Pictet AM: visión estratégica por países para el siguiente trimestre de 2015

Pictet AM: visión estratégica por países para el siguiente trimestre de 2015

A continuación se presenta un sumario del panorama global a tres meses vista por Luca Paolini, director de estrategia de Pictet AM y Oliver Ginguené, CFA, estratega jefe de Pictet AM. La compañía sigue sobreponderando renta variable, pues señalan que ha habido una mejora en las condiciones macroeconómicas. Elevan acciones de Japón a sobre-ponderar, pues sus indicadores conducen a una reactivación. Por contra, rebajan acciones en Europa de sobre-ponderar a neutral y señalan que el mercado de acciones de EEUU es de los más caros. En cuanto a emergentes, se mantienen neutrales en acciones (señalando los países que se han visto beneficiados y perjudicados por la bajada del precio del petróleo) y sobreponderan deuda en moneda local y dólares.
 
Pictet
 

Seguimos sobre-ponderando renta variable

 
Seguimos sobre-ponderando renta variable, pues las condiciones macroeconómicas muestran mejora. Además, tras una venta masiva en activos de riesgo a comienzos de este año, el margen para otra corrección es más limitado. A ello se añade que las señales de liquidez han mejorado a escala mundial gracias a la Euro Zona y Japón. También favorece la baja rentabilidad de la deuda soberana de calificación crediticia elevada, que ha actuado como refugio.  A ello se añade que las valoraciones han mejorado, aunque los beneficios hayan caído, sobre todo en energía, salvo en Japón, que registra mejoras.  De hecho elevamos acciones de Japón a sobre-ponderar y rebajamos acciones de Europa de sobre-ponderar a neutral. Por sectores mantenemos sesgo cíclico y sobre-ponderamos consumo discrecional para reflejar la mayor confianza, precios más bajos de la energía y dólar más fuerte, así como impacto favorable de la baja rentabilidad de la deuda pública en el mercado de la vivienda. Por otra parte el sector industrias debe acusar recortes de la inversión, encabezados por el sector petrolero.
 
Infra-ponderamos deuda pública de mercados desarrollados y sobre-ponderamos deuda de emergentes, en moneda local y dólares. Además la deuda de alta rentabilidad europea empieza a parecer de nuevo atractiva.
 

Elevamos acciones de Japón a sobre-ponderar

 
Elevamos acciones de Japón a sobre-ponderar. En Japón nuestros indicadores adelantados apuntan a reactivación: el consumo está aguantando y parece recuperarse de la subida del IVA. Además la victoria electoral del primer ministro Shinzo Abe ha eliminado incertidumbre política, con un nuevo mandato de cuatro años para las reformas estructurales de la tercera flecha de su programa económico. A ello se añade la política monetaria extremadamente acomodaticia del Banco de Japón, que proporciona liquidez. Además el débil yen debe dar impulso a los exportadores y la economía japonesa, el tercer mayor importador de petróleo, es un importante beneficiario de la caída del petróleo. Mientras las valoraciones parecen atractivas, especialmente con la mejora de los beneficios empresariales.
 

Rebajamos acciones Europa de sobre-ponderar a neutral

 
Rebajamos acciones Europa de sobre-ponderar a neutral pues es la región más expuesta a las turbulencias financieras de Rusia, su mayor socio comercial. Las presiones deflacionistas del petróleo, incertidumbre política en Grecia e inversión empresarial son algunas de las principales inquietudes. De todas formas los mercados europeos de renta variable pueden obtener apoyo del BCE, que puede empezar a comprar deuda soberana el primer trimestre para impedir que la inflación siga cayendo e impulsar crecimiento, una probabilidad que ha aumentado con las bajas expectativas de inflación a largo plazo-. Además el euro más débil y bajos costes de la energía proporcionan apoyo. De hecho en la Euro Zona observamos estabilización, con los indicadores adelantados en positivo por primera vez desde mayo.
 

El mercado de acciones de EEUU es de los más caros

 
El ritmo de crecimiento continúa fuerte en EEUU, donde la caída del precio del petróleo está elevando el gasto de las familias por encima de su media a largo plazo.  La actividad manufacturera está expandiéndose y los mercados laborales mejorando –en noviembre se contrató el mayor número de trabajadores en casi tres años-, lo que apunta a crecimiento del PIB alrededor del 3%.  Esto refuerza nuestra expectativa de que la Reserva Federal suba tipos de interés el tercer trimestre de 2015. Pero el mercado de acciones de EEUU es de los más caros, a 15,9 veces beneficios esperados, mientras las condiciones de la liquidez están volviéndose más restrictivas.
 

Neutrales en acciones de mercados emergentes

 
En mercados emergentes nuestros indicadores adelantados han mejorado por segundo mes, lo que no veíamos desde principios de 2013. De hecho el ritmo de crecimiento económico es positivo gracias a la debilidad de estas divisas, bajo precio del petróleo y mejora de la demanda externa.  Las economías asiáticas como Filipinas e India, importadores netos de petróleo son las más beneficiadas.  En China el crecimiento económico sigue débil, aunque debe recuperarse gracias a las políticas acomodaticias del banco central y mejora del mercado inmobiliario.  El crecimiento en la construcción por quinto mes consecutivo probablemente se refleje en precios de las casas a principios de 2015 y el banco central chino, tras haber bajado tipos de interés, puede reducir los costes de los préstamos 0,5% y limitar el ratio de reservas exigidas a los bancos.  Además la competitividad de China ha mejorado con los menores costes laborales unitarios y la demanda externa puede elevar el crecimiento de las exportaciones un 10% en 2015.
 
Pero la caída del petróleo y perspectiva de tipos de interés más altos en EEUU perjudican a productores como Venezuela y Colombia y aquellos con niveles elevados de deuda en dólares. Esta divergencia nos impide una posición al alza en renta variable de mercados emergentes por ahora.  El panorama es especialmente desolador en Rusia y las economías relacionadas con la energía.  Rusia está afectada por el golpe de la caída del petróleo –su principal exportación– y sanciones de Occidente, de manera que el rublo se ha llegado a desplomar 50% frente al dólar en 2014.  Hay riesgo de crisis crediticia, pues las sanciones están restringiendo el acceso de sus empresas a los mercados de capitales.  Sin embargo el riesgo de impago estilo 1998 no es elevado – el país se ha convertido en un significativo acreedor neto del mundo-. Su deuda en monedas fuertes es extremadamente baja, la soberana sólo 2,3% del PIB y la del sector privado 10% del PIB, no especialmente elevada en comparación con otros emergentes. Además Rusia cuenta con medios financieros -fondos soberanos y enormes reservas de divisas para el servicio de su deuda-. El principal riesgo es político, pero el riesgo de que los problemas económicos de Rusia se extiendan a mercados emergentes es limitado.
 

Sobre-ponderamos deuda de mercados emergentes

 
La rentabilidad de la deuda pública de alemana, estadounidense y japonesa ha llegado a mínimos récord –difícil de justificar cuando la Reserva Federal ha retirado 300.000 millones de dólares de estímulo monetario y una subida de tipos de interés es ampliamente esperada en 2015-. Así que permanecemos infra-ponderados en esta deuda pública, que, incluso si el banco de Japón y BCE aflojan las riendas monetarias puede experimentar dificultades en 2015. Además seguimos infra-ponderando deuda grado de inversión, que muestra rentabilidades a vencimiento de menos de 1,5%, lo que descuenta una ampliación del programa de compra de bonos por parte de BCE.
 
Sin embargo seguimos sobre-ponderando deuda de mercados emergentes, en moneda local y en dólares. Estas monedas se han visto afectadas por una rápida depreciación frente al dólar y son cada vez más atractivas. Nuestro modelo –que tiene en cuenta la productividad y sus posiciones netas de activos extranjeros– muestra que cotizan en conjunto a cerca de tres desviación estándar debajo de valor razonable.  Además esta deuda probablemente se beneficie de un giro de política monetaria, especialmente en Asia, donde la caída de los precios de las materias primas y petróleo resulta especialmente beneficiosa para los importadores y se traduce en menores presiones inflacionistas, lo que debe permitir que varios bancos centrales rebajen tipos de interés. También nos gusta la deuda de mercados emergentes en dólares, que debe beneficiarse de la mejora de la situación económica mundial. Además las necesidades de financiación en dólares de estos países en 2015 son moderadas en comparación con 2014 y se espera que la emisión neta sea negativa.
 
Por su parte la deuda de alta rentabilidad europea empieza a aparecer de nuevo atractiva. Hay que tener en cuenta que se trata de una clase de activos que históricamente ha proporcionado rentabilidades aceptables cuando, como ahora, la economía de la eurozona muestra crecimiento moderado e inflación baja. Además es probable que su emisión total en 2015 sea inferior a la de 2014, año de grandes adquisiciones financiadas con deuda de alta rentabilidad. De momento seguimos neutrales, pero es posible que elevemos esta exposición si aumentan los diferenciales de rentabilidad a vencimiento.
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar