Desafíos actuales para el inversor en busca de rentas: cambios demográficos

Desafíos actuales para el inversor en busca de rentas: cambios demográficos

Los cambios demográficos que están aconteciendo en la actualidad intensifican la necesidad de pensar en nuestro futuro y asegurarnos unas rentas complementarias a la jubilación. La tendencia al envejecimiento de la población crea unas necesidades financieras que nos hace plantearnos cómo obtener rentas para afrontar estos nuevos desafíos. 

Impacto financiero del cambio demográfico

 
En España, y en gran parte del mundo desarrollado, el aumento de la esperanza de vida y el descenso de la tasa de natalidad están creando una tendencia de envejecimiento de la población. Dicho envejecimiento significa que habrá un número creciente de jubilados, cada vez más longevos, financiados por un número decreciente de ciudadanos en edad de trabajar.
 
Los siguientes gráficos ilustran el profundo cambio demográfico que ha experimentado la sociedad española desde 1962.
 
Crecimiento de la esperanza de vida en España. M&G
 
Envejecimiento de la población en España    Dependencia creciente en España
Fuente de todos los gráficos: Banco Mundial, Eurostat, Censo, 1962 - 2012.

 

En 1962, cuando la esperanza de vida de los hombres españoles era algo superior a los 67 años, una edad de jubilación de 65 años parecía prudente; al fin y al cabo, solamente era necesaria una pequeña prestación para cubrir un par de años sin trabajo. Aunque existen planes para elevar la edad de jubilación a los 67 años en un futuro próximo, la esperanza de vida de los varones en España ya ha aumentado hasta casi 80 años. Ello significa que la prestación de jubilación debe soportar un nivel de vida cómodo durante un periodo de entre 10 y 15 años.

Depender solamente de las pensiones para satisfacer las necesidades de una población en proceso de envejecimiento está dejando de ser realista, sobre todo en el marco de los planes de menor gasto estatal en pensiones. 

 

Desafíos para el inversor en busca de rentas

 

Los individuos que dependen del ahorro regular en lugar de las pensiones deberán rentabilizar sus ahorros de forma que puedan ser suficientes para cubrir sus necesidades durante muchos años tras su jubilación. Sin embargo, los ahorradores están sufriendo debido a los bajos tipos de interés y al descenso de las rentabilidades de activos tradicionalmente “seguros” como la liquidez y la deuda soberana, utilizados desde hace mucho tiempo por inversores con una baja tolerancia a las pérdidas cuando se acerca la jubilación. No obstante, si la historia reciente de los mercados financieros nos ha enseñado algo, es que ninguna clase de activo individual puede proporcionar seguridad en todos los escenarios.

Los tipos de interés podrían permanecer bajos durante bastante tiempo, lo cual perjudica a los inversores que buscan rentas. Si se tiene en cuenta la inflación, la rentabilidad real que ofrecen las cuentas de ahorro y la deuda soberana es irrisoria, y en muchos casos incluso negativa.

 

Invertir en un fondo multi-activos con un objetivo bruto de distribución del 4%* anual

 

Ante la demanda cada vez mayor de productos generadores de rentas, el gestor del M&G Income Allocation Fund, Steven Andrew, cree que el modo más sostenible de proporcionar ingresos a lo largo del tiempo es probablemente seguir un enfoque centrado en la estrategia multi-activo, capaz de combinar las ventajas de distintas fuentes de rentas con la reducción del riesgo que supone invertir en una única clase de activo (véase "Nerviosismo y mayor volatilidad en los mercados" Steven Andrew, gestor del M&G Income Allocation Fund)

En opinión de Steven, los inversores deberían buscar un fondo que se posicione en las principales clases de activo y que trate de ofrecer tanto crecimiento del capital, como una renta recurrente y creciente. El M&G Income Allocation Fund se gestiona para lograr precisamente eso: un objetivo bruto de distribución anual del 4%* sobre una base de capital creciente. Steven también persigue un crecimiento del capital del 2% al 4% en el largo plazo, con una volatilidad de entre el 4% y el 10% (aproximadamente la mitad que la de la renta variable).

 

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

 

*Tenga en cuenta que el objetivo bruto de distribución anual y el crecimiento del capital no pueden garantizarse y podrían revisarse en el futuro. Los gastos corrientes se deducen de las inversiones que se mantienen en la cartera del fondo y no de las rentas que generan las mismas. La cifra de 4% es un objetivo bruto de distribución, que representa la distribución total del fondo en un periodo de 12 meses como porcentaje del precio actual de la acción antes de impuestos.

El gestor del fondo ha invertido o podría invertir más del 35% de la cartera en valores emitidos por uno o más de los siguientes gobiernos: Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido y los EE.UU. Dicha inversión se realiza con el fin de alcanzar el objetivo del fondo. La opinión del gestor puede variar y, en consecuencia, la anterior lista de gobiernos también podrá variar, siempre y cuando estén permitidos en el Folleto completo del fondo.

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar