Carta de noviembre y previsiones de José Ramón Iturriaga y Josep Prats de Abante Asesores

Carta de noviembre y previsiones de José Ramón Iturriaga y Josep Prats de Abante Asesores

A continuación, se presentan las dos cartas de noviembre con los análisis de José Ramón Iturriaga y Josep Prats de Abante Asesores de los hechos más relevantes en los mercados dentro del mundo financiero en el mes de octubre. Asimismo, presentan unas previsiones para los próximos meses de la situación económica y financiera en Europa.
 
En el mes de noviembre se van a llegar a cabo dos eventos en los que serán protagonistas José Ramón Iturriaga y Josep Prats que analizarán la oportunidad de invertir en bolsa . El primero se realizará este miércoles 19 de noviembre a las 19:00 horas en el Club Financiero Atlántico, La Coruña y el segundo será el jueves 20 de noviembre a las 19:00 horas en el Club Financiero de Vigo.
Abante Asesores
 
 

José Ramón Iturriaga habla de los hecho ocurridos en los mercados financieros en el mes de octubre y además de la situación política en España. 

 
En el mes de octubre las dudas sobre la sostenibilidad del crecimiento europeo han vuelto a imponerse y la volatilidad ha sido la gran protagonista del mercado. Sin embargo, el riesgo de una contracción sostenida de la economía europea a estas alturas del partido resulta poco verosímil. La economía norteamericana crece a más del 3% de forma sostenida y está cerca del pleno empleo; el euro dólar ha pasado de 1,40 a 1,24; el petróleo ha corregido más de treinta dólares en pocos meses; el BCE ha pisado el acelerador últimamente. Y la economía alemana está en una situación muy parecida a la que, por ejemplo, estaba España en el año 2004: pleno empleo, sueldos al alza y tipos de interés reales negativos. Así las cosas y visto el pesimismo reinante, parece bastante probable que la realidad supere las exageradamente bajas expectativas.
 
Okavango Delta
 
La recuperación de la economía española es un hecho. El crecimiento de medio punto del PIB del tercer trimestre del año supone el quinto trimestre consecutivo de mejoría, lo que coloca a España entre los países europeos con mejor comportamiento macro. España ha dejado de ser el principal problema de Europa y ha pasado a ser el alumno aventajado en algo menos de dos años. Y lo que es más importante, la recuperación económica se asienta sobre un nuevo modelo productivo fruto de las reformas estructurales de los últimos años. Por primera vez en nuestra historia reciente, la salida de la recesión no ha venido de la mano de la recuperación de la construcción, lo que supone un hito importantísimo y el mejor indicador de que, esta vez, es distinta. Y la recuperación que hemos visto este año, en tanto que es consecuencia de las ganancias de competitividad de los últimos años, es más sana –no se asienta en la expansión del crédito- y tiene mucho más recorrido a futuro.
 
Los resultados de las encuestas sobre la intención de voto en España que se han publicado han puesto los pelos de punta a muchos. Sin duda no es para menos. La posibilidad de un filo marxista cerca del poder es como para salir corriendo sin mirar atrás. Pero que no cunda el pánico. El auge del populismo no ha sido algo exclusivo de España. Lo distinto en nuestro país ha sido lo que ha tardado en surgir un partido político que capitalice el enorme descontento de la ciudadanía. Los movimientos extremistas, por un lado o por otro, han sido la norma en Europa los últimos años. Y la primera reacción de carreras por los pasillos ha sido muy parecida en el momento que han surgido las primeras noticias sobre la aparición de estos partidos extremistas. En cualquier caso, la gobernabilidad de estos países no se ha visto amenazada. El porcentaje de indignados que en elecciones que cuenten han respaldado estas opciones se ha mantenido siempre dentro de un orden. Y no creo que en España haya un número mayor de indignados que, por ejemplo, en Grecia. O que tengamos la desafección política de Italia.
 
 
Así las cosas, no tengan duda que en las próximas semanas el ruido va a ser mucho. Y que elFinancial Times nos regalará alguna portada enfatizando el creciente riesgo político en España. La reacción de los mercados es difícil de anticipar, en tanto que brotes populistas que ha precedido al nuestro no han impedido la gobernabilidad de ningún país por lo que, como con el tema catalán, lo más que podemos esperar es indiferencia. Tampoco tiene pinta que el creciente interés de los inversores internacionales se vaya a torcer, porque ya están un poco de vuelta del tremendismo de algunas editoriales. Y aunque pueda resultar algo provocador, no me gustaría dejar pasar la ocasión para dar mi pronóstico de lo que sacará Podemos cuando quiera que sean las elecciones generales: si juega bien sus cartas, un quince por ciento de los votos, que, con nuestro sistema electoral, sólo les servirá para dar algo de colorido a la Cámara Baja.
 
La ventana de oportunidad que se abre hoy para el inversor en renta variable española es de las de pocas veces en la vida: recuperación macro sobre un nuevo modelo de crecimiento, que se traduce en mayor rentabilidad para las empresas; recuperación de resultados corporativos, en el que ya son visibles los efectos del apalancamiento operativo en un entorno de valoraciones muy atractivo y sentimiento exageradamente pesimista, que es un magnifico indicador contrario para valora el momento de entrar en bolsa.
 
 
 

Josep Prats presenta su visión de los hechos ocurridos en los mercados financieros en el mes de octubre. Asimismo, sigue pensando que la idea de la unión bancaria es un avance para la recuperación.

 
Octubre ha sido un mes muy convulso para los mercados de renta variable. El escaso nivel de concreción del programa de compra de activos por parte del BCE fue acogido desfavorablemente por los inversores. Una corrección marcada, aunque no dramática, y desde máximos históricos generó una caída, como es habitual, muy superior en la bolsa europea. En ausencia de resultados y a la espera de la reunión de la FED y de los resultados de las pruebas de resistencia del BCE, durante la primera quincena del mes encadenábamos caída tras caída, llegando en algunos momentos a atisbar cierto pánico. La ligera ampliación de las primas de riesgo de los periféricos de la zona euro frente al bono alemán reavivó las dudas, que ya creíamos superadas, sobre la solidez del euro como moneda común.
 
La publicación de los primeros resultados empresariales en Estados Unidos y la confirmación de que la Reserva Federal daba por finalizado el programa de compra de activos, devolvió cierta calma al mercado durante la tercera semana del mes. Conocidos ya buena parte de las cuentas corporativas europeas y con unos resultados en las pruebas de resistencia de la banca de la zona euro en línea con lo previsto, en la última semana del mes se recuperaba gran parte de lo perdido. De hecho, se recuperaba la totalidad de la caída en Estados Unidos, que cerraba el mes en niveles próximos a máximos históricos, y algo más de la mitad de lo perdido en Europa, que terminó octubre con un descenso del 3,5% en el índice Euro Stoxx 50.
 
El valor liquidativo del fondo ha registrado una caída mensual del 4,4%, como consecuencia de haber mantenido un nivel de inversión elevado, del 125%, y un claro sesgo hacia un sector, el bancario, que no ha reaccionado como esperábamos a lo que creemos buenos resultados en las pruebas de resistencia. Seguimos pensando que la unión bancaria supone un gran avance en el proceso de recuperación de un nivel de percepción de riesgo normalizado en la zona euro y que la inversión en banca terminará por proporcionar, como lo ha hecho en conjunto desde el inicio del fondo, una contribución relevante a la rentabilidad del mismo.
 
Desde principios de año el fondo acumula una rentabilidad positiva del 1,3%, frente al 0,1% del índice Euro Stoxx 50. Desde inicio, en mayo de 2013, la rentabilidad positiva acumulada es del 17,3%, frente al 10,5% del índice.
 
A falta de conocer todavía algunos resultados trimestrales, seguimos manteniendo invariada nuestra cartera equiponderada de 24 valores, con pesos especialmente relevantes en los sectores de banca, seguros, automoción y química.
 
Confiamos en que los dos últimos meses del año, una vez pasado el trámite que tanto preocupa de la inminente reunión del BCE y conocidos ya los resultados y previsiones de cierre de ejercicio del conjunto de compañías europeas, los mercados reaccionen positivamente y podamos cerrar el ejercicio con una rentabilidad claramente positiva, de dígito medio o alto, en los principales índices bursátiles y próxima a los dos dígitos en el fondo. 
 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar