¿Cuáles son los temas de inversión para este mes? Threadneedle

¿Cuáles son los temas de inversión para este mes? Threadneedle

En octubre, la volatilidad reapareció en los mercados de renta variable, ya que los nuevos temores sobre el crecimiento mundial (especialmente en Europa) estuvieron muy presentes en la mente de los inversores. La geopolítica ha propiciado un telón de fondo adverso debido a los continuos problemas en Oriente Próximo y Ucrania, así como la epidemia de ébola en algunos sitios de África.

Mark BurgessThreadneedle

 

Comentario económico y de mercados

En octubre, EE. UU. volvió a ser el rayo de esperanza entre los países desarrollados, pues los datos económicos siguen apuntando a una recuperación constante aunque discreta. Ante esta coyuntura, el S&P 500 generó una rentabilidad total en moneda local del 2,4%. En cambio, la mayoría de las bolsas europeas cerraron el mes en territorio negativo, mientras que el FTSE All-Share británico fue ligeramente mejor con una caída de la rentabilidad total del 0,7% en libras esterlinas. Por otro lado, la renta variable japonesa registró un excelente repunte el último día del mes, ya que el Banco de Japón anunció que ampliaría su programa de compra de activos. Esta medida nos favoreció, ya que seguimos apostando por la renta variable japonesa en nuestro modelo de asignación de activos. En renta fija, los rendimientos de los bonos a diez años de referencia cayeron en los principales mercados, como EE. UU., Alemania, Francia y Reino Unido. En el momento de esta redacción, el rendimiento del bono a diez años de EE. UU. es del 2,36%, muy por debajo del 3,03% al comienzo del año. 
 
 
A medida que nos acercamos al final de 2014, hay tres cuestiones importantes que consideramos que probablemente deban resolverse, al menos en parte, antes de que los activos de riesgo puedan experimentar un avance estable. La primera se refiere a las previsiones de beneficios y si estas son razonables en un entorno de desaceleración del crecimiento de la economía mundial. La segunda está relacionada con la política, sobre todo si existe voluntad por parte de los dirigentes para resolver la continua debilidad económica en áreas como la zona euro. Y la tercera tiene que ver con el desplome en torno al 25% en los precios del petróleo desde verano y si se trata de un hecho temporal o si se va a mantener en el tiempo. 
 
Por lo que respecta a los beneficios empresariales, las recientes noticias procedentes de EE. UU. han sido en su mayor parte positivas, pero la situación en otros países es mucho más confusa. La reciente publicación de resultados en Europa no ha sido brillante y varias empresas europeas siguen afectadas por la desaceleración de los mercados emergentes. En Japón, el comportamiento del mercado bursátil ha mostrado su fortaleza, ya que las empresas se benefician de la devaluación del yen y la apreciación del dólar, pero la Abenomics parece estar perdiendo fuerza y la popularidad del primer ministro, Shinzo Abe, ha disminuido recientemente debido a una serie de escándalos políticos. En China, el crecimiento económico continúa ralentizándose y la economía va camino de registrar sus peores resultados desde 1990.
 
El deterioro de las perspectivas de crecimiento de la economía mundial y el hecho de que las autoridades políticas no puedan hacer mucho al respecto son claros motivos de preocupación: la política monetaria está agotada, con unos tipos de interés de cero o casi cero en muchas economías del mundo, e incluso algunos países que se consideraban ejemplos de «capitalismo sostenible», como Suecia, han tenido que rebajar los tipos de interés hasta cero debido a la caída de los precios. Normalmente el estímulo fiscal daría un cierto respiro, pero la realidad es que la mayoría de los Gobiernos ya están demasiado endeudados, por lo que seguir gastando para impulsar el crecimiento no es una opción que se contemple. Por lo que respecta a la política monetaria, se ve con buenos ojos la medida adoptada por Japón para ampliar sus compras de activos, debido especialmente a que la Fed abandona la expansión cuantitativa, aunque una de las economías que probablemente se vea más afectada por la devaluación del yen es Alemania.
 
El principal aspecto positivo de los activos de riesgo es el impulso al consumo y la industria de los países desarrollados que propiciaría un menor precio del petróleo. La otra cara de la moneda es, por supuesto, la mayor presión fiscal y la volatilidad de la divisa de los países productores de petróleo. 
 
El tiempo dirá si el abaratamiento del petróleo es sostenible o solo una fase, pero la caída de los precios de la energía (y por tanto los datos de inflación más bajos) supondría que los bancos centrales de los países desarrollados tendrían poca o ninguna presión para plantearse una subida de los tipos de interés, al menos hasta el segundo semestre del próximo año.
 
En cuanto a nuestro modelo de asignación de activos, dada la incertidumbre sobre el crecimiento y las políticas reseñadas anteriormente, seguimos prefiriendo la renta variable a la renta fija, pero queremos mayor nitidez en los beneficios y que las valoraciones sean más bajas antes de incrementar nuestra exposición. El nivel actual de los rendimientos de la deuda pública de los países centrales de la zona euro no nos parecen lógicos, pero la dinámica actual de crecimiento e inflación sugieren que todavía podrían mantenerse bajos durante algún tiempo.
 
 

Temas de inversión

Temas  Hipótesis Conclusiones de inversión
Crecimiento de los ingresos
 
  • Las perspectivas marcadas por el bajo crecimiento suponen que los tipos de interés se mantienen bajos y persiste la búsqueda del rendimiento.
  • El crecimiento de los beneficios y/o de los flujos de caja apuntala el crecimiento de los ingresos y la inversión en empresas para impulsar el crecimiento futuro. 
  • Seguirá demandándose el aumento de rendimientos. Es preciso buscar aquellos dividendos con especial potencial.
  • Centrarse exclusivamente en el alto rendimiento puede constituir una «trampa de valor».
  • Oportunidades en empresas que reparten dividendos por primera vez (dividend initiators) o en aquellas que devuelven los excedentes de efectivo a los accionistas
Actividad de
fusiones y
adquisiciones
  • Las empresas gozan de buena salud financiera y disponen del efectivo necesario para llevar a cabo fusiones y adquisiciones. El repunte ocurrido recientemente sostiene este argumento.
  • La renta variable ya no es tan barata como en el pasado reciente, por lo que la diferenciación resulta primordial.
  • Oportunidades de valor añadido mediante fusiones y adquisiciones con el fin de complementar el crecimiento.
  • La cartera de nuevas emisiones y salidas a bolsa (mediante OPV) son también favorables en este contexto.
  • Beneficiarios de la consolidación.
  • Mejora de la gestión operativa y financiera.
  • Oportunidades de aumento (sin generación) de capacidades.
  • Baja valoración de empresas débiles. 
Crecimiento a
largo plazo de los
«compounders»
  • El complicado entorno económico y de mercado favorece a las empresas «fuertes» con modelos sólidos.
  • La capacidad para reinvertir los flujos de caja a una tasa de rentabilidad atractiva es un factor determinante para la creación de valor.
  • Apostar por una elevada rentabilidad sobre la inversión (ROI) con un flujo de caja sólido y estable.
  • Las empresas bien financiadas con equipos directivos competentes ganarán cuota de mercado y crearán valor a largo plazo.
 
Oportunidades de
crecimiento
estructural
  • Existen segmentos de crecimiento incluso en un mundo caracterizado por su átono crecimiento.
  • La innovación crea oportunidades de crecimiento (¿la impresión en 3D por ejemplo?)
  • El sector de la externalización seguirá creciendo.
  • La atención sanitaria y el bienestar cobran una mayor importancia.
  • Tecnologías limpias.
  • Oportunidades en el mundo en desarrollo.
  • Renacimiento industrial en EE. UU.
Crecimiento
derivado de la
recuperación
económica
 
  • La recuperación mundial se deteriora.
  • Enormes variaciones en la actividad, incluso dentro de las regiones, por lo que se ha de prestar mucha atención.
 
  • Recuperación del mercado de la vivienda y del consumo interno en EE. UU. y el Reino Unido.
  • Las oportunidades de crecimiento en los mercados emergentes (ME) se ven obstaculizadas por la retirada gradual de los estímulos en EE. UU.
  • Riesgos derivados de los déficits por cuenta corriente en los países de ME
  • Los sectores financieros salen de la crisis.
  • El aumento en el desembolso de capital espolea el crecimiento futuro
 
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar