El marcado crecimiento de los dividendos registrado en Europa impulsa el auge de los dividendos a escala mundial

El marcado crecimiento de los dividendos registrado en Europa impulsa el auge de los dividendos a escala mundial

Los inversores internacionales están experimentando un año excepcional en lo que a dividendos respecta, según el último informe Global Dividend Index (HGDI) de Henderson Global Investors. Los repartos experimentaron un crecimiento general del 11,7% interanual en el segundo trimestre, hasta alcanzar un nuevo récord de distribución de 426.800 millones de dólares, lo que supone un aumento de 44.600 millones de dólares. Este aumento equivale a los dividendos distribuidos en Japón en todo un año. El crecimiento subyacente, que no incluye los dividendos extraordinarios, también fue alentador, situándose en un 10,2%.  El Henderson Global Dividend Index pasó de los 151,6 a los 157,8 puntos a finales de marzo, lo que implica que los dividendos han crecido un 57,8% en los últimos doce meses, en comparación con 2009, el año que se toma como referencia.

henderson

 

Datos más importantes

  • Los dividendos mundiales crecen un 11,7% hasta alcanzar un récord de 426.800 millones de dólares
  • Los mercados desarrollados lideran el fuerte aumento de los repartos en renta variable
  • Europa y Japón son las zonas que más crecimiento registran, con casi un quinto cada una
  • EE. UU. arroja un aumento interanual de los dividendos del 13,8% y todos los sectores registran crecimiento, salvo el de la minería
  • Los dividendos de los mercados emergentes caen un 14,6%
  • Adoptar una estrategia global diversificada en las inversiones basadas en la percepción de rentas minimiza el riesgo de tipo de cambio 

 

henderson dividendos

 

El segundo trimestre resulta especialmente importante, ya que supone casi dos quintos de la distribución total anual, por lo que el sólido crecimiento registrado ha sido muy esperanzador. Los mercados desarrollados impulsaron las cifras positivas, con Europa y Japón a la cabeza, tras haber ocupado un segundo plano en los últimos trimestres.

Europa, un continente en el que las empresas suelen abonar el grueso de sus dividendos en este periodo, domina el segundo trimestre, con una contribución de más de dos quintos al crecimiento total a escala mundial. Las empresas europeas abonaron 153.400 millones de euros, un 18,2% en términos generales, encabezadas por Francia, Suiza y España.  En Francia, los dividendos registraron un crecimiento general del 30,3% interanual, dado que su sector financiero recobró la normalidad y Orange retomó su reparto de dividendos. Por su parte, en España todas las empresas incrementaron sus distribuciones no sólo en dólares sino también en euros.  Alemania se situó a la zaga de sus vecinos europeos, con un crecimiento de tan sólo el 3,9% y notables recortes en las distribuciones de Deutsche Telekom y E.ON. Telecom Italia también recortó sus dividendos, lo que llevó al país transalpino a registrar una contribución decepcionante.

El gran impulso protagonizado por el euro y el franco suizo representó 7.300 millones de dólares (5,6 puntos porcentuales) en la tasa de crecimiento total de Europa. Aún así, el crecimiento de 16.400 millones de dólares —a unos tipos de cambio constantes— registrado en la región supone, con mucho, su mejor resultado en los cinco años de trayectoria del HGDI, lo que implica que los inversores nacionales en Europa también están beneficiándose del aumento de la tasa de crecimiento.

Japón también arrojó un crecimiento convincente del 18,5%, que llevó sus distribuciones hasta los 25.200 millones de dólares. Ahora que se están disipando las notables caídas interanuales del yen, los efectos de esta divisa sólo han supuesto una pequeña rémora para la cifra total de crecimiento en este país.

Estados Unidos continuó con la solidez registrada en la mayoría de sus sectores (13,8%) mientras que los mercados emergentes experimentaron una caída de sus distribuciones del 14,6% en dólares. Los mercados emergentes se sitúan a la zaga de los desarrollados, aunque esta caída se vio agravada por las variaciones en el índice, así como por la caída en picado de los tipos de cambio.

Durante el primer semestre en su conjunto, los dividendos generales crecieron un 18,4%, la tasa más acelerada durante un semestre desde 2011.  A diferencia de 2011, año en que la mitad del crecimiento se basó en los efectos de la depreciación del dólar, las alzas de este año han procedido en su mayoría del aumento de los dividendos de las propias empresas, mientras que el efecto de las divisas sólo constituye una pequeña parte de las mismas.

Las divisas mundiales siguen mostrando volatilidad. No obstante, el análisis de Henderson demuestra que, a medio plazo, los efectos de las divisas son limitados.  En los últimos cinco años, han supuesto tan sólo un 1,4% de los 4,5 billones de dólares en dividendos totales distribuidos.  En el último trimestre, el efecto de las divisas se quedó en un 1,5%, dado que algunas monedas se apreciaron y otras se depreciaron frente al dólar.

Alex Crooke, director del equipo de Global Equity Income de Henderson Global Investors, comentó: 2014 parece ir por el buen camino para arrojar el mayor crecimiento de dividendos a escala mundial desde 2011, sólo que esta vez gran parte de dicho crecimiento procederá del aumento de los repartos de las propias empresas en vez de las fluctuaciones de las divisas. En 2011, más de un tercio del crecimiento procedió de la depreciación del dólar. Los mercados desarrollados se encuentran a la cabeza y esperamos que esta tendencia continúe. Resulta especialmente alentador ver cómo Europa y Japón están incrementando considerablemente sus dividendos a los accionistas, tras haber ocupado un segundo plano hace relativamente poco tiempo. 

Nuestro análisis sobre cómo las fluctuaciones de las divisas influyen en los repartos a los inversores pone de manifiesto el valor de adoptar una estrategia internacional. Con el paso del tiempo, estos inversores pueden permitirse pasar por alto el riesgo de cambio en términos generales, ya que las divisas se aprecian y deprecian unas frente a otras a lo largo del ciclo económico. Aquellos que optan por invertir a escala mundial aunque centrándose casi exclusivamente en una región estarán mucho más expuestos. Obtener un buen nivel de rentas de su inversión es más una cuestión de conocer la propias empresas, con independencia de la zona del mundo en la que operen.

 

Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Las inversiones internacionales entrañan determinados riesgos y mayor volatilidad, a diferencia de invertir únicamente en el Reino Unido. Estos riesgos incluyen fluctuaciones de divisas, inestabilidad económica o financiera, ausencia de información financiera fiable o publicada puntualmente,o bien acontecimientos políticos o jurídicos desfavorables.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar