Fidelity: La innovación impulsará las rentabilidades a largo plazo en el sector sanitario

Fidelity: La innovación impulsará las rentabilidades a largo plazo en el sector sanitario

El envejecimiento poblacional, el crecimiento de la demanda en países emergentes y el aumento de las enfermedades crónicas son factores estructurales clave que impulsan la inversión en el sector sanitario. También nos encontramos en un periodo muy interesante de la innovación médica que creará nuevos y lucrativos mercados y dará más impulso a los beneficios del sector. De hecho, podríamos estar a las puertas de un largo ciclo de nuevos tratamientos en áreas como la terapia genética, la inmunoterapia y la impresión en 3D. Las recompensas para los inversores que se basan en el análisis fundamental para identificar las mejores oportunidades en estas áreas de innovación deberían ser considerables.
 
Logo Fidelity
 

MOTORES DE CRECIMIENTO ESTRUCTURAL

 
Sabemos que el envejecimiento de la población es un fenómeno cada vez más extendido por todo el mundo. Se prevé que el número de personas mayores de 60 años alcance los 2.000 millones en 2050, frente a los 606 millones del año 2000. De lo anterior se derivan importantes consecuencias desde el punto de vista sanitario, ya que casi la mitad de todo el gasto médico a lo largo de la vida de una persona se produce a partir de los 65 años y un tercio de este gasto se produce a partir de los 85 años. Y dado que la esperanza de vida está aumentando, también está creciendo el porcentaje de enfermedades crónicas en todo el mundo. El gasto sanitario probablemente crezca con fuerza y en el mundo en desarrollo se prevé un aumento acelerado (gráfico 1). Aunque estos factores crean un entorno estructural positivo para el sector sanitario, tal vez las novedades más interesantes se están dando en los laboratorios, gracias al desarrollo combinado de toda una gama de nuevos tratamientos. 
 
Gráfico 1
 

EL GENOMA HUMANO: ANTES Y AHORA

 
A finales de la década de 1990, se vivió con enorme optimismo el nacimiento del campo de la genómica, que llegó a su punto máximo de ebullición en 2000, cuando se anunció que se había secuenciado el genoma humano (el proyecto de secuenciación se completó formalmente en 2003). Los genomas son los conjuntos completos de instrucciones que se necesitan para fabricar cada célula, tejido y órgano del cuerpo humano (los genomas están hechos de ADN y genes, aunque los genes constituyen apenas un 2-3% de los genomas). La secuenciación de genomas determina el orden del ADN de organismos completos.
 
Las biotecnológicas subieron como la espuma en bolsa en 1999-2000, ya que los inversores pronosticaron grandes avances resultantes de las investigaciones genómicas, con la esperanza de que desembocarían en nuevos tratamientos para un gran número de enfermedades. Sin embargo, el optimismo desbordante de los inversores fue demasiado prematuro y no tuvo en cuenta las complejidades y costes de este nuevo campo de la investigación y los largos plazos de desarrollo de fármacos, caracterizados por periodos de I+D que promedian entre 10 y 15 años. Además, el desplome de los mercados en 2000 se cebó con los sectores con perfiles de riesgo/rentabilidad más altos, como la biotecnología.
 
Si saltamos hasta el momento actual vemos que las empresas sanitarias, y en especial las biotecnológicas, están registrando de nuevo rentabilidades impresionantes (gráfico 2). En este sentido, destaca el mejor comportamiento relativo de la biotecnología durante el último año, impulsado por un sólido crecimiento de los beneficios en lugar de una expansión de los múltiplos sustentada en el sentimiento del mercado (gráfico 3). La capitalización bursátil total del sector biotecnológico no ha crecido al mismo ritmo que los beneficios, a pesar de que gran parte de las sorpresas positivas que nos ha dejado el sector sanitario en el plano de los beneficios las han dado las biotecnológicas. Los inversores se llevaron un fuerte varapalo con el desplome de la biotecnología en 2000-2003. Entonces, ¿el optimismo inicial en torno a los beneficios de la genómica estaba justificado, pero llegó demasiado pronto?
 
Gráfico 2 Gráfico 3

 

EL DESCENSO DE LOS COSTES DE I+D ESTÁ IMPULSANDO LA INNOVACIÓN

 
Hacer un mapa del genoma humano fue un gran logro aunque el impacto clínico inmediato fue mínimo, debido principalmente a los elevados costes de experimentación: el Human Genome Project llevó 13 años y costó 3.000 millones de dólares. Sin embargo, en los siguientes años los costes descendieron espectacularmente. Ahora sólo cuesta unos 1.000 dólares por genoma usando el HiSeq X Ten System de Illumina, y la empresa pronostica unos costes de tan solo 200-300 dólares de aquí a 5 años. Lo que hasta hace poco era imposible, ahora no es sólo posible, sino asequible, lo que tiene grandes implicaciones para la eficacia de la I+D. El Dr. Craig Venter, una figura clave del Human Genome Project (su propio genoma fue uno de los primeros en secuenciarse), se ha puesto a la cabeza de un nuevo proyecto empresarial, Human Longevity Inc., que pretende secuenciar un millón de genomas humanos de aquí a 2020.
 
Este entorno de innovación más barato, combinado con lo que muchos directivos del sector perciben como una postura cada vez más favorable por parte de las autoridades estadounidenses (la FDA de EE.UU. aprobó 41 nuevos medicamentos en 2014, la cifra más alta desde 1996), significa que existen buenas razones para pensar que el entorno actual debería ser favorable para determinadas oportunidades en el área de la genómica. 
 

TERAPIA GENÉTICA

 
La terapia genética está a punto de conseguir curar las enfermedades sustituyendo los genes ausentes o defectuosos que causan un trastorno concreto. El ADN del paciente recibe el gen "corregido" a través de un virus y, en este sentido, el vehículo de administración más eficaz es el VIH, al que se le borra la carga viral para que no pueda transmitir el VIH o infectar nuevas células. Aunque los ensayos clínicos aprobados se han desarrollado durante más de dos décadas en diversas enfermedades e indicadores (gráficos 4 y 5), los progresos han sido lentos, aunque constantes. En 2012, la UE aprobó su primer fármaco de terapia genética, el Glybera, de uniQure, diseñado para tratar la deficiencia de la lipoproteína lipasa, una enfermedad metabólica muy poco frecuente. 
 
gráfico 4 gráfico 5
 

VALORES DESTACADOS

 
  • uniQure: gracias a su ventaja como pionera, uniQure está bien situada para seguir desarrollando terapias genéticas, tales como tratamientos para el Parkinson y la hemofilia.
  • Avalanche Biotech está desarrollando terapias genéticas para tratar a personas con enfermedades oftalmológicas que dañan la visión, como la degeneración macular relacionada con la edad. Para el verano se esperan los resultados de sus ensayos con el fármaco AVA-101.
  • Bayer: la naturaleza de alto riesgo de la I+D en terapias genéticas suele traducirse en una mayor implicación de las pequeñas empresas biotecnológicas frente a las farmacéuticas consolidadas, Pero Bayer se está interesando y colaborando con Dimension Therapeutics para fabricar una tratamiento genético contra la hemofilia A.
  • Illumina: aunque no es una farmacéutica, Illumina ha sido una de las grandes beneficiarias del gran abaratamiento de los costes de secuenciación de genomas y se ha consolidado como el líder del mercado en dispositivos de secuenciación.
  • BioMarin desarrolla fármacos para trastornos genéticos poco frecuentes, lo que facilita el proceso de aprobación por parte de la FDA. Su nuevo medicamento Vimizim (aprobado por la FDA el año pasado) se usa para tratar el síndrome de Morquio, una enfermedad metabólica que inhibe la capacidad del cuerpo para procesar el azúcar. 
 

INMUNOTERAPIA

 
Este campo de la investigación es tal vez la oportunidad más interesante y mejor desarrollada en materia de innovación sanitaria actualmente. En concreto, la inmunooncología ha pasado de ser una especialidad prácticamente desconocida hace unos años a convertirse en un área de investigación farmacéutica y biotecnológica. Esta rama intenta usar el sistema inmunológico del cuerpo para luchar contra las enfermedades. En el contexto del cáncer, esto significa o bien "activar" mecanismos dentro del sistema inmunológico de una persona para luchar contra las células tumorales o bien "desconectar" el mecanismo de las células tumorales que impide una respuesta inmunitaria natural.
 
El pasado verano, las empresas farmacéuticas han puesto en marcha casi 80 estudios clínicos relacionados con la inmunología, y los analistas de Citigroup pronostican que los fármacos inmunooncológicos podrían generar unas ventas anuales de 35.000 millones de dólares a medio plazo y constituirán el 60% de los tratamientos contra el cáncer en 2023 (frente al 3% actual). Esto convertirá a los medicamentos de inmunoterapia en el mayor mercado de la medicina. Las novedades empresariales principales en este campo son las siguientes:
  • Roche es tal vez el líder en el campo de la oncología. El 6 de febrero de 2014, Genentech (empresa del Grupo Roche) recibió la aprobación de la FDA para el desarrollo acelerado de su fármaco inmunoterapéutico anti-PD-L1 llamado MPDL3280A, que se podría usar para tratar el cáncer de pulmón y vejiga. Los fármacos anti-PD-L1 funcionan bloqueando la capacidad de un tumor para eludir el sistema inmunológico.
  • Bristol-Myers Squibb (BMY) ha dejado de ser durante los últimos años una farmacéutica convencional con medicamentos de marca para centrarse en la investigación y el desarrollo de terapias inmunológicas. Ha cosechado éxitos recientemente con sus tratamientos Yervoy y Nivolumab contra el melanoma y, a través de una alianza con Innate Pharma, tiene una licencia sobre otro fármaco prometedor, el lirilumab (más información debajo).
  • AstraZeneca tiene un medicamento anti-PD-L1 en desarrollo (MEDI4736), el cual, en combinación con Tremelimumab (un anticuerpo CTLA-4 que ha demostrado su eficacia contra el melanoma en ensayos realizados por BMY), parece prometedor y se espera que esté listo en enero de 2017.
  • Innate Pharma es una empresa de pequeña capitalización centrada exclusivamente en la inmunoterapia. Esta empresa está desarrollando lirilumab, un fármaco con buenas perspectivas en el tratamiento contra la leucemia mieloide aguda (cáncer de los glóbulos blancos) y que podría usarse contra los tumores sólidos.
 

INTERFERENCIA DEL ARN

 
El ARN de interferencia (ARNi) designa un conjunto de tecnologías que usan el ARN (ácidos nucleicos que desempeñan un papel fundamental en la síntesis de las proteínas) para "silenciar" selectivamente un gen defectuoso o un conjunto de genes. Esto supone un ataque a la enfermedad en un estadio anterior comparado con la inmunoterapia y la terapia genética, que intervienen cuando ya han aparecido las enzimas de la enfermedad. En 2011, el ARNi recibió un gran impulso con el lanzamiento de Kynamro, un tratamiento producido por Isis para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares; y un fármaco de Alnylam (Patisiran) para el tratamiento de la amiloidosis, un grupo de enfermedades raras pero graves provocadas por depósitos de una proteína anómala, llamada amiloide, en tejidos y órganos por todo el cuerpo.
 
Las empresas están desarrollando medicamentos para tratar diferentes dolencias como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, hepáticas, metabólicas, renales, hematológicas, víricas, dermatológicas y oculares. Debido a la aversión al riesgo y las incertidumbres de la tecnología, las grandes empresas farmacéuticas han sido reticentes a invertir con determinación en este sector, y muchas de ellas han vendido activos relacionados con el ARNi a muy bajo precio. Así pues, las empresas biotecnológicas probablemente se queden con la mayor parte del pastel.
  • Alnylam es el líder del mercado en esta área y su objetivo es tener tres fármacos comercializados y 10 candidatos en fase clínica en 2020. La empresa tiene una alianza con Genyme (una filial de Sanofi) por la cual la segunda tiene los derechos de comercialización fuera de EE.UU. y Europa de todos los fármacos en desarrollo de Alnylam para enfermedades genéticas huérfanas.
  • Isis es el líder en tecnología "antidetección", una de las tres categoría de la ARNi (las otras son ARNis y microARN). Cuenta con varios programas de desarrollo en fase clínica y preclínica (sola y con otras empresas) en las áreas de enfermedades huérfanas, enfermedades cardiovasculares, enfermedades metabólicas, cáncer y enfermedades inflamatorias. El 10 de febrero, anunció que había recibido un pago de 5 millones de dólares de su socio Biogen Idec en el marco de un acuerdo para desarrollar fármacos contra trastornos neurológicos. 
 

IMPRESIÓN EN 3D

 
Imprimir órganos humanos suena a novela de ciencia-ficción, pero la tecnología de fabricación por capas tiene un papel cada vez más importante en la medicina. Los cirujanos están usando la impresión en 3D para crear réplicas exactas de los órganos de los pacientes y practicar técnicas con ellos, lo que reduce espectacularmente el riesgo de complicaciones durante las intervenciones reales y reduce el tiempo necesario para realizar las operaciones.
 
Los dispositivos médicos son el área prioritaria para el uso de la impresión en 3D, por ejemplo implantes de cadera o vertebrales, correctores dentales (Invisalign) o audífonos. Organovo es una empresa que usa ensayos celulares para imprimir en 3D productos bioterapéuticos derivados de organismos vivos. Crearon la primera bioimpresora en 3D comercial en 2010 y han conseguido imprimir vasos sanguíneos y tejidos cardiacos funcionales usando células obtenidas de un pollo. Las impresoras de dispositivos médicos cuestan actualmente entre 250 y 500.000 dólares y se usan para tratamientos de bajo volumen y alto coste. Pero a la vista de todas estas nuevas tecnologías, los costes se están reduciendo rápidamente y no es impensable que las impresoras 3D médicas puedan generalizarse pronto.
 

CONCLUSIÓN

 
Las rentabilidades de las inversiones en las áreas de I+D y biotecnología suelen ser de signos muy opuestos: o muy lucrativas o muy perjudiciales para el capital invertido, debido a la acusada diferenciación entre ganadores y perdedores. Esto se comprueba analizando la rentabilidad por flujo de caja libre sobre las medias de inversión en todo el sector, donde se observa que la biotecnología genera de media una rentabilidad negativa (gráfico 7) a pesar de haber también muchos ejemplos de excelentes rentabilidades. Esto hace hincapié en el hecho de que el análisis cuidadoso será determinante si los inversores quieren beneficiarse de la oleada actual de innovación en el sector sanitario.
 
gráfico 7
 
 
 
  1. en respuesta a Runik
    #2
    11/01/16 10:49

    Hola Runik,

    Lo cierto es que no soy experta en el tema de innovaciones del sector salud/biotecnología, aunque por lo que he podido leer es un sistema muy reconocido y se postula como el avance tecnológico del año 2015. Una revista especializada en Genética médica publica lo siguiente: "El sistema CRISPR/Cas9 de edición del genoma, reconocido como el avance tecnológico del 2015, presenta una gran versatilidad y puede potencialmente ser adaptado según el objetivo de la investigación o, en el futuro, de su aplicación terapéutica."

    Mi conclusión es que afectará de manera positiva al sector.

    Saludos,

  2. #1
    10/01/16 16:41

    Como crees q afectará la tecnologia crispr/cas9 en este sector? Veo q no la has comentado en todo el análisis.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar