en los próximos 3 - 6 meses
 
Otro factor a tener en cuenta es que este ciclo ha sido diferente en muchos aspectos a los anteriores, por lo que sólo podrían compararse históricamente a los de 1994 y 2004 de los últimos 50 años, donde no tocaron los tipos durante más de un año antes de subirlos. En ambos casos, la renta variable ofreció buenos retornos durante los 12 meses previos a la primera subida de tipos. En cambio, desde septiembre del año pasado la bolsa americana apenas ha subido un 5%.
 
                
 
Aun así, la bolsa sigue siendo nuestra opción predilecta dado el escenario de políticas monetarias, continuas inyecciones de liquidez, la mejora lenta pero global del crecimiento y el regreso de las fusiones y adquisiciones. 
 
La renta variable europea se ha convertido en la favorita del inversor. El QE del BCE ha sido y será un factor positivo para las acciones de la zona euro debido principalmente a 4 razones: los inversores de renta fija se ven obligados a asumir más riesgos debido a los bajos tipo de interés; el BCE con su credibilidad ha mejorado el sentimiento de mercado; la depreciación del euro; y las compañías presentan balances fuertes con poca deuda y márgenes en crecimiento. 
 
 
Japón continúa siendo una de nuestras apuestas favoritas.  Las compañías ven cómo mejoran sus beneficios gracias a la debilidad del yen. Esperamos que el Banco de Japón tome todavía más medidas a lo largo del año. 
 
Respecto a los mercados emergentes, la renta variable asiática debería comportarse mejor que otros mercados en vías de desarrollo gracias al buen tono de los fundamentales macro y el apoyo de las políticas monetarias especialmente en China. Aunque hay que ser precavido dado el rally del último año ya que las acciones clase A cotizan con un PER de 20 veces o más y simplemente se muestran caras. 

 

  1. #1
    19/04/15 18:11

    Muchas gracias por el, como siempre, excelente analisis.

    Un cordial saludo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar