Perspectivas, posicionamiento y oportunidades por M&G

Perspectivas, posicionamiento y oportunidades por M&G

Después de un periodo en que prácticamente todos los activos han sido más rentables que la liquidez, es importante detenernos y reflexionar acerca de nuestro posicionamiento actual. A nuestro modo de ver, la probabilidad de que las tasas de liquidez suban desde sus niveles excepcionalmente bajos plantea cierta problemática en los mercados. Aunque esto podría generar cierta volatilidad y presiones sobre las valoraciones a corto plazo, también podría propiciar oportunidades reales. Seguimos pensando que lo correcto es invertir en activos a precios razonables con un horizonte de inversión multi-anual. 
 
En líneas generales, la evolución del mercado ha sorprendido al consenso en lo que va de año. La postura más común parecía ser que la mayoría de los activos de renta fija pasarían apuros y que “evidentemente”, invertir en renta variable –especialmente en el mundo desarrollado– era lo más apropiado.
 
En cambio, algunos bonos han hecho gala de un excelente comportamiento desde principios de año, especialmente en el tramo largo de la curva de tipos. Los mercados de renta variable no han mostrado tanta solidez, aunque después de la volatilidad reinante a principios de año (asociada principalmente con las tensiones en Ucrania y los temores acerca de las perspectivas de crecimiento en China) la mayoría de los inversores deberían estar satisfechos con la evolución mostrada por esta clase de activo (gráfico 1).
 
Renta variable
 
 
Los mercados desarrollados han ido ligeramente a la zaga de los emergentesgracias al fuerte avance relativo de mercados como Rusia, Turquía y China en el segundo trimestre. Al mismo tiempo, el crédito corporativo y la mayoría de los mercados inmobiliarios también han evolucionado favorablemente.
 

¿Son caros todos los activos? 

Algunos comentaristas se han manifestado preocupados por las subidas registradas por la mayoría de las grandes clases de activo. La experiencia del año pasado ha recordado a los inversores que es posible acusar pérdidas de capital significativas en activos de renta fija, especialmente cuando las rentabilidades son bajas. Al mismo tiempo, sigue vigente el debate en torno a la existencia o no de una “burbuja” en los mercados de renta variable, mientras los mercados estadounidense y alemán han marcado máximos históricos. 
 
Todos estos debates tienen lugar a la sombra de la influencia distorsionadora que siguen ejerciendo los bancos centrales en todo el mundo, y que plantea las siguientes preguntas: ¿Acaso no están inflados todos los precios de los activos a causa de la masiva afluencia de liquidez y de unos tipos de interés extremadamente bajos? ¿Qué ocurrirá cuando la Reserva Federal ponga fin a la «barra libre» de liquidez? Estos temas tienen una connotación claramente emocional, y muchas veces, la posición que se asume en el debate viene informada no solo por aspectos económicos, sino también por nuestra visión del mundo, inclinación política y sistema de valores. Por otro lado, no dejan de atemorizarnos; todos tenemos muy presente lo que puede ocurrir cuando nuestros supuestos acerca del sistema financiero se sustentan sobre fundamentos poco estables. 
 

Objetividad y vigilancia

Por este motivo, es sumamente importante poder dar un paso atrás y analizar los activos sin cargas emocionales e ideológicas, y hacernos la pregunta clave: ¿Cuál es la remuneración ofrecida a cambio de asumir un riesgo, y nos resulta lo suficientemente atractiva?
 
El gráfico 2 muestra la manera en que el equipo Multi-Activos de M&G trata de responder a esta pregunta de forma objetiva. Como siempre, uno no puede simplemente basar el pensamiento en materia de inversión en una sola variable. Dicho esto, nos parece difícil poner en duda las conclusiones generales que se desprenden del gráfico. 
 
El coste real asociado a la “tranquilidad” que conlleva mantener el dinero en liquidez (en el lado izquierdo del gráfico) sigue pareciendo alto, mientras que da la impresión de que los activos “de mayor riesgo” (a la derecha) remuneran el riesgo de forma, por lo general, razonable. Las rentabilidades de la deuda soberana de países desarrollados siguen pareciendo poco atractivas en el tramo corto, pero ofrecen cierto valor en los vencimientos a más largo plazo. Añadiríamos que, aunque las rentabilidades del crédito corporativo parecen poco atractivas en términos absolutos, los diferenciales todavía parecen ofrecer cierto valor.
 
En otras ocasiones ya hemos señalado que cuando existe realmente una burbuja, no hay mucha gente que la constate. El tono general adoptado por los mercados hoy en día denota un profundo nerviosismo en torno a las perspectivas de la economía global. Aunque la búsqueda de rentabilidad ha restado atractivo a la valoración de algunos activos, los inversores no se han mostrado dispuestos a pagar más por la esperanza de crecimiento. Este es el motivo por el cual, en su conjunto, la mayoría de los mercados de renta variable no parecen sobrevalorados.
 
Valoraciones activos
 

¿Y qué hay de las subidas de tipos?

Uno de los argumentos más frecuentes es que si el bajo nivel de los tipos de interés en el mundo desarrollado ha empujado a determinados activos hasta niveles poco atractivos, lo más seguro es que una política monetaria restrictiva se traduzca en pérdidas significativas. Pese a empatizar con esta postura, pensamos que lo más importante en este contexto es el punto de partida del valor de un activo.
 
El hecho es que, en la actualidad, varias clases de activo presentan valoraciones atractivas o neutras en términos históricos, y estas historias incluyen regímenes con tipos de interés de doble dígito. Por consiguiente, desde una perspectiva a más largo plazo, la remuneración que ofrecen estos activos parece razonable, especialmente si la alternativa es la rentabilidad negativa garantizada del efectivo (en ausencia de una deflación sostenida).
 
Es muy probable que un endurecimiento de la política monetaria genere volatilidad, pero consideramos peligroso tratar de determinar el momento de entrada y de salida en el mercado con objeto de evitar tal desarrollo. Resulta imposible saber si los tipos de interés subirán, cuándo lo harán, o cómo reaccionarán los mercados cuando lo hagan. No obstante, si los inversores se aseguran de tener en cartera activos en los que realmente confían, esta volatilidad podría propiciar verdaderas oportunidades de inversión. Por otra parte, aquellos activos que presentan valoraciones atractivas son precisamente los que deberían ser menos vulnerables al impacto de subidas de los tipos de interés.
 
Dave Fischwick
 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar