Los mínimos de octubre y el repunte de la volatilidad del mercado como oportunidades de compra

Los mínimos de octubre y el repunte de la volatilidad del mercado como oportunidades de compra

Jeff Hochman, director de Análisis Técnico y miembro del Grupo Asignación de Activos de Fidelity explica que los mínimos de octubre y el repunte de la volatilidad del mercado deberían significar oportunidades de compra para los inversores. Así, empieza explicando que se podría producir una corrección más amplia en el mercado y después habla de las perspectivas actuales del mercado, señalando datos de EEUU, Europa y China.
 
Fidelity: Jeff Hochman
 
 
Los primeros indicios sugieren que se podría producir una corrección más amplia en el mercado después del deterioro que estamos viendo entre las empresas de pequeña y mediana capitalización en EE.UU. y Europa. El deterioro del cuadro económico europeo justifica la infraponderación de esta región, que se ve ensombrecida por el crecimiento de la economía y la bolsa de EE.UU., dos motores estructurales para la revalorización del dólar. La bolsa china está dando señales de buena salud, a pesar del mal tono de la economía. Y Japón necesita apoyo de los inversores nacionales e internacionales para materializar el próximo movimiento alcista que se ha pronosticado. El sector sanitario sigue destacando sobre otros, y algunos valores tecnológicos son atractivos. El precio del petróleo podría seguir cayendo en el contexto de abaratamiento de las materias primas. 
 

PERSPECTIVAS ACTUALES DEL MERCADO 

 

La menor amplitud de mercado para los valores de pequeña y mediana capitalización podría dejar paso a una corrección bursátil

 
Podría ser inminente una corrección del mercado a corto plazo, pero es improbable que ésta ponga fin a las tendencias alcistas cíclicas actuales en muchos mercados. Después de entrar en un nuevo mercado alcista a largo plazo en 2009, el mercado estadounidense confirmó sus máximos históricos en mayo de 2013. Durante gran parte del año se ha considerado que una evolución probable podía ser una pausa y una gran horquilla de precios en 2014 para digerir todas las ganancias y "confirmar" la ruptura al alza. Han aparecido señales de que el deterioro de la amplitud del mercado entre las empresas de pequeña y mediana capitalización en EE.UU. y Europa podría preceder a una corrección más amplia del mismo. El mercado parece ajustarse al modelo del Ciclo Compuesto simple que sigo con especial atención, y que anima a los inversores a comprar durante la corrección del cuarto trimestre antes de reemprender el camino alcista en 2015. Esta sacudida será positiva para el sentimiento alcista, que podría verse espoleado por las perspectivas de que el S&P 500 se fije un nivel objetivo de 2350 durante los próximos años.
 

La posición de Europa podría deteriorarse pronto

 
Las perspectivas de Europa y el Reino Unido se ven ensombrecidas por el éxito de EE.UU. y la amplitud del mercado europeo es la más débil entre las regiones mundiales. Ha aumentado la inquietud de que Europa, con sus problemáticas perspectivas crecimiento, podría enfrentarse a un máximo cíclico como el que vimos en 2011. La debilidad del euro sugiere un peor comportamiento relativo de la región, mientras que la debilidad de las exportaciones y el debate en torno a la recesión en la locomotora alemana vienen a reforzar su infraponderación. Los bancos europeos se han estabilizado en general, pero aparte del sector salud, el resto de sectores pinta un panorama sombrío para los inversores.
 

Los valores chinos están mejorando, pero la fortaleza del USD lastra a los mercados emergentes

 
A pesar de la inquietud en torno al conjunto de la economía de China, los grandes valores y las acciones H de China han comenzado a mejorar su evolución en fechas recientes y, de hecho, rompieron su tendencia bajista de cinco años en agosto. La amplitud del mercado chino está en su nivel más alto de los últimos tres años, y eso es mucho más positivo que la amplitud de mercado del conjunto de los mercados emergentes. En el extremo más pequeño de la bolsa china, los valores medianos y pequeños están mostrando una tendencia al alza sostenida. La corrección actual de Hong Kong tras las recientes protestas callejeras en favor de la democracia ha creado una oportunidad de compra. El índice de acciones financieras H de Hang Seng sufre una gran sobreventa.
 

La evolución de los valores medianos y pequeños está en el alambre

 
Los valores medianos y pequeños han recibido un fuerte castigo últimamente y guardan una estrecha correlación con los movimientos de los intereses de los bonos de alto rendimiento, que también han repuntado recientemente. Aunque la brecha de valoración con respecto a los grandes valores se ha estrechado, las previsiones de consenso de los analistas, que estiman un crecimiento del BPA de más del 20% en los valores pequeños y medianos europeos, parecen demasiado optimistas. A corto plazo, los valores de pequeña capitalización estadounidenses podrían seguir estando presionados, especialmente si persiste la percepción de que los intereses de los bonos de alto rendimiento han formado un suelo alrededor del 6,5%%. Si los bonos de alto rendimiento superan el nivel del 7% se crearía una oportunidad de compra en estos títulos, y podríamos esperar que la evolución de los valores de pequeña capitalización estadounidenses fuera por esta línea.
 

El crecimiento mundial de los beneficios sigue siendo un riesgo clave en 2015

 
Los mercados desarrollados ya han visto revisada su valoración considerablemente en Europa; el Reino Unido y EE.UU. siguen cotizando con PER previstos e históricos que, en general, se consideran como "entre valor razonable y caro". Los analistas de las sociedades de valores han ido moderando sus previsiones de BPA para 2014, como cabía esperar, pero las previsiones de BPA para 2015 apuntan todavía a un crecimiento del 10% y los valores pequeños y medianos han recibido previsiones de hasta el 20%. Aunque el ritmo de revisiones a la baja en la región se ha moderado, los resultados publicados nos hablan de un mercado muy centrado en los valores en el que cada empresa recibe la recompensa que le corresponde.
 

El dólar estadounidense sigue dando muestras de fortaleza

 
Las perspectivas de fortaleza a largo plazo del dólar siguen confirmándose con datos positivos y, ponderada por el sector exterior, la moneda sigue ganando terreno este año, acercándose a la posición de liderazgo de la libra esterlina. Los posicionamientos largos de consenso en el dólar alimentados por las divergencias en las políticas de los bancos centrales, así como la debilidad asociada de los mercados emergentes y las materias primas, probablemente continuarán durante el cuarto trimestre, pero actualmente esto se ha convertido en una apuesta unilateral, por lo que pueden producirse movimientos bruscos de sentido contrario.
 

Atención sanitaria y determinados valores tecnológicos ocupan el liderazgo sectorial

 
El liderazgo sectorial sigue estando claramente ocupado por la atención sanitaria y determinados valores tecnológicos. Los valores energéticos están registrando un mal comportamiento bursátil mientras que los de servicios públicos mantienen sus características defensivas previstas a medida que el mercado corrige, pero éstas se invertirán cuando el mercado se recupere y si los tipos de los bonos suben otra vez. La búsqueda de rendimientos es especialmente acusada en Europa. Los bienes de equipo y los materiales y cíclicos (como consumo e industria) siguen estando presionados, lo que justifica plenamente su infraponderación. El sector financiero mundial sigue dando muestras de resistencia en líneas generales, aunque es un área donde priman los valores y las correlaciones intrasectoriales son muy bajas.
 
Fidelity: materias primas y clases de activos mundiales
 
Medidas durante los últimos 14 años (gráfico de la izquierda) y desde comienzos de 2013 (gráfico de la derecha), las materias primas han registrado un mal comportamiento relativo frente a otras clases de activos. El acusado descenso en el precio del petróleo este año ha acentuado el atractivo de las materias primas, a las que los inversores siguen dando la espalda. Aunque la renta variable mundial se ha mantenido claramente en cabeza frente a otras clases de activos desde comienzos de 2013, el gráfico de la derecha muestra nítidamente cómo las fluctuaciones del mercado han afectado a esta clase de activos durante los últimos meses. Los inmuebles internacionales han registrado una evolución similar. Los bonos de alto rendimiento estadounidenses han evolucionado relativamente bien durante este periodo, pero siguen sufriendo por la compresión de los tipos.
 
Fidelity: Dow Jones en tiempos de elecciones
 
El gráfico anterior muestra cómo evoluciona el mercado bursátil estadounidense nueve meses antes y después de las elecciones legislativas del país, que se celebrarán el 4 de noviembre de este año. Generalmente se produce un descenso antes de las elecciones legislativas y después el mercado se comporta extremadamente bien, desde un punto de vista relativo. La línea roja muestra la situación actual hasta las elecciones de este año. La línea verde de puntos describe el Dow Jones Industrial Average en torno a las elecciones legislativas en un ciclo de subidas de tipos, formado por siete de dichos periodos desde la década de 1940. La línea azul es la media de todos los periodos antes y después de las elecciones.
 
Fidelity: volatilidad
 
Cada uno de los picos de volatilidad que hemos vivido durante los últimos años ha generado una clara actitud de 'comprar en las caídas' entre los inversores. Sin embargo, las condiciones imperantes en el mercado se definen generalmente como una tendencia formada por una serie de volatilidad con máximos decrecientes. La sección inferior del gráfico ilustra diferentes indicadores de volatilidad, que han permanecido en una horquilla relativamente constante durante la mayor parte de este año. Las perspectivas sugieren que este entorno de baja volatilidad continuará durante algún tiempo.
 
Fidelity: Standard & Poor's 500 Index
 
El modelo combinado de sentimiento se encuentra actualmente en la parte baja de la zona neutral. Esto podría señalar un momento de compra durante el mes de octubre. El S&P 500 probó sus soportes dos veces en los últimos años, como muestra la línea azul del gráfico. La zona de soporte clave a corto plazo para el S&P es el 1900, pero por debajo de este nivel podría ser más problemático. El nivel de 1954 se registró a comienzos de octubre.
 
Fidelity: BPA relativo de EEUU
 
Los dos gráficos anteriores muestran claramente las condiciones de mercado opuestas en Europa y EE.UU., y por qué el BPA relativo de EE.UU. sigue dominando el mercado mundial. Las líneas grises muestran la evolución de EE.UU. (gráfico de la izquierda) y Europa (gráfico de la derecha) frente al mundo. Mientras que EE.UU. presenta unas perspectivas de beneficios saludables (la línea azul ilustra el BPA relativo previsto a 12 meses), la expectativa es la inversa para el BPA relativo europeo. Aunque la contribución del BPA ha brillado por su ausencia en Europa desde septiembre de 2012, el mercado estadounidense ha visto cómo durante este periodo los beneficios aportaban un tercio y la revisión al alza de las valoraciones aportaba dos tercios. Los índices de amplitud del mercado, los avances menos los descensos de la región, indica mucha más fuerza en EE.UU. que en Europa.  
 
Fidelity: Renta Variable zona Euro
 
La renta variable de la zona euro comenzó a debilitarse por debajo de la zona de resistencia clave (línea roja de puntos) en 2008 y no ha podido superarla desde entonces. Ahora que la región está a punto de sumirse en la deflación, que la divisa está cayendo y que la generalmente impermeable Alemania muestra algunas señales de debilidad tras unos malos datos recientes de sus exportaciones, los inversores deberían estar atentos a los acontecimientos económicos clave. Aunque la probabilidad sigue siendo baja, la evolución reciente de la bolsa europea se parece en algunas de sus características al 2011, cuando se produjo esa inolvidable caída del 20% que dejó a los valores bancarios en sus niveles más bajos en años (véase la línea negra en la parte superior del gráfico).
 
Fidelity: Topix Index de Japón
 
La vista de conjunto sigue siendo favorable a otro movimiento alcista en el mercado japonés, que podría romper al alza hasta una horquilla de 1500-1800 (en yenes). Los plazos de esta evolución siguen siendo inciertos y dependen de algunas condiciones importantes, como que también se produzcan nuevas subidas en el mercado en dólares gracias a una mayor convicción de los inversores extranjeros. Además, el mercado japonés tiene que revalorizarse más de lo que se deprecia el yen.
 
Fidelity: SHCOMP Index China
 
La bolsa china sigue siendo más favorable a los valores de pequeña o muy pequeña capitalización (línea rosa) y a los valores de pequeña y mediana capitalización (línea azul oscuro) que a los grandes valores (líneas de la parte inferior). Estas mejoras de la bolsa se consideran positivas, a pesar de las inquietudes que suscita el conjunto de la economía. Sin embargo, se ha invertido la evolución de los valores de internet (línea cian) desde el verano, dando al traste con lo que parecía una tendencia de liderazgo en el mercado.
 
Fidelity: Tipos largos estadounidenses
 
Si el tipo del bono a diez años del Tesoro de EE.UU. cae por debajo de 2,5%, correríamos el riesgo de sufrir otra caída de entre 25 y 50 puntos básicos. Esto parece estar poniendo de relieve la tendencia de que los tipos más bajos durante más tiempo no se limitan sólo al extremo corto.
 
Fidelity: CEERUS Index
 
Aunque la libra esterlina (línea roja) parece estar perdiendo fuelle, sigue siendo la más fuerte de las grandes divisas, pero en la parte baja de la horquilla podría terminar en 1,50 dólares durante los próximos meses El dólar estadounidense (línea negra) se ha beneficiado de la tendencia internacional y se ha revalorizado rápidamente ponderado por el sector exterior durante los últimos meses. Sería sorprenderte ver cómo el euro rompe el nivel de 1,30/1,31 frente al dólar estadounidense. Si el yen perfora el nivel de ¥110 frente al dólar estadounidense, podría moverse rápidamente hacia ¥115.
 
Fidelity: Brent Crude Future Fidelity Worldwide Investment
 
El precio de un barril de crudo Brent ha caído casi un 20% en 2014 (como lo hizo en 2012), marcando una horquilla de negociación de 88-115 dólares por barril. Si cayera claramente por debajo de 88 dólares (indicado por la línea negra de puntos en la sección superior del gráfico anterior), podría poner rumbo a los 60 dólares por barril. Las causas de la caída del precio son complejas: desaceleración económica en China, fortalecimiento del dólar y amplia oferta de gas de esquisto en EE.UU. y de crudo en Oriente Medio. Algunos de los 12 países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que producen el 40% del petróleo mundial, quieren que el petróleo suba hasta 130 dólares por barril para sostener sus finanzas públicas. Otros, como Arabia Saudí, pueden gestionar su producción alrededor del precio por barril actual e incluso de un precio inferior. No se sabe a ciencia cierta si la OPEP anunciará un recorte de la producción en su próxima reunión de noviembre para dar un impulso al precio.
 

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar